November 15, 2021
De parte de SAS Madrid
2,017 puntos de vista

A los dos lados del Atl谩ntico Norte estamos viendo hoy un crecimiento muy marcado de partidos pol铆ticos de ultraderecha, junto con un desplazamiento de partidos de derechas mayoritarios hacia posturas de ultraderecha. Miren los datos y lo ver谩n. En Estados Unidos el trumpismo, que controla hoy el Partido Republicano, en lugar de estar disminuyendo su apoyo electoral lo ha ido aumentando y es probable que, de seguir las tendencias, llegue a controlar el Congreso y el Senado de los EEUU en 2022 y tambi茅n recupere la presidencia en 2024. En Europa la ultraderecha ha ido tambi茅n aumentando en una gran mayor铆a de pa铆ses y solo en algunos pocos pa铆ses ha descendido. En Espa帽a, por ejemplo, las 煤ltimas encuestas se帽alan como Vox y el PP est谩n subiendo a un nivel con el cual podr铆an llegar a conseguir una mayor铆a parlamentaria, todo ello ayudados por un sistema electoral escasamente democr谩tico que, como ocurre en la mayor铆a de los pa铆ses del Atl谩ntico Norte, les favorece.

Las causas del crecimiento de la ultraderecha

Hay dos hechos que, en gran parte, explican este crecimiento de la ultraderecha. Uno es la enorme crisis econ贸mica y social que vive la mayor铆a de tales pa铆ses y que determina, a su vez, una gran crisis pol铆tica. Estas crisis responden a causas comunes, entre las cuales hay que destacar el enorme da帽o causado al bienestar de las clases populares (que son la mayor铆a de la poblaci贸n) por la sostenida aplicaci贸n -por muchos a帽os- de las pol铆ticas neoliberales, que han determinado un gran crecimiento de las desigualdades con un aumento muy marcado del bienestar de los sectores m谩s pudientes de la poblaci贸n, a costa de un gran descenso en la calidad de vida de la mayor铆a de la ciudadan铆a.

Los datos no pueden ser m谩s contundentes. Si analizamos la evoluci贸n de las rentas de la propiedad del capital en comparaci贸n con las rentas del trabajo (ambas como porcentaje de la renta nacional), vemos c贸mo las rentas del trabajo (de las cuales derivan los ingresos la totalidad de las clases populares en cualquier pa铆s) descendi贸 muy marcadamente durante los 煤ltimos 40 a帽os. Esta pas贸 en Estados Unidos de representar en 1978-1980 un 70% de todas las rentas a un 63% en 2012; en Alemania de un 70.4% a un 65.7% en el mismo periodo; en Francia de un 74.3% a un 68.2%; en Italia de un 72.2% a un 64.4%; en el Reino Unido de un 74.3% a un 72.2%; en el promedio de la Uni贸n Europea de los 15, de un 72.9% a un 66.5%; y en Espa帽a de un 72.4% a un 58 4%. Este gran descenso en las rentas de trabajo ha ido acompa帽ado de un incremento de las rentas del capital, desigualdades que se han acentuado todav铆a m谩s durante la pandemia.

El abandono generalizado de las pol铆ticas redistributivas de la socialdemocracia

Este aumento en las desigualdades se inici贸 a partir del final de los a帽os 70 con el presidente Carter y se expandi贸 en los a帽os 80 con el presidente Reagan en EEUU y la se帽ora Thatcher en La Gran Breta帽a, continuando m谩s tarde en el resto de Europa, con el abandono de las pol铆ticas redistributivas que hab铆an caracterizado a los partidos de izquierda gobernantes y su sustituci贸n por las pol铆ticas liberales (caracter铆stico de La Tercera V铆a), causando un gran retroceso (e incluso desaparici贸n en algunos pa铆ses) de la socialdemocracia. Tal abandono de las pol铆ticas redistributivas caus贸 un abandono masivo de su base electoral, predominantemente de las clases populares y muy en particular de las clases trabajadoras. En Italia y en Francia, la socialdemocracia pr谩cticamente desapareci贸. En Espa帽a, descendi贸 muy marcadamente, salv谩ndole la rebeli贸n de las bases de tal partido, lideradas por el dirigente anti-aparato Pedro S谩nchez (situado a la izquierda de lo que sosten铆a tal aparato). Fue el triunfo del guerrismo (sin Alfonso Guerra) y del borrellismo (con Pepe Borrell) dentro del PSOE. Sin lugar a dudas el surgimiento de Podemos, heredero del movimiento de los indignados, fue determinante para que tales cambios ocurrieran.

La desaparici贸n de los partidos de tradici贸n socialdem贸crata cre贸 un enorme vac铆o que explica el atractivo de los partidos que se presentaron como anti-establishment, es decir la ultraderecha reaccionaria que se caracteriz贸 por una idealizaci贸n del pasado, se帽alando que “en el pasado viv铆amos mejor”. Esta ultraderecha es la defensa a ultranza entre los sectores econ贸micos y financieros (y sus instrumentos pol铆ticos y medi谩ticos) de sus privilegios, movilizando los temas identitarios de los cu谩les el crecimiento del nacionalismo imperial y conservador, as铆 como del racismo y del machismo adquieren gran importancia.

驴C贸mo responder a esta situaci贸n?

Es de una enorme importancia y urgencia recuperar las pol铆ticas redistributivas que reviertan el enorme crecimiento de las desigualdades, interviniendo en todas las 谩reas (de las fiscales a las reformas laborales) del quehacer p煤blico, a fin de garantizar el bienestar de las clases populares, reduciendo el porcentaje de las rentas derivadas del capital a costa del aumento de las derivadas del trabajo. La respuesta m谩s visible medi谩ticamente que ha ido en esta direcci贸n ha sido la reaparici贸n en EEUU de las pol铆ticas redistributivas en el Partido Dem贸crata, vencedor de las 煤ltimas elecciones presidenciales, liderado por el candidato Biden que, al ganarlas, intent贸 recuperar la l铆nea “New Deal”, con un programa que compaginaba la reforma clim谩tica con la social. La victoria del Partido Dem贸crata no fue, sin embargo, un voto pro Biden sino un voto anti Trump. En realidad, el Partido Dem贸crata estaba (y contin煤a) muy desacreditado precisamente por su identificaci贸n con el liberalismo. La astucia de Biden fue intentar recuperar el apoyo popular enfatizando sus propuestas redistributivas con elevado contenido social (ver mi art铆culo “El fin del neoliberalismo y la b煤squeda de alternativas“). El elevado nivel de popularidad de las propuestas (incluyendo entre amplias bases electorales del Partido Republicano) parec铆an confirmar la certeza y sabidur铆a de tales medidas.

Ahora bien, la resistencia por parte de sectores del aparato del Partido Dem贸crata, as铆 como de sus legisladores pr贸ximos a intereses financieros y econ贸micos (cuyos privilegios quedar铆an afectados por tales medidas) han estado debilitando tales propuestas, de manera tal que ha creado un gran movimiento de frustraci贸n, decepci贸n y desmovilizaci贸n, aprovechado por el trumpismo para movilizar sus bases y conseguir derrotar a un gran n煤mero de candidatos dem贸cratas en las elecciones estatales y municipales de hace una semana, que podr铆a ser el pr贸logo de lo que podr铆a ocurrir en las elecciones al Congreso y Senado del 2022.

La situaci贸n en Espa帽a

En Espa帽a las medidas tomadas por el Gobierno de Coalici贸n de izquierdas tienen una clara vocaci贸n redistribuidora, muy necesaria (pero todav铆a insuficiente) para corregir las enormes desigualdades existentes en el pa铆s. Pero una tensi贸n existe dentro del Gobierno de coalici贸n, que no es solo entre la UP (Unidas Podemos) y el PSOE, sino que atraviesa tambi茅n el PSOE, y es definitorio de lo que pase en el futuro (incluyendo la continua expansi贸n de las ultraderechas), tensi贸n que tiene elementos comunes con lo que est谩 pasando ahora con las propuestas New Deal en Estados Unidos del Presidente Biden. La resistencia del establishment econ贸mico y financiero espa帽ol, siempre muy influyentes en los equipos econ贸micos del PSOE, se est谩 sistem谩ticamente oponiendo a los elementos m谩s impactantes de las pol铆ticas redistributivas, tales como las propuestas fiscales y la eliminaci贸n de la reforma laboral del PP. Esta resistencia est谩 enlenteciendo la propuesta de cambio, que como en Estados Unidos est谩 desalentando y debilitando el apoyo popular al cambio propuesto por el Gobierno. Estos frenos al necesario cambio son la causa de la desmotivaci贸n y falta de apoyo al Gobierno Dem贸crata de Estados Unidos y podr铆a ocurrir tambi茅n aqu铆 con el Gobierno de Coalici贸n en Espa帽a. Es frustrante que la direcci贸n del PSOE parece no ser consciente de ello lo cual puede significar un enorme coste para el pa铆s. Imag铆nense por un momento que el trumpismo gobernara en EEUU y la coalici贸n de los partidos de ultraderecha gobernaran en Espa帽a. Esto podr铆a ocurrir y la responsabilidad de que ello ocurriera seria la excesiva moderaci贸n y complicidad de sectores importantes de las izquierdas gobernantes con los poderes econ贸micos, financieros y medi谩ticos del pa铆s, m谩ximos beneficiarios de las enormes desigualdades que existen a los dos lados del Atl谩ntico Norte y que har谩n todo lo posible para mantener sus privilegios. La historia de Espa帽a est谩 llena de ejemplos de ello.

Enlace relacionado Publico.es (15/11/2021).




Fuente: Sasmadrid.org