March 28, 2022
De parte de ANRed
174 puntos de vista

El 15 de abril de 1953 un atentado terrorista termin贸 con la vida de 6 personas dejando  adem谩s a otras decenas heridas, 18 de ellas mutiladas. El hecho sucedi贸 durante el gobierno constitucional de Juan Domingo Per贸n, que hab铆a logrado la reelecci贸n el a帽o anterior en las urnas. El principal autor del atentado fue el entonces dirigente estudiantil Roque Carranza, cuyo nombre es homenajeado en la estaci贸n de subte de la l铆nea D. Si bien est谩 presente la iniciativa para incorporar el nombre de Miguel Abuelo a esta estaci贸n, no ser铆a un reemplazo sino la incorporaci贸n de un segundo nombre. En tiempos donde la estaci贸n  Entre R铆os/Rodolfo Walsh es recurrentemente vandalizada resulta pertinente hacer esta pregunta. 驴Por qu茅 hoy nadie cuestiona que una estaci贸n se llame Ministro Carranza? Por Ramiro Giganti (ANRed).


La historia 鈥渙ficial鈥 no siempre refleja los hechos tal cual sucedieron. En muchos casos, por no decir la mayor铆a, existe una historia impuesta por quienes triunfan derramando sangre. As铆 fue, al menos, en la historia argentina, o su versi贸n impuesta por Bartolom茅 Mitre tras los pertinentes derramamientos de sangre, tanto en guerras civiles, como la Batalla de Pav贸n, o en la inefable guerra de la Triple Alianza. Con esa sangre derramada como tinta los ganadores  escribieron la historia que a fines del siglo XIX se impuso como verdad irrefutable. De esa historia escrita con sangre se desprenden conceptos como 鈥淐ampa帽a al Desierto鈥 para referirse al exterminio de comunidades originarias por parte de Julio Argentino Roca, entre otras (hubo m谩s de una 鈥渃ampa帽a al desierto鈥 que consistieron en el mismo accionar: extender las ocupaciones matando a otros seres humanos). Al d铆a de hoy, numerosas calles, estaciones y localidades llevan nombres de militares asesinos o polic铆as represores. Lo mismo sucede con muchos monumentos.

De esta manera, tanto en escuelas p煤blicas como privadas miles de estudiantes son 鈥渁doctrinados/as鈥 permanentemente por la versi贸n dominante de la historia.

El pr贸ximo 15 de abril se van a cumplir 69 a帽os del atentado a Plaza de Mayo de 1953, que fue un precedente del bombardeo a la misma plaza en junio de 1955.

El atentado tuvo durante un masivo acto de la CGT donde el entonces presidente, Juan Domingo Per贸n, iba a dar un discurso desde la Casa Rosada. Previo al acto, un comando opositor encabezado por Roque Carranza coloc贸 bombas en tres sitios: la confiter铆a del Hotel Mayo, que estaba cerrada por refacciones; en el octavo piso del edificio del Nuevo Banco Italiano (ubicado en la esquina de Rivadavia y Reconquista, actual Banco Franc茅s), con el objetivo de que el desprendimiento de mamposter铆a causado por la explosi贸n causara da帽os entre la multitud; y en el interior de la estaci贸n Plaza de Mayo del Subte, que estar铆a cerrada mientras la concentraci贸n de apoyo al presidente tuviera lugar.

14 minutos  antes de que Per贸n iniciara su discurso desde el balc贸n de la Casa Rosada un primer estruendo lo interrumpi贸: se trataba de la explosi贸n de la primera bomba, la ubicada en el Hotel Mayo. Minutos despu茅s, una segunda explosi贸n, m谩s fuerte y m谩s cercana tuvo lugar: la de la estaci贸n del Subte. La tercera bomba, ubicada en el Banco, no se lleg贸 a detonar debido a una falla en el mecanismo de relojer铆a.

Por consecuencia de este estallido fallecieron en el acto cinco personas, identificadas como Santa Festigiata D鈥橝mico (italiana de 84 a帽os), Mario P茅rez (empleado de Transportes de Buenos Aires), Le贸n David Roumeaux (dirigente del gremio de los madereros), Osvaldo Mouch茅 y Salvador Manes. D铆as despu茅s del atentado fallecer铆a, a consecuencia de las graves heridas, Jos茅 Ignacio Couta, la sexta v铆ctima fatal.

Carranza fue juzgado y encarcelado. Las investigaciones comprobaron su participaci贸n junto  a Arturo Mathov como los principales autores del hecho, junto a otros participantes. Carranza confes贸 haber fabricado las bombas detonadas en el atentado, por lo que estuvo dos a帽os en prisi贸n hasta ser liberado luego del golpe de 1955. All铆 neg贸 la confesi贸n denunciado que la misma fue bajo tortura si bien aclar贸 que conoc铆a los laboratorios donde se fabricaron los explosivos. La declaraci贸n es contradictoria con otros miembros que admitieron haber participado pero que declararon que no fueron explosivos contundentes sino simplemente bombas de estruendo. La investigaci贸n nunca se retom贸.

A帽os despu茅s, Roque Carranza fue designado ministro de Obras y Servicios P煤blicas del gobierno de Ra煤l Ricardo Alfons铆n, cargo que ocup贸 entre 1983 y 1985, para luego asumir como ministro de Defensa hasta el 8 de febrero de 1986, d铆a de su muerte.

En 1987, al inaugurarse la extensi贸n de la l铆nea D hasta conectarse subterr谩neamente con las v铆as del Ferrocarril Mitre, el gobierno nombr贸 al conjunto de viaducto, estaci贸n ferroviaria y estaci贸n de Subte como 鈥淢inistro Carranza鈥, en homenaje al fallecido funcionario de pol茅mico prontuario. La 鈥減aradoja subterr谩nea鈥 casi no tuvo voces que se le opongan. Tres d茅cadas despu茅s comenz贸 una iniciativa para sumar el nombre de Miguel Abuelo, pero la iniciativa solo plantea instalar al c茅lebre m煤sico como segundo nombre de la estaci贸n.

Mural en la estaci贸n con dibujos del caricaturista Nik, muchas veces denunciado por plagio.

Actualmente tanto la estaci贸n de subte como la de tren mantienen el nombre de qui茅n protagoniz贸 un episodio tremendo de la historia de la violencia en Argentina, sin el pertinente cuestionamiento por parte de los medios hegem贸nicos.

Mientras cada 24 y 25 de marzo (y los d铆as previos) numerosos medios hegem贸nicos y voces negacionistas intentan sembrar dudas sobre los cr铆menes de lesa humanidad mientras paralelamente cuestionan a la figura de Rodolfo Walsh por su presunta participaci贸n en un atentado contra la polic铆a sucedido en junio de 1976 durante la dictadura militar, nada se dice sobre este brutal episodio sucedido durante un gobierno constitucional.

La omisi贸n de la cr铆tica ante estos sucesos mientras paralelamente se cuestiona a otras figuras de nuestra historia con acusaciones ambiguas por episodios sucedidos durante gobiernos de facto refleja con claridad como la violencia muchas veces es se帽alada de manera selectiva seg煤n quien la ejerce.

Entonces, sin cantitos tribuneros ni consignismos panfletarios y en ejercicio digno del oficio del periodista, una pregunta deber铆a surgir de nuestras inquietudes. 驴Por qu茅 hoy nadie cuestiona que una estaci贸n se llame Ministro Carranza?





Fuente: Anred.org