May 26, 2022
De parte de Indymedia Argentina
236 puntos de vista

La inflaci贸n act煤a como un impuesto, siendo uno de los mecanismos para la obtenci贸n de una ganancia extraordinaria. En el fondo, no es ni m谩s ni menos que un dispositivo de apropiaci贸n monop贸lica de la riqueza social.

Foto: Juan Ignacio Roncoroni.

Por Eduardo Cam铆n.

La tasa anual de inflaci贸n en todo el mundo, medida por el 铆ndice de precios al consumo (IPC), se aceler贸 hasta el 9,2% en marzo de 2022 y duplic贸 a la de un a帽o atr谩s, reflejando los efectos de los bloqueos relacionados con la Covid-19 y, m谩s recientemente, impulsada por un aumento de los precios de la energ铆a y los alimentos desde el inicio de la guerra en Ucrania.

Un reciente estudio realizado por Valentina Stoevska, miembro Superior en el Departamento de Estad铆stica Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT), se帽ala que la tasa de inflaci贸n de marzo de 2022 fue m谩s del doble de la tasa del 3,7% registrada en marzo de 2021.

Este salto del IPC en 5,5 puntos porcentuales entre marzo de 2021 y marzo de 2022 constituye el mayor incremento en cualquier periodo de 12 meses desde el inicio de la serie en enero de 2019. La inflaci贸n global hab铆a crecido el 7,5% de febrero de 2022, el 6,8% de enero de 2022 y el 6,4% de diciembre de 2021.

La experta de la OIT sostiene que este conflicto ha provocado una gran conmoci贸n en los mercados de materias primas, alterando los patrones mundiales de comercio, producci贸n y consumo de manera que probablemente los precios se mantengan en niveles elevados en los pr贸ximos a帽os. Seg煤n los datos del mercado mundial de materias primas de marzo de 2022, el trigo y el aceite son actualmente 50% m谩s caros que hace un a帽o. Los precios de otros cereales tambi茅n est谩n subiendo.

Para los pa铆ses importadores, estas subidas de precios suponen un importante obst谩culo para el crecimiento econ贸mico y los medios de subsistencia, y pueden aumentar las tensiones sociales y pol铆ticas. Por otra parte, los precios de los alimentos, en particular, se est谩n disparando. En marzo de 2022, eran un 9,1% m谩s altos que en marzo de 2021.

Sin embargo, como se帽ala Stoevska, los precios, especialmente los de los alimentos, estaban subiendo incluso antes de que comenzara la guerra en Ucrania. Las restricciones a la circulaci贸n transfronteriza de la mano de obra relacionadas con la Covid-19 y las interrupciones en las cadenas de suministro mundiales elevaron los costes de producci贸n y redujeron la competencia.

Las recientes subidas de precios provocadas por la guerra no han hecho m谩s que agravar la presi贸n de los precios existente debido a la confluencia de una elevada demanda y una persistente escasez de oferta.

Mercado en Iquitos, Per煤. Foto: Lucho G贸mez.

No s贸lo la oferta se vio afectada por la pandemia. La demanda y el gasto de los consumidores -sobre todo en viajes, ocio y otros art铆culos 鈥渙pcionales鈥- se redujeron sustancialmente a medida que la gente se encerraba, se pon铆a de baja o se desped铆a. La fuerte ca铆da de la demanda de algunos bienes y servicios provoc贸 un descenso de los precios de ciertos art铆culos, como el combustible, en la cesta del IPC. Como resultado, la inflaci贸n general de los precios de consumo se desaceler贸 a nivel global entre marzo de 2020 y marzo de 2021.

A medida que las restricciones relacionadas con la pandemia se fueron suavizando hacia finales de 2021, la creciente demanda, unida al aumento de los costes de la energ铆a y del transporte, provoc贸 un r谩pido incremento de los precios al consumo. En todas las regiones, excepto en Asia oriental y sudoriental, la inflaci贸n anual se aceler贸 en el segundo semestre de 2021, especialmente tras la relajaci贸n de las restricciones relacionadas con la pandemia.

El aumento de la inflaci贸n de los precios al consumo est谩 teniendo un gran impacto en el nivel de vida de los hogares, especialmente en los de menores ingresos, que tienden a gastar una mayor parte de sus ingresos en alimentos y otras necesidades b谩sicas. Los hogares se enfrentan ahora a la perspectiva de un deterioro de las finanzas personales en el contexto de un crecimiento econ贸mico nacional m谩s d茅bil y un retraso en la recuperaci贸n tras la crisis.

Es posible que los pr贸ximos meses no traigan mucho alivio, dado que la respuesta a los nuevos brotes de Covid-19 en algunas ciudades chinas est谩 perturbando la producci贸n en ese pa铆s y afectando a las cadenas de suministro mundiales, mientras que la guerra en curso en Ucrania est谩 creando una enorme incertidumbre con respecto a los precios de los productos b谩sicos.

Operaciones en el Puerto de Qingdao, en la provincia de Shandong en China continental.

La orientaci贸n neoliberal y la apropiaci贸n de la riqueza social

Analizando diferentes realidades, y confront谩ndolo con la orientaci贸n neoliberal, se rebaten en los diferentes informes muchos de sus mitos te贸ricos y de pol铆tica econ贸mica, para terminar demostrando que en el fondo la inflaci贸n no es ni m谩s ni menos que un mecanismo de apropiaci贸n monop贸lica de la riqueza social.

Muchos analistas consideran que el problema, m谩s que t茅cnico es esencialmente pol铆tico, ya que la inflaci贸n se define como un aumento reiterado y generalizado de precios y lo diferenciamos de la variaci贸n puntual, aislada de la de unos u otros productos y/o servicios, alzas que muchas veces pueden manifestarse sin que por ello se las encuadre como proceso inflacionario.

Para explicar causas, m谩s all谩 de los pretextos; el neoliberalismo razona como si estuvi茅ramos en los albores del capitalismo, 茅poca en la que nacen estas herramientas te贸ricas del an谩lisis econ贸mico: si aumenta la demanda sin el correlativo aumento de la oferta, suben los precios y viceversa. Los precios son 鈥 seg煤n la ortodoxia y su visi贸n del mundo real de hoy 鈥 funci贸n eterna del juego de la oferta y la demanda.

As铆, asentados en la 鈥渘atural鈥 ley de la oferta y la demanda se pretende explicar el ritmo de los precios e inducir soluciones. Este instinto por la apropiaci贸n privada de la riqueza social, es propia del capitalismo y de todos los empresarios, cualquiera sea su nivel. En la competencia por subsistir, hay que crecer, hay que ser m谩s, ganar m谩s, tener m谩s capital. La diferencia radica simplemente en quien re煤ne las condiciones econ贸micas para traducirlo en hechos.

Wall Street en Nueva York, uno de los centros del capital financiero global.

Y las mismas razones que exponemos al analizar la posibilidad de variar los precios con los cambios de oferta, son las restricciones que enfrentan las peque帽as y medianas empresas (pymes), un elemento esencial en la generaci贸n de empleo. Las pymes reaccionan como reflejo y resultado de lo que a ellas les impone como proveedor o demandante el capital concentrado, verdadero formador de precios y apropiador principal de la riqueza social.

La inflaci贸n act煤a como un impuesto, siendo uno de los mecanismos para la obtenci贸n de una ganancia extraordinaria y su resultado termina generando la apropiaci贸n monop贸lica del producto social.

Subsiste una contradicci贸n o conflicto objetivo entre la fracci贸n econ贸micamente m谩s concentrada y el resto de la sociedad y su resoluci贸n o al menos el camino para enfrentarla, m谩s que t茅cnico es esencialmente pol铆tico: obliga a emprender medidas regulatorias y de acci贸n directa del Estado, de neto corte antimonop贸lico, pero cuyo alcance y profundidad -y tambi茅n su 茅xito- est谩 condicionado a la correlaci贸n de fuerzas.

Con el descredito m谩s o menos generalizado de las clases pol铆ticas, y de sus mecanismos de an谩lisis, ha recobrado impulso la vieja teor铆a que pretende que las expectativas, exacerbadas ahora por la falta de datos ciertos y cre铆bles sobre la evoluci贸n de los precios, son responsables de la inflaci贸n. As铆 en esta escala de pretextos, surgen las crisis monetarias, las crisis por pandemias y ahora por guerra(s).

Esto, m谩s all谩 del significativo costo pol铆tico por la falta de credibilidad de la informaci贸n estad铆stica oficial y sus efectos negativos sobre otros aspectos de la vida econ贸mica y pol铆tica, tampoco tiene mayor relevancia ni f谩ctica ni explicativa de la magnitud de las variaciones y sus causas.

Del mismo tenor es la pretensi贸n de atribuir las alzas de precios a los ajustes salariales, capacidad que se le atribuye con mayor 茅nfasis y no por casualidad, en per铆odos previos a las convocatorias a paritarias. Y el mito debiera desaparecer si se hiciera carne en la conciencia, ya que la incidencia del costo laboral en el costo total representa por lo general menos del 10 %, ponderaci贸n que se minimiza m谩s todav铆a en los estamentos m谩s concentrados, sumado al hecho de que tales ajustes tienden en general a recuperar la inflaci贸n pasada.

No obstante, se ajustan preventivamente los precios antes de las paritarias o los consejos de salarios tripartitos y luego otra vez con los acuerdos ya firmados. Primero, porque el costo salarial va a aumentar y despu茅s porque ya aument贸.

Una constante sujeta a la remarcaci贸n de precios, amplificando los saltos para cubrir riesgos: el c贸mo no saben, se cubren y suben, por las dudas, no es m谩s que una ratificaci贸n de la existencia de la puja por la distribuci贸n de la riqueza, convertida ahora en la teorizaci贸n de un pretexto ya sea para endilgar a la gesti贸n gubernamental la responsabilidad de las alzas, ya sea simplemente como elemento especulativo empresarial generador de ganancias.

Dentro de este orden, las empresas tanto de producci贸n como de comercializaci贸n -que por su envergadura y actividad ocupan espacios estrat茅gicos y dominantes en el mercado y quieran o puedan acceder por ejemplo a cr茅ditos a tasas subsidiadas o a medidas promocionales y de fomento-, deben tener condicionado el mantenimiento de esos beneficios al cumplimiento de compromisos de abastecimiento al mercado interno, sujetos a par谩metros de precio, cantidad y calidad.

Lo preocupante de este enfoque es la pol铆tica econ贸mica 鈥渃orrectiva鈥 que de ella se deriva: reducir en parte el gasto p煤blico y en parte recurrir al endeudamiento, deprimiendo el mercado interno, el nivel de ocupaci贸n y las condiciones de vida de la mayor铆a del estamento popular, incluidas amplias porciones de las capas medias. Es el conocido ajuste, el enfriamiento de la econom铆a. Es el camino a la crisis que se termina expresando en destrucci贸n de fuerzas productivas, en exclusi贸n, m谩s pobreza y desigualdad y en mayor concentraci贸n, de la riqueza.

As铆, con el enfoque neoliberal se identifica el efecto 鈥揳umento de la demanda por efecto del crecimiento del gasto p煤blico鈥 con la causa de la inflaci贸n, mientras que ignoran ol铆mpicamente a la causa y al beneficiario real: la concentraci贸n y el manejo monop贸lico del mercado, que en per铆odos de expansi贸n se apropia v铆a precios de la riqueza social. Y lo hace por la v铆a de una mayor concentraci贸n, cuando por las pol铆ticas de ajuste que propicia se desemboca en la recesi贸n.

Si para muestra basta un bot贸n, dos a帽os antes del otorgamiento del premio Nobel a Milton Friedman, y del economista austriaco Friedrich Hayek, quien en su discurso de agradecimiento titulado 鈥淟a pretensi贸n del conocimiento鈥, mostr贸 con meridiana claridad que la inflaci贸n, al distorsionar los precios relativos, distorsionaba la estructura productiva y finalmente produc铆a m谩s desempleo. Es decir que, en el mediano plazo, la inflaci贸n y el desempleo, lejos de estar en oposici贸n, como pretenden algunos economistas, se dan la mano.


Fuente: https://www.alai.info/por-que-la-inflacion-mundial-se-duplico-en-el-ultimo-ano/




Fuente: Argentina.indymedia.org