December 1, 2022
De parte de Nodo50
191 puntos de vista

Frente a la invasi贸n de Ucrania por el r茅gimen de Vladimir Putin, el movimiento antiguerra ha visto desarrollarse posiciones muy diferentes. Todas tienen en com煤n que reivindican la paz, una palabra detr谩s de la cual pueden situarse actitudes muy diversas, incluso opuestas.

Encontramos en efecto, por un lado, llamamientos a un alto el fuego incondicional que dejan entender, e incluso afirman abiertamente, que los Estados de la OTAN deber铆an obligar a los ucranianos al cese de los combates dejando de entregarles los medios para su defensa. Esta posici贸n, si bien puede venir en algunos casos de un pacifismo aut茅ntico y de una preocupaci贸n real de evitar la p茅rdida de vidas humanas, no deja de ser muy problem谩tica debido a que no define las condiciones del alto el fuego deseado. Dentro de la tradici贸n del movimiento antiguerra, todo llamamiento al fin de los combates en caso de invasi贸n de un pa铆s por otro debe ir acompa帽ado de la exigencia de retirada de los invasores, ya que si no es as铆 puede leg铆timamente ser sospechosa de querer aprobar la conquista de un territorio por la fuerza.

Por otro lado, se encuentran posiciones antiguerra para las cuales la oposici贸n a la invasi贸n rusa y el apoyo al derecho de las y los ucranianos a luchar por la liberaci贸n de su territorio es la cuesti贸n prioritaria. Si bien este punto de partida es ciertamente m谩s leg铆timo debido a que toma partido con las v铆ctimas de la agresi贸n, puede sin embargo llevar a poner demasiado alto el objetivo de la paz. En algunos casos, no se plantea siquiera la cuesti贸n de un alto el fuego: la paz se encuentra definida poniendo como condici贸n necesaria la retirada de las tropas rusas de todas las partes del territorio ucraniano internacionalmente reconocido, lo cual incluye no s贸lo la integridad del Donb谩s sino tambi茅n la Crimea anexionada en 2014.

Al margen de cu谩l sea la intenci贸n que anime a esa posici贸n, 茅sta corre el riesgo de ser confundida con la de los ultimatistas ultranacionalistas de Ucrania. Corre el riesgo tambi茅n de ir a contracorriente de la mayor铆a de la opini贸n p煤blica de Europa y de Am茅rica del Norte que, si bien simpatiza con la lucha de los ucranianos en su leg铆tima defensa, no pueden hacer causa com煤n con un ultimatismo susceptible de aumentar considerablemente los riesgos de una escalada generalizada, incluso de una guerra nuclear, adem谩s del enorme coste que supone en un periodo de crisis econ贸mica mundial aguda.

驴C贸mo definir entonces una posici贸n antiguerra democr谩tica y antiimperialista, a la vez aut茅nticamente pacifista y preocupada por el derecho de los pueblos? Esa posici贸n deber铆a inspirarse en los mismos par谩metros que han determinado la posici贸n antiguerra ante precedentes guerras de invasi贸n en la historia contempor谩nea, teniendo en cuenta, por supuesto, la situaci贸n real sobre el terreno.

Frente a la guerra de invasi贸n actual en Ucrania, una posici贸n antiguerra democr谩tica y antiimperialista deber铆a incluir las reivindicaciones siguientes:

  1. Alto el fuego con la retirada de las tropas rusas a sus posiciones del 23 de febrero de 2022.
  2. Reafirmaci贸n del principio de no admisi贸n de la conquista de territorios por la fuerza.
  3. Negociaciones bajo los auspicios de la ONU para una soluci贸n pac铆fica duradera basada en el derecho de los pueblos a la autodeterminaci贸n: despliegue de cascos azules en todos los territorios en cuesti贸n, tanto en el Donb谩s como en Crimea, y organizaci贸n por la ONU de refer茅ndums libres y democr谩ticos que incluyan el voto de las personas refugiadas y desplazadas originarias de esos territorios.

La izquierda ucraniana deber铆a definir por su parte su posici贸n sobre las condiciones del cese de los combates, ya que no puede remitirse incondicionalmente a su propio gobierno en esta guerra. Dicho esto, salvo que se produzca una convulsi贸n pol铆tica en Rusia que cambiara radicalmente la situaci贸n actual, la retirada de las tropas rusas de los territorios conquistados desde el 24 de febrero es un objetivo muy dif铆cil de alcanzar: supone una extensi贸n mayor de la contraofensiva ucraniana, con un apoyo cualitativamente mayor de los pa铆ses de la OTAN, y un aumento de la presi贸n econ贸mica ejercida por esos mismos pa铆ses sobre Rusia.

Ese objetivo podr铆a alcanzarse mucho m谩s r谩pidamente y con menor coste humano y material si China, el 煤nico Estado que dispone de una influencia determinante sobre la posici贸n de Mosc煤, se uniera a ese esfuerzo, ya que se corresponde con los principios del derecho internacional de los que no deja de reclamarse: soberan铆a e integridad territorial de los Estados, soluci贸n pac铆fica de los conflictos. El movimiento antiguerra deber铆a ejercer presi贸n sobre China para incitarle a intervenir en ese sentido, censurando al mismo tiempo las actitudes belicistas hacia Pek铆n, sobre todo las procedentes de Washington y de Londres, que perjudican ese objetivo, al igual que perjudican a la causa de la paz mundial.

30 de noviembre de 2022

Traducci贸n: viento sur

(Visited 36 times, 36 visits today)



Fuente: Vientosur.info