February 27, 2021
De parte de Acracia
137 puntos de vista


«Envejezco, luego vivo. He envejecido, luego existo».
Marc Augé 

¿Quién de nosotros no fue anarquista a los veinte años?, un abogado le dijo una vez a un juez para justificar la intemperancia de un joven al que asistía. El cliché, rastreable en el recetario internacional de lugares comunes de la cocina conservadora («anarquistas a los veinte, reformistas a los treinta, conservadores a los 40», se dijo en Francia), en realidad nos permite reflexionar sobre lo que el propio argumento quisiera negar: ya que hay muchos jóvenes anarquistas, pero también muchos anarquistas ancianos (es decir, convencionalmente mayores de 65 años), todos, a su manera, comprometidos desde hace mucho tiempo por cultivar la utopía y transmitirla en la sociedad, no hace falta decir que la edad es secundaria. a la cultural, conductual, práctica, la de vivir activamente la propia existencia, más allá de la edad, persiguiendo el sueño de un futuro mejor, incluso cuando, para los que están más avanzados en años, este futuro no será el propio. Lo que cuenta no es la edad, sino la forma en que se ha decidido afrontar la vida, incluido el horizonte utópico hacia el que son innatas las elecciones fundamentales.

Hay formas y formas de envejecer, pero por supuesto que pueden seguir siendo ustedes mismos, caballeros indomables, a pesar de las «heridas del tiempo»; el cuerpo envejece pero no necesariamente la mente, el espíritu, la voluntad, que son los que marcan la diferencia. Además, hablando desde un punto de vista personal, una edad joven no garantiza un envejecimiento prematuro a nivel ético y cultural si las ideas y formas de hacer las cosas son obsoletas, obtusas, resignadas y serviles. La edad no importa mucho y puedes ser viejo incluso a los veinte.

Mejor morir…

El envejecimiento ha sido objeto en diversaas ocasiones de detenidas reflexiones. Michel de Montaigne definió la muerte de la juventud como «una muerte más dura que la muerte al final de una vida que languidece», y así, cuatro siglos después, Jacques Brel pudo cantar «Morir, esto no es nada; morir, qué buen trato; pero envejeciendo … ¡oh, envejeciendo! ”. Vemos en estas frases la condición de anciano concebida y temida (a menudo también vivida) como la de prisionero permanente de un cuerpo cada vez más invalidado, de un marginado social, de un condenado casi sin esperanza, si no quizás la de la liberación a través de la muerte.

Desde un punto de vista filosófico y abstracto, esto también puede ser cierto; desde un punto de vista concreto, esta es, lamentablemente, una triste realidad generalizada, especialmente en el mundo occidentalizado y mercantilista; esto es lo que puede suceder y sucede a menudo, y por eso el miedo, el arrepentimiento y el realismo llevan al miedo a la vejez más que a la muerte.

La sociedad capitalista, dedicada a perseguir sus propósitos productivistas y de acumulación de riqueza, y a aplastar al ser humano desde temprana edad, construye esta prisión psicológica y mental, que luego pone al lado de cárceles reales, residencias de reposo que «no tienen nada tranquilo, sino más bien son un espacio vacío en el que la vejez se segrega y se liquida antes de la muerte. Se discrimina la vejez como se discrimina la muerte” (Donatella Di Cesare).

Jóvenes pobres contra ancianos pobres

Es evidente el peso del aspecto productivo, el invento cobarde y engañoso que se opone a los ancianos presuntos parásitos de la sociedad, y jóvenes y adultos obligados a trabajar para mantenerlos; Se vuelca la realidad, es decir, que fueron esos «viejos» los que trabajaron y vivieron para que las generaciones posteriores pudieran disfrutar de los frutos de la sociedad y de sus labores, de acuerdo con las disposiciones del ciclo de la vida. Pisas el pedal de trivialidades como la supuesta sabiduría de los mayores, para aplastarlos en el sótano de los escombros pero otorgándoles el bocado de la medalla al valor de los que «saben lo mejor». Estafa, nada más que estafa: ¿cuántos ancianos acumulan en cambio montañas de insensatez, fruto de una vida de subordinación, servidumbre más o menos voluntaria, ignorancia, y dispensan consejos basados en el conservadurismo y reaccionarismo más «prudente»? La edad tiene poca importancia y uno puede ser sabio incluso a los veinte.

Por no hablar del lenguaje y las formas: cariños y comportamientos que marcan, más que acortar, la diferenciación. «La bondad y el cariño pueden tener efectos degradantes sobre quién es el objeto: mujeres y hombres, invitados y animados a entrar en una categoría exclusiva que los excluye, una especie de casa semántica de descanso en cuyo interior se sentirán pasivos, tranquilos y cómodos , pero en cualquier caso enajenados a los ojos de los demás» (Marc Augé).

¿Tabú o eliminación del sexo?

Hay muchos ejemplos, pero quisiera añadir otro: el de las relaciones sexuales. Un sistema como el que nos obliga a vivir convierte al cuerpo en objeto de deseo y consumo, y proporciona modelos corporales que en sí mismos discriminan a quienes no entran en esos cánones, tanto físicos como estéticos. Sabemos bien cuánto daño ha traído y causa este abuso de cuerpos. Así, los ancianos son víctimas del cliché (otro más), según el cual su vida debe prescindir necesariamente de las relaciones afectivas, pero sobre todo sexuales.

Personalmente, me di cuenta de que era un portador sano de esta mierda cuando, hace muchos años, digamos en mi juventud, leí un artículo sobre la sexualidad entre los ancianos en Il Pensionato d’Italia, un periódico de la central obrera SPI-CGIL. (que probablemente ya no existe): fue un descubrimiento que me abrió los ojos a una situación banalmente normal sobre la que no había reflexionado, arrastrado por la corriente comunista.

Existe, pues, un problema de desigualdad, de separatismo autodefinido, de sustracción de trozos de autodeterminación (algunos dirían de soberanía), necesarios para que el «divide y vencerás» funcione perfectamente. Una trampa en la que nos persigue una sociedad fundada en la explotación y discriminación entre todo tipo de «seres vivos»; categoría en la que haríamos bien en incluir también a los ancianos, para hacerlos reingresar en un proceso específico de autoliberación que a su vez se integra en el camino más general de liberación de esta sociedad aplastante.

Volver al principio, mantenerse vivo, animado, activo, sin importar el paso del tiempo, es un gran factor de emancipación de la prisión capitalista, así se está rompiendo el patrón de desigualdad y marginación, deshaciendo clichés y roles impuestos. Vivir más que ganarse la vida se convierte en un gran proyecto de libertad y relanza una perspectiva de igualdad… generacional.

La vida es una rueda que “gira para todos, pero solo una vez para cada uno” (Marc Augé); cualquier estado de edad es solo y siempre transitorio.

Pippo Gurrieri

Artículo publicado originalment en itatiano en el periódico Sicilia Libertaria # 411, Ragusa enero 2021. Número completo accesible en http://www.sicilialibertaria.it/wp-content/uploads/gennaio-2021-compresso.pdf. Traducido al castellano por la Redacción de El Libertario.

Referencias:
Michel de Montaigne, “La torre del filosofo”, BUR 1994.
Jacques Brel, “Viellir”, tratto dall’album “Brel”, 1977.
Donatella Di Cesare, “Virus sovrano?”, la Repubblica-L’Espresso, 2020.
Marc Augé, “Il tempo senza età. La vecchiaia non esiste”, Raffaello Cortina, 2014.




Fuente: Acracia.org