July 19, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
355 puntos de vista


Zeynab Serêkaniyê, una mujer kurda con una sonrisa entre dientes y una conducta cálida, nunca imaginó que se uniría a una milicia.

La joven, de 26 años, creció en Ras al-Ayn, una ciudad en el noreste de Siria. La única niña en una familia de cinco, le gustaba pelear y usar ropa de niño. Pero cuando sus hermanos llegaron a la escuela y ella no, Serêkaniyê no impugnó la decisión. Sabía que era la realidad para las niñas de la región. Ras al-Ayn, en árabe para “cabeza de la primavera”, era un lugar verde y plácido, por lo que Serêkaniyê comenzó una vida de cultivo de hortalizas junto a su madre.

Eso cambió el 9 de octubre de 2019, días después de que el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que las tropas estadounidenses se retirarían del noreste de Siria, donde se habían aliado con las fuerzas lideradas por los kurdos durante varios años. Una Turquía recientemente empoderada, que ve a los kurdos apátridas como una amenaza existencial, y con cuyos grupos afiliados ha estado en guerra durante décadas, lanzó inmediatamente una ofensiva contra las ciudades fronterizas en poder de las fuerzas kurdas en el noreste de Siria, incluida Ras al-Ayn.

Justo después de las cuatro de la tarde de ese día, dice Serêkaniyê, las bombas comenzaron a caer, seguidas por el ruido sordo del fuego de mortero. Al anochecer, Serêkaniyê y su familia habían huido al desierto, donde vieron cómo su ciudad se convertía en humo. “No llevamos nada con nosotros”, dice. “Teníamos un coche pequeño, entonces, ¿cómo podíamos tomar nuestras cosas y dejar a la gente?”. Mientras huían, vio cadáveres en la calle. Pronto se enteró de que entre ellos había un tío y un primo. Su casa se convertiría en escombros.

Después de que la familia de Serêkaniyê se viera obligada a reasentarse más al sur, sorprendió a su madre, a fines de 2020, diciendo que quería unirse a las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ). La milicia liderada exclusivamente por mujeres kurdas se estableció en 2013, poco después de sus homólogos masculinos, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), para defender su territorio contra numerosos grupos, que incluiría al Estado Islámico (ISIS). La madre argumentó en contra de la decisión de Serêkaniyê, porque dos de sus hermanos ya estaban arriesgando sus vidas en las YPG.

Pero Serêkaniyê no se inmutó. “Nos han empujado fuera de nuestra tierra, así que ahora debemos ir a defender nuestra tierra”, dice. “Antes, no pensaba así. Pero ahora tengo un propósito y un objetivo”.

Serêkaniyê es una de las aproximadamente 1.000 mujeres en Siria que se han alistado en la milicia en los últimos dos años. Muchas se unieron enojadas por las incursiones de Turquía, pero se quedaron porque descubrieron que sin las limitaciones de los roles de género tradicionales en el hogar, era posible otra vida.

“En las discusiones (al crecer), siempre era ‘si pasa algo, un hombre lo resolverá, no una mujer’”, dice Serêkaniyê, con sus palabras e ideas surgiendo rápidamente, como lo hacen desde que se unió a las YPJ. “Ahora las mujeres pueden luchar y proteger a su sociedad. Esto me gusta”.

Durante años, los medios internacionales han predicho el final del experimento kurdo en el noreste de Siria, o Rojava, como la llaman los kurdos, una región autónoma de tierra calcinada por el sol del tamaño de Dinamarca. La igualdad de género radical siempre había parecido algo utópico y efímero, debido el caos de la guerra civil y las actitudes de género arraigadas en la región.

En una Mala Jin, o “casa de mujeres”, se esfuerza por combatir esas actitudes. Desde 2014, se han abierto 69 en todo el país. Ese año, la Administración Autónoma de los kurdos del norte y este de Siria (AANES) aprobó una serie de leyes para proteger a las mujeres, incluida la prohibición de la poligamia, los matrimonios infantiles, los matrimonios forzados y los llamados asesinatos por “honor”, pero muchas de estas prácticas continúan. El personal de las Mala Jin se ocupa de estos problemas todos los días, a menudo en contacto con los tribunales locales y las unidades femeninas de Asayish, o la policía local, para resolver los casos.

En un día caluroso de mayo, tres mujeres angustiadas llegan en rápida sucesión a un centro de Mala Jin en la ciudad nororiental de Qamishlo. La primera le dice al personal que su esposo apenas ha vuelto a casa desde que dio a luz. La segunda mujer llega con su marido a cuestas, exigiendo el divorcio; su larga cola de caballo y sus manos tiemblan mientras describe cómo una vez la golpeó hasta que tuvo que abortar.

La tercera mujer, que es romaní, entra arrastrando los pies con trapos envueltos en sus manos. Su piel es rosada y negra por las quemaduras que cubren gran parte de su rostro y cuerpo. La mujer describe al personal cómo su esposo la golpeó durante años y amenazó con matar a un miembro de su familia si lo dejaba. Después de que un día le vertió parafina, dice, ella huyó de su casa de todos modos; luego contrató hombres para matar a su hermano. Después del asesinato de su hermano, se prendió fuego. “Me cansé”, dice ella.

El personal, todas mujeres, muestran desaprobación mientras habla y anotan los detalles que esperan que conduzcan al arresto del esposo. La mujer asiente y luego se acuesta en un sofá exhausta.

Behia Murad, directora en Qamishlo de la Mala Jin, dice que los centros han manejado miles de casos desde que comenzaron y, aunque tanto hombres como mujeres llegan con denuncias, “siempre la mujer es la víctima”.

El personal dice que el número creciente de mujeres que visitan los centros no representa un aumento de la violencia, sino una mayor conciencia de la igualdad de género: alrededor de un tercio de las oficiales de Asayish en la región, ahora son mujeres y se requiere una representación femenina del 40% en el gobierno autónomo. Se construyó una aldea solo de mujeres, donde las residentes pueden vivir a salvo de la violencia, que fue evacuada después de los bombardeos cercanos (lanzados por Turquía) y reubicada nuevamente.

Se considera que las YPJ son parte integral de este cambio: la ideología de la milicia kurda es tan importante como el entrenamiento militar. “Nuestro objetivo no es simplemente que sostenga su arma, sino que sea consciente”, dice Newroz Ahmed, comandante general de las YPJ. Si la fuerza continua de las YPJ es una realidad, agrega, el experimento dirigido por los kurdos todavía está floreciendo.

Para Serêkaniyê no fue solo que pudiera pelear, también fue la forma de vida que le ofrecieron en las YPJ. En lugar de trabajar en el campo, o casarse y tener hijos, las mujeres que se unen a las YPJ aprenden sobre los derechos de las mujeres mientras se entrenan para usar una granada propulsada por cohetes. Conducen, duermen bajo las estrellas, fuman y cantan estridentemente junto con la radio. Se les desaconseja, aunque no se les prohíbe, el uso de teléfonos o las citas. En cambio, la camaradería con otras mujeres es el foco, que es lo que Serêkaniyê dice que más le gusta.

La comandante Ahmed, de voz suave pero con una mirada imponente, estima que el tamaño actual de la milicia femenina es de unas 5.000. Este es el mismo tamaño que tenían las YPJ en el apogeo de su batalla contra ISIS, en 2014 (aunque los medios de comunicación han informado previamente un número inflado).

El número sigue siendo alto a pesar de que las YPJ han perdido cientos, si no más, de sus integrantes en la batalla y ya no acepta mujeres casadas (la presión para luchar y formar una familia es demasiado intensa, dice Ahmed). Las YPJ también dicen que ya no aceptan mujeres menores de 18 años después de una intensa presión de la ONU y de grupos de derechos humanos para detener la práctica; muchas de las mujeres que conocí se habían unido por debajo de esa edad, aunque hace muchos años.

Conduciendo por el noreste de Siria, no es de extrañar que tantas mujeres sigan uniéndose, dadas las imágenes omnipresentes de mujeres shahids sonrientes, o mártires, un marcado contraste con las mujeres que visitan las Mala Jin. Se conmemora a las luchadoras caídas en vallas publicitarias de colores o con estatuas que se colocan, con orgullo, en las rotondas. Los cementerios extensos están llenos de shahids, exuberantes plantas y rosas que crecen en sus tumbas.

La lucha contra Turquía es una de las razones para mantener a las YPJ, dice Ahmed, quien habló desde una base militar en Hasakah, la gobernación en el noreste de Siria, a la que regresaron las tropas estadounidenses después de la elección de Joe Biden. La otra es que “seguimos viendo muchas infracciones (de la ley) y violaciones contra las mujeres” en la región, dice. “Todavía tenemos la batalla contra la mentalidad, y esto es incluso más difícil que la militar”.

Tal Tamr, la base de las YPJ donde está estacionada Serêkaniyê, es una ciudad históricamente cristiana y algo adormecida. Los beduinos pastorean ovejas por los campos, los niños caminan del brazo por las calles de las aldeas, y las tormentas de polvo lentas y acumuladas son algo habitual en la tarde. Sin embargo, los intereses kurdos, estadounidenses y rusos están presentes aquí. Sosin Birhat, comandante de Serêkaniyê, dice que antes de 2019 la base de las YPJ en Tal Tamr era pequeña; ahora, con la incorporación de más mujeres, lo describe como un regimiento completo.

La base es un edificio de estuco de color tostado de una sola planta, que alguna vez estuvo ocupado por el régimen sirio. Las mujeres cultivan flores y verduras en la accidentada tierra del fondo. No tienen señal para sus teléfonos ni energía para usar un ventilador, incluso en el calor sofocante, por lo que pasan el tiempo en sus días libres lejos de la línea del frente, peleando por el agua, fumando en cadena y bebiendo café y té azucarados.

Sin embargo, la batalla siempre está en sus mentes. Viyan Rojava, una luchadora más experimentada que Serêkaniyê, habla de recuperar a Afrin. En marzo de 2018, Turquía y los rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL) -a los que respalda-, lanzaron la Operación Rama de Olivo para capturar el distrito noreste, conocido por sus campos de olivos.

Desde la ocupación turca de Afrin, decenas de miles de personas han sido desplazadas, entre ellas la familia de Rojava, y más de 135 mujeres siguen desaparecidas, según informes de los medios y grupos de derechos humanos. “Si estas personas vienen aquí, nos harán lo mismo”, dice Rojava, que tiene una nariz fuerte y piel curtida por el sol, mientras otras combatientes asienten con la cabeza. “No lo aceptaremos, así que tomaremos nuestras armas y nos enfrentaremos a ellas”.

Serêkaniyê escucha atentamente mientras Rojava habla. En los cinco meses desde que se unió a las YPJ, Serêkaniyê siente que se ha transformado. Durante el entrenamiento militar en enero, se rompió una pierna al intentar escalar una pared; ahora, puede manejar fácilmente su arma. Cuando empezó, no podía hablar con seguridad a personas que no conocía. En estos días, habla con valentía, como Rojava.

Mientras Rojava habla, el walkie-talkie apoyado junto a ella cruje. Las mujeres de la base estaban siendo llamadas al frente, no lejos de Ras al-Ayn. Hay pocos combates activos en estos días, sin embargo mantienen sus posiciones en caso de un ataque sorpresa. Serêkaniyê se pone ansiosamente su chaleco antibalas, agarra su Kalashnikov y un cinturón de balas, y sonríe. Luego se sube a una camioneta que se dirige al norte y se aleja a toda velocidad.

FUENTE: Elizabeth Flock (Información adicional de Kamiran Sadoun y Solin Mohamed Amin) / The Guardian / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org