February 21, 2021
De parte de Federacion Anarquista De Rosario
289 puntos de vista


CON LUCHA, COMBATIMOS LOS PRIVILEGIOS PARA LOS DE ARRIBA Y EL AJUSTE PARA LOS DE ABAJO
 Posici贸n FAR – Febrero 2021
Comienza el a帽o 2021 marcado fuertemente por la pandemia y sus consecuencias. Como venimos diciendo en los distintos an谩lisis que realizamos durante el a帽o pasado, no se trata tanto de las causas de la pandemia, sino de sus efectos. Y estos han sido desbastadores para los y las de abajo debido principalmente a que la misma transcurre en un tiempo hist贸rico signado por la dominaci贸n capitalista en su faceta neoliberal, que sin miramientos deja a importantes porciones de la poblaci贸n mundial en total desamparo. Por ello era de esperarse las disputas geopol铆ticas y comerciales por las vacunas, y la diferencia de acceso a las mismas entre pa铆ses pobres y ricos.
Argentina no escapa a este panorama general. La situaci贸n social es realmente dram谩tica con 铆ndices de pobreza por encima del 50%, p茅rdida de empleo, ca铆da del poder adquisitivo del salario (con una merma promedio del 4% interanual), y consolidaci贸n de esquemas de precariedad laboral y de restricci贸n de la herramientas sindicales. Para completar este cuadro de situaci贸n de extrema desigualdad social -que viene profundiz谩ndose continuamente-, cada vez son m谩s las personas que viven en barriadas que no tienen acceso a servicios p煤blicos esenciales, m谩s grandes son los sectores de la poblaci贸n se encuentran desocupados y con un acceso cada vez m谩s restricto a la educaci贸n (especialmente de forma remota).    
El gobierno ha decidido seguir al pie de la letra lo que dicta la premisa capitalista, esto es: los intereses de los poderosos no se tocan. Si bien ha esbozado parches como el IFE, no ha podido ni siquiera sostenerlo en el tiempo. En este punto hay que incluir al 鈥淎porte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia鈥 de algunos privilegiados, que por su inutilidad y tibieza nadie recuerda, m谩s all谩 de los 15 d铆as que dur贸 la operaci贸n de los medios oficialistas. En este sentido, el gobierno se ha mostrado habilidoso en ejecutar amagues distributivos (como el anuncio de suba de retenciones a las agroexportadoras) que ante la resistencia de este poderoso sector lo ha utilizado para hacerle llegar a su militancia el mensaje de una 鈥渃orrelaci贸n de fuerza desfavorable鈥, buscando mantener a raya cualquier intento de reclamo desde alg煤n sector de su frente. 
En los hechos, en el plano econ贸mico y social, los 煤nicos sectores 鈥渟acrificados鈥 por el contexto de pandemia han sido los sectores populares y la clase trabajadora, cuyo ajuste en el salario y las condiciones de vida est谩n pagando los costos de la crisis social y la pandemia. 
En el plano sanitario, tampoco han sido alentadores los n煤meros de infectados y muertos, encontr谩ndose el pa铆s muy arriba en las escalas mundiales, con m谩s de 2 millones de infectados y m谩s de 50.000 muertes. Lo cual junto a la ag贸nica llegada de las vacunas, proyecta un panorama donde es de esperarse m谩s contagios y muertes durante el transcurso del a帽o, especialmente si se tiene en cuenta que poco ha mejorado en la capacidad de respuesta del sistema de salud. En este sentido, el amortiguador han sido las y los trabajadores de la primera l铆nea contra la pandemia, con sobrecarga laboral y en espacios donde faltan insumos y personal para soportar otra 鈥渙la鈥 de contagios. Cabe mencionar que esto ha sido m谩s acuciante cuanto m谩s nos alejamos de la Capital Federal.
Actualmente parece que la pol铆tica de prevenci贸n pasa, por un lado, por trasladar a la poblaci贸n la responsabilidad absoluta de la pol铆tica sanitaria (a trav茅s de campa帽as como la de los Cuidadanistas o el exacerbado discurso contra la juventud por la nueva ola de contagios), haciendo eje exclusivamente en los encuentros sociales como factor de contagio, excluyendo los cuestionables criterios para definir la esencialidad de los trabajos que en los hechos, implic贸 que gran parte de la clase trabajadora no pudo hacer una cuarentena propiamente dicha. Por otro lado, con medidas de control social, muchas veces selectiva, que ha dado lugar a innumerables casos de abusos policiales, confinamientos y vulneraci贸n de derechos que aportan a la consolidaci贸n de la pol铆tica represiva estatal. 
Pero la mayor calamidad de la pol铆tica sanitaria del Estado nacional, se vio a las claras en las 煤ltimas horas, con la aparici贸n de los 鈥渧acunados VIP鈥. El oficialismo habla de 鈥渢raidores鈥 y de operaciones de prensa. La oposici贸n reaccionaria habla de 鈥渆stafa a la Naci贸n鈥. Sin embargo este esc谩ndalo, viene a desnudar con claridad una pol铆tica de inmunidad privilegiada para los de arriba, que intenta poner a la clase pol铆tica y a los empresarios como principales beneficiarios de la vacuna, sin distinci贸n de color pol铆tico ni lado de la grieta. En este punto, sabemos muy bien que la corrupci贸n y los privilegios son inherentes al Estado y los capitalistas, y esto qued贸 demostrado con los vacunados en el Ministerio de Salud (legisladores oficialistas y empresarios de grandes medios) o con la presi贸n de diputados y senadores de ser puestos como prioridad. 
 Todo esto sin ninguna pol铆tica realista para frenar los contagios que traer谩 la vuelta a los espacios cerrados en oto帽o. 
Hay que sumar aqu铆 la posici贸n demag贸gica del Ministerio de Educaci贸n habilitando la apertura de clases presenciales sin una planificaci贸n, medidas de prevenci贸n ni infraestructuras adecuadas en este contexto, en un planteo que necesitar谩 de la firme resistencia de los sindicatos docentes preocupados verdaderamente por la situaci贸n sanitaria, educacional y de contenci贸n social de la comunidad educativa. A su vez, parece que el gobierno nacional usar谩 la crisis del coronavirus como excusa para hacer pasar el programa del FMI, que incluye reforma laboral, fiscal, congelamiento de salarios y jubilaciones, dolarizaci贸n de tarifas de servicios p煤blicos, entre otros. Algunos de estos puntos ya se han ejecutado aun si haber firmado el acuerdo. La inflaci贸n no da tregua y el a帽o comenz贸 con aumento de la gran mayor铆a de servicios p煤blicos, obras sociales, alimentos y art铆culos indispensables como la nafta, que acumula ocho aumentos en los meses de enero y febrero. Un claro ejemplo de esto es la posici贸n propatronal del Ministerio de Trabajo al demorar lo m谩s posible la homologaci贸n de los acuerdos salariales 鈥揷on recomposiciones por encima de la media- de aceiteros y bancarios.
Es as铆 que con una ret贸rica tibia, y con el fantasma de la vuelta posible del macrismo, el Frente de Todos encuentra un terreno m谩s f茅rtil para  ajustar que un gobierno descaradamente neoliberal. Abonan a esto las direcciones sindicales burocr谩ticas y de las organizaciones sociales oficialistas, que no han movido un dedo para hacer frente a esta situaci贸n.
En un a帽o electoral es de esperarse recomposiciones y disputas dentro del campo de la pol铆tica del sistema. Se van perfilando distinciones dentro de la coalici贸n gobernante con la intenci贸n de despegar a Cristina de los posibles escenarios de estruendosos fracasos del modelo. A su vez, asistimos al crecimiento de una derecha ultra-liberal que aprovecha las contradicciones del progresismo para gestar un discurso de odio a lo popular.
Tambi茅n es de esperarse que este gobierno siga buscando contener cualquier desborde que por abajo se pueda impulsar debido a las desbastadoras condiciones en la que se est谩 viviendo. As铆 como hace un a帽o se presentaba con la meta de un gran acuerdo social el presidente se viene reuniendo con empresarios y c煤pulas sindicales burocr谩ticas bajo la misma l贸gica. Que la creciente desigualdad desangre silenciosamente como lo viene mostrando el aumento de la violencia social que en nuestra ciudad se ha cobrado m谩s una muerte diaria, incluido ni帽os/as, desmembramientos de cad谩veres y balaceras por doquier. 
En este contexto de incertidumbre sanitaria, fragmentaci贸n social, desmovilizaci贸n promovida desde arriba, mayor control social y violencia; debemos trascender los m谩rgenes de acci贸n que nos dej贸 el a帽o pasado para las y los de abajo. La acci贸n comunitaria, sindical, estudiantil debe ser fortalecida redoblando nuestros esfuerzos para ponerle freno al ajuste de los de arriba.
Es imprescindible que sigamos impulsando y apoyando  medidas de lucha sectoriales en lo sindical como las que lograron torcer algunas avanzadas patronales, especialmente en cuanto a despidos, suspensiones y brutales ajustes salariales. Aqu铆 desatacamos ejemplos como   el hist贸rico paro encabezado por la Federacion Aceitera y los Recibidores de Granos, a finales de 2020 -que culmin贸 con una merecida recomposici贸n salarial-. Tambi茅n ser谩 estrat茅gico para nuestra militancia seguir peleando por condiciones de trabajo seguras y una vacunaci贸n masiva que llegue a todas las barriadas populares, rechazando cualquier privilegio sanitario que se intenten imponer desde arriba los sectores dominantes. Por consiguiente, la estrategia del anarquismo organizado en este contexto debe apostar a la construcci贸n de un Pueblo Fuerte, abocando nuestra militancia al trabajo de base cotidiano en los sindicatos, barrios, y centros de estudiantes, con una metodolog铆a que dispute l贸gicas estatizantes y burocr谩ticas, y que pueda poner en el primer plano de la escena pol铆tica el programa de resistencia de la clase oprimida desde un protagonismo colectivo.
Por el socialismo y la libertad!
Federaci贸n Anarquista de Rosario



Fuente: Federacionanarquistaderosario.blogspot.com