January 25, 2022
De parte de Nodo50
115 puntos de vista


  • Ecologistas en Acci贸n valora positivamente el debate p煤blico sobre la producci贸n y consumo de la ganader铆a industrial en el contexto actual de profunda crisis medioambiental.
  • La organizaci贸n ecologista ofrece datos y propuestas, desde una mirada rigurosa y cient铆fica, sobre los productos de la ganader铆a industrial, su calidad y sanidad, las alternativas y el consumo asumible de carne. 
  • Consumir es un acto pol铆tico que se realiza todos los d铆as; no se puede cargar toda la responsabilidad de los cambios sobre el consumo en lugar de la producci贸n.

Si alguien dudaba de que consumir es un acto pol铆tico, la pol茅mica provocada estas 煤ltimas semanas a prop贸sito de las afirmaciones del ministro de Consumo sobre la ganader铆a industrial lo vuelve a confirmar. Ecologistas en Acci贸n considera que el debate provocado ha sido muy positivo para que la ciudadan铆a hable y se informe sobre un tema tan importante para un futuro sostenible como la producci贸n y el consumo de carne.

En este contexto, la organizaci贸n ecologista quiere contribuir a este debate social con la publicaci贸n de los siguientes datos y propuestas con respecto al consumo de carne:

1. Sobre la seguridad alimentaria de la carne industrial

  • En principio, no puede haber restos de hormonas y antibi贸ticos en las carnes que llegan al mercado ya que est谩n estrictamente prohibidos. Sin embargo, con frecuencia se utilizan antibi贸ticos de forma sistem谩tica o preventiva. El hacinamiento en condiciones antinaturales y muy estresantes para los animales obliga al uso de antibi贸ticos para mantenerlos sanos en estas condiciones.
  • La ganader铆a industrial es la principal consumidora de antibi贸ticos en el mundo. En Espa帽a, tres cuartas partes de todos los antibi贸ticos del pa铆s se destinan a animales de ganader铆a.
  • Estudios recientes han confirmado la presencia en aguas de 谩reas con ganader铆a industrial de residuos de antibi贸ticos y superbacterias resistentes a los mismos. Este es uno de los mayores peligros para la salud humana.

2. Sobre la calidad de la carne industrial

  • Para hablar de calidad basta con recordar las distintas calidades del jam贸n serrano, tanto en t茅rminos nutritivos como organol茅pticos (sabor, olor, textura). Esto depende en buena parte de lo que coma ese animal y de las condiciones en las que viva.
  • Apostar por alternativas de calidad, como la ganader铆a extensiva, debe ir de la mano de la reducci贸n del consumo de carne. No se trata solo de sustituir una carne por otra, sino cuestionar adem谩s las cantidades de prote铆na animal que se consumen.

3. Sobre el consumo de carne y la salud

  • El consumo de carne roja y procesada est谩 asociado a una serie de enfermedades relacionadas con el c谩ncer colorrectal, la obesidad, la salud mental,  diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del intestino (diverticulitis), enfermedades cr贸nicas del h铆gado o la muerte prematura. Estudios como los de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) lo certifican.
  • La FAO aconseja consumir como m谩ximo 300 gramos de carne (si es roja, 200; otras, hasta 500) a la semana por persona.
  • La Agencia Espa帽ola Seguridad Alimentaria y Nutrici贸n propone un consumo m谩ximo de 2-4 raciones (100-125 gramos) por semana de carne, preferiblemente de pollo o conejo y no m谩s de 2 raciones a la semana de carne roja.
  • El informe del consumo alimentario en Espa帽a 2020 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentaci贸n recoge un consumo al a帽o per c谩pita superior a los 50 kg, que seg煤n otras fuentes sube hasta los 100 kg.
  • En conjunto, el consumo de carne en Espa帽a resulta de dos a cuatro veces superior a las recomendaciones sanitarias y ecol贸gicas.

4. Lo que se puede y debe hacer desde el consumo consciente

  • Asumir una actitud ciudadana de consumo consciente, responsable o sostenible.
  • Dejar de cargar el grueso de la culpa sobre consumidoras y consumidores. El consumo no es el que determina la producci贸n, sino que suele ser al contrario: son las decisiones en la estructura productiva las que establecen las pautas de consumo mediante la publicidad y el escamoteo de las alternativas.
  • Estamos en un mundo globalizado, donde las dietas saludables son inasequibles para m谩s de 3.000 millones de personas, y donde cerca de un tercio de la mortalidad es debida a alg煤n tipo de malnutrici贸n. Una dieta con protagonismo de la carne reduce las posibilidades de una alimentaci贸n saludable, sostenible y universal.
  • Veganismo, vegetarianismo y flexitarianismo son tres opciones 茅ticas, saludables y sostenibles, enmarcadas en lo posible en la agroecolog铆a. En sentido amplio, los flexitarianos ser铆an quienes no sobrepasan las 2-3 raciones de 125 gramos ni los 400-450 gramos totales por semana. La dieta mediterr谩nea de toda la vida ser铆a una concreci贸n de la flexitariana.
  • Datos esperanzadores: seg煤n el informe 鈥楾he Green Revolution鈥, a d铆a de hoy el 7,9 % de la poblaci贸n espa帽ola se considera flexitariana, el 1,5 % vegetariana y el 0,5 % vegana. Son cifras que siguen creciendo.

5. Lo que Ecologistas en Acci贸n, en l铆nea con la declaraci贸n de la plataforma Stop Ganader铆a Industrial, exige al Gobierno y legisladores

  • Declaraci贸n urgente de una moratoria a la ampliaci贸n o aprobaci贸n de nuevas explotaciones de ganader铆a intensiva.
  • Pol铆ticas concretas encaminadas a la paulatina desaparici贸n de la ganader铆a industrial.
  • Pol铆ticas de apoyo decidido a la ganader铆a extensiva, la 煤nica alternativa realmente sostenible.
  • Fin de todos los subsidios y ventajas fiscales de  la ganader铆a industrial.
  • Incremento notable del control e inspecci贸n de las explotaciones industriales.
  • Normativas de bienestar animal menos tolerantes y m谩s exigentes, y la obligaci贸n de su cumplimiento.
  • Etiquetado de la carne de ganader铆a extensiva con un sello espec铆fico propio.
  • Regulaci贸n exigente de la publicidad de toda la industria alimentaria, especialmente la dirigida a infancia y adolescencia.
  • Pol铆ticas que fomenten en restaurantes y comedores p煤blicos una alimentaci贸n donde predominen los productos de origen vegetal, ecol贸gicos y locales.




Fuente: Ecologistasenaccion.org