November 24, 2021
De parte de ANRed
359 puntos de vista


Foto: Izquierda Diario

El domingo por la madrugada en Loma Verde, localidad ubicada en el partido de Escobar, la policía bonaerense irrumpió en una fiesta realizada en un domicilio particular y reprimió hiriendo a once jóvenes con disparos de bala de goma. «Se pusieron en línea delante de mi casa acribillando a los chicos, que corrieron como pudieron. Treinta jovenes se metieron adentro de mi casa y del vecino, todos tirados en el patio. La policía les apuntaba en la cabeza y les pegaba patadas, los insultaban. Empujaron a mi hermana a todos los que se cruzaban. Yo no los podía parar. Abrieron la puerta de mi casa a las patadas, se metieron chicos debajo de las camas, adentro de los placares, se escondieron donde pudieron». Por ANRed


El domingo por la madrugada en Loma Verde, localidad ubicada en el partido de Escobar, la policía bonaerense irrumpió en una fiesta realizada en un domicilio particular y reprimió hiriendo a once jóvenes con disparos de bala de goma.

En diálogo con ANRed, Paula madre del joven que organizó la fiesta relató los hechos:  «lo que sucedió es algo que en mi vida jamás vi algo así. ¡Vinieron a matar chicos! eso pasó. Les apuntaban a ellos, yo estaba parada frente a la policía tratando de pararlos, veinte personas con armas no las podés parar. Iban apuntándoles. Yo no me saco nunca más esto de la cabeza y los chicos tampoco, esto no tiene vuelta atrás lo que hicieron porque fue aberrante» explicó-

Continuó «mas allá de como la quieren contar porque quieren deformar el relato, hay muchos testigos amigos de mis hijos todos vecinos de Loma Verde. Es la primera vez que hago una fiesta, mi hijo me pidió permiso y por su magitud avisé a mis vecinos. Le avisé a mi vecina de al lado, de la esquina que iban a venir adolescentes y que habría música fuerte. Los chicos se portaron super bien. Cuando se estaban yendo a las seis de la mañana a la salida de casa dos chicos se pelean en el portón los separamos, cosas que pasan. Vino una mujer policía y los separa a los tiros dejando a uno herido en el piso. Pensamos lo peor, pero por suerte esta bien, pero golpeado. La mujer policía nos dice: yo no me hago cargo de él y lo abandonó. Ingreso a mi casa para buscar la camioneta y auxiliarlo y en ese momento vienen 20 policías a los tiros sin parar. Se pusieron en línea delante de mi casa acribillando a los chicos, que corrieron como pudieron. Treinta jovenes se metieron adentro de mi casa y del vecino, todos tirados en el patio. La policía les apuntaba en la cabeza y les pegaba patadas, los insultaban. Empujaron a mi hermana a todos los que se cruzaban. Yo no los podía parar. Abrieron la puerta de mi casa a las patadas, se metieron chicos debajo de las camas, adentro de los placares, se escondieron donde pudieron»-

«La policía se retiró de mi casa fumando puchos, riéndose y cuando quiero auxiliar a los heridos no me dejaban pasar, hasta que uno movió la camioneta y empecé a llevar a los chicos para que los atiendan. No vino ni la ambulancia ni un vecino nos ayudó. Hice una denuncia a la fiscalía y ya hay cuatro policías separados del cargo por estos hechos» finalizó Paula.

La causa inicialmente se radicó en el Fisacalía de Escobar, sin embargo ha sido trasladada al Tribunal de Campana que según informaron los padres de los menores, los jóvenes serán llamados a indagatoria para prestar declaración por la violencia sufrida.





Fuente: Anred.org