March 30, 2023
De parte de Kurdistan America Latina
2,423 puntos de vista

Al parecer, el Partido Democr谩tico de los Pueblos (HDP), de Turqu铆a, va a presentar a sus candidatos parlamentarios a trav茅s de un partido diferente en las pr贸ximas elecciones turcas*. Esto no se debe a ninguna facci贸n o divisi贸n en las filas del HDP. Al contrario, el hecho de que el partido pro-kurdo y pro-derechos de las minor铆as se est茅 preparando para resurgir con un nuevo nombre, ilustra una vez m谩s la profundidad de su compromiso pol铆tico y su disciplina frente a los esfuerzos concertados para destruir su movimiento.

En un art铆culo especialmente deprimente de su sitio web, el HDP enumera la historia de los partidos pol铆ticos kurdos en Turqu铆a. El primer partido pro-kurdo fue el Partido del Trabajo del Pueblo (HEP), se cre贸 en 1990 y consigui贸 sobrevivir tres a帽os antes de ser prohibido. Los partidos pro-kurdos posteriores duraron a煤n menos: s贸lo seis meses en el caso del sucesor del HEP, el Partido de la Libertad y la Democracia (OZDEP). Adaptando una frase de Oscar Wilde, prohibir un partido pol铆tico kurdo puede considerarse celo autoritario; prohibir nueve parece fascismo.

Los mismos m茅todos legales y jur铆dicos utilizados para atacar a los predecesores del HDP, se est谩n desplegando hoy contra la 煤ltima formaci贸n pol铆tica pro-kurda, que obtuvo el 10% de los votos en las 煤ltimas elecciones turcas, a pesar de la colosal represi贸n. Ahora se espera que desempe帽e un papel de rey en la destituci贸n de Erdogan en los pr贸ximos comicios, siempre que el Tribunal Constitucional de Turqu铆a no proh铆ba el partido, utilizando el mismo mecanismo desplegado contra muchas otras organizaciones pro-kurdas.

Once diputados del HDP han sido encarcelados tras el levantamiento de su inmunidad parlamentaria, un mecanismo utilizado por primera vez contra legisladores kurdos en la d茅cada de 1990, cuando la primera diputada kurda fue una de los seis parlamentarios condenados a 15 a帽os de prisi贸n acusados de traici贸n. Mientras tanto, no menos del 40% de los diputados de base se han enfrentado a investigaciones penales. Si el 煤ltimo caso de cierre prospera, tambi茅n se prohibir谩 la actividad pol铆tica a unas 500 personas, en otro ataque a la actividad pol铆tica kurda.

Los extremos a los que debe llegar el HDP para intentar preservar su participaci贸n en el proceso democr谩tico hablan de la extra帽a situaci贸n de la democracia turca. Esto est谩 motivado, en parte, por las esperanzas cada vez m谩s lejanas de acceder a la Uni贸n Europea (UE) -el proceso de adhesi贸n, iniciado all谩 por 1987, antes incluso de que se formara el bloque, sigue en punto muerto-. A pesar de un giro autoritario radical tras el fallido intento de golpe de Estado de 2016, el presidente Erdogan ha considerado necesario, o prudente, mantener al menos los rasgos de la democracia parlamentaria, mientras que la bifurcaci贸n pol铆tica dentro del pa铆s significa que el proceso electoral turco sigue teniendo cierta validez.

As铆 pues, el movimiento kurdo prosigue tenazmente sus esfuerzos en el terreno hostil de una temporada electoral turca, esperando ser prohibido en cualquier momento mientras se enfrenta a detenciones, salvas medi谩ticas, oficinas cerradas y todo tipo de represi贸n legal. En elecciones anteriores, incluso se han distribuido cordones a los votantes con el fin de ayudarles a localizar la 煤ltima encarnaci贸n del movimiento pol铆tico kurdo en la papeleta electoral, en un recordatorio un tanto absurdo de lo lejos que deben llegar los kurdos incluso para conseguir una representaci贸n nominal.

Este interminable juego del gato y el rat贸n es agotador: agota los recursos, las finanzas y el poder popular del partido, convirtiendo en una burla sus sinceros esfuerzos por participar en la democracia parlamentaria, tal y como deber铆a ser. Por supuesto, el electorado de Turqu铆a estar铆a mucho mejor servido por un sistema que permitiera a los kurdos su leg铆timo derecho a la libre expresi贸n, la cr铆tica y la actividad pol铆tica. Sin embargo, tal y como est谩n las cosas, el movimiento kurdo no tiene otra opci贸n que continuar su tarea de S铆sifo, forjando incansablemente hacia un fin que parece tan imposible de alcanzar hoy como lo fue en cada una de sus ocho encarnaciones parlamentarias anteriores. A pesar de todas las pruebas que el movimiento kurdo ha soportado para sobrevivir hasta hoy, el camino que le queda por recorrer puede ser a煤n m谩s largo.

*El HDP anunci贸 d铆as atr谩s que se presentar谩 junto a sus aliados a trav茅s del Partido de la Izquierda Verde (YSP, Yesil Sol Parti).

FUENTE: Matt Broomfield / Medya News / Traducci贸n y edici贸n: Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org