May 15, 2021
De parte de Briega
120 puntos de vista


Por qué Israel no ganará en Gaza

• 12 mayo 2021

Traducción de Daniel Jiménez Franco

Jenin protesta contra los ataques y las expulsiones en Jerusalén [Oday Daibes APA images]

 

Los grupos armados palestinos cumplieron su amenaza de lanzar un ataque sin precedentes a Tel Aviv después de que el martes Israel redujera a escombros un edificio residencial de trece plantas en Gaza. Las facciones de la resistencia habían avisado que un ataque de Israel sería respondido apuntando a su capital comercial. Más de 100 cohetes fueron disparados en dirección a Tel Aviv después del derribo del edificio de apartamentos. La munición mató a una mujer en la periferia de Tel Aviv, dejó varias personas heridas e interrumpió el tráfico aéreo en el aeropuerto internacional Ben Gurion. Dos mujeres, incluida una trabajadora doméstica india, fueron muertas en Ashkelon (Sur de Israel) de madrugada.

La resistencia se hace fuerte

Durante años, pese a las reiteradas ofensivas militares que se han sucedido tras la retirada de sus colonias en la zona, Israel ha fracasado en el intento de derrotar a la resistencia armada de Gaza. En su lugar, los grupos armados de la Franja han reforzado su capacidad y su habilidad para alterar la vida en Israel, sin más medios que el desplazamiento de la desigual relación de fuerzas entre un Pueblo Palestino sin estado y uno de los ejércitos más poderosos del mundo.

https://twitter.com/edokonrad/status/1392180643694465024

https://twitter.com/AliAbunimah/status/1392206621636431876

El estricto asedio y el castigo colectivo infligido desde 2007 han destrozado las vidas de más de dos millones de personas que viven en Gaza. El bloqueo fue impuesto tras la inesperada victoria de Hamas en las elecciones legislativas de 2006 y el intento fallido (apoyado por EEUU) de su derrota militar. Los intentos israelíes e internacionales de desgastar a Hamas se deben a su rechazo del programa de normalización suscrito en Cisjordania por la Autoridad Palestina, cuyas fuerzas de “seguridad” colaboran con Israel para reprimir la resistencia a la ocupación. Dicho de otra forma: la Autoridad Palestina sirve como fuerza represora al ocupante mientras los brazos armados de Hamas y otras facciones en Gaza invocan el derecho del Pueblo Palestino a defenderse de la agresión israelí.

El llamado Cuarteto de Medio Oriente (UE, Rusia, NNUU y EEUU) ha llamado al desarme de estos grupos en Gaza, donde la mayoría de la población está compuesta por personas refugiadas expulsadas de zonas que ahora se llaman Israel. Durante más de setenta años, Israel ha negado el derecho al retorno a la población palestina refugiada en Gaza y a millones de personas que viven en la diáspora, con el argumento de que no son judíos.

Docenas de personas fueron asesinadas y miles fueron mutiladas por francotiradores del ejército israelí mientras reclamaban ese derecho en las protestas de la Gran Marcha por el Retorno convocadas en las fronteras Norte y Este de Gaza a comienzos de 2018. Las familias palestinas de Gaza han pagado el precio más alto imaginable por persistir en la reclamación de su derecho de autodeterminación.

Más de 30 personas, incluidos 10 niños y niñas, han sido asesinadas en Gaza entre el comienzo de los bombardeos por Israel, el lunes 10, y la madrugada de hoy miércoles. El martes, en Cisjordania, un hombre palestino fue asesinado y otro acabó gravemente herido por soldados israelíes. La versión inicial de Israel fue que ambos eran miembros de los servicios de inteligencia de la Autoridad Palestina y estaban llevando a cabo un ataque. Los medios israelíes publicaron más tarde que ninguno de ellos portaba armas y no estaban atacando a nadie cuando recibieron los disparos.

Palestina se levanta

Pese a las irreconciliables diferencias políticas entre el campo de resistencia de Gaza y el de normalización de Ramallah, el Pueblo Palestino se está levantando en toda su tierra natal, ahora totalmente ocupada y controlada por Israel. Ni siquiera siete décadas de ocupación, fragmentación, severas restricciones de movimiento y una lista incontable de medidas represivas han conseguido acabar con la resistencia a su régimen colonial de asentamiento y con el sentido de unidad nacional, a pesar de la ausencia de unidad política.

Ismail Haniyeh, líder del brazo político de Hamas, saludó a los ciudadanos palestinos de Israel como “muro de protección” de Jerusalén y su mezquita de al-Aqsa, que fue asediada por la policía israelí el lunes mientras los fieles llenaban el recinto.

Docenas de familias palestinas están siendo expulsadas de sus casas en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, para hacer sitio a más colonos israelíes. Las familias a las que Israel expulsa de Sheikh Jarrah son refugiadas a las que se negó el derecho a volver a los hogares de los que fueron expulsadas por la fundación de Israel en 1948. En Haifa, muchas-os palestinos con ciudadanía israelí cuyas familias fueron expulsadas en su día de Sheikh Jarrah han salido a protestar en los últimos días, así como sus hermanas y hermanos en Nazareth y Jaffa.

https://twitter.com/TaliShapiro/status/1392247841947627520https://twitte…

El martes, tras varios días de disturbios, Israel desplegó sus patrullas paramilitares fronterizas en Lydd (Lod, ciudad palestina ubicada dentro de Israel) y el primer ministro Benjamin Netanyahu convocó a su gabinete de emergencia para tratar el problema. El alcalde de Lydd, Yair Revivo, pidió a Netanyahu que desplegara al ejército e impusiera el “toque de queda” frente a una situación que describió como “intifada de árabes israelíes” – con el lenguaje que suele usarse para referirse a los palestinos con ciudadanía israelí. Revivo declaró que una “guerra civil” había estallado en la ciudad y que sinagogas y coches ardían mientras judíos nacionalistas ortodoxos salían armados a la calle.

El lunes, un hombre palestino fue asesinado por un vigilante judío israelí en Lydd, en un presunto crimen de odio. La población palestina de Lydd se manifestaba en defensa de la mezquita de Al-Aqsa y en solidaridad con las familias de Sheikh Jarrah.

https://twitter.com/AzizAbuSarah/status/1391849007765364739

Las familias palestinas de Lydd también han sido objeto de desplazamientos forzosos mediante demoliciones de casas, pues la política de Israel privilegia la construcción de viviendas para ciudadanos judíos.

Dominación

El consenso es amplio sobre la realidad que el Pueblo Palestino lleva décadas denunciando: Israel ha “buscado mantener la dominación de la población judía israelí sobre la palestina a lo largo y ancho del territorio que controla”, como reconoce Human Rights Watch.

El mismo martes, el alcalde de Lydd avisó: “hemos perdido el control”, dando a entender que el estado consideraba ingobernable a esa población palestina con ciudadanía israelí que vive marginada y sujeta a docenas de leyes discriminatorias.

https://twitter.com/AliAbunimah/status/1392241081744564225

La petición del alcalde a Netanyahu sobre el despliegue del ejército significa pedir a un pirómano que apague el incendio, pero ésa es la única lógica que entiende el estado de Israel. El militarismo es la esencia del proyecto sionista instalado en Palestina en 1948. La fuerza militar fue necesaria para robar la tierra palestina y aplastar la resistencia nativa a un saqueo que cumple más de un siglo.

https://twitter.com/Lana_Tatour/status/1392189265480622080

El Pueblo Palestino sigue resistiendo al proceso de colonización de asentamientos en curso, y no parece que esa resistencia vaya a agotarse pronto. El deseo de liberación y autodeterminación de un pueblo colonizado nunca puede ser aplastado por la fuerza militar, el asedio o cualquier tecnología innovadora nacida del laboratorio de opresión sionista. Lo que debe decidir el mundo es cuántas vidas más han de perderse hasta que Israel acepte esta verdad.

Original en inglés en The Electronic Intifada

 

ARTÍCULO EXTRAÍDO DE UNENORMECAMPO; Resistencia. Intifada. Victoria

12 DE MAYO DE 2021




Fuente: Briega.org