March 17, 2022
De parte de CGT Pais Valencia I Murcia
808 puntos de vista


Hoy, 13 de marzo de 2022, en el D铆a mundial del refugiad@, la Confederaci贸n General del Trabajo, se ha dirigido al ministro de Asuntos Exteriores del Estado espa帽ol, Jos茅 Manuel Albares, para reiterarles nuestra exigencia de apertura de las fronteras, no solamente al pueblo ucranio, sino a todas las personas que se ven obligadas a abandonar sus vidas, sus familias, sus casas y su pasado para huir de la persecuci贸n pol铆tica, econ贸mica, militar, racista, machista, lgtbiq+f贸bica y dem谩s discriminaciones. CGT ha reiterado su denuncia de los muros de las fronteras del capitalismo que tratan de dividir a las personas y los territorios que habitan.

El pr贸ximo d铆a 15 de marzo se cumplir谩n 11 a帽os de lo que comenz贸 como una manifestaci贸n a favor de la democracia en el sur de Siria y se convirti贸 en una cruenta guerra civil que hoy en d铆a contin煤a, a pesar de que los medios de comunicaci贸n ya no informen de la situaci贸n b茅lica actual y que no parece que tenga visos de finalizar el conflicto pr贸ximamente.

Del mismo modo, no hemos olvidado a la poblaci贸n afgana que se ha abandonado a su suerte en Afganist谩n bajo el Gobierno talib谩n que desde su golpe de estado, ha vulnerado los derechos humanos, y en particular el de las mujeres y ni帽as.

Nuestra defensa de la libertad, nuestro bien m谩s preciado, nos ha llevado a sumarnos tambi茅n a la celebraci贸n, el pr贸ximo 19 de marzo, del D铆a Internacional de Acci贸n Contra los Campos de Detenci贸n, en particular, en una acci贸n propuesta por el sindicato griego ESE, con quien colaboramos tambi茅n en el espacio de la Coordinaci贸n rojinegra.

Las personas que huyendo del horror de la guerra, de la represi贸n, de la  muerte, se refugiaron en Grecia confiando en la solidaridad de los pueblos, han visto c贸mo se violaban sus Derechos Humanos siendo encerradas en Campos de Refugiados, que se asemejan bastante a los Campos de Concentraci贸n nazis. Son lugares militarizados, insalubres, sin las m铆nimas condiciones higi茅nicas ni sanitarias, donde escasean la comida, los productos de aseo y las medicinas, donde se sufren las inclemencias del tiempo, la separaci贸n de sus familiares, vecin@s y  amig@s鈥 Son personas muchas veces criminalizadas, explotadas y hasta torturadas. Son tan rechazadas que tienen que soportar que incendios provocados en los Campos de Refugiados por indeseables les obliguen a dormir a la intemperie, incluso con temperaturas extremas.

Lamentablemente esta situaci贸n no se da exclusivamente en Grecia. Lo mismo ocurre con las personas migrantes del continente africano que huyen de la guerra, del hambre, que son perseguidas por su condici贸n sexual, ideolog铆a pol铆tica o por razones clim谩ticas. Tras demasiadas vicisitudes, cuando consiguen llegar a territorio espa帽ol, son encerrad@s en centros de detenci贸n: CIE, CETI, CATE鈥 donde corren la misma suerte que las personas refugiadas en Grecia. Se vulneran sistem谩ticamente sus Derechos Humanos, empezando por agresiones para impedir su entrada en territorio espa帽ol, tanto por mar como saltando las asesinas vallas de la Frontera Sur, algo que vergonzosamente se ha vivido, una vez m谩s, recientemente en el 煤ltimo 鈥渟alto a la valla鈥 en Melilla. Le sigue la privaci贸n de libertad encerrad@s en deshumanizados Centros de Internamiento donde las agresiones y vulneraciones a los Derechos Humanos son constantes.

No podemos olvidar de nuevo a las personas refugiadas, sobretodo mujeres y ni帽as, que se vieron forzadas a escapar de Afganist谩n con la llegada al poder de los talibanes, ni de las personas que actualmente est谩n huyendo de Ucrania tras la invasi贸n del ej茅rcito ruso.

La Confederaci贸n General del Trabajo, en su constante lucha contra el racismo, contra las desigualdades sociales, la aporofobia y los centros de internamiento, reciban el nombre que reciban, hemos reiterado nuestra exigencia de cierre inmediato de dichos centros, la eliminaci贸n de vallas y fronteras, la libre circulaci贸n de las personas por todo el mundo, el total respeto a los Derechos Humanos de todas las personas y la garant铆a de protecci贸n internacional en su huida hacia cualquier pa铆s.




Fuente: Cgtpv.org