January 18, 2021
De parte de Acracia
212 puntos de vista


Los políticos profesionales se han unido en uno de sus habituales coros para denunciar el asalto al Capitolio el 6 de enero como «sin ley», «antidemocrático» y «extremista», llegando incluso a tergiversar el resultado como «anarquía». Pero el problema con la invasión del Capitolio no fue que fuera ilegal, antidemocrática o extremista en sí misma, sino que fue un esfuerzo por concentrar el poder opresivo en manos de un autócrata, que es precisamente lo opuesto a la anarquía. La acción directa, las tácticas militantes y la crítica de la política electoral seguirán siendo esenciales para los movimientos contra el fascismo y la violencia estatal. No debemos permitir que la extrema derecha los asocie con la tiranía, ni permitir que los centristas enturbien las aguas.

De la forma en que lo dicen los políticos y los medios corporativos, hubo casi una revolución anarquista en los Estados Unidos el 6 de enero cuando los partidarios de Trump invadieron el Capitolio. La representante demócrata Elaine Luria calificó a los manifestantes como «los anarquistas del presidente» y condenó a «los miembros del Congreso que han apoyado esta anarquía». El senador republicano y leal a Trump Tom Cotton se hizo eco de que «la violencia y la anarquía son inaceptables», mientras que Marco Rubio no pudo resistirse a inyectar una nota racista y nacionalista: «Esta es la anarquía antiestadounidense del tercer mundo». Para el puro doble discurso orwelliano, nada podría superar el titular de Fox News: «El ataque al Capitolio por parte de anarquistas no estadounidenses es un acto terrorista y un flaco favor a Trump».

Para agravar la confusión, los leales a Trump, desde el programa de radio de Rush Limbaugh hasta el representante Matt Gaetz en el Congreso, afirman que los infiltrados de «Antifa» fueron de alguna manera responsables del motín letal, incluso cuando los entusiastas de QAnon y Proud Boys están siendo identificados y arrestados o despedidos por sus roles en la pelea. En otras partes del mundo, los titulares proclamaban la «anarquía» que había estallado en el Capitolio, y los tabloides británicos denunciaban «Anarquía en los EE. UU.»

Para los anarquistas reales que se opusieron a Trump y su agenda desde el primer día a un costo severo, es una ironía particularmente cruel. En el último suspiro de su administración, cuando el acto final de su reinado ignominioso finalmente une a todo el espectro político en su contra, sus últimos partidarios militantes acérrimos son golpeados con la etiqueta de aquellos que lucharon con más valentía contra todo lo que él representa.

Ténganse en cuenta nuestras palabras: a largo plazo, las medidas represivas provocadas por nuestros enemigos más acérrimos que asaltan el Capitolio estarán dirigidas contra nosotros. Biden ha anunciado que dará prioridad a la aprobación de una ley antiterrorista nacional y creará un puesto federal para «supervisar la lucha contra los extremistas violentos de inspiración ideológica». Desde el 11 de septiembre de 2001, las principales prioridades del “terror doméstico” han sido la supresión del activismo de liberación de la tierra y los animales, así como los movimientos anarquistas y antifascistas; podemos anticipar una nueva ola de represión de nuestras propias luchas con el pretexto de tomar medidas enérgicas contra la extrema derecha. Pero este esfuerzo por cambiar el nombre del trumpismo rebelde a anarquía podría tener consecuencias aún más siniestras.

El Movimiento Black Lives, que emergió al escenario nacional en Ferguson en 2014 y explotó en 2020 con el levantamiento de George Floyd, representó un tremendo paso adelante para los movimientos sociales. Como argumentamos el verano pasado, estas protestas reflejaron las ideas anarquistas en acción, ya que encarnaban la descentralización, la ayuda mutua, la resistencia a la supremacía blanca y otros valores fundamentales. Durante un breve período, los enfoques anarquistas del cambio social ganaron una tracción generalizada, con la policía y los políticos de todo tipo en retirada.

En consecuencia, una feroz reacción contra estos movimientos se centró en demonizar a los anarquistas y antifascistas, mientras que el pánico fabricado por las elecciones desvió el impulso de las luchas basadas en la acción directa para votar por el mal menor. Ahora, la indignación por el asalto al Capitolio podría equipar a los políticos centristas para retratar los enfoques anarquistas clave del cambio social como algo más allá de lo tolerable, limitando a los movimientos al reformismo ineficaz durante muchos años por venir.

A medida que el mundo se opone a Trump y su espectáculo autoritario que se desmorona, la extrema derecha parece estar a la defensiva, y podemos atrevernos a esperar que los próximos años puedan ofrecer a los movimientos populares por la libertad una oportunidad de recuperar la iniciativa. Queda por ver si los eventos del 6 de enero provocan una reacción que incapacite a la extrema derecha o sientan el soporte para que surja una base masiva para el fascismo, o ambos. Pero la capacidad del movimiento popular para responder, tanto a la ofensiva como a la defensiva, depende de si podemos recuperar las ideas y prácticas anarquistas centrales y aplicarlas en el nuevo terreno que está surgiendo tras el asalto al Capitolio.

Hoy en día, es más importante que nunca que los anarquistas hablen, los anarquistas reales, que luchan por un mundo sin jerarquía ni dominación, no los payasos en el Capitolio con banderas confederadas y parches de «Joder Antifa». Tenemos que defender y ampliar nuestros enfoques del cambio social, mostrando lo que nos distingue tanto de los fascistas que intentaron dar un golpe como de los políticos a los que pretendían intimidar. Tenemos que dejar claro que la acción directa no es competencia de la extrema derecha, que Trump y sus secuaces no tienen el monopolio de las críticas a la democracia electoral, que la protesta militante todavía pertenece a la esencia de nuestros movimientos de liberación.

Acción directa

¿Qué se necesita para cambiar el mundo? Los anarquistas han insistido durante mucho tiempo en que la mejor manera de hacer las cosas es tomar el asunto en nuestras propias manos en lugar de esperar a que los políticos aprueben leyes o la policía otorgue el permiso. A esto lo llamamos acción directa. Apoyamos la acción directa no solo porque es eficaz, sino porque es un medio de autodeterminación, una forma de realizar nuestros propios deseos en lugar de los de los líderes o representantes. En este modelo, todos asumen la responsabilidad de perseguir sus propios objetivos mientras buscan convivir y colaborar como iguales y respetando la autonomía de los demás. Pero como vimos en el Capitolio el 6 de enero, desafiar la ley y actuar directamente contra los políticos también puede servir para otros fines. Ampliar la gama de tácticas permisibles para concentrar el poder en manos de las autoridades en la cima de la jerarquía ha sido una característica definitoria de la política fascista desde las camisas negras de Mussolini hasta la Kristallnacht nazi. Incluso cuando se trata de violar la ley, llevar a cabo las órdenes de marcha de su Amado Líder de la forma en que lo hicieron los drones del MAGA en el Capitolio no es una acción directa anarquista. El objetivo de la acción directa anarquista es mantener el poder horizontal.

En la narrativa que surge de Washington, los héroes del 6 de enero son los políticos y la policía de turno, las mismas personas que nos explotan y brutalizan a diario, cuyo trabajo es evitar que nos involucremos en la autodeterminación real. Los villanos en esta narrativa son los que desafiaron la ley, lucharon contra la policía y sacaron a los políticos de sus cómodos asientos, no porque estuvieran tratando de mantener a Trump en la oficina a la que la democracia lo elevó en primer lugar, sino porque ahora lo estaban haciendo desafiando la democracia y la ley y el orden. Según esta lógica, si Trump hubiera ganado las elecciones al recibir algunos miles de votos más, cualquier grado de tiranía que hubiera introducido habría sido absolutamente legítimo, siempre que lo hiciera por medios legales. Si esta versión de la historia gana terreno, la reacción al intento de golpe se convertirá en una derrota profunda para todos los que buscan la liberación, porque es precisamente esta separación de los fines de la acción política de sus medios lo que caracteriza tanto a los políticos como a las hordas de Trump.

Para los políticos, ninguna acción es legítima a menos que pase por sus canales, siga sus procedimientos y afirme su poder sobre nosotros. La libertad y la democracia, afirman, solo funcionan si el resto de nosotros nos conformamos con emitir un voto cada cuatro años y luego volver a nuestros roles de espectadores. Lo importante no es el resultado, ya sea que tengamos acceso a la atención médica, podamos sobrevivir al COVID-19 o podamos protegernos contra la policía racista, por nombrar algunos ejemplos, sino que seamos complacientes y dejemos todo en manos de nuestros representantes. Para los partidarios de Trump, los fines también están separados de los medios, pero al revés. Su objetivo es preservar el poder autoritario por todos los medios necesarios y subyugar y castigar a todos los que se les oponen. En defensa de ese fin «sagrado» —el tuit de Trump el 6 de enero copió descaradamente a Mussolini aquí— sostienen que la gente está justificada para tomar el poder en sus propias manos, independientemente de lo que digan la policía o los políticos en servicio.

Solo los anarquistas insisten tanto en la libertad para todos como en la unidad de fines y medios. La libertad no tiene sentido a menos que sea para todos, sin excepción; y la única forma de llegar a la libertad es a través de la libertad. Cualesquiera que sean las reformas progresistas que Biden afirma que va a promulgar, se supone que debemos someternos y obedecer mientras las esperamos, delegando nuestro poder. Tal «libertad» sólo puede ser un caparazón hueco, vulnerable al próximo cambio en los asientos del poder. Pero los medios insurreccionales de los alborotadores del Capitolio, aunque vestidos con la retórica de la libertad, solo pueden desempoderarnos aún más cuando su objetivo es reforzar la supremacía blanca y apuntalar el poder de un tirano.

Es por eso que debemos defender la acción directa como un camino hacia el cambio social, en lugar de permitir que los defensores de la ley y el orden nos reduzcan a los callejones sin salida de los representantes de cabildeo y los intermediarios del poder. Recuérdese: si su torpe intento de golpe hubiera tenido éxito de alguna manera, la acción directa habría sido la única forma de resistir al gobierno que habrían implementado. Al mismo tiempo, insistimos en que el valor de la acción directa radica en restaurar el poder donde pertenece, distribuyéndolo a todos de forma descentralizada, en lugar de concentrarlo en manos de los líderes.

La crítica de la política electoral

Al asaltar el Capitolio con una turba empeñada en defender un gobierno autoritario, los esbirros de Trump le hicieron un favor al Colegio Electoral. Los críticos de todo el espectro político han condenado este extraño sistema; incluso los más fervientes partidarios de la democracia electoral estadounidense han criticado sus defectos. Sin embargo, de repente, a pesar de que se diseñó explícitamente como una barrera contra la soberanía popular, la incursión del 6 de enero lo ha convertido en un símbolo santificado de la voluntad popular, reuniendo al país detrás de este procedimiento arcaico. Más importante aún, ha intensificado un fenómeno que catalizó la campaña de meses de Trump contra la validez de las elecciones: la defensa acrítica de la democracia electoral estadounidense como el único baluarte contra el fascismo.

La beligerancia fascista de Trump ha sido una bendición para los defensores del statu quo, al generar miedo para apuntalar un sistema que había estado perdiendo legitimidad ante el ojo público y asociar cualquier crítica a la democracia estadounidense con ambiciones autoritarias. En la retórica solemne de los políticos que fueron expulsados de sus acogedoras oficinas, la única alternativa al fascismo o al gobierno de la mafia es su tipo de democracia. Pero este sistema electoral centralizado donde el ganador se lo lleva todo, ha generado una desilusión popular generalizada, al tiempo que ha propagado la idea de que es perfectamente legítimo emplear la coerción sistemática para gobernar a los adversarios políticos. Juntos, estos efectos hacen que los enfoques más autoritarios sean peligrosamente atractivos en tiempos de crisis, especialmente en manos de un líder carismático que glorifica el poder mientras se presenta a sí mismo como víctima, desvalido y superhombre a la vez. Uno de los golpes geniales de Trump ha sido crear un lenguaje que despliegue el resentimiento popular contra Washington, «el pantano», el poder federal, las élites y similares para expandir ese mismo poder y elitismo mientras lo concentra solo en sus manos. Fue así como logró incitar a una banda de autodenominados “revolucionarios” a intentar llevar a cabo un golpe de Estado destinado a fortalecer el mismo Estado al que estaban desafiando. Trump aprovechó el resentimiento y la alienación que ha generado la democracia para liderar una rebelión contra la democracia en nombre de la defensa de la democracia, una rebelión que, si hubiera tenido éxito, solo habría exacerbado las peores cosas de la democracia.

Muchos liberales se rascan la cabeza ante las masas engañadas de Trump que continúan insistiendo, sin la más mínima evidencia, que las elecciones fueron «robadas, que de alguna manera Trump debe haber ganado realmente. Si bien la mecánica precisa de cómo esto supuestamente ocurrió varía de una teoría conspirativa absurda a otra, es más útil mirar más allá de las conspiraciones al contexto emocional de la elección y sus consecuencias políticas. Casi 75 millones de personas votaron por Trump. En el sistema de «el ganador se lo lleva todo» de la democracia estadounidense, dado que estos no se distribuyeron de tal manera que capturaran una mayoría en el Colegio Electoral, no tuvieron ningún impacto en el resultado. Habiendo sido azotados en un frenesí por la retórica demagógica y alentados a creer que votar por Trump era lo único que podían hacer para proteger su libertad, estos votantes se enfrentaron repentinamente a los medios de comunicación liberales que les decían que todos sus votos habían sido nada. Frente a ese resultado, y alentados por Trump y otros defensores de la supremacía blanca o el dogmatismo cristiano a sentir que eran los únicos con derecho al poder, no es sorprendente que muchos eligieran abrazar una narrativa dramática en la que nefastos liberales se habían robado las elecciones.

Si creyeras en esa narrativa, tú también podrías venir a Washington, soñando con ser tú mismo el protagonista del drama, imaginando una historia en la que tus acciones no se limitarían a un voto desperdiciado, en el que podrías poner tu cuerpo. en la línea para barrer a las élites corruptas de los pasillos del poder y marcar el comienzo del milenio usted mismo. Por supuesto, el sueño se convirtió en una pesadilla. Ya sea que fueron pisoteados por sus camaradas del MAGA, recibieran disparos o golpes de la policía, despedidos de sus trabajos o arrestados por cargos federales, o simplemente regresaron a casa con el mundo etiquetándolos de traidores sediciosos, sus esfuerzos por vengarse del profundo desempoderamiento de las elecciones y otros fracasóa. Pero si el centro político piensa que esto significa que la democracia es segura, se engaña.

La lección aquí no es simplemente que la demagogia amenaza a la democracia, fue la democracia la que recompensó la demagogia de Trump en primer lugar. Más bien, es que la democracia se está derrumbando bajo sus propias contradicciones, su propio fracaso en brindar el tipo de empoderamiento y autodeterminación que promete. Los liberales presumidos pueden condenar la ignorancia de los fanáticos de Trump que se inclinan por los molinos de viento de las máquinas de votación y dicen absurdos de las redes de conspiración de QAnon. Pero no ven que las quejas que expresan los votantes de Trump son causadas por problemas reales, incluso si su respuesta está mal dirigida. Si bien quienes niegan la victoria de Biden emplean la retórica sobre la traición de la democracia, sería más preciso decir que sienten que la democracia los ha traicionado. Y en cierto sentido, tienen razón sobre esto. ¿Qué tipo de sistema presenta el voto como la expresión suprema de empoderamiento y participación, describiéndolo como nuestra única y sacrosanta “voz” política? Luego le dice a 75 millones de votantes que sus votos no significaron nada y no cambiaron nada, que tienen que volver a la pasividad. durante cuatro años, obedeciendo los dictados de un régimen al que se oponen y en cuya elección no intervinieron?

El declinante mito democrático

Este es el contexto en el que debemos ver la negación de la victoria de Biden. Las características clave de la política fascista incluyen la movilización popular, la inmersión emocional de las masas en el Estado y la santificación de la política. La máquina de Trump fabricó magistralmente todo esto, generando altos niveles de participación de votantes e intensas reacciones de negación furiosa cuando perdió. Sin embargo, éstos no podrían haber tenido tal poder si no fuera por la desilusión ya existente con la forma en que las elevadas promesas de la democracia se comparan con la realidad del espectáculo electoral alienante. Vemos esto en el desprecio popular por Washington, con su lejanía de la vida cotidiana y las preocupaciones de la gente común y su aire de irresponsabilidad y corrupción.

Hay mucho aquí que resuena con una sensibilidad anarquista. La diferencia es que llevamos esta frustración a su conclusión lógica al observar la causa raíz. El problema es el sistema en sí, una forma de organizar la sociedad y de tomar decisiones que limita nuestra participación a rituales sin sentido y delega nuestro poder en íconos distantes, mientras nos obliga a aceptar decisiones tomadas sin nuestro consentimiento e impuestas desde arriba. En el mejor de los casos, podemos elegir quién ejerce el poder coercitivo sobre los demás, pero nunca podemos escapar de él. Cuando esta jerarquía alienante en la esfera política tiene eco en las otras esferas de nuestras vidas, en el trabajo, en la escuela y en tantos otros contextos en los que alguien más está tomando las decisiones, no es de extrañar que la gente se sienta impotente y resentida. Sin un análisis de cómo opera este poder, pueden desplazar ese resentimiento hacia otros que no son realmente responsables de su alienación, poniéndose del lado de algunos de los beneficiarios del sistema en contra de aquellos que están incluso peor que ellos.

A diferencia del centro y la izquierda políticos, que insisten en la legitimidad del proceso y el resultado de las elecciones, y de la extrema derecha, que insiste en que fue robado, los anarquistas decimos que cada elección es un robo. La política representativa nos roba nuestra capacidad para tomar decisiones en colaboración y para determinar nuestras propias vidas directamente. El problema con las elecciones de 2020 no era que Trump debería haber ganado en lugar de Biden, eso habría llevado a que aún más personas quedaran sin poder y oprimidas. El problema es que no importa qué político gane, todos perdemos.

Si bien los 81 millones de personas que votaron por Biden salieron de las elecciones con una mayor sensación de satisfacción o al menos aliviados de que su voto sirviera para algo, de hecho no tienen control sobre lo que hace Biden con ese poder, y pocos recursos para enfrentarlo si lo ejerce contrario a sus promesas o sus deseos. En cuanto a los 77 millones que votaron por otra persona, sin mencionar los 175 millones que no votaron o no pudieron votar, la mayoría real, como en todas las demás elecciones en la historia de los Estados Unidos, ni siquiera tienen el consuelo de estar en el equipo ganador. No es de extrañar que esto deje a la gente cínica y alienada, aferrándose a explicaciones conspirativas, por inverosímiles que sean.

Los anarquistas proponen que no necesitamos ni las falsas promesas de la democracia ni las falsas premisas de las teorías de la conspiración para organizar nuestras propias vidas. Lo que necesitamos, más bien, es la autoorganización colectiva de abajo hacia arriba, la solidaridad y la defensa mutua, y una comprensión compartida de lo que todos tenemos que ganar al coexistir en paz en lugar de luchar por la supremacía. Rechazamos la legitimidad de cualquier sistema, democrático o de otro tipo, que nos aliene de nuestra capacidad compartida de autodeterminación y coordinación colectiva.

Como discutimos en torno a las elecciones, si Trump hubiera sido debidamente elegido de acuerdo con el protocolo y certificado por el Colegio Electoral, eso no habría hecho que fuera más ético aceptar la legitimidad de su gobierno. No existe un proceso democrático que pueda justificar la deportación masiva, el encarcelamiento masivo, las muertes masivas por COVID-19, los desalojos masivos, la falta de vivienda, el hambre, la devastación ecológica o cualquiera de las otras consecuencias de la autoridad de Trump. Esas cosas están mal, no porque sean «antidemocráticas», sino porque son incompatibles con una sociedad libre, justa e igualitaria.

Incluso —o especialmente— si es impopular después de esta disputada elección, debemos articular estas críticas y demostrar formas alternativas de autodeterminación popular. Podemos ponerlos en práctica de innumerables formas en nuestra vida cotidiana sin necesidad de asaltar un Capitolio para hacerlo. Podemos tomar decisiones colectivas y participativas en nuestros hogares, lugares de trabajo, escuelas y movimientos. Podemos organizar proyectos de ayuda mutua, asambleas vecinales y otras

reuniones como espacios de encuentro para construir relaciones entre nosotros fuera del modelo antagónico de la política partidaria. Podemos inspirarnos en experimentos radicales en todo el mundo que organizan el poder de abajo hacia arriba, desde los caracoles del territorio autónomo zapatista hasta el sistema de consejos de Rojava. Podemos socavar la autoridad de los jefes, gerentes y políticos que dicen hablar por nosotros desafiando sus órdenes y organizándose para satisfacer nuestras necesidades sin ellos, o al menos organizándonos para resistir sus esfuerzos para evitar que lo intentemos.

En un momento en el que la totalidad de lo que se presenta como izquierda en Estados Unidos parece no tener un programa más visionario que defender la integridad del sistema electoral, los anarquistas tienen la responsabilidad de reconocer que el emperador está desnudo. De insistir en todas las buenas razones por las que el proceso electoral no debe ser venerado como la máxima expresión de libertad y responsabilidad. Si no lo hacemos, dejaremos a la extrema derecha como la única que articule los problemas con el sistema actual, tal como han logrado posicionarse como los principales críticos visibles en los medios corporativos. Eso sería una gran ventaja para ellos y una costosa oportunidad perdida para nosotros.

La «revolución» que estos autodenominados patriotas tienen en mente es todo lo contrario del mundo libre que queremos crear. Donde los anarquistas proponen la coexistencia y el respeto mutuo a través de líneas de diferencia, apuntan a usar la fuerza para dominar a todos los demás. A pesar de toda su retórica de «No me pises», los eventos del 6 de enero mostraron su voluntad de pisotear, literal y figurativamente, los cuerpos y la libertad de cualquiera que se interponga en su camino, incluso de sus aliados. Los anarquistas, por el contrario, abogan por la justicia racial, la ayuda mutua y la organización de base horizontal como antídotos a la mezcla tóxica de supremacía blanca, individualismo hipercapitalista y autoritarismo que encarnan las multitudes de sombrero rojo.

Incluso si algunos partidarios de Trump están respondiendo a frustraciones reales con la democracia estadounidense, debemos distinguir su confusión de nuestras críticas. Como todos los binarios, la supuesta oposición absoluta entre la “libertad” autoritaria de las hordas de Trump y la “democracia” alienada del Congreso que asaltaron se rompe cuando la examinamos más de cerca. Mientras que nuestro objetivo es descentralizar el poder para que ni las mayorías ni las minorías puedan coaccionarnos, aquellos que irrumpieron en el Capitolio quieren centralizarlo en su ejecutivo preferido en lugar de la legislatura difícil de manejar. Esto hace que sea aún más crítico que nos distanciamos tanto de los centristas “defensores de la democracia” como de aquellos que la atacan desde la derecha, afirmando que ni los hombres fuertes fascistas ni las élites de Washington debidamente elegidas merecen tomar las decisiones en nuestras vidas.

Si bien los expertos lamentan la división partidista, siempre hay un tema que une a todos los políticos, tanto demócratas como republicanos: están de acuerdo en que deben ser ellos quienes tomen las decisiones por nosotros. Esto es lo que unió a Nancy Pelosi y Mitch McConnell tan rápidamente el 6 de enero. Si los partidarios de Trump y Biden se unieron a la mayoría real (los que no votaron el año pasado) y decidieron que juntos podríamos tomar decisiones mejor que los representantes en Washington, podría rehacer la sociedad de abajo hacia arriba.

Protesta militante

A raíz de la «revuelta» del 6 de enero, Joe Biden se unió a muchos comentaristas para señalar el marcado contraste entre la represión militarizada contra el levantamiento Black Lives Matter el verano pasado y la voluntad que los oficiales de policía mostraron para dejar que una turba armada asaltar el Capitolio. Desde una perspectiva liberal, esto ilumina cómo la raza, más que una preocupación por la ley y el orden, da forma a las respuestas policiales a la protesta; desde una perspectiva radical, muestra cómo la supremacía blanca es parte integral de la ley y el orden. Pero la agenda que perseguía Biden cuando hizo esta comparación arroja luz sobre cómo se recuerdan (mal) estratégicamente las protestas del año pasado para replantear qué tipo de tácticas de protesta se afirmarán públicamente como legítimas en los próximos años.

Al contrastar las protestas de Justicia para George Floyd y Black Lives Matter con el asalto al Capitolio, la mayoría de los medios de comunicación liberales definen los levantamientos contra la policía como «pacíficos» o «mayormente pacíficos», mientras que castigan a las hordas de Trump como «violentas». ¿Hemos olvidado que uno de los momentos más catalizadores de 2020 ocurrió cuando los rebeldes capturaron e incendiaron el Tercer Precinto en Minneapolis? ¿Hemos olvidado el saqueo que estalló desde Nueva York hasta Los Ángeles y Filadelfia? ¿Hemos olvidado los meses de enfrentamientos nocturnos con la policía y los oficiales federales en Portland? Los medios conservadores ciertamente no lo han hecho, incluso si su selección es tan falsa como intentan pintar a los alborotadores pro-Trump como las verdaderas víctimas. Este es solo el último ejemplo de la tendencia a definir acciones o grupos como “violentos” o “no violentos” según el hablante quiera enmarcarlos como legítimos o ilegítimos.

El presidente Obama elogió notoriamente la revolución egipcia, un levantamiento masivo en el que se quemaron cien comisarías de policía durante semanas de feroces combates, como «la fuerza moral de la no violencia que volvió a inclinar el arco de la historia hacia la justicia». Usó esta retórica para reconocer la legitimidad del resultado, el derrocamiento de un dictador (respaldado por Estados Unidos), sin reconocer la eficacia o incluso la existencia de enfoques para el cambio social que exceden los límites de la «no violencia». Ya hemos visto ese tipo de amnesia selectiva y doble discurso con respecto a la rebelión de Justicia para George Floyd. La izquierda retrata las acciones del verano pasado como legítimas al enfatizar que fueron no violentas, mientras que la derecha las condena como ilegítimas al enfatizar que fueron violentas. Estas son estrategias en competencia para mantener a la gente pacificada y prevenir la amenaza de un cambio revolucionario. Mientras que la estrategia de derecha promueve la represión agresiva al conjurar imágenes de violencia para justificar la actuación policial externa, la estrategia de izquierda lleva a cabo una represión encubierta al difundir un recuerdo falso de un movimiento no violento para justificar la actuación policial interna. Los objetivos son los mismos: ambos buscan mantener a la gente a raya, protegiendo a los ricos y poderosos contra amenazas reales a su poder.

Si los levantamientos contra la policía de 2020 fueron legítimos, no fue porque fueran «no violentos». Fueron legítimos porque respondieron a amenazas inmediatas a la vida de las personas y las comunidades. Eran legítimos porque movilizaron a millones para rechazar el racismo y la brutalidad, expandiendo la conciencia popular sobre la supremacía blanca y la vigilancia y modificando el equilibrio de poder en Estados Unidos. Era estratégico que algunas de las manifestaciones siguieran siendo sin confrontación, especialmente en lugares donde las fuerzas desplegadas contra ellas podrían fácilmente haberlas dominado y brutalizado; y fue estratégico que muchas de las manifestaciones fueran de confrontación, especialmente donde eso empoderó a los participantes, hizo retroceder a la policía y envió poderosos mensajes de resistencia que resonaron en todo el mundo.

Así que los que invadieron el Capitolio no deberían ser condenados simplemente por ser «violentos». Ciertamente, no queremos vivir en una sociedad gobernada por la fuerza coercitiva; ni la brutalidad de los asaltantes del Capitolio ni la de la policía antidisturbios que los apartó tardíamente modelan el mundo que queremos crear.

Pero lo significativo de los hechos del 6 de enero no fue la violencia que los alborotadores llevaron a cabo en pos de su mensaje —o que la policía ejecutó en respuesta— sino el inmenso sufrimiento que habría resultado si hubieran tenido éxito. Los partidarios de Trump merecen ser condenados porque estaban tratando de ayudar a un tirano a aferrarse al poder para preservar una administración que está infligiendo miseria a millones de personas vulnerables y oprimidas. El problema no fue que los invasores adoptaron tácticas militantes, sino que lo hicieron para intimidar y dominar. En la medida en que Biden gobernará por los mismos medios y preservará muchas de las mismas políticas, será necesario resistir tanto a su administración como a los fascistas que la amenazan.

Como anarquistas, siempre hemos insistido en el valor de la diversidad de tácticas y en la importancia de hacer más que pedir cortésmente a los poderosos que hagan concesiones. Después del 6 de enero, podemos esperar ver a políticos y expertos de todo el espectro político uniéndose para cambiar el enfoque de la agenda de aquellos que irrumpieron en el Capitolio hacia las tácticas que usaron que excedieron los límites de la ley y el orden. Un ejemplo particularmente descarado e hipócrita de esto ocurrió pocas horas después de la incursión, cuando el gobernador de Florida y leal a Trump, Ron DeSantis, usó lo que había sucedido en el Capitolio como una excusa para revivir su impulso a una de las leyes anti-protestas más draconianas del país. Esto se hace eco del notorio esfuerzo de Trump por hacer una falsa equivalencia entre los fascistas asesinos en Charlottesville y los antifascistas que intentaron defenderse de ellos, o el cambio del Southern Poverty Law Center de apuntar a los grupos de odio a centrarse en el «extremismo», una categoría que incluye movimientos militantes de liberación también.

Ante tales maniobras, debemos reorientar el enfoque hacia aquello por lo que estamos luchando y lo que se necesita para llegar allí. Podemos desafiar la amnesia liberal sobre los levantamientos del verano pasado señalando que la única razón por la que conocemos el nombre de George Floyd, en contraste con los nombres de miles de personas que la policía ha asesinado, es porque los valientes rebeldes de Minneapolis no prestaron atención a la fronteras entre violencia y no violencia. Podemos señalar que a pesar de todas las invectivas contra la supuesta violencia de los «terroristas antifa» y los agitadores de Black Lives Matter, la multitud con sombrero rojo Blue Lives Matter mató a más policías en una tarde que todo el movimiento contra la violencia policial y la supremacía a lo largo de 2020. Podemos basarnos en la historia revolucionaria y ejemplos de luchas paralelas en todo el mundo para mostrar que las tácticas militantes son necesarias para lograr un cambio duradero y para defendernos de una extrema derecha envalentonada que no tiene escrúpulos en ejercer la fuerza.

Finalmente, podemos organizarnos en nuestras comunidades para salir a las calles desafiando cualquier esfuerzo que los políticos hagan para reprimir las protestas en respuesta a los eventos del 6 de enero, insistiendo en que el fascismo solo puede ser derrotado a través de la autoorganización popular de base. Fortalecer el Estado no nos protegerá del fascismo, solo afila un arma que, tarde o temprano, está destinada a caer en manos de los fascistas.

Mirando hacia adelante

Después del 6 de enero, tenemos que desacreditar las campañas de desinformamación que presentan a los partidarios de Trump como «anarquistas», refutar los esfuerzos por deslegitimar nuestras ideas y tácticas asociándolas con nuestros enemigos y prepararnos para la represión que, sin embargo, puede arrastrarnos junto a ellos. Nuestro trabajo está nitidamente claro.

Pero también tenemos muchas ventajas. El año pasado, millones de personas vieron lo poderosas que pueden ser la acción directa y la protesta militante. Pueden catalizar a millones para que actúen, logrando un cambio duradero. Sabemos que nuestras críticas a la democracia electoral hablan de una alienación que se siente profundamente en toda esta sociedad.

Para los anarquistas, la revolución no se centra en asaltar ciudadelas simbólicas, sino en reorganizar la sociedad de abajo hacia arriba, de modo que incluso si el Capitolio está ocupado, los ocupantes no pueden imponernos su voluntad. Al final, esta es la única defensa verdaderamente confiable contra aspirantes a hombres fuertes como Trump y turbas como la que intentaron tomar el poder por él. La política electoral puede elevarlos al poder con la misma facilidad que eliminarlos; las leyes y la policía pueden implementar sus tomas de poder tan fácilmente como frustrarlas. La resistencia horizontal de base es lo único que puede asegurar nuestra libertad.

Crimethinc

Texto original en inglés accesible en https://es.crimethinc.com/2021/01/12/why-we-need-real-anarchy-dont-let-trumps-minions-gentrify-revolt. Traducido al cestellano  por la Redacción de El Libertario.




Fuente: Acracia.org