April 28, 2021
De parte de CNT C贸rdoba
205 puntos de vista


Como si de un culebr贸n se tratara, cada d铆a podemos ver el lamentable espect谩culo que est谩n ofreciendo las derechas a lo largo de la pandemia. En su particular puesta en escena, utilizan el parlamento para lanzar su propaganda, que no es m谩s que aut茅ntica basura, a medias neoliberal, a medias fascista, con el 煤nico objetivo de hacerse con el gobierno y sin importarles en absoluto la situaci贸n de la gente. Mintiendo, exagerando, falseando pero consiguiendo cada vez m谩s votos. Esa amenaza le sirve al PSOE (que en pol铆tica econ贸mica es tambi茅n un partido de derechas) para negarse a aplicar medidas que beneficien y defiendan a la clase trabajadora frente a las empresas y al poder omnipotente del gran capital. A su vez, esa situaci贸n le permite bloquear cualquier propuesta de corte m谩s socialdem贸crata que pueda plantear UP, incluso teniendo en cuenta que esas propuestas han bajado muchos enteros desde aquel lejano 鈥渁saltar los cielos鈥.  De esta manera, la presi贸n de la derecha econ贸mica, medi谩tica y de los poderes reales, consiguen 鈥榙erechizar鈥 toda la pol铆tica, lo cual es a煤n m谩s criminal en estos momentos que estamos atravesando.

De esta manera, el gobierno se niega a derogar las reformas laborales, apoyando los intereses empresariales en detrimento de las personas en paro y con empleos precarios, permitiendo que siga aumentando el n煤mero de trabajadoras pobres; se niega a realizar una reforma fiscal que suba los impuestos a las rentas altas, mientras regatea cualquier subida de las pensiones m谩s bajas; no puede regular los precios de la vivienda y mucho menos proteger a las personas de los desahucios, porque eso ir铆a contra los intereses de los bancos y de los fondos buitre; mantiene casi intacta la ley mordaza y el estado policial porque su concepto de 鈥渙rden鈥 es muy parecido al de la derecha; aprueba una d茅bil ley sobre el cambio clim谩tico y va a destinar la mayor parte de las ayudas europeas a financiar la renovaci贸n tecnol贸gica de las grandes empresas para proteger los intereses de estas multinacionales, hoy las m谩s contaminantes, y ma帽ana disfrazadas de verde; mantiene todas las privatizaciones realizadas a lo largo de estas 煤ltimas d茅cadas y no quiere ni siquiera o铆r hablar de revertir la privatizaci贸n de la sanidad, incluso despu茅s de lo que hemos visto durante la pandemia; en vez de apostar por acercarse a la renta b谩sica en un momento tan necesario como este, crea un ingreso m铆nimo dise帽ado desde el principio para que solo llegara a una m铆nima fracci贸n de quienes lo necesitan.

Es la pol铆tica de un gobierno, que autodenomin谩ndose progresista, acepta de forma acr铆tica los principios del capitalismo, sus intereses y sus normas y que por tanto, es incapaz de rebasar los l铆mites que le marca un estado plenamente neoliberal y dominado por quienes no se presentan a las elecciones, sino que las fabrican.

Mientras tanto, la gente, sobre todo la m谩s joven, tiene la convicci贸n de que salir a la calle, protestar y reivindicar no sirve para nada. De que ning煤n gobierno escucha la calle, s贸lo la utiliza cuando lo necesita. Y tienen mucha raz贸n, porque a los que escuchan, como estamos viendo, es a quienes tienen el poder real. Por otra parte, muchas trabajadoras piensan que mantener las calles vac铆as sirve como apoyo al gobierno de izquierdas frente al acoso de las derechas, cuando lo que est谩n haciendo es dejarle el campo libre. Adem谩s, 驴qu茅 razones van a tener las trabajadoras para salir a la calle a defender las pol铆ticas que hacen los partidos de izquierda, cuando est谩n viendo a quien benefician esas pol铆ticas?

El nuevo fascismo neoliberal empuja a la derecha a toda la sociedad, incluso a quienes se sit煤an en la izquierda. Las aspiraciones socialdem贸cratas son cada vez m谩s raqu铆ticas, intentando cubrir su incapacidad para cambiar la econom铆a con la promoci贸n de pol铆ticas identitarias, que dejan intacto al capital y a sus intereses.

Desde CNT apostamos por construir otra sociedad. Otro mundo. Otras relaciones econ贸micas y otra vida basada en la autogesti贸n, la solidaridad y el apoyo mutuo. Y no renunciamos a ello. Por eso llamamos a las trabajadoras a organizarse, en el trabajo y tambi茅n fuera de 茅l, primero para defenderse por todos los medios posibles de la explotaci贸n y la precariedad y despu茅s, para ir creando una sociedad m谩s libre e igualitaria en derechos, m谩s humana, m谩s colectivista. Para luchar contra el capitalismo en todas sus variantes. Para intentar unir las luchas de todas las oprimidas contra ese enemigo com煤n.

Es urgente para el planeta y para las personas. Pero si queremos arrancar los privilegios del capital, no podemos esperar que ocurra por s铆 solo, ni que venga de los parlamentos, sino que tendremos que hacerlo nosotras. Y no va a ser f谩cil. Como hemos vuelto a ver durante la pandemia, la sociedad sabe organizarse por su cuenta, como si fuera algo que no tenemos que aprender para saberlo; s贸lo debe ponerse en marcha. Ese sentimiento de clase, de solidaridad natural entre iguales, es el que hemos de cuidar y fortalecer para desplegar toda su capacidad.

Necesitamos volver a la calle y a la reivindicaci贸n de lo que creemos es justo para todas y de lo que es necesario para quienes menos tienen; Si creemos que la situaci贸n es inamovible, estamos perdidas. Si nos gana el miedo o la indiferencia, estamos perdidas. Hagamos que la clase trabajadora sea un contrapoder que ning煤n gobierno pueda ignorar; defendamos nuestros intereses, porque nadie lo har谩 por nosotras.  

Como cada Primero de Mayo esta sigue siendo nuestra tarea.




Fuente: Cordoba.cnt.es