January 21, 2021
De parte de Colectivo Bruxista
250 puntos de vista



Por aqu铆 sentimos debilidad por los biopics como g茅nero cinematogr谩fico. Y cuando decimos biopics queremos decir biopics chungos. Pel铆culas con estructuras narrativas basadas en la consabida tr铆ada Ascenso-Ca铆da-Redenci贸n que se revuelcan con placer en la visi贸n rom谩ntica del genio. Parodias de la pir谩mide de Freytag producidas para que nos identifiquemos con el protagonista y nos olvidemos, durante un par de horas, de esa interminable sucesi贸n de desayunos a la que nos atrevemos a llamar vida. 

Uno de mis biopics favoritos es 鈥淲ilde鈥, de Brian Gilbert. Stephen Fry se sale haciendo de Oscar Wilde y Jude Law clava al siniestro Lord Alfred Douglas, el amante que provocar谩 la ruina del artista. La pel铆cula tiene muchas virtudes, aunque como buen biopic cae de lleno en una excesiva idealizaci贸n del protagonista. En la cinta, Wilde es un genio indiscutido, cuyas extravagancias y errores, de producirse, se deben a su excesiva sensibilidad. En su entorno m谩s 铆ntimo nadie parece enfadarse nunca con 茅l, salvo el irascible Alfred Douglas, presentado en la cinta como un aut茅ntico demonio. Pero si hay un personaje desvirtuado en la cinta, hasta llegar al extremo de la verg眉enza ajena, esa es la mujer de Wilde, Constance Mary Lloyd. 

Retratada en la pel铆cula como un ser abnegado y algo apocado (se pasa la mitad del metraje suspirando de admiraci贸n por su marido), la Constance real fue una persona bien distinta. Amante del arte, la literatura y el espiritismo, ya era famosa en los c铆rculos art铆sticos de Londres cuando conoci贸 a Wilde en una fiesta en 1879. Public贸 art铆culos y un libro de relatos para ni帽os, hizo fotograf铆as, pint贸 cuadros y particip贸 activamente en la vida pol铆tica de su tiempo. Fue una figura importante dentro del movimiento feminista, causa a la que siempre fue fiel, y se involucr贸 activamente en una de las iniciativas pol铆ticas m谩s fascinantes de todos los tiempos: el Movimiento para la Reforma del Vestir, que ve铆a a la vestimenta victoriana como una forma de tortura para las mujeres y pretend铆a relegar el cors茅 al museo de los horrores de la historia. 

Nada de eso aparece en la pel铆cula de Brian Gilbert. Como tampoco que muri贸 a causa de la intervenci贸n homicida de un m茅dico italiano, que encontraba la causa de todos los males femeninos en sus respectivos 煤teros. Constance llevaba a帽os sufriendo dolores terribles, seguramente a causa de una esclerosis m煤ltiple no diagnosticada, pero el m茅dico le diagnostic贸 un tumor inexistente y la mat贸 durante la operaci贸n. Muri贸 en 1898. Fue enterrada en G茅nova. En su l谩pida no se mencionaba que hab铆a estado casada con Oscar Wilde. Este dato se a帽adi贸 m谩s tarde, cuando el nombre y la obra de Wilde ya hab铆an recuperado el respeto del p煤blico.




Fuente: Colectivobruxista.es