October 3, 2022
De parte de Portal Libertario OACA
1,252 puntos de vista

Tomaremos como marco conceptual para el desarrollo de nuestro planteo, la noci贸n de sociedad como entramado reforzado y din谩mico de relaciones sociales en donde individuo y colectividad no se constituyen como compartimentos estancos, sino en un marco inmanente de sociabilidad relacional. Desde esta mirada, donde hay relaciones sociales, existen tambi茅n fuerzas en juego que, en los casos de aquella interacci贸n destinada a cubrir lo ateniente a la producci贸n, reproducci贸n y desarrollo de la vida social de manera mancomunada, configura una fuerza especial que puede ser catalogada como fuerza colectiva.

脡sta, siendo superior a la mera suma aritm茅tica de los esfuerzos individuales, prefigura y constituye a su vez, en t茅rminos de ampliaci贸n comunitaria, una potencia y un campo de ejercicio propio que se traduce como poder social [1]. El ejercicio de este 煤ltimo y dado tambi茅n su car谩cter din谩mico 鈥搚 agregamos, hist贸rico- implica el desarrollo de efectos, pr谩cticas y formas sociales que no permanecen nunca en estado de reposo, sino en permanente movimiento y tensi贸n dial茅ctica habida cuenta del contexto de relaciones plurales, pero tambi茅n muchas veces divergentes de toda configuraci贸n social.

Justamente por esto, ese poder surgido de la propia sociedad, para tener real encarnadura como tal, debe ser capaz no s贸lo de manifestar la capacidad de autoactividad, sino tambi茅n de autoinstituci贸n y autorregulaci贸n desde la propia colectividad que lo sustenta. Dicho de otra manera, debe ser capaz de establecer e instituir a trav茅s de ciertas instancias y de ciertos acuerdos pautados voluntaria y colectivamente, sus propias normas y reglamentaciones sociales 鈥搒u derecho- que tiendan, no a hacer desaparecer gen茅ricamente los posibles o reales intereses contrapuestos propios de toda interrelaci贸n social (algo, por otro lado, imposible), sino a constituir un sistema de equilibrio din谩mico en donde las diferencias surgidas entre iguales, sean globalmente compatibles y complementarias[2].

Ahora bien, sabemos, que esa capacidad de autodeterminaci贸n social aut贸noma que fuera la marca distintiva de desenvolvimiento societario en distintos periodos hist贸ricos, es y ha sido alienada producto de un proceso hist贸rico de confiscaci贸n en distintas esferas interdependientes (econ贸micas, pol铆ticas, culturales) sustentado por un sector configurado como clase dominante, produciendo, en este derrotero, una inversi贸n en donde la sociedad, de ser 鈥渄etentadora鈥 con su ejercicio de un poder propio, pasa a ser 鈥渟ujetada鈥 por un poder que ahora le resulta ajeno. As铆, 茅ste deja de ser inmanente para constituirse en trascendente y las instancias de autoinstituci贸n y autorregulaci贸n se 鈥渆xternalizan鈥 en un campo y en una instancia diferenciada y heter贸noma, expresando una 煤nica representaci贸n imaginaria central que organiza y se arroga para s铆, de manera monop贸lica, el universo sociopol铆tico, el derecho y la prescripci贸n de la ley para todos [3].

Estamos hablando del Estado como forma que como tal, explicita, instituye y reproduce una configuraci贸n de relaciones sociales que, devenidas en relaciones de dominaci贸n, consagra el 鈥渙rden social justo鈥 escondiendo tras esa fachada formal, un sistema y una composici贸n de intereses contrapuestos atravesados por la marca de la desigualdad, el privilegio y la subordinaci贸n en donde la idea y realizaci贸n de Justicia, no deja de ser una mera quimera.

Tomando en cuenta esta perspectiva, la posibilidad entonces, de instaurar un nuevo marco de sociedad justa e igualitaria y que contemple un verdadero sistema de derecho y de democracia social estar谩 dada por un proceso de disputa material y simb贸lica por parte de aquellos que se encuentren bajo las actuales relaciones de dominio y que, constituyendo los g茅rmenes de un nuevo imaginario social desalienado, se proyecten en la desarticulaci贸n de la estructura del poder/fuerza dominante, rearticulando a su vez, una configuraci贸n que reestablezca la capacidad del conjunto social de ejercer su propio poder/fuerza colectiva instituyendo por s铆 y para s铆, sus propias normas y sus propias formas de producci贸n social y autogobierno, a trav茅s de sus propias formas institucionales.

Diego Naim Saiegh

Referencias:

[1] 鈥溌縌u茅 es lo que hace la realidad del poder social? Es la fuerza colectiva [鈥 Los individuos no son los 煤nicos dotados de fuerza; las colectividades tambi茅n tienen la suya [鈥 Contienen potencia, potencia sint茅tica y consecuentemente especial de grupo, superior en cualidad y en energ铆a, a la suma de las fuerzas elementales que lo componen鈥. PROUDHON, Pierre-Joseph. De la Justicia en la Revoluci贸n y en la Iglesia. Paris: Fayard, 1988.

[2] BERTOLO, Amadeo. 鈥淟a Gram铆nea Subversiva. Notas sobre anarquismo en salsa autogestionaria y sobre autogesti贸n en salsa anarquista鈥. En: Libre Pensamiento, num.95, 2018.

[3] COLOMBO, Eduardo. 鈥淟a Voluntad del Pueblo. Democracia y anarqu铆a鈥. Buenos Aires: Tupac Ediciones, 2006.

隆Haz clic para puntuar esta entrada!

(Votos: 0 Promedio: 0)




Fuente: Portaloaca.com