July 3, 2021
De parte de SAS Madrid
300 puntos de vista


Art铆culo de VICEN脟 NAVARRO.

Para resolver la pandemia se requiere un cambio sustancial de la relaci贸n existente entre las autoridades p煤blicas (que, al menos en teor铆a, se presentan como los representantes de la ciudadan铆a en cada pa铆s), y el mundo empresarial privado, cuyo objetivo es optimizar los ingresos de sus propietarios y gestores. Su objetivo, leg铆timo en las coordenadas del orden econ贸mico actual, entra frecuentemente en conflicto con las necesidades de la poblaci贸n, que exige una respuesta de las autoridades p煤blicas, que repito, defienden su legitimidad, subrayando su representatividad de la ciudadan铆a y defensa de sus intereses. Y la situaci贸n actual, la pandemia, ha mostrado claramente un conflicto de intereses. Los particulares de las empresas productoras de vacunas por un lado y las necesidades de la poblaci贸n tanto nacional como mundial por el otro.  La optimizaci贸n de los intereses de unos -los propietarios y gestores de tales empresas-, est谩 en claro conflicto con los intereses de la mayor铆a de la poblaci贸n.

Veamos los datos

Desde el estricto criterio comercial, la existencia de la pandemia y la existencia del COVID-19, es lo mejor que le puede pasar a estas empresas, pues garantizan una demanda continua y constante. Como dec铆an los articulistas de la revista The Nation en Estados Unidos, Christopher Morten y Matthew Herder, en un art铆culo titulado “Big Pharma is a Lie” (28/6/21),  La perpetuaci贸n de la pandemia es mejor para las empresas productoras de las vacunas que su resoluci贸n, y de una manera indirecta, se帽alan tales autores, as铆 lo ha reconocido un dirigente de una de las mayores productoras de vacunas anti COVID, al subrayar hace unos meses que la compa帽铆a ve铆a como una gran oportunidad que el COVID se convirtiera en endemia, lo que asegurar铆a la continuidad de tal demanda. Ni que decir tiene que los intereses de la gran mayor铆a de la poblaci贸n est谩n en el polo opuesto, es decir, que se eliminara el COVID-19.

La comercializaci贸n de las vacunas son parte del problema y las autoridades p煤blicas no se atreven a cambiarlo

Un gran problema a los dos lados del Atl谩ntico Norte es que hay una gran resistencia en resolver este conflicto de intereses (priorizando el bien com煤n sobre el particular comercial), en gran n煤mero de pa铆ses y muy en especial en la direcci贸n pol铆tica de la Comisi贸n Europea. En realidad, el enorme d茅ficit hoy existente de vacunas anti COVID a nivel mundial es un claro ejemplo de ello. La estrategia actual seguida por las mayores empresas productoras de vacunas en el mundo occidental, Pfizer-BioNtech, Moderna, Astra S茅neca y Johnson y Johnson, es producir vacunas para la poblaci贸n de los pa铆ses ricos de manera que la mayor铆a est茅 vacunada durante este a帽o 2021. Est谩n tambi茅n vendiendo una minor铆a de vacunas a los pa铆ses pobres (donde la mayor铆a de la poblaci贸n mundial vive), los cuales se podr谩n atender una vez atendida la poblaci贸n de los pa铆ses ricos. Es decir, hasta el 2022, 2023 y 2024, no se atender谩 masivamente a esta poblaci贸n pobre. El mayor problema de esta estrategia es que no se resolver谩 el control de la pandemia de esta manera, pues variantes del virus se est谩n produciendo constantemente y nuevas formas pueden aparecer (y est谩n ya apareciendo), que son muy resistentes a las vacunas y que afectar谩n tambi茅n a la poblaci贸n de los pa铆ses ricos. El caso de la variante Delta iniciada en India,  es un claro ejemplo de ello. Y habr谩 otras variantes peores, sin duda.

Hay que priorizar las necesidades p煤blicas

De ah铆 la enorme urgencia de vacunar a toda la poblaci贸n mundial, lo cual, y en contra de lo que dicen las empresas productoras, s铆 que se puede, si hay voluntad pol铆tica y si se anteponen los intereses comunes a los particulares. Sabemos c贸mo resolverlo, pues ha habido casos anteriores. El m谩s conocido es el del control de la epidemia del SIDA, cuando la industria farmac茅utica, basada en los pa铆ses ricos tambi茅n acentu贸 que no pod铆an producirse m谩s medicamentos anti-SIDA de los que ya estaban produciendo, a帽adiendo tambi茅n que los pa铆ses pobres no ten铆an el conocimiento cient铆fico ni t茅cnico para producirlas. El argumento se mostr贸 insostenible,  pues, al facilitar su fabricaci贸n en muchos pa铆ses pobres, como la India,  entre otros, se pudo generalizar la producci贸n y control del SIDA.  Los pa铆ses pobres, asistidos, pueden fabricar medicamentos, incluso mejores y de elevada complejidad.

Qu茅 debe hacerse

Sabemos pues c贸mo controlar la pandemia. La evidencia es abrumadora. La soluci贸n pasa por: (1) Anular las patentes de la producci贸n de las vacunas COVID, al menos durante el periodo de la pandemia. (2) Compartir el conocimiento guardado como secreto en la patente. (3) Eliminar las restricciones en la exportaci贸n de las materias primas necesarias para su producci贸n. (4) Invertir fondos p煤blicos masivamente para crear empresas p煤blicas productoras de las vacunas. (5) Aprovechar muchas empresas farmac茅uticas productoras de vacunas que est谩n siendo subutilizadas en pa铆ses como Israel, Canad谩, Sud谩frica, Dinamarca y Bangladesh, y que han ofrecido sus servicios. Y (6) invertir masivamente en crear los sistemas de producci贸n y distribuci贸n de las vacunas, exigiendo a los sectores industriales mayor sensibilidad y respuesta para productos sociales (como m谩scaras, ventiladores, sistemas de transporte, etc.). Estas medidas permitir铆an la vacunaci贸n masiva,  y que, como varios centros de investigaci贸n han se帽alado, podr铆an realizarse en cuesti贸n de meses y no de a帽os. La continuaci贸n con el sistema actual, que prioriza lo particular sobre lo com煤n, es un suicidio colectivo. Es as铆 de claro.

Enlace relacionado P煤blico.es 01/07/2021.




Fuente: Sasmadrid.org