March 19, 2021
De parte de Asociacion Germinal
370 puntos de vista


Manlio Dinucci
Aunque EEUU ya hab铆a comenzado su estrategia de ataque a los Estados enemigos de Israel, la destrucci贸n de Libia fue 鈥巖esultado de una maniobra urgente de orden financiero

Hace 10 a帽os, el 19 de marzo de 2011, fuerzas militares de EEUU y sus aliados de la OTAN iniciaban su campa帽a de bombardeos contra Libia.

Aquella agresi贸n contra un pa铆s soberano fue dirigida por EEUU, inicialmente a trav茅s del AfriCom (el mando de las fuerzas militares estadounidenses en 脕frica) y despu茅s a trav茅s de la OTAN, que actuaba -y act煤a- bajo las 贸rdenes del Pent谩gono.

En 7 meses, los aviones de EEUU y de los pa铆ses de la OTAN implicados en aquella agresi贸n realizaron 30 000 misiones contra Libia, entre ellas 10 000 misiones de ataque, utilizando contra el pueblo libio m谩s de 40 000 bombas y misiles.

Italia, 鈥済racias鈥 al consenso multipartidista en el parlamento -con el Partido Democr谩tico en primera l铆nea- particip贸 en la guerra contra Libia poniendo a la disposici贸n de la campa帽a de bombardeos 7 bases a茅reas (Trapani, Gioia del Colle, Sigonella, Decimomannu, Aviano, Amendola y Pantelleria) y enviando adem谩s sus cazabombarderos TornadoEurofighter y otros m谩s, as铆 como el portaviones Garibaldi y otros buques de la marina de guerra italiana.

Pero desde mucho antes del inicio de la agresi贸n aeronaval, una serie de peque帽os grupos tribales as铆 como grupos islamistas hostiles al gobierno libio ya estaban recibiendo financiamiento y armas desde el exterior y unidades de fuerzas especiales de diferentes pa铆ses, principalmente de Qatar, hab铆an sido infiltradas en Libia para provocar enfrentamientos armados dentro de la Yamahiriya.

Alain Jupp茅, ministro de Exteriores de Francia, en el momento de votar a favor de la agresi贸n militar de EEUU y la OTAN contra Libia.

As铆 fue destruido ese Estado africano que, como consta en la documentaci贸n del Banco Mundial correspondiente al a帽o 2010, manten铆a 芦altos niveles de crecimiento econ贸mico禄, con un aumento anual de su PIB de 7,5% y registraba 芦altos indicadores de desarrollo humano禄 -los m谩s altos de 脕frica y al nivel de muchos pa铆ses desarrollados-, como el acceso universal a la escuela primaria y la instrucci贸n secundaria y con m谩s de un 40% de personas incorporadas a estudios universitarios.

A pesar de ciertos desequilibrios, el nivel de vida promedio de los libios era considerablemente m谩s alto que el de los dem谩s pa铆ses de 脕frica. Incluso 2 millones de inmigrantes, en su mayor铆a africanos, encontraban trabajo en la Yamahiriya 脕rabe Libia. El Estado libio, que pose铆a las mayores reservas de petr贸leo de toda 脕frica, adem谩s de grandes reservas de gas natural, dejaba m谩rgenes de ganancia limitados a las compa帽铆as extranjeras.

Gracias a la exportaci贸n de recursos energ茅ticos libios, la balanza comercial de la Yamahiriya registraba un excedente anual de 27 000 millones de d贸lares. Con tama帽os recursos, el Estado libio hab铆a invertido en el exterior unos 150 000 millones de d贸lares. Las inversiones libias en 脕frica eran fundamentales para el proyecto de la Uni贸n Africana tendiente a la creaci贸n de 3 organismos financieros:

鈥 el Fondo Monetario Africano, con sede en Yaund茅 (Camer煤n);

鈥 el Banco Central Africano, con sede en Abuya (Nigeria);

鈥 el Banco Africano de Inversiones, con sede en Tr铆poli (la capital libia).

Esos nuevos organismos financieros africanos deb铆an crear a su vez un mercado com煤n y una moneda 煤nica para las naciones de 脕frica.

No es casual que la guerra de la`OTAN contra Libia comenzara menos de 2 meses despu茅s de la cumbre de la Uni贸n Africana que hab铆a dado -el 31 de enero de 2011- luz verde a la creaci贸n, durante aquel mismo a帽o, del Fondo Monetario Africano. As铆 lo demuestran los correos electr贸nicos de la secretaria de Estado de la administraci贸n Obama, Hillary Clinton, posteriormente divulgados por WikiLeaks.

El hecho es que EEUU y Francia quer铆an eliminar a Muammar el-Gaddafi antes de que el l铆der libio utilizara las reservas de oro de su pa铆s para crear una moneda panafricana como alternativa al d贸lar estadounidense y al franco CFA (la moneda que Francia impone desde 1945 a 14 de sus antiguas colonias africanas).

Eso est谩 demostrado por el hecho que, antes del inicio de los bombardeos en 2011, fueron los bancos los que entraron en acci贸n contra Libia apoder谩ndose de los 150 000 millones de d贸lares que el Estado libio ten铆a depositados en el extranjero y que en su mayor parte 鈥渄esaparecieron鈥. En ese descarado saqueo de los fondos libios se destaca nada m谩s y nada menos que Goldman Sachs, el todopoderoso banco de negocios estadounidense, que tuvo como vicepresidente a Mario Draghi [el hoy jefe de gobierno de Italia].

Hoy en d铆a, los ingresos de las exportaciones de hidrocarburos libios van a manos de los grupos que se disputan el poder y de unas cuantas transnacionales extranjeras mientras que la poblaci贸n libia trata de sobrevivir en medio de una situaci贸n ca贸tica caracterizada por constantes enfrentamientos armados entre diferentes facciones.

Despu茅s de la ca铆da de la Yamahiriya, los inmigrantes africanos, acusados de ser 芦mercenarios de Gaddafi禄 fueron perseguidos, capturados y encerrados hasta en jaulas para animales, torturados y asesinados. Hoy Libia se ha convertido en la principal v铆a de tr谩nsito, ampliamente explotada por traficantes de personas, de un ca贸tico flujo migratorio hacia Europa que ya ha dejado m谩s v铆ctimas que la guerra de 2011.

En la ciudad libia de Tawerga, las milicias islamistas de Misurata -las mismas que asesinaron a Gaddafi en 2011-, respaldadas por la OTAN, procedieron a una limpieza 茅tnica, obligando a 50 000 libios a huir de sus hogares, a los que nunca han podido regresar.

Y de todo eso son responsables tambi茅n parlamentos europeos como los de Francia o el de Italia, que el 18 de marzo de 2011 comprometi贸 el gobierno a 芦adoptar toda iniciativa destinada a garantizar la protecci贸n de las poblaciones de la regi贸n禄. De esa manera justificaron los parlamentarios la participaci贸n de Europa en la agresi贸n contra Libia.

il Manifesto

.pf-button.pf-button-excerpt { display: none; }

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org