June 30, 2022
De parte de Indymedia Argentina
200 puntos de vista

En un fallo con varios pasajes pol茅micos, la Sala II de Casaci贸n, con la mayor铆a de los jueces Mahiques y Jacobucci, revoc贸 una condena de varios polic铆as que hab铆an sido condenados en 2016 en La Plata. Aunque fue solo en un caso, consider贸 que no eran culpables por la muerte de una militante de Montoneros que habr铆a ingerido la pastilla de cianuro. Mantuvo las perpetuas, pero abri贸 una puerta grande que ya parec铆a cerrada.

Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci.

Redacci贸n: Paulo Giacobbe. Edici贸n: Fernando Tebele.

Casaci贸n excluye de culpas a los genocidas que participaron del operativo y desaparecieron el cuerpo.

La Sala II de la C谩mara Federal de Casaci贸n Penal, con el voto en mayor铆a de Carlos Mahiques y Guillermo Jacobucci, absolvi贸 al ex cabo de la Polic铆a Federal,  Jos茅 Carlos S谩nchez, condenado en 2016  a prisi贸n perpetua por cr铆menes de Lesa humanidad por considerar que no qued贸 demostrado que particip贸 de los hechos. El juez  Alejandro Slokar vot贸 en disidencia.

En su fallo, Mahiques y Jacobucci, ademas asistieron de raz贸n a las defensas sobre el asesinato de la militante de Montoneros Adela Esther Fonrouge, quien aparentemente muri贸 al ingerir una pastilla de cianuro cuando el grupo de tareas ingreso a su domicilio de madrugada, sin orden, violentamente, fuertemente armados, con el objetivo de secuestrarla, torturarla para sacarle informaci贸n en un centro clandestino de detencion tortura y exterminio, para finalmente asesinarla y desaparecer su cuerpo.

鈥淎siste raz贸n a la defensa en orden a que no es posible atribuirle dicho comportamiento a los imputados cuando el medio fue escogido por la propia v铆ctima, conociendo su naturaleza鈥, comenz贸 su razonamiento Jacobucci. 鈥淓s que el consumo de una dosis de veneno preparada con antelaci贸n por el propio sujeto para evitar ser detenida, en el particular contexto en que esto ocurre, no puede ser cargada contra los imputados鈥, se帽al贸. De este modo el juez se carga, sin m谩s, la existencia de un plan sistem谩tico de exterminio.

La principal confusi贸n del magistrado tal vez radique en afirmar: 鈥淔alla la imputaci贸n objetiva del resultado 鈥榤uerte鈥 con relaci贸n a los condenados. Sobre todo, si se acepta, como lo hace la sentencia, que los intervinientes llevaban elementos tendientes a evitar la muerte de la persona鈥. Sucede que los integrantes del grupo de tareas, cuando descubrieron que Adela Fonrouge hab铆a ingerido la pastilla de cianuro, intentaron mantenerla con vida inyect谩ndole un ant铆doto. Pero no quer铆an salvarla por una cuesti贸n humanitaria, era para secuestrarla, sacarle informaci贸n en la tortura, asesinarla y desaparecerla, como parte de un plan de exterminio.

En la misma linea vot贸 Mahiques: 鈥渞esulta incoherente y un contrasentido sostener que los imputados pretend铆an capturarla con vida鈥, para sacarle informacion mediante la tortura, 鈥測, a la vez, postular la autor铆a mediata en el homicidio de la v铆ctima 鈥搃ncluso cuando se la tuviera como un instrumento-, cuando en verdad 鈥揳l menos hasta el momento en que se produjo el hecho- no ten铆an el dolo de matarla鈥, porque quer铆an secuestrarla con vida.

As铆 pueden afirmar sin inmutarse que corresponde: 鈥淐ONDENAR a Mart铆n Eduardo Z煤帽iga, Rafael Oscar Romero, Horacio Alfredo Ort铆z y Jorge Alberto Blanco como coautores penalmente responsables del delito de privaci贸n ileg铆tima de la libertad, cometido con abuso de sus funciones o sin las formalidades prescriptas por la ley, con el agravante correspondiente por haber sido cometido con violencia, por los hechos que tuvieron como v铆ctima a Adela Esther Fonrouge鈥. No hubo homicidio entonces.

Adela en el carrusel de la Justicia

Si bien el tribunal que conden贸 a los ex integrantes de la Polic铆a Federal consider贸 que Adela muri贸 a causa del cianuro, hubo dos hip贸tesis que se dieron en el debate. Pues su certificado de defunci贸n de fecha 17 de noviembre de 1977, dice: 鈥淪iendo la causa inmediata o final destrucci贸n de masa encef谩lica por proyectil de arma de fuego鈥. Pero el Tribunal valor贸 m谩s un informe de la Polic铆a que daba cuenta del uso de la pastilla letal. Fonrouge fue enterrada como NN en el Cementerio de La Plata, pese a que se conoc铆a su identidad. Reci茅n en 2004 el Equipo Argentino de Antropolog铆a Forense recuper贸 e identific贸 sus restos. Para Mahiques y Jacobucci, entonces, se trata de una desaparecida que se desapareci贸 sola y, ella misma, es la responsable de su muerte.

El fallo de Casaci贸n responsabiliza a Montoneros por la muerte de una militante, en lugar de a los genocidas.

Adela era militante de Montoneros, al igual que su compa帽ero Juan Jos茅 Libralato, quien fue secuestrado el d铆a anterior. La pareja ten铆a una hija de ocho meses al momento de las desapariciones, que a los pocos d铆as fue entregada a sus abuelos paternos. Adela estaba embarazada de cuatro meses y seg煤n consignan en el sitio de Abuelas de Plaza de Mayo, luego de recuperado el cuerpo, 鈥減udo comprobarse que su embarazo no lleg贸 a t茅rmino鈥. Los restos de Juan Jos茅 fueron identificados el 11 de marzo de 2014. Hab铆a sido enterrado en el Cementerio Municipal de Berazategui.

La balanza que la justicia porta

Para armar su hilo de razonamiento, Jacobucci puso en la balanza distintos pesos que le dieron la misma suma: 鈥淩esulta relevante asumir que la v铆ctima perteneciera a una organizaci贸n como Montoneros, que pose铆a una estructura an谩loga a la militar y, por lo tanto, respond铆a a compromisos y obligaciones propias de esa estructura jer谩rquica o vertical鈥.

Dos demonios

El 2 de junio, esta misma Sala conformada por Mahiques y Jacobucci, pero con Angela Ledesma en lugar de Slokar,  luego de recorrer una serie de vericuetos matem谩ticos en relaci贸n al computo de la pena que el represor de la ESMA, Jorge 鈥淓l Tigre鈥 Acosta, debe cumplir por los cr铆menes de lesa humanidad que cometi贸, decidieron beneficiarlo aplicando la Ley que contempla la pena m谩s baja, coloc谩ndolo a las puertas de la libertad condicional. Posteriormente, en apenas 48 horas, otorg贸 el beneficio de la prisi贸n domiciliaria a otros tres genocidas. Mario Guillermo Ocampo y Luis Angel Firpo, condenados por la represi贸n del Ejercito Argentino a la Contraofensiva montonera; y a el m煤ltiple condenado Miguel Osvaldo Etchecolatz, estampa viviente del Terrorismo de Estado.


Fuente: https://laretaguardia.com.ar/2022/06/polemico-fallo-de-casacion-considero-suicidio-a-un-crimen-de-la-dictadura.html




Fuente: Argentina.indymedia.org