February 17, 2021
De parte de Amor Y Rabia
299 puntos de vista



por Carlos de Castro Carranza
(El origen de Gaia. Una teor铆a holista de la evoluci贸n, 2008)

芦隆No compitas! 鈥 la competici贸n es siempre perjudicial para las especies, y t煤 tienes cantidad de recursos para evitarla禄

Ante el problema de la evoluci贸n y el comportamiento de la naturaleza en relaci贸n a la moralidad humana existen tres posturas posibles. La de Huxley, en la que la naturaleza nos puede ayudar como gu铆a moral para saber justo lo que no debemos hacer. El principal objetivo social ser铆a evitar o mitigar la lucha por la existencia darwinista. El t贸pico de la lucha de la existencia visto como nos cuenta el verso de Tennyson 芦la naturaleza roja en dientes y garras禄, lo que nos ayuda es a saber a qu茅 se debe sobreponer nuestra moral. Danilevsky critica nuestra tradici贸n filos贸fica y pol铆tica diciendo que la guerra de todos contra todos de Hobbes se transforma en la competencia de la teor铆a econ贸mica de Adam Smith. Malthus la aplica a las poblaciones humanas y finalmente Darwin la extiende al mundo org谩nico, a la naturaleza entera.

La moral pues lo tendr谩 dif铆cil, pues debe sobreponerse a nuestras ra铆ces biol贸gicas, a nuestra 芦naturaleza禄.

En respuesta a esta filosof铆a pesimista, surgen o existen dos visiones diferentes. Una, quiz谩s la que tendr铆a el propio Darwin, es aquella en la que se concluye que no debemos extrapolar el comportamiento que interpretamos en la naturaleza a la moral humana. En esta visi贸n, no tiene sentido, por excesivamente antropoc茅ntrico, hablar de crueldad o de amor entre los organismos o en la naturaleza; lo que es met谩fora o debe serlo, frecuentemente se usa como si la naturaleza fuese as铆. En este sentido no se deber铆a hablar de ego铆smo o de generosidad; e incluso es peligroso pues hablar de competencia, conflicto o cooperaci贸n.

Darwin advert铆a que 茅l entend铆a la lucha por la existencia en un sentido metaf贸rico, el 茅xito en la reproducci贸n o la supervivencia de los nietos puede ser por cooperaci贸n entre organismos; pero la realidad es que 茅l mismo se olvida luego de 茅sta 煤ltima forma de verlo y, quiz谩s por ser m谩s visual, sencilla o llamativa, los ejemplos que abundan son los de la competencia pura y dura. Y sus primeros int茅rpretes y defensores, como Huxley, perdieron el car谩cter metaf贸rico y lo convirtieron en el dogma que apoyaba indirectamente ciertas visiones del capitalismo liberal, de ah铆 que Huxley dijera que los m谩s fuertes, los m谩s r谩pidos y los m谩s inteligentes viv铆an para luchar al siguiente d铆a (1).

Kropotkin en Chesham Street (Brighton) durante su exilio ingl茅s.

Por esto, y por la oposici贸n ideol贸gica al capitalismo econ贸mico, surgen opositores al darwinismo en el mundo ruso de finales del siglo XIX y principios del XX. A Tolstoi no le gusta el darwinismo por razones morales. A Kropotkin, exponente del anarquismo, por razones ideol贸gicas.

Pero este 煤ltimo caso, el de Kropotkin, es much铆simo m谩s interesante de lo que se suele imaginar. Kropotkin no niega del todo el darwinismo, lo que niega es que la relaci贸n fundamental que se establece entre organismos sea una relaci贸n de competencia bajo la visi贸n sobre todo de Huxley. En 1902 publica su Mutual Aid (Ayuda Mutua) como una teor铆a de la evoluci贸n basada en la selecci贸n natural pero en la que la cooperaci贸n es la relaci贸n fundamental entre los animales. Para Kropotkin la lucha por la existencia conduce en general a la ayuda mutua y no al conflicto. Es la cooperaci贸n la que permite casi siempre el 茅xito reproductivo. Gould nos advierte del porqu茅 las propuestas de Kropotkin, lejos de ser las ideas descabelladas de un anarquista, son las de un observador atento de la naturaleza. La diferencia, seg煤n Gould, del 茅nfasis de Darwin en la competencia y del de Kropotkin en la cooperaci贸n, se debe a que el primero fue influido por los ecosistemas tropicales exuberantes de organismos. En ella, la competencia en todo caso estaba entre organismos. Los organismos en Siberia mor铆an de inanici贸n, por tormentas, por fr铆o, no por competir contra otro organismo. Al rev茅s, era mejor colaborar para resolver los problemas que enfrentaban.

Para Kropotkin adem谩s, en los organismos dentro de cada grupo son superiores aquellos que m谩s cooperan. Escribe: 芦as铆, encontramos entre los superiores de cada clase de animales, a las hormigas, los loros y los monos, todos combinando la m谩s grande sociabilidad con el m谩s grande desarrollo de la inteligencia禄. La cooperaci贸n lleva el avance. El m谩s apto es el que m谩s y mejor ayuda, no el que compite mejor. Se es m谩s apto cuanto m谩s sociable se es. La sociabilidad no solo asegura el bienestar de la especie sino que, indirectamente, favorece el crecimiento de la inteligencia. La inteligencia, al menos como capacidad de adaptaci贸n, es pues para Kropotkin una consecuencia de la cooperaci贸n y la evoluci贸n.

Kropotkin busca infructuosamente, en aquellos sitios de abundancia de vida que visit贸, la lucha competitiva entre individuos de la misma especie.

En su libro, Kropotkin nos regala ejemplos que ser铆an rocambolescos de explicar bajo el principio de la competencia, pero muy sencillos de entender bajo el principio de cooperaci贸n:

驴C贸mo explicar que durante m谩s de dos horas varios cangrejos traten de voltear a otro cangrejo que se hab铆a quedado de espaldas y que 芦viendo禄 que no consiguen su objetivo va a llamar m谩s cangrejos para la tarea? 驴C贸mo explicar el comportamiento de la hormiga que da de comer a otra hormiga 芦enemiga禄 y que a partir de entonces 茅sta es considerada amiga? 驴Y los nidos conectados de termitas donde conviven dos o tres especies diferentes? 驴Y los escarabajos enterradores que se ayudan para enterrar a un rat贸n aunque solo uno de ellos depositar谩 los huevos en 茅l? Y mi favorito, que extrae del propio Darwin: 驴C贸mo explicar aquel pel铆cano ciego alimentado por otros pel铆canos que ten铆an que recorrer m谩s de 50 km para hacerlo?

驴No vemos estas cosas a menudo en los documentales porque son conductas raras? 驴Cu谩ntas veces hemos visto en cambio pelearse a los leones por la comida? El caso es que las ideas de Kropotkin son ignoradas, aunque muchas de ellas fueran equilibradas y razonables, porque proven铆an de un anarquista.

Hoy deber铆amos de hablar de 鈥榢ropotkismo鈥 o del Principio de Kropotkin, por su valor cient铆fico. Y lo estar铆amos haciendo, sin duda, si el mundo fuera 芦regido禄 por el anarquismo. O incluso por las ideas pol铆ticas de Thoreau, Tolstoi o Gandhi.

Una vez rescatado a Kropotkin, alguien deber铆a preocuparse de algunas observaciones naturales inquietantes que hace. Repetidas veces dice que la sociabilidad de los animales tiende a perderse por las perturbaciones del ser humano, cita muchos ejemplos, entre ellos a la comadreja, el zorro 谩rtico y los osos. Algunos proceden de observaciones suyas y otras de otros naturalistas.

EL PRINCIPIO DE KROPOTKIN A SU LEY DE LA NATURALEZA

Hemos llamado Principio de Kropotkin a la idea de que los organismos huyen por todos los medios de tener que competir. Es un principio pues de inteligencia adaptativa. As铆, la naturaleza 芦inventa禄 la cooperaci贸n, la coordinaci贸n, la migraci贸n (2), el sexo (que reduce la tasa de crecimiento geom茅trico), la misma complejidad e incluso la muerte de los organismos. Todos ellos efectos de este principio.

La naturaleza, siempre que pueda, tratar谩 de no competir entre sus partes (organismos, ecosistemas, c茅lulas,鈥) y solo si las relaciones entre sus partes est谩n muy simplificadas ser谩 casi inevitable la competencia. Dijimos que la competencia se daba en los estados iniciales del desarrollo de un ecosistema o del cerebro humano. Pero una vez maduro, las relaciones competitivas desaparecen o eran totalmente secundarias.

Las termitas son un ejemplo de sociabilidad animal avanzada.

Si esto es as铆, el mundo actual esconde una cierta paradoja. Al simplificar la mayor铆a de los ecosistemas, especialmente durante el 煤ltimo siglo, el ser humano, sobre todo en las sociedades industrializadas capitalistas y excomunistas, ha provocado un retroceso en las relaciones de la naturaleza y las ha llevado hacia la competencia. Es, como dijimos ya, la profec铆a que se autocumple. El darwinismo competitivo aplicado a la econom铆a mundial ha ayudado a crecer geom茅tricamente (exponencialmente) el impacto ambiental. Este impacto ha sustituido ecosistemas complejos y maduros por ciudades, carreteras, centrales hidroel茅ctricas, campos de (mono)cultivo, pastos, deforestaci贸n, sobrepesca y un largo etc茅tera que suponen una simplificaci贸n de los ecosistemas primigenios. As铆, los cient铆ficos actuales quiz谩s est茅n observando m谩s competencia de la que durante millones de a帽os previos a nuestra llegada explosiva hubo. No debemos minimizar la capacidad simplificadora del ser humano, ya en la 茅poca de Kropotkin este observa: 芦cuando los rusos tomaron posesi贸n de Siberia, ellos la encontraron tan densamente poblada de ciervos, ant铆lopes, ardillas y otros animales sociables, que la verdadera conquista de Siberia no fue otra cosa que una expedici贸n de caza禄. Observaci贸n que se puede hacer tambi茅n para la conquista del Oeste americano, donde una poblaci贸n de 150 millones de bisontes se lleg贸 a reducir un mill贸n de veces a base de tiros (o donde se extingui贸 en 1914, tambi茅n por la caza, a la paloma migradora, que contaba con m谩s de 2.000 millones de individuos en 1810).

Hacemos pues una predicci贸n: en aquellos ecosistemas menos perturbados o m谩s complejos, habr谩 menos relaciones competitivas que en los m谩s distorsionados o sencillos. Teniendo en cuenta que a煤n hoy, la mayor铆a de los observadores cient铆ficos de la naturaleza son occidentales educados en pa铆ses donde la distorsi贸n ecol贸gica es enorme, uno sospecha que se tender谩n a buscar incluso en las zonas menos distorsionadas las relaciones competitivas. Muchos m谩s sencillas adem谩s.

Esto explicar铆a las observaciones de Kropotkin en las que antiguamente se daban m谩s comportamientos gregarios entre aves y mam铆feros.

La ley de la naturaleza es para Kropotkin la tendencia hacia la sociabilidad: 芦aparte de unas pocas excepciones, aquellas aves y mam铆feros que no son gregarios ahora, vivieron en sociedad antes de que el hombre se multiplicara sobre la tierra禄. Pero si esta tendencia es cierta, una vez simplificado el ecosistema, aquellos organismos que consigan adaptarse a los ecosistemas humanos 鈥攍a mayor铆a de los terrestres en la actualidad鈥 terminar谩 volviendo al gregarismo, a formar sociedades. Quiz谩s la cig眉e帽a, los estorninos, las palomas y las ratas de nuestras ciudades que son consideradas plagas lo est谩n haciendo.

Los elefantes reconocen a sus parientes muertos.

Como consecuencia de la tendencia a la cooperaci贸n, surge la sociabilidad y, para Kropotkin, esto supone un incremento inevitable de la inteligencia, la compasi贸n y la sensibilidad: las relaciones sociales cooperativas al ser m谩s complejas, exigen m谩s inteligencia y sensibilidad. El ejemplo de los pel铆canos que alimentaban al pel铆cano ciego, desde una visi贸n antropoc茅ntrica, se describir铆an con un comportamiento compasivo, que exige una percepci贸n de lo que pasa a su alrededor muy superior a la que exigir铆a la competencia. Y para Kropotkin, inteligencia, sensibilidad y compasi贸n son previos a los sentimientos morales.

La evoluci贸n lleva a la formaci贸n de sociedades y a la inteligencia. No nos enga帽emos al pensar que solo el Homo sapiens es inteligente. Su alto grado de autoconciencia quiz谩s sea nuestro rasgo m谩s importante. Pero chimpanc茅s, elefantes y delfines parecen mostrar tambi茅n un cierto grado de autoconciencia.

Los elefantes, por ejemplo, tienen un comportamiento que nos recuerda a la a帽oranza, en este caso hacia sus muertos. En cualquier caso, no hemos sido la 煤nica especie plenamente inteligente que ha existido, el neandertal y quiz谩s el actual铆simo hombre de la isla de Flores, han sido en este sentido tambi茅n humanos, y aunque sean de nuestro mismo g茅nero, est谩n extintos y son especies distintas de la nuestra.

Y esta tendencia hacia la sociabilidad y la inteligencia, no se da solamente entre vertebrados superiores como sabemos por la elevad铆sima sociabilidad de los insectos sociales. Ya hemos dicho que la sociabilidad en los insectos se ha inventado m谩s de una docena de veces distintas. Es tan elevada esta tendencia a la socializaci贸n, que en la actualidad se le llama atractor biol贸gico, del lenguaje de la Teor铆a del Caos.

Las termitas son tan gregarias que sabemos que viven m谩s y mejor juntas que separadas, incluso en condiciones extra帽as y extremas. Un sencillo experimento nos ense帽a esto. Se coloc贸 en situaci贸n de privaci贸n de recursos (en tubitos de ensayo cerrados) a n煤meros distintos de termitas. A pesar de que el primer factor de escasez era el ox铆geno, y por lo tanto este deber铆a a priori desaparecer antes en los tubos con mayor n煤mero de termitas, el resultado fue que en los tubos con menos termitas 茅stas mor铆an antes que en los tubos con m谩s termitas. Si las relaciones fueran competitivas el resultado habr铆a sido el asesinato. 隆Lo que en cambio mataba a las termitas aisladas era el estr茅s de verse solas! 隆Las termitas necesitaban m谩s a sus compa帽eras que a la luz, al agua o al mismo aire!

Por 煤ltimo se帽alemos que la sociabilidad hace m谩s dif铆cil la especiaci贸n en el sentido darwiniano, pues el aislamiento reproductivo necesario se reducir谩.

NOTAS

(1) Bastian, el protagonista de La Historia Interminable, aprende casi al final de su aventura que: 芦no quer铆a ser el m谩s grande, el m谩s fuerte o el m谩s inteligente. Todo eso lo hab铆a superado. Deseaba ser querido como era, bueno o malo, hermoso o feo, listo o tonto, con todos sus defectos鈥 o precisamente por ellos禄. 驴Contra inspiraci贸n de Ende?.

(2) Una especulaci贸n: 驴acaso las plantas, que nos parecen menos evolucionadas que los animales, lo son porque tienen menos oportunidades para evitar la competencia?




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com