June 15, 2021
De parte de Nodo50
360 puntos de vista


Como es sabido, el gobierno ha aprobado un nuevo sistema de tarificaci贸n por el cual se dividen en tres tramos las tarifas de energ铆a el茅ctrica que tenemos la gran parte de los ciudadanos. De tal forma que el precio de la luz pasa a ser bastante m谩s caro en las horas punta de consumo y m谩s barato fundamentalmente por la noche y los fines de semana.

Con esta medida, el gobierno pretende, en principio, dos efectos al mismo tiempo. El primero de ellos es modificar la curva de consumo para aplanarla y que as铆 la demanda en las horas punta sea menor, se tenga que emplear menos energ铆a no renovable y baje el precio en el mercado mayorista a dichas horas. El segundo efecto es que ante el encarecimiento de la luz en las horas punta la gente tenga un aliciente para reducir su consumo el茅ctrico.

Sin embargo, todo apunta a que el principal efecto que tenga este cambio de tarifa es que las facturas de luz de los hogares se incrementen notablemente, porque el grueso de los consumos diarios no son muy manejables. Un ejemplo claro es el consumo de aire acondicionado en los meses de verano en el sur o el de la vitrocer谩mica para hacer la comida. Efectivamente, en este an谩lisis preliminar del cambio en el patr贸n de consumo diario de electricidad en los primeros d铆as laborables (hasta el d铆a 10) de Junio respecto a 2019 y 2020 (se estudian ambos a帽os para evitar la distorsi贸n de la pandemia), se observa que este cambio ha sido rid铆culo. En el tramo punta apenas ha bajado un 2-3%, mientras que en el llano ha subido otro 2-3%. Es decir, se ha trasladado algo de consumo de las horas punta a las horas llanas, pero en las horas valle no se aprecia un cambio claro.

1 2 344 1

Elaboraci贸n propia a partir de los datos de Red El茅ctrica

Se podr谩 argumentar que a煤n es muy pronto para que se observe un cambio m谩s notable, pero lo cierto es que los bienes de consumo esenciales, como la luz, tienen un comportamiento inel谩stico, es decir, que ante un cambio en los precios no se producen fuertes cambios en la demanda. 驴Y por qu茅 pasa esto? Pues precisamente porque son bienes necesarios para sostener la vida, no se puede dejar de consumirlos. Y por tanto, en mi opini贸n y la de otras muchas compa帽eras, esa es la raz贸n por la que estos bienes deben estar fuera de los vaivenes del mercado, al margen de la especulaci贸n de la minor铆a peligrosa que en este caso representa el oligopolio el茅ctrico. Pero al margen de creer o no en el mercado como elemento regulador de los comportamientos sociales, lo cierto es que lo que consumen los hogares supone en torno al 30% del consumo de electricidad (apenas el 7% del consumo de energ铆a final en Espa帽a); as铆 que actuando 煤nicamente sobre ese 30% es cuanto menos iluso esperar un cambio profundo en la curva de demanda el茅ctrica diaria.

Pero ahondando en el argumento que defiende el mercado como elemento regulador del consumo, la realidad es que el mecanismo de mercado es muy perverso. En el fondo, lo que se consigue es cargar la disminuci贸n del consumo el茅ctrico sobre los hogares m谩s precarios, aquellos para los que el hecho de que su factura se incremente un 20% significa no llegar a fin de mes. Significa cargar la disminuci贸n sobre quienes ya de por s铆 pasan mucho fr铆o en invierno y mucho calor en verano, quienes no tienen para instalar placas fotovoltaicas, comprar electrodom茅sticos eficientes o reformar sus casas para que tengan un buen aislamiento. Es muy injusto cargar esta disminuci贸n sobre quienes m谩s sufren hoy en d铆a, porque a quienes tienen recursos les importa relativamente poco ponerse una tarifa plana, aunque les salga m谩s caro, y vivir sin tener que mirar el reloj.

Es muy cierto que hay que reducir urgente e imperiosamente el consumo energ茅tico, quiz谩s hasta en un 80%, pero hay que hacerlo con seriedad y proporci贸n. El transporte supone el 43% del consumo de la energ铆a final y la industria el 24%. As铆 que igual es m谩s prioritario buscar un cambio en el modelo de ciudad, de transporte de mercanc铆as, de producci贸n, etc鈥 que andar jodiendo la marrana a quienes ya de por s铆 hacen malabares para sobrevivir. Al problema del cambio clim谩tico y del agotamiento de los recursos no se puede responder aludiendo a la responsabilidad individual, ya sea consciente o v铆a subida de precios, porque el problema es estructural y sist茅mico. Para salir de esta crisis en la que cada vez estamos m谩s imbuidas, hay que atender a un cambio profundo del conjunto de las relaciones sociales, entre ellas el modelo productivo y de consumo.

La electricidad, como bien com煤n, tiene que dejar de estar de inmediato bajo el control de un oligopolio que, adem谩s de contaminar y destruir el territorio, nos chupa la sangre. El nuevo modelo deber铆a ser uno que conjugue una empresa p煤blica que garantice en todo momento el suministro, especialmente dando soluci贸n al futuro problema del almacenamiento, con toda una red de cooperativas comunitarias que produzcan de manera distribuida, cerca de donde se consume, y sobre todo, bajo propiedad de la comunidad. En lugar de destinar miles de millones a seguir subvencionando a empresas como Endesa, Iberdrola, Naturgy o Repsol, el gobierno deber铆a emplear los fondos Next Generation en un plan que permita la autoproducci贸n el茅ctrica en la mayor铆a de los hogares. Esta medida no s贸lo ayudar铆a a alcanzar la soberan铆a energ茅tica y desconectarnos del mercado, sino que adem谩s bajar铆a al territorio la movilizaci贸n de la econom铆a.

Debemos estar atentas a lo que suceda en las pr贸ximas semanas. Qui茅n sabe, quiz谩s la indignaci贸n popular ante el efecto de la subida de la luz pueda iniciar un ciclo de movilizaciones que, dirigidas hacia la reivindicaci贸n del modelo de la soberan铆a energ茅tica, nos permita dar un salto cualitativo en eso que llamamos tirar del freno de emergencia ante la crisis clim谩tica.

(Visited 52 times, 47 visits today)



Fuente: Vientosur.info