January 9, 2022
De parte de Nodo50
151 puntos de vista


Al comienzo de cada a帽o, intento prever lo que suceder谩 en la econom铆a mundial durante el pr贸ximo a帽o. A menudo se ridiculiza el sentido de hacer cualquier pron贸stico. Despu茅s de todo, seguramente hay demasiados factores que considerar en cualquier pron贸stico econ贸mico como para acercarse siquiera a lo que eventualmente suceda. Adem谩s, las previsiones econ贸micas dominantes han fracasado notablemente. En particular, nunca pronosticaron una ca铆da en la producci贸n y la inversi贸n, ni siquiera con un a帽o de anticipaci贸n. En mi opini贸n, eso muestra un compromiso ideol贸gico con la defensa del modo de producci贸n capitalista. Si bien es una caracter铆stica confirmada del capitalismo que hay ca铆das regulares y recurrentes en la producci贸n, la inversi贸n y el empleo, estas ca铆das nunca son pronosticadas por las agencias oficiales o dominantes hasta que han ocurrido.

Eso no significa que hacer un pron贸stico sea una p茅rdida de tiempo, en mi opini贸n. En el an谩lisis cient铆fico, la teor铆a debe tener poder predictivo y eso se aplica tambi茅n a la econom铆a si se quiere considerar una ciencia y no solo una apolog铆a del capitalismo. Para que la teor铆a de las crisis de Marx sea validada, debe tener cierto poder de predicci贸n, es decir, que las ca铆das en la producci贸n capitalista ocurrir谩n a intervalos regulares recurrentes, principalmente debido a cambios en la tasa de ganancia del capital y los movimientos resultantes en la masa de ganancias en una econom铆a capitalista.

Pero como he argumentado en notas anteriores, las predicciones y las previsiones son cosas diferentes. A partir de sus modelos, los cient铆ficos del clima predicen un aumento peligroso de las temperaturas globales; y los vir贸logos tambi茅n han estado prediciendo un aumento de pat贸genos mortales que llegan a los humanos en una serie de pandemias. Pero prever cu谩ndo  exactamente estas predicciones se har谩n realidad es mucho m谩s dif铆cil. Por otro lado, los climat贸logos a煤n no pueden prever cu谩l ser谩 el clima en un pa铆s durante todo un a帽o, pero sus modelos ahora son bastante precisos para predecir el clima de los pr贸ximos tres d铆as. Por tanto, las previsiones de producci贸n, inversi贸n, precios y empleo con un a帽o de antelaci贸n no son tan imposibles. 

De todos modos, intent茅moslo y hagamos algunas previsiones para 2022. La previsi贸n del a帽o pasado fue relativamente f谩cil. Estaba claro que todas las principales econom铆as iban a recuperarse de la recesi贸n de 2020. Escrib铆: “El PIB real crecer谩, las tasas de desempleo comenzar谩n a disminuir y el gasto de los consumidores se recuperar谩“.  Con el desarrollo de las vacunas, las 鈥渆conom铆as del G7 deber铆an recuperarse significativamente a mediados de a帽o鈥 . Pero agregu茅 que no ser谩 una recuperaci贸n en forma de V, con un retorno a los niveles anteriores de producci贸n, empleo e inversi贸n nacionales. Como acabo de argumentar, para fines de 2021 la mayor铆a de las principales econom铆as (excepto China) todav铆a tendr谩n niveles de producci贸n, etc., por debajo de los de principios de 2020“. Estas previsiones se han confirmado. 

Hab铆a dos razones principales por las que esperaba que la recuperaci贸n econ贸mica no restableciera la producci贸n mundial a los niveles de 2019 para fines de 2021. En primer lugar, hab铆a habido una ‘cicatrizaci贸n’ significativa del da帽o producido en las principales econom铆as por la pandemia de COVID en el empleo, la inversi贸n y la productividad de trabajo que nunca podr谩 recuperarse. Esto se manifest贸 en un enorme aumento de la deuda, tanto del sector p煤blico como del privado, que pesa sobre las principales econom铆as como el da帽o permanente del ‘COVID prolongado’ en millones de personas. 

Esta ‘cicatrizaci贸n’ tambi茅n se manifest贸 en una ca铆da en la rentabilidad promedio del capital en las principales econom铆as en 2020 a un nuevo m铆nimo, cuya recuperaci贸n en 2021 no fue suficiente para restaurar la rentabilidad incluso al nivel de 2019.

Sin embargo, como se esperaba, el crecimiento del PIB real mundial en 2021 fue probablemente de alrededor del 5%, despu茅s de caer un 3,5% sin precedentes en la recesi贸n de 2020. Seg煤n el FMI, en las econom铆as capitalistas avanzadas, el PIB real por persona cay贸 un 4,9% en 2020 pero aument贸 un 5,0% en 2021. Eso significa que el PIB real por persona en estas econom铆as todav铆a esta ligeramente por debajo del nivel alcanzado a fines de 2019. As铆 que dos a帽os de cicatrices.

La mayor铆a de las previsiones para este a帽o, 2022, son m谩s (o menos) iguales a las de 2021. Se espera que la econom铆a mundial crezca alrededor de 3.5-4.0% en t茅rminos reales, una desaceleraci贸n significativa en comparaci贸n con 2021 (25% menos que la tasa ). Adem谩s, se pronostica que las econom铆as capitalistas avanzadas (ECA) crecer谩n menos del 4% en 2022 y menos del 2,5% en 2023. 

Previsi贸n de crecimiento del PIB real (%) del Conference Board.

  2020 2021 2022 2023
EEUU -3,4 5.7 3.8 3,0
Europa -6,6 5,0 4.1 1,7
Jap贸n -4,7 2,5 3.3 1.4
ECA -4,6 5.1 3.9 2,3
China 2.2 5,0 3.3 3.2
India -7,1 7.5 8.5 4.3
AL -7,5 6.4 2.2 1,7
EME -2,1 5.2 4.0 3.2
Mundo -3,3 5.1 3.9 2.8
https://www.conference-board.org/topics/global-economic-outlook/global-economic-outlook-2022-infographic

La misma historia para las llamadas econom铆as emergentes (EME) del ‘Sur Global’, incluidas China e India. China fue la 煤nica econom铆a importante que evit贸 una recesi贸n en el a帽o del COVID, 2020. Pero el crecimiento de la producci贸n de China en 2021 fue mucho m谩s d茅bil que despu茅s del final de la Gran Recesi贸n en 2009.  El Conference Board subestima gravemente las tasas de crecimiento de China, pero incluso por lo tanto, en 2022 es poco probable que el PIB real de China suba mucho m谩s del 5%.

Lo que sugieren estos pron贸sticos es que la ‘fiebre del az煤car’ del gasto de los consumidores reprimido engendrada por los subsidios en efectivo del COVID provenientes del gasto fiscal de los gobiernos y las enormes inyecciones de dinero crediticio por parte de los bancos centrales est谩 disminuyendo y seguir谩 disminuyendo este a帽o. De hecho, como sabemos, los bancos centrales ahora planean “reducir” su creaci贸n de cr茅dito e incluso aumentar las tasas de inter茅s oficiales sobre los pr茅stamos. El Banco de Inglaterra ya ha comenzado a subir su tasa pol铆tica y la Fed de EE UU planea tres aumentos en la 煤ltima parte de 2022.

Y todos los pron贸sticos para este a帽o se basan en la opini贸n de que la nueva variante Omicron de COVID ser谩 de corta duraci贸n y solo levemente da帽ina para la salud humana, gracias a las vacunas y los nuevos tratamientos m茅dicos. Eso puede ser demasiado optimista, e incluso si Omicron no perturba las econom铆as este a帽o, no hay certeza de que no surja otra variante m谩s devastadora.

Luego, en mi opini贸n, hay un tercer tramo despu茅s de la ca铆da de COVID que se avecina, probablemente en 2022. En mi previsi贸n de 2021, plante茅 la posibilidad de que dado el tama帽o de la deuda corporativa y la gran cantidad de las llamadas ‘ empresas zombis’ que ni siquiera estan obteniendo suficientes ganancias para cubrir el servicio de sus deudas (a pesar de las tasas de inter茅s muy bajas), podr铆a sobrevenir una crisis financiera.

Y ese es solo un riesgo en las econom铆as capitalistas avanzadas. Las llamadas econom铆as emergentes ya se encuentran en una situaci贸n desesperada. Seg煤n el FMI, aproximadamente la mitad de las econom铆as de bajos ingresos (LIE) est谩n ahora en peligro de incumplimiento de la deuda. La deuda de los ‘mercados emergentes’ con respecto al PIB ha aumentado del 40% al 60% en esta crisis. Y hay poco espacio para impulsar el gasto p煤blico para paliar el golpe.

Los pa铆ses “en desarrollo” se encuentran en una posici贸n mucho m谩s d茅bil en comparaci贸n con la crisis financiera mundial de 2008-09. En 2007, 40 pa铆ses de mercados emergentes y de ingresos medios ten铆an un super谩vit fiscal del gobierno central combinado equivalente al 0,3% del producto interno bruto, seg煤n el FMI. El a帽o pasado, registraron un d茅ficit fiscal del 4,9 por ciento del PIB. El d茅ficit p煤blico de los ‘mercados emergentes’ en Asia pas贸 del 0,7 por ciento del PIB en 2007 al 5,8 por ciento en 2019; en Am茅rica Latina, pas贸 del 1,2% del PIB al 4,9%; y los mercados emergentes europeos pasaron de un super谩vit del 1,9 por ciento del PIB a un d茅ficit del 1 por ciento. El Conference Board pronostica una ca铆da en la tasa de crecimiento del PIB real para Am茅rica Latina de dos tercios del 6,4% al 2,2% y luego incluso menor en 2023. Esa es la receta para una grave crisis de deuda y moneda en estos pa铆ses en 2022, y la Argentina se encamina a otro incumplimiento de su deuda.

Por tanto, los gobiernos de econom铆as emergentes se enfrentan a la aplicaci贸n de una severa austeridad fiscal que prolongar铆a su estancamiento; o devaluar sus monedas para intentar impulsar el crecimiento de las exportaciones. El gobierno turco de Erdogan ha optado por la pol铆tica de recortar y no aumentar las tasas de inter茅s, al estilo de las pol铆ticas de la Teor铆a Monetaria Moderna. Esto ha provocado una salida de capital y una depreciaci贸n del 40% de la lira turca frente a las principales monedas. La inflaci贸n se ha disparado. En 2022, la econom铆a turca se hundir谩 y se producir谩 una ‘estanflaci贸n’.

En 2021 no se produjo una crisis financiera y de deuda. Por el contrario, los mercados mundiales de acciones y bonos nunca lo hab铆an tenido tan bien. El cr茅dito financiado por el banco central inund贸 los activos financieros como si no hubiera futuro. El resultado ha sido un aumento asombroso de los precios de los activos financieros (acciones y bonos) y de los bienes ra铆ces. Los bancos centrales han inyectado 32 billones de d贸lares en los mercados financieros desde el inicio de la pandemia de COVID-19, elevando la capitalizaci贸n burs谩til mundial en 60 billones de d贸lares. Y las empresas de todo el mundo recaudaron $ 12,1 billones vendiendo acciones y obteniendo pr茅stamos como resultado. El 铆ndice del mercado de valores de EEUU subi贸 un 17% en 2021, repitiendo un aumento similar en 2020. El 铆ndice S&P 500 alcanz贸 un m谩ximo hist贸rico. El 铆ndice Nikkei 225 arroj贸 sus ganancias anuales m谩s altas desde 1989.

Pero a medida que avanzamos hacia 2022, los d铆as del ‘dinero f谩cil’ y los pr茅stamos baratos est谩n llegando a su fin. Es probable que el enorme auge del mercado de valores de los 煤ltimos dos a帽os se apague. De hecho, desde abril de 2021, solo cinco acciones de alta tecnolog铆a (Apple, Microsoft, Nvidia, Tesla y la matriz de Google, Alphabet) han representado m谩s de la mitad del aumento en el 铆ndice S&P de EEUU, mientras que 210 acciones est谩n un 10% por debajo de su 铆ndice m谩s alto en 52 semanas. Y un tercio de los “pr茅stamos apalancados”, una forma popular de creaci贸n de deuda, en los EEUU tiene una relaci贸n deuda / ganancias superior a seis, un nivel considerado peligroso para la estabilidad financiera.

As铆 que este a帽o podr铆a ser el de un colapso financiero o al menos una correcci贸n severa en el mercado de valores y los precios de los bonos, a medida que suben las tasas de inter茅s, lo que eventualmente llevar谩 a una serie de corporaciones zombis a la bancarrota. Eso es lo que temen los bancos centrales. Por eso la mayor铆a est谩n siendo muy cautelosos a la hora de poner fin a la era del dinero f谩cil. Y, sin embargo, se ven obligados a hacerlo debido al fuerte aumento de las tasas de inflaci贸n de los precios de los bienes y servicios en muchas de las principales econom铆as.

Tasa de inflaci贸n anual de bienes y servicios de consumo de EE. UU. (%)

Este pico de inflaci贸n se debe principalmente a la demanda reprimida de los consumidores, ya que la gente agota los ahorros acumulados durante los confinamientos que se enfrentan a “cuellos de botella” en la oferta. Estos cuellos de botella son el resultado de las restricciones al transporte internacional de bienes y componentes y las continuas restricciones sobre las materias primas y los componentes para la producci贸n; es parte de las secuelas de la ca铆da de COVID de 2020 y porque gran parte del mundo todav铆a sufre la pandemia.

La teor铆a econ贸mica dominante est谩 dividida sobre si este pico de inflaci贸n es “transitorio” y la tasa de inflaci贸n volver谩 a niveles “normales” o no. En mi opini贸n, es probable que las altas tasas de inflaci贸n actuales sean ‘transitorias’ porque durante 2022 el crecimiento de la producci贸n, la inversi贸n y la productividad probablemente comenzar谩n a descender a tasas de ‘depresi贸n prolongada’. Eso significar谩 que la inflaci贸n tambi茅n disminuir谩, aunque seguir谩 siendo m谩s alta que en la pre-pandemia. 

Existe la opini贸n de que 2022 ver谩 en realidad el comienzo de nuevos niveles de crecimiento del PIB y de la productividad como lo experiment贸 EEUU en los ‘locos a帽os veinte’ del siglo pasado despu茅s del fin de la epidemia de gripe espa帽ola. Durante los llamados ‘locos a帽os veinte’, el PIB real de EEUU aument贸 un 42% y un 2,7% anual per c谩pita. Pero parece que no hay evidencia que justifique la afirmaci贸n de algunos optimistas de la corriente econ贸mica principal de que el mundo capitalista avanzado est谩 a punto de experimentar una rugiente d茅cada de 2020. La gran diferencia entre la d茅cada de 1920 y la de 2020 es que la recesi贸n de 1920-21 en los EEUU y Europa limpi贸 el ‘bosque muerto’ de empresas ineficientes y no rentables para que los sobrevivientes fuertes pudieran beneficiarse de una mayor participaci贸n de mercado. La rentabilidad del capital aument贸 considerablemente en la mayor铆a de las econom铆as. Nada de eso se pronostica para 2022 o m谩s all谩, como muestran los pron贸sticos del Conference Board (arriba), o para el caso, los del FMI (abajo). 

Los m谩s optimistas sobre un nuevo auge prolongado en la d茅cada de 2020 para reemplazar la larga depresi贸n de la d茅cada de 2010, como el Conference Board, basan su argumento en una reactivaci贸n de la productividad total de los factores (PTF). Esta medida capta supuestamente el papel de la eficiencia y la innovaci贸n en el crecimiento de la producci贸n. El banco central calcula que la PTF mundial aumentar谩 un 0,4% en promedio anual esta d茅cada en comparaci贸n con cero en los 煤ltimos 20 a帽os. Eso no es una gran mejora en comparaci贸n con el pron贸stico de desaceleraci贸n o incluso ca铆da del empleo en edad laboral y el d茅bil crecimiento de la inversi贸n de capital a nivel mundial. De hecho, en el tercer trimestre de 2021, el crecimiento de la productividad de EEUU se desplom贸 hasta el peor trimestre en 60 a帽os, mientras que la tasa interanual cay贸 un 0,6%, la mayor ca铆da desde 1993, ya que el empleo aument贸 m谩s r谩pido que la producci贸n. 

Un auge prolongado solo ser铆a posible, seg煤n Marx, si hay una destrucci贸n significativa de los valores del capital en una recesi贸n importante. Limpiando el proceso de acumulaci贸n de tecnolog铆a obsoleta y capital fallido y no rentable, la innovaci贸n de nuevas empresas podr铆a prosperar. Eso es porque tal ‘destrucci贸n creativa’ generar铆a una tasa m谩s alta de rentabilidad. Pero todav铆a no hay indicios de una fuerte recuperaci贸n de la rentabilidad media del capital. Probablemente sea necesario un aumento sostenido de alrededor del 30% en la rentabilidad para generar un nuevo y largo boom como los ‘locos a帽os veinte’ o la ‘edad de oro’ de la posguerra o incluso como el logrado modestamente en el per铆odo neoliberal de finales del siglo XX.

Y no espere m谩s ayuda fiscal y monetaria de los gobiernos. Dado el alto nivel de deuda del sector p煤blico, los gobiernos favorables a las empresas de todo el mundo buscan reducir el gasto fiscal y los d茅ficits presupuestarios. De hecho, se prev茅 un aumento de los impuestos y una reducci贸n del gasto p煤blico. Seg煤n el FMI, el gasto p煤blico en 2022 caer谩 un 8% como porcentaje del PIB este a帽o con respecto al a帽o pasado. Esta ca铆da se debe en parte a un menor gasto en el apoyo frente al COVID y al aumento del PIB.  

Pero si miramos las proyecciones de gastos e ingresos del gobierno de EEUU, seg煤n la Oficina de Presupuesto del Congreso, el gasto del gobierno federal se reducir谩 en un 7% en promedio hasta 2026 en comparaci贸n con los niveles de 2021, mientras que se espera que los ingresos fiscales aumenten en un 25%. El d茅ficit del presupuesto federal de EEUU se reducir谩 a la mitad en 2022 y se mantendr谩 bajo durante los a帽os siguientes. Por tanto, no se prev茅 ning煤n est铆mulo fiscal al estilo keynesiano, al contrario.

Los planes del presidente estadounidense Biden para expandir el gasto fiscal se han visto obstaculizados por el Congreso y, de todos modos, solo habr铆an tenido un peque帽o impacto en la actividad econ贸mica. El fondo de recuperaci贸n de la UE para las econom铆as m谩s d茅biles de la eurozona ni siquiera ha comenzado y, de nuevo, ser谩 insuficiente para mantener un crecimiento econ贸mico m谩s r谩pido.

En conclusi贸n, suponiendo que no se produzcan nuevos desastres por la continua pandemia de COVID, la econom铆a mundial crecer谩 en 2022, pero no tan r谩pido como en el a帽o de la ‘fiebre del az煤car’ de 2021. Y para fines de este a帽o, la mayor铆a de las principales econom铆as han comenzado a retroceder hacia las tendencias de bajo crecimiento y baja productividad de la Larga Depresi贸n de la d茅cada de 2010, con perspectivas de un crecimiento a煤n m谩s d茅bil durante el resto de la d茅cada.




Fuente: Sinpermiso.info