December 29, 2020
De parte de Anarquia.info
249 puntos de vista


Para la gran mayor铆a, la vida se reduc铆a a respirar, y el enemigo miedo personificado por una bacteria. Y no es que no sea imprescindible respirar, es que vivir, vivir realmente, necesita de m谩s. Al final la vida no es algo solo biol贸gico. Para vivir, con todo lo que significa la vida necesitamos sangre corriendo por nuestras venas para sentir la emoci贸n de estar activos.

No en vano luchamos contra las c谩rceles, contra la esclavitud y contra la explotaci贸n, todas esas formas de robar la vida de las personas aunque les permitan respirar.

Esta tensi贸n entre sobrevivir y vivir, sin embargo, fue solo una de las cuestiones de los convertido en la 鈥渘ueva鈥 normalidad impuesta. La tergiversaci贸n de pr谩cticas subversivas como la solidaridad, que parece vaciarse de su contenido subversivo, y los presos de las revueltas que las llevan al escenario estatal exigen algo m谩s.

Si la guerra como horizonte controla las poblaciones y las elude con el idea de luchar 芦juntos禄 contra algo (en este caso el Covid-19, La pol铆tica humanitaria evade el problema de la desigualdad social y la 芦Resuelve禄 con 芦ayuda禄 humanitaria (filantrop铆a, caridad, 鈥淪olidaridad鈥) cortando, con esta jugada clave, la inconformidad con la 鈥渘ormalidad鈥 en la que unos tienen todo y otros nada. Se amortiguan as铆 las posibilidades de rebeli贸n, ya que se provoca una falsa idea de unidad y 鈥渁gradecimiento鈥 que conduce al conformismo. Es una pol铆tica muy peligrosa porque apacigua, a trav茅s de la supuesta compasi贸n del opresor que ayuda o 芦simpatiza禄 con el que oprime, que es, de alguna manera, 芦agradecido禄, pero sobre todo dependiente; y porque es una pol铆tica sumamente hip贸crita (los mismos que oprimen hacen donaciones millonarias).

Dejamos claro que la solidaridad an谩rquica no tiene nada que ver con eso, surgi贸 como la respuesta rebelde a las desigualdades sociales, a las represiones y a los llamados afines para enfrentar a los dominadores, pr谩cticas que son horizontales ante todo y que no evitan el conflicto, al contrario, lo afilan. Muy distante de 鈥渁yudar鈥 a alguien 鈥渕谩s vulnerable鈥 y distante, (una pr谩ctica que ya coloca al 鈥減artidario鈥 en un nivel 鈥渕ejor鈥 cuando no es 鈥渟uperior鈥), la solidaridad es ser el uno para el otro en una pr谩ctica horizontal que nos acerca en dignidad y complicidad.

鈥淣o puedo respirar鈥濃 Fueron las palabras de las que muri贸 George Floyd, asfixiado por un polic铆a en Minneapolis y no por Covid-19, y filmadas en vivo por alguien que decidi贸 arreglar su muerte en las 鈥渞edes sociales鈥 para denunciar. Jo茫o Beto, en Porto Alegre, tambi茅n dej贸 de respirar, asfixiado por las Fuerzas de la Orden. Dos asesinatos que abren de par en par que la vida tiene enemigos permanentes que est谩n ah铆 antes, durante y despu茅s de la pandemia. Y que vivir, sin embargo y respirar, depende fuertemente de la lucha contra estos enemigos permanentes y no solo de pasar por una enfermedad.

Fue este no poder respirar lo que reson贸 en todo el mundo y que no se refiri贸 solo a la vida biol贸gica, sino a una vida libre, que deton贸, una vez m谩s, la belleza de las revueltas, el fuego de la venganza, la destrucci贸n de las mercanc铆as, ya que es en nombre de esa mercanc铆a que muchos dejan de respirar: fusilado, quemado, congelado, conformado para vivir en una esclavitud voluntaria.

En estos impulsos de contestaci贸n, la vida sigue siendo esta ca贸tica belleza imponderable, una totalidad (social, pol铆tica, cultural, significativo) irreductible a cifras y datos estad铆sticos, irreductible a la existencia s贸lo biol贸gica. An谩rquicos como somos, no podemos esperar menos que el fin del orden impuesto (el nuevo y todas sus versiones) porque sabemos que el capitalismo globalizado y la cada vez mayor artificialidad de la vida, hacen imposible cualquier mejora, cualquier reforma, paliativos que se desv铆en. las posibilidades de destruir estructuras existentes.

Ya nos recuerda esta nueva constituci贸n en el continente, que borr贸 y aplac贸 una revuelta construida con determinaci贸n y enfrentamiento permanente. El poder es un buitre hambriento que busca la carne muerta de rebeldes arrepentidos que creen ingenuos en el cambio social desde la m谩quina de dominaci贸n.

En la encrucijada actual, no se trata solo de oponerse al fascismo, frase clich茅 que lejos de luchar contra el totalitarismo solo busca tiranos con m谩s diplomacia, pero para decidir si queremos respirar o vivir, si nos ajustamos a las reglas de la m谩scara y los nuevos experimentos sociales o tomamos el camino subversivo que niega la dominaci贸n antes, durante y despu茅s de esta y cualquier otra pandemia.

Y fue en las protestas en las que se respira el mismo aire, lleno de gases, en las que se juntan las manos pasando piedras, ayudando a saltar o romper alguna sien de la mercanc铆a, en las que todos beben la misma agua y comparten vinagre y bicarbonato, en la que la mirada se ve complicidad y no miedo, esa vida, esta vida que corre y lucha ferozmente contra la dominaci贸n, que los que aman la libertad rompen la imposici贸n del aislamiento 鈥渟ocial鈥, 隆y se encapuchan!

Cr么nica Subversiva

Primavera, 2020.


TRADUCCI脫N: ANARQU脥A




Fuente: Anarquia.info