December 10, 2021
De parte de CGT FETAP
726 puntos de vista

Una vez comprobado que el texto del Proyecto de Ley de medidas urgentes para la temporalidad en el empleo p├║blico no sufrir├í cambios significativos y que el mismo ser├í devuelto al Congreso para su inminente aprobaci├│n, el Secretariado Permanente de esta Federaci├│n Sectorial, en base a los acuerdos de la misma, no puede sino rechazarlo en la mayor parte de sus t├ęrminos, por las mismas razones que ya expusimos el pasado 16 de noviembre (https://bit.ly/31ERLDp), en la valoraci├│n que hicimos de las enmiendas transaccionadas incorporadas al Informe de la Ponencia del ÔÇťIcetazoÔÇŁ.

Jur├şdicamente entendemos que la presente ley vulnera el derecho de la Uni├│n Europea, y adem├ís cierra en falso el conflicto de la alta precariedad en las Administraciones P├║blicas espa├▒olas poniendo una vez m├ís el acento en el acceso y no en el abuso. T├ęcnicamente hay quienes vaticinan un sinf├şn de demandas internas (discordancia con el dictamen de la Comisi├│n de Funci├│n P├║blica del Congreso de 23 de noviembre) y externas (la Directiva Europea Whistleblower abre la v├şa de la denuncia directa a los organismos de la UE). Queda por saber al respecto si debemos confiar en una instituci├│n que no ha sido capaz, durante veinte a├▒os, de imponer la transposici├│n de la Directiva 1999/70/CE en el Reino de Espa├▒a y que se ha mostrado incapaz de someter a los tribunales estatales de Hungr├şa, Polonia o Alemania, a la primac├şa de su derecho. Queda por saber si nuestra reaccionaria judicatura contribuir├í en algo a fomentar nuevas relaciones laborales en el seno de nuestras Administraciones P├║blicas.

Hay quienes a├║n se preguntan el porqu├ę de esa resistencia feroz de gobiernos y administraciones a estabilizar al personal en precario. Y las razones de fondo no son legislativas, jur├şdicas o filos├│ficas. Son las mismas por las que una empresa privada necesita del colch├│n de la precariedad y la flexibilidad de su plantilla para amortiguar los seguros vaivenes econ├│micos que acontecen y que se atisban en el futuro. Precariedad para someter a quienes debieran ejercer con independencia.

Desde nuestro posicionamiento de clase no cabe sino recordar, una vez m├ís, que la lucha es el ├║nico camino, que lo logrado hasta ahora se ha obtenido por ese camino, es decir, por la v├şa de la movilizaci├│n, incluyendo las diversas jornadas de huelga del sector p├║blico que se han realizado en diferentes territorios los d├şas 28 de octubre y 30 de noviembre. Solo a la movilizaci├│n se deben los avances conseguidos desde la formulaci├│n inicial del Acuerdazo-Icetazo subscrito a principios de julio entre el Ministerio, CCOO, UGT y CSIF. Y a la movilizaci├│n debemos incorporar a tantos compa├▒eros y compa├▒eras que a├║n se abandonan a la indiferencia o a la sola confianza en la Ley y en las instituciones. Efectivamente, los derechos no se regalan, se conquistan, as├ş nos lo muestra un largo historial de luchas que arrebataron finalmente a legisladores y juristas los derechos que para s├ş se dio la clase trabajadora. Debemos seguir y sumar.

Se abre, previsiblemente, un nuevo escenario de conflicto y lucha que tendr├í un marcado car├ícter territorial y administrativo. Esta ley, potestativa, dejar├í en manos de Comunidades Aut├│nomas y Entidades Locales el desarrollo de unos procesos que arrojan m├ís sombras que luces. Necesitaremos unidad y solidaridad para afrontar las luchas que vendr├ín en estos ├ímbitos. Cierto es que en este viaje no contaremos con esos sindicatos que traicionan diaria y sistem├íticamente a la clase trabajadora. Lo hacen desde sus atalayas corporativas, amarillas e institucionalizadas, asumiendo el papel de organismos de segunda lectura que habitualmente representan falsos conflictos con la empresa para terminar protagonizando la foto final con la que dicen resolverlos. A pesar de ello, fuimos capaces de desenmascararlos rechazando de pleno y en todos los ├ímbitos sus ya tristemente famosos Acuerdazos (2017, 2018 y 2021), haci├ęndoles ver hoy que no era humo lo que “vend├şamos” y que lo imposible solo tarda un poco m├ís en conseguirse. Por eso, porque ser├í posible, seguiremos luchando.

¡POR LA ESTABILIDAD REAL DEL PERSONAL EN ABUSO DE TEMPORALIDAD!




Fuente: Fetap.cgt.es