October 20, 2021
De parte de La Haine
500 puntos de vista

Tuvieron que pasar 45 a├▒os de los cr├şmenes del 3 de marzo de 1976 en Vitoria-Gasteiz y 43 de la represi├│n de los Sanfermines de Pamplona que acab├│ con la vida de otro manifestante, para que uno de los m├íximos responsables pol├şticos de los mismos fuera procesado.

El ex ministro de Franco procesado, Rodolfo Mart├şn Villa, que en la ├ępoca de los cr├şmenes de Vitoria era ministro de Relaciones Sindicales del Gobierno de Arias Navarro, y en 1978 ministro de Gobernaci├│n -o Interior- de Adolfo Su├írez, est├í acusado de ser penalmente responsable de homicidio agravado en el caso de la muerte de Francisco Aznar Clemente, Rotulado Barroso Chaparro y Pedro Mar├şa Mart├şnez Ocio en los sucesos de Vitoria, y de Germ├ín Rodr├şguez Saiz en Pamplona, y sospechoso de varias muertes m├ís.

Mart├şn Villa no ir├í a la c├írcel por una decisi├│n de la Corte de Apelaci├│n de Argentina que acept├│ el recurso de sus abogados, pero en el auto se decreta un embargo de sus bienes por 1.134 millones de pesos argentinos, el equivalente a 9,8 millones de euros.

Lamentablemente no fue ning├║n juez espa├▒ol quien dict├│ su procesamiento, sino una veterana jueza argentina de 84 a├▒os, Mar├şa Servini de Cubr├şa, con una largu├şsima trayectoria en causas relacionadas con el genocidio argentino, con los beb├ęs robados a prisioneras ‘desaparecidas’ y tambi├ęn con el robo de beb├ęs durante el franquismo.

┬┐Servir├í el fallo de la jueza de la ‘querella argentina’ que desde 2010 investiga los cr├şmenes del franquismo y posfranquismo para que el actual Gobierno de coalici├│n progresista y el Estado espa├▒ol afronten de una vez esta hist├│rica anomal├şa jur├şdica denunciada reiteradamente por la propia ONU, y acaben as├ş, cuatro d├ęcadas despu├ęs, con la impunidad de los represores?

┬┐Reconocer├ín esos y otros muchos cr├şmenes, terrorismo de Estado de la tan alabada Transici├│n?, ┬┐se aplicar├í justicia y se reparar├í a las v├şctimas o familiares de ellas como hizo Reino Unido en 2010 con las 14 v├şctimas mortales del Domingo Sangriento de 1972 en Londonderry?

El reciclado de los represores franquistas

La Amnist├şa de 1977 ha permitido que muchos de los represores murieran en la cama, m├ís de uno de ellos llev├índose a la tumba medallas y honores de Estado, como ‘Billy el Ni├▒oÔÇŁ, por cuya extradici├│n hab├şa reclamado durante a├▒os la magistrada argentina, y a quien precisamente Mart├şn Villa entreg├│ en 1977 la Medalla al M├ęrito Policial.

Fueron muchos los que se reciclaron y se apresuraron a ponerse la chaqueta de dem├│cratas, como Manuel Fraga, el mentor de Jos├ę Mar├şa Aznar, o el teniente general S├íenz de Santamar├şa, o el tambi├ęn ministro franquista Utrera Molina -suegro de Alberto Ruiz Gallard├│n-, que muri├│ antes de que la jueza pudiera procesarlo por haber firmado la sentencia de muerte de Salvador Puig Antich por garrote vil en 1974.

O el polic├şa torturador Roberto Conesa, jefe de la temida Brigada Pol├ştico-Social con Franco, responsable de la captura de las Trece Rosas, colaborador de la Gestapo y reciclado tambi├ęn en 1976 por Manuel Fraga como jefe policial en Valencia. En 1977, durante el Gobierno de Adolfo Su├írez, recibi├│ la Medalla de Oro al M├ęrito Policial de manos de… Mart├şn Villa. Y as├ş tantos otros… Por eso el procesamiento de Villa, jefe nacional del sindicato vertical (SEU) y gobernador civil de Barcelona durante la dictadura, tiene especial relevancia pol├ştica y jur├şdica.

Los irrefutables argumentos esgrimidos por la jueza tendr├şan que avergonzar a la magistratura y a buena parte de la clase pol├ştica espa├▒ola: “Toda la estructura represiva montada por el r├ęgimen franquista sigui├│ funcionando bajo la direcci├│n ahora de la nueva dirigencia pol├ştica a cargo del proceso de transici├│n. Durante los primeros a├▒os se mantuvieron las normas, estructuras, agentes y las pr├ícticas represivas propias de aquel y se les asegur├│ a las fuerzas del orden p├║blico la impunidad de su actuaci├│n por todos los medios a su alcance”.

La jueza desmonta la tesis defendida por Mart├şn Villa, sus abogados y medios de comunicaci├│n amigos seg├║n la cual no tuvo ninguna responsabilidad en los hechos que se le imputan: “Ocup├│ una posici├│n preponderante en esa estructura jerarquizada de poder a trav├ęs de la cual se propagaron las ├│rdenes hacia quienes resultaron los ejecutores directos de los delitos”.

Los defensores de Villa sostienen que en el momento en que se desat├│ la represi├│n de la Polic├şa Armada en Vitoria-Gasteiz contra los miles de obreros de distintas f├íbricas que hab├şan logrado paralizar la capital alavesa tras meses de reclamos salariales, el acusado era ‘solo’ ministro de Relaciones Sindicales del ef├şmero Gobierno de Arias Navarro (13 diciembre 1975-1 de julio de 1976), sin competencias en materia de seguridad.

Omiten, sin embargo, que en ausencia del entonces vicepresidente segundo para Asuntos del Interior y Gobernaci├│n, Manuel Fraga -en viaje a Bonn-, asumi├│ esa responsabilidad otro ministro, que luego llegar├şa a ser presidente de Espa├▒a, el Secretario General del Movimiento, el mism├şsimo Adolfo Su├írez. Fue ├ęl quien junto con Mart├şn Villa, responsable de temas sindicales, asumieron la responsabilidad de ordenar la intervenci├│n policial contra los trabajadores en huelga.

blogs.publico.es




Fuente: Lahaine.org