January 16, 2021
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
264 puntos de vista


En los presupuestos generales del Estado 2021, de los 570 millones de € destinados a la CAV, al TAV se asignan 294, es decir el 51,5%. Además, en el global de la memoria completa hasta 2024, se destinan 5.304 millones de € a dicha infraestructura. En el caso de que se lleve a efecto esta asignación supondría el espaldarazo final a una obra en la que todavía falta el 58% de la inversión total. En cuanto a Navarra, de los 87 millones de € presupuestados 62 millones de € van al TAV, es decir el 71,26%.

Estos presupuestos, los mayores asignados al TAV desde el comienzo de las obras tanto en Navarra como en la CAV, han sido aprobados por el gobierno central apoyado por determinados partidos de esta tierra, entre los que destacamos a EH Bildu y Podemos-Ahal Dugu. Es la primera vez que dichos partidos contrarios al TAV, votan a favor de esta macro-infraestructura en el Congreso de los Diputados. No dudamos que habrá razones muy poderosas para dar su aprobación sin pestañear a estos presupuestos. Lo que más nos asombra es que no haya habido ninguna explicación al electorado de la necesidad de aprobar estos presupuestos, ni el mínimo ápice de reparo o contradicción a la hora de dar el voto afirmativo, ni el menor atisbo de autocrítica. La aprobación de estos presupuestos por parte de estas dos fuerzas políticas ha sido dentro de la más absoluta normalidad.

Somos conscientes de que un gobierno necesita de unos presupuestos y que su continuidad y posibilidad de hacer política se basan en tenerlos aprobados. Sabemos también que la derecha extrema y la extrema derecha (política, mediática, judicial, militar y policial) está al acecho de este gobierno, el más progresista de la historia reciente. Todo esto es verdad, como lo es también la constatación de que el calentamiento global es una realidad incuestionable y más aún, imparable, con una situación de emergencia climática y con un Protocolo de París aprobado en 2015 que no está consiguiendo siquiera los limitados objetivos que se impuso, y que los científicos ya calificaron de insuficientes.

Por eso, no podemos escudarnos en partidas sociales de ayuda a los más necesitados,  cuando van acompañados de partidas económicas que blindan los intereses de los lobbyes empresariales y que ahondan en las políticas económicas que nos están llevando al desastre ecológico poniendo en riesgo la supervivencia de la humanidad, por lo menos, en extensos territorios del planeta, por lo que esta es una línea roja que a día de hoy, no se debiera traspasar.

De hecho, para AHT Gelditu! Nafarroa el TAV sigue siendo una línea roja en cualquier circunstancia porque, como el resto de grandes infraestructuras, acelera nuestro tránsito al colapso ecológico global, desvía la inversión necesaria para paliar los efectos de la mayor crisis de los últimos cien años en las clases más desfavorecidas y supone aumentar la cada vez mayor brecha social. Vemos como en esta ocasión esta  línea roja ha sido franqueada con demasiada facilidad y muy pocas explicaciones.

Es nuestro deber denunciar la  aprobación de unos presupuestos que van a suponer el espaldarazo final a esta infraestructura en la CAV y el seguir tirando millones de € a la basura en una infraestructura que aunque nunca se concluirá en Navarra está destruyendo partes de su territorio de forma irreversible. De no hacerlo, nuestro silencio nos haría cómplices de la aprobación de la infraestructura más destructora, despilfarradora y anti social de la historia de nuestra tierra y eso no lo podemos asumir.

AHT GELDITU! NAFARROA

Share



Fuente: Cgt-lkn.org