October 21, 2021
De parte de La Haine
175 puntos de vista


EEUU ha conseguido imponer qu茅 refugiados palestinos pueden recibir servicios de UNRWA y por tanto, los excluidos tienen revocada su identidad como refugiados

EEUU y la UNRWA [Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina] firmaron un acuerdo el 14 de julio por el que Washington vuelve a aportar dinero para los refugiados palestinos en 2021 y 2022, pero condicionando a esta agencia de la ONU a trabajar como un contratista para los objetivos de EEUU, y por tanto los de Israel.

A partir de ahora deber谩 actuar bajo criterios pol铆ticos dictados por Washington a cambio de su financiaci贸n, los cuales incluyen la posible revocaci贸n de facto de la condici贸n de refugiado palestino. Las cl谩usulas pol铆ticas aceptadas por la agencia contradicen el mandato de la UNRWA como 贸rgano humanitario internacional y violan sus principios de independencia e imparcialidad, aunque son citados de forma reiterada en el acuerdo. El documento es tan destructivo para los fines y la neutralidad con que la agencia debe funcionar, que la UNRWA ha intentado que pase lo m谩s desapercibido posible. En su nota de prensa resalt贸 su alegr铆a por la reanudaci贸n de la financiaci贸n de EEUU.

Hay que buscar en el texto del comunicado una frase escueta sobre el acuerdo, afirmando que 鈥渆stablece objetivos y prioridades compartidos entre UNRWA y EEUU, sin explicarlos. Para profundizar hay que leer el documento. El Comisionado General de UNRWA, Philippe Lazzarini, es el firmante del contrato con EEUU, y tampoco ha explicado nada sobre el acuerdo a pesar de atribuirse la capacidad de alterar el mandato de la agencia.

La UNRWA se encontraba en una situaci贸n de cat谩strofe financiera despu茅s de que Donald Trump suspendi贸 las donaciones a esta organizaci贸n en enero de 2018. Como consecuencia de ello, UNRWA paraliz贸 numerosos servicios y despidi贸 a cientos de trabajadores. Estos problemas econ贸micos son constantes ya que, intencionadamente, la UNRWA depende de la caridad y no de los presupuestos de la ONU, a diferencia de ACNUR. As铆, los pa铆ses donantes tienen la capacidad de extorsionar y chantajear a los refugiados y a la sociedad palestina. Ese chantaje es exactamente lo que ha ocurrido y por esta raz贸n EEUU es el primer donante, y no es casual que hayan fracasado los intentos de que UNRWA tenga presupuestos estables.

La decisi贸n de Trump de detener la financiaci贸n era un castigo colectivo a los palestinos por su rechazo al llamado 鈥淎cuerdo del Siglo鈥, una propuesta redactada por Netanyahu. El texto de EEUU e Israel implicaba la definitiva claudicaci贸n palestina, aceptando los actuales guetos y apartheid, y renunciando a derechos inalienables como el derecho de retorno para los refugiados palestinos.

Joe Biden anunci贸 que iba a reanudar las donaciones a UNRWA, pero omiti贸 que iba a condicionar la labor de la agencia, algo que se revel贸 en la primera carta que EEUU envi贸 a la UNRWA en marzo de 2021.

UNRWA se convierte en contratista de seguridad para EEUU e Israel

El acuerdo firmado por la UNRWA con EEUU ha provocado el rechazo de la sociedad palestina. BADIL es una importante organizaci贸n en la defensa de los derechos de los refugiados palestinos que tiene estatus consultivo para la ONU. Esta organizaci贸n denuncia que EEUU ha logrado que las leyes norteamericanas, y por tanto los intereses israel铆es, sean el marco de actuaci贸n para UNRWA. Desde BADIL explican que EEUU ha conseguido imponer qu茅 refugiados palestinos pueden recibir servicios de UNRWA y por tanto, los excluidos tienen, de facto, revocada su identidad como refugiados.

Las obligaciones impuestas por EEUU a UNRWA son m煤ltiples. A partir de ahora, UNRWA tiene prohibido dar asistencia a quienes est茅n vinculados con grupos denominados 鈥渢erroristas鈥 por Estados Unidos e Israel. Ambos designan como terrorista a cualquier ind铆gena palestino que se resista a la ocupaci贸n, a su desplazamiento forzoso o al despojo de sus bienes. UNRWA no s贸lo deber谩 investigar a los refugiados; tambi茅n a sus trabajadores, contratistas, proveedores y donantes no estatales cada seis meses, incluyendo las redes sociales del personal de la agencia.

Esto reconvierte a UNRWA en una gigantesca agencia de espionaje y contratista de seguridad sobre millones de personas y empresas a las que tiene que monitorizar e informar a EEUU peri贸dicamente. Es parad贸jico que UNRWA tenga que investigar a sus donantes no estatales, mientras el donante EEUU y el ocupante Israel est谩n inculpados en procesos por cr铆menes de guerra en la Corte Penal Internacional. Igualmente obliga al registro biom茅trico de todos los refugiados palestinos, a pesar de las experiencias recientes con los refugiados Rohingyas y de Afganist谩n, con todos los datos biom茅tricos de ONG y EEUU en manos del r茅gimen de Myanmar y de los talibanes.

BADIL denuncia que ya han sido despedidos trabajadores de UNRWA en aplicaci贸n de estas medidas sobre la actividad pol铆tica de sus empleados. El Sindicato de Empleados de la UNRWA ha rechazado las condiciones impuestas y el se帽alamiento a sus miembros.

Esta prohibici贸n del ejercicio pol铆tico desafecto a Israel vulnera la legalidad internacional, pero no se limita a organizaciones pol铆ticas. Numerosas organizaciones sociales palestinas son definidas terroristas, por ejemplo los Comit茅s de Trabajo Agr铆cola, o los Comit茅s de Trabajo de la Salud, con parte de su equipo en prisi贸n desde hace meses inclu铆da la hispano-palestina Juani Rishmawi, Juana Ruiz S谩nchez.

Hasta ahora eran los lobbies israel铆es disfrazados de ONG, UNWatch y otros, quienes hac铆an esta masiva vigilancia sobre los empleados de UNRWA elaborando listas negras de trabajadores y exigiendo a la ONU su despido. Los profesores de las escuelas de UNRWA sufren un espionaje intenso por Israel, y son denunciados por defender el derecho al retorno de los refugiados (Resoluci贸n 194 de la ONU), el derecho a la resistencia de los pueblos (Resoluci贸n 3070 de la ONU) o por afirmar que los Estados no tienen un derecho intr铆nseco a existir, especialmente los reg铆menes de apartheid.

Ahora ser谩 UNRWA quien asuma esa labor de censura, no solamente sobre sus trabajadores, sino tambi茅n adaptando a los intereses de Israel los libros escolares.

EEUU y la UE imponen contenidos proisrael铆es a los escolares palestinos

El acuerdo entre EEUU y UNRWA obliga a la agencia a 鈥渢omar medidas contra contenidos contrarios a los principios de la ONU en los materiales educativos鈥. Este eufemismo significa que a partir de ahora UNRWA deber谩 suprimir cualquier contenido que sea conflictivo con la narrativa israel铆. Como resultado de esta cl谩usula, UNRWA ya ha dado indicaciones a su personal docente para que no se nombre el mapa hist贸rico de Palestina, las ciudades palestinas invadidas en 1948, la resistencia, los prisioneros, el muro, etc. Se trata de eliminar cualquier contenido nacional palestino y potenciar la israelizaci贸n. Esto es lo que ya ocurre a los nativos palestinos con ciudadan铆a israel铆: adem谩s de sufrir una segregaci贸n racista, su plan de estudios anula su identidad e historia.

Precisamente la Comisi贸n de Presupuestos del Parlamento Europeo acaba de aprobar hace unos d铆as una enmienda que condiciona 23 millones de d贸lares a la UNRWA aludiendo a que 鈥渘o se ha eliminado de los libros de texto de la agencia el discurso de odio, el antisemtismo y la incitaci贸n a la violencia鈥. La UE exigir谩 a UNRWA que promueva la 鈥渃oexistencia con Israel鈥 si la agencia quiere recibir los fondos. Los lobbies israel铆es como Impact-SE revisan minuciosamente los libros de texto palestinos y tambi茅n de otros pa铆ses 谩rabes. Despu茅s entregan informes sobre el contenido escolar palestino a grupos pol铆ticos del Parlamento Europeo, en los que exigen que se eliminen t茅rminos como 鈥渄erecho a retorno鈥, 鈥渃olonizaci贸n鈥, 鈥渙cupaci贸n sionista鈥 o 鈥渓impieza 茅tnica鈥. Igualmente exigen que se incluyan en los textos palestinos rese帽as hist贸ricas falseadas, b铆blicas o mitol贸gicas de Israel, y que se refleje que son los palestinos quienes 鈥渉an rechazado la paz鈥 en numerosas ocasiones.

EEUU y la UE han conseguido imponer a UNRWA lo mismo que desde hace d茅cadas aplican a las organizaciones civiles palestinas: condicionar pol铆ticamente la ayuda humanitaria y financiaci贸n internacional a la sociedad palestina. Cualquier organizaci贸n palestina que maneje t茅rminos como colonizaci贸n, apartheid, boicot o derecho al retorno de los refugiados es excluida de recibir fondos oficiales.

BADIL apunta que lo que est谩 sucediendo es lo que expuso el luchador contra el apartheid de Sud谩frica, Steve Biko: 芦El arma m谩s poderosa en manos del opresor es la mente de los oprimidos禄.

El objetivo de EEUU y la UE es permitir que Israel desacate el retorno de los refugiados y acabar con la UNRWA

Hay que recordar que es una completa anomal铆a la existencia de millones de refugiados palestinos d茅cadas despu茅s de su despojo y expulsi贸n, producto del permanente desacato de Israel a la legalidad y al mandato de que estos refugiados retornen y sean compensados.

Pero la impunidad que occidente otorga al r茅gimen israel铆 sigue permitiendo que los palestinos sean el colectivo refugiado m谩s numeroso y por m谩s tiempo del planeta, mientras en otros conflictos se impulsa el retorno o la devoluci贸n forzosa de los refugiados. Occidente busca que Israel mantenga la supremac铆a demogr谩fica racista de su sociedad colona frente a los ind铆genas palestinos, impidiendo regresar a los nativos que fueron despojados y expulsados. Seg煤n datos de BADIL, casi 9 millones de los 13 millones de palestinos en el mundo (66%) son desplazados forzosos, aunque el mandato de la UNRWA s贸lo acoge a 5,5 millones.

En lugar de contribuir a la promoci贸n de los derechos palestinos reconocidos en el derecho internacional, la onegeizaci贸n de la colonizada sociedad palestina busca su debilitamiento y enterrar sus reivindicaciones, especialmente el derecho a retorno. Precisamente hacer cumplir la legalidad a Israel con el retorno de los refugiados har铆a innecesaria la UNRWA. Por el contrario, Israel y sus aliados buscan destruir la agencia y que desaparezca tambi茅n el derecho de retorno de los palestinos. Entre medias, para un estrato de la burocracia de la ONU la agencia se ha convertido en un modo de vida en s铆 mismo que conviene perpetuar al margen de los palestinos y sus derechos.

En un paradigma de la posverdad, el acuerdo entre EEUU y UNRWA apela reiteradamente a la neutralidad de la agencia para conseguir lo contrario: convertirla en un contratista de seguridad de EEUU e Israel. En esa distorsi贸n, se fuerza a los palestinos a suprimir contenidos educativos 鈥渃ontrarios a los principios de la ONU鈥 que en realidad son la terminolog铆a, los derechos y la legalidad internacional que amparan a los palestinos y son desacatados por Israel.

infolibre.es




Fuente: Lahaine.org