October 7, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
367 puntos de vista


El 9 de octubre se conmemora el 23 aniversario de la salida forzada del líder kurdo Abdullah Öcalan de Siria en 1998, que posteriormente condujo a su secuestro y encarcelamiento en la isla-prisión de Imrali, en Turquía.

Este acontecimiento se conoce como una “conspiración internacional” debido a la participación de Estados Unidos y de los países europeos en la campaña contra Öcalan y el pueblo kurdo.

El Comité Ejecutivo del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) publicó una declaración al respecto, en el que demandó la liberación de Öcalan.

A continuación publicamos la declaración completa:

Entramos en el 24º año de lucha contra la conspiración internacional contra el líder kurdo Abdullah Öcalan y la libre voluntad de los kurdos, del 9 de octubre de 1998. Las fuerzas detrás del complot han utilizado todos los métodos posibles para destruir a Rêber Apo (Abdullah Öcalan) y la existencia de los kurdos libres durante los últimos 23 años. Nosotros, como movimiento y como pueblo, hemos resistido a esta conspiración durante 23 años bajo el liderazgo de Rêber Apo. Hemos experimentado grandes dificultades y sufrimientos en esta resistencia, pero también hemos luchado por logros de importancia histórica. En estos 23 años de resistencia, hemos aportado decenas de miles de valientes mártires a la lucha por la libertad.

“Fortaleceremos la resistencia en el nuevo año”

Con motivo del aniversario, saludamos a la histórica resistencia de Imrali y al pueblo que formó un anillo de fuego alrededor de Rêber Apo, bajo el lema “No pueden oscurecer nuestro sol”. En la persona de los camaradas Halit Oral y Aynur Artan, recordamos con amor y gratitud a todos los mártires heroicos de la resistencia contra el complot. Como movimiento y como pueblo, decimos que en el 24º año del complot resistiremos aún con más fuerza y lograremos victorias mucho más significativas.

“La resistencia hizo fracasar la conspiración”

Como es sabido, la conspiración internacional del 9 de octubre representó un ataque ruin. La destrucción del líder kurdo Abdullah Ocalan y la liquidación del PKK tenían como objetivo impedir una solución democrática libre de la cuestión kurda, y completar el genocidio del pueblo kurdo. Este complot representó un acto hostil contra la existencia del pueblo kurdo, una solución democrática a la cuestión kurda y una vida libre y democrática. Al destruir a los kurdos, Oriente Medio iba a quedar bajo el dominio de las fuerzas fascistas y reaccionarias del mundo. Sin duda, las consecuencias de estos ataques fueron muy graves para todos los pueblos de Oriente Medio, especialmente para el pueblo kurdo. Sin embargo, los 23 años de gran resistencia pudieron impedir que se alcanzara el objetivo de las fuerzas que estaban detrás del complot.

“Estados Unidos dirige la conspiración”

Como es sabido, el complot internacional fue planeado y ejecutado por el gobierno de Estados Unidos. Para su éxito, Estados Unidos utilizó a los países de la OTAN, a las fuerzas reaccionarias de la región y del mundo, y a los colaboradores y traidores kurdos. La intervención de Estados Unidos en Oriente Medio fue una parte importante de la Tercera Guerra Mundial. Pero ninguna de las potencias implicadas fue capaz de lograr el objetivo que esperaban de su participación en el complot. La resistencia kurda, dirigida por Rêber Apo, les ha puesto en aprietos.

Durante 23 años, las fuerzas de la conspiración han recurrido a todos los métodos y tácticas imaginables para destruir a Rêber Apo y al movimiento kurdo por la libertad. Lo intentan con ataques de exterminio, planes de ejecución, aislamiento en Imrali, falsos “procesos de solución” y destrucción masiva. Sin embargo, el pueblo kurdo y las fuerzas democráticas, dirigidas por Rêber Apo, lograron superar todos estos ataques y hacer fracasar el complot con una resistencia adecuada y eficaz. A través de esta resistencia de 23 años, los planes de las fuerzas del complot, que fueron llevados a cabo por el AKP (partido gobernante en Turquía) en los últimos 19 años, fueron derribados. En cada etapa, se repelieron nuevos ataques y se avivó aún más la esperanza de la libertad. Todas las fuerzas implicadas en el complot fracasaron y desaparecieron de la escena una por una.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org