May 12, 2021
De parte de Algrano Sembrando La Duda
242 puntos de vista


鈥 Ecologistas en Acci贸n de Extremadura, y sus diferentes grupos federados, presentan alegaciones ante la Consejer铆a de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Extremadura, en relaci贸n al inicio del expediente administrativo por el que se declara BIC de Actividad de Inter茅s Etnol贸gico a favor de la Monter铆a y la Rehala en Extremadura, con car谩cter de Patrimonio Cultural Inmaterial.

鈥 Piden que se declare la inadmisi贸n de la propuesta y se desestime esta declaraci贸n, publicada en el DOE del pasado d铆a 5 de abril.

Ecologistas en Acci贸n de Extremadura se posiciona en contra de esta propuesta a favor de la Declaraci贸n de este BIC al considerar que, de ser aprobada por la Consejer铆a de Cultura, Turismo y Deportes, conllevar铆a el uso privativo de infraestructuras y espacios protegidos y de uso p煤blico, ya que se garantizar铆a la prevalencia mediante su protecci贸n legal de esta actividad, del medio natural y las infraestructuras de aislamiento, sobre el resto de pr谩cticas al aire libre y sobre cualquier otra actividad de ocio o laboral que se realice en el mismo espacio que aquella, es decir, el medio natural o naturaleza; con la consiguiente situaci贸n de indefensi贸n de todos/s los/as deportistas, de ganaderos/as y agricultores/as, y de turistas y excursionistas, y la ciudadan铆a en general, en caso de litigios e incompatibilidades.

 
La monter铆a y rehala es una modalidad deportiva de la actividad cineg茅tica, es legalmente un deporte. Es una cacer铆a organizada con puestos fijos, con ayuda de rehalas (grupos de perros de caza) y batidores (personas que baten el campo) en una extensi贸n de monte previamente cercado por las personas cazadoras distribuidas en armadas (en n煤mero superior a veinticinco personas).
En nuestra sociedad se entiende cada vez menos que matar animales pueda considerarse un deporte. Por el contrario, la tendencia actual es la puesta en valor de la conservaci贸n de la biodiversidad y, en caso de ser necesaria una gesti贸n de la fauna silvestre, hacerla acorde con los procesos biol贸gicos naturales de las especies, para la gesti贸n y el equilibrio poblacional de herb铆voros, tanto silvestres como de ganader铆a extensiva a trav茅s del pastoreo tradicional.
 
El deporte en Extremadura tiene la consideraci贸n de actividad de inter茅s general que cumple funciones sociales, culturales, educativas, econ贸micas y de salud, dirigi茅ndose al desarrollo integral de la persona y a la consecuci贸n de valores, como el compromiso c铆vico y solidario, de respeto y de sociabilidad, elementos para la cohesi贸n e integraci贸n de una comunidad avanzada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la monter铆a y rehala es una actividad que supone un riesgo de moderado a alto (con posibilidad de accidente, incluso mortal) para el resto de personas usuarias de los espacios naturales, que desarrollan m煤ltiples actividades que son inocuas. Con lo que, adem谩s, su compatibilidad con otras actividades al aire libre, debido a la peligrosidad del material deportivo y el tipo de actividad en s铆, es muy cuestionable.
Por otro lado, Ecologistas en Acci贸n de Extremadura considera que, de declararse BIC, tampoco se garantiza la protecci贸n del medio natural extreme帽o, ya que no se describen y eval煤an los efectos que pueden producirse sobre los h谩bitats de inter茅s comunitario presentes en las dehesas y sierras en las que se practica. Entre otras afecciones, destacan las del mallado cineg茅tico que parcela el paisaje, impide la libre circulaci贸n de animales encontr谩ndose tambi茅n atravesando la superficie de cursos de agua (r铆os y arroyos), y fragmenta los ecosistemas suponiendo una trampa mortal para la fauna silvestre en caso de incendios forestales. Tambi茅n el corte de v铆as pecuarias y caminos p煤blicos, o la construcci贸n de balsas. Adem谩s, se conoce que la cabra mont茅s, el corzo y otras especies, objeto de Planes de Recuperaci贸n por la situaci贸n precaria de las poblaciones existentes debido a diversos factores sanitarios, ambientales, de alimentaci贸n y de furtivismo, tambi茅n son abatidas en la pr谩ctica de esta modalidad de caza.
 
La organizaci贸n ecologista comenta que los valores de sociabilidad y socializaci贸n, percepci贸n del territorio y ritualizaci贸n que aporta el estudio para sustentar esta propuesta de declaraci贸n de BIC, est谩n documentados en funci贸n de la mayor informaci贸n hist贸rica disponible (manifestaciones art铆sticas, entre otras) debido a que era una actividad de ocio restringida a reyes, nobles y clases pudientes. Esta actividad consist铆a en un privilegio de clase, y s贸lo se comenz贸 a popularizar en la d茅cada de 1970, lo cual hace que su condici贸n de 鈥渢radicional鈥, por otro lado, sea igual o menor que la de otros deportes federados.
 
As铆 mismo, se suele aceptar la 鈥渆norme鈥 aportaci贸n de la caza a la econom铆a rural, si bien no se dispone de un estudio econ贸mico del resto de actividades y de las entidades accesorias. Sin embargo, en contraste con el descenso continuado del n煤mero de cazadores, cada a帽o es cada vez mayor el n煤mero de personas que realizan actividades en la naturaleza, como senderismo, pirag眉ismo, ciclismo, recolecci贸n de setas y esp谩rragos, ecoturismo, deportes de aventura (rafting, aguas tranquilas, aguas bravas, orientaci贸n a pie, barranquismo, monta帽ismo), paseos a caballo, astroturismo, fotograf铆a y/o la observaci贸n de la naturaleza 鈥, increment谩ndose en la situaci贸n sanitaria actual donde los espacios abiertos son los m谩s seguros.
 
En cuanto a su valoraci贸n econ贸mica desde el punto de vista gastron贸mico, recientes estudios cient铆ficos revelan que 鈥el consumo de carne de c茅rvido una vez al mes o m谩s estuvo asociado con un incremento del 31% aproximadamente de plomo en sangre y este aumento parec铆a estar asociado con el consumo de carne picada de c茅rvido鈥 (Meltzer et al. 2013).
 
Actualmente, Extremadura cuenta con m谩s del 70% de su superficie forestal acotada, con lo cual estos territorios pasar铆an a ser de uso privativo y preferente frente al derecho de la ciudadan铆a extreme帽a del ejercicio del deporte o el turismo. Es decir, de prevalecer la monter铆a y la rehala se restringir铆a, por ejemplo, el acceso y uso de los itinerarios de V铆as Verdes y el acceso y uso de las V铆as Pecuarias, un legado hist贸rico de notable valor, y que son de gran valor ecol贸gico, como corredor para la biodiversidad e intercambio gen茅tico de las especies faun铆sticas y flor铆sticas. Estas v铆as, adem谩s, permiten incrementar el contacto social con la naturaleza y el desarrollo de actividades de tiempo libre compatibles con el respeto a la conservaci贸n del medio natural, pero, en innumerables fincas de car谩cter cineg茅tico, est谩n usurpadas o cortadas de forma inaccesible a tenor de la actividad montera.
 
Por 煤ltimo, la monter铆a y la rehala ciertamente generan un rechazo social palpable, tanto a nivel nacional como internacional, y de los/as turistas potenciales. Su prevalencia en el territorio extreme帽o puede producir un efecto negativo significativo en la actividad tur铆stica de las zonas rurales y su desarrollo sostenible, por lo que los posibles impactos deber铆an ser analizados en todos los escenarios en los cuales se promociona el turismo en zonas rurales.

Ecologistas en Acci贸n es una confederaci贸n de m谩s de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades. Forma parte del llamado ecologismo social, que entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producci贸n y consumo cada vez m谩s globalizado, del que derivan tambi茅n otros problemas sociales, y que hay que transformar si se quiere evitar la crisis ecol贸gica.




Fuente: Algranoextremadura.org