February 24, 2021
De parte de SAS Madrid
337 puntos de vista


Una joven ha perdido un ojo, 129 personas han sido detenidas (una de cada tres son menores de edad) y m谩s de una decena de periodistas heridas es el balance de unas movilizaciones en las que el presidente en funciones de la Generalitat gui帽贸 ayer el ojo a los Mossos d’Esquadra.

Una joven de 19 a帽os solo puede ver con un ojo desde la semana pasada. Una bala de foam que sali贸 de la escopeta de un Mosso d鈥橢squadra la dej贸 tuerta el martes 16 de febrero. La fotoperiodista S貌nia Calv贸, que ha cubierto las protestas contra el encarcelamiento del m煤sico Pablo Hasel para eldiario.es, explica que los mossos 鈥渄isparaban desde dentro de las furgonetas, a trav茅s de los ventanucos, tanto con el veh铆culo parado como en movimiento. Cuando estoy en una carga, puedo situarme y elegir si me meto m谩s o menos para seguir teniendo controlada la situaci贸n, pero si disparan desde veh铆culos en movimiento no puedo prever donde va a impactar el foam, todo es cuesti贸n de suerte鈥, resume sobre las dos primeras noches en las que apenas hubo cargas con porras y s铆 muchas escopetas vaciadas, un arma de precisi贸n que no es 煤til para dispersar multitudes, sino para apuntar y acertar el tiro. En 48 horas dispararon 420 proyectiles. 

Uno de ellos impact贸 detr谩s de la oreja de la redactora de Europa Press que llam贸 a emergencias para pedir una ambulancia para la joven que perdi贸 el ojo. Estaba mirando el n煤mero del portal de V铆a Augusta en el que se encontraban mientras hablaba por tel茅fono con el 112. Emergencias le hab铆a pedido la ubicaci贸n exacta de la mujer herida.

La p茅rdida de un ojo a causa de una bala de foam puso encima de la mesa un debate que ya es un d茅j脿 vu en Catalunya. En las protestas contra la sentencia del Proc茅s, que se alargaron casi tres semanas en octubre de 2019 y fueron reprimidas con un exceso de contundencia que ha vuelto a aparecer en las movilizaciones contra el encarcelamiento de Hasel, el foam y las pelotas de goma utilizadas por la Polic铆a Nacional vaciaron entonces la cavidad ocular de cuatro personas. Otra joven fue operada de urgencia por un traumatismo craneal severo.

鈥淪i no se pone coto a la impunidad, es imposible cambiar el modelo y el uso de la fuerza contraria a la legalidad鈥, resume Andr茅s Garc铆a, abogado de la asociaci贸n Ir铆dia, el Centre per la Defensa dels Drets Humans

Los fot贸grafos Joan G谩lvez y Joan Mateu estaban lidiando el pasado s谩bado con un manifestante en la calle Gran de Gr脿cia que les recrimin贸 retratarle. El casco blanco de Mateu se hunde en el revoltijo humano c谩mara arriba, brazo en alto, cuando los Mossos decidieron encapsular a los manifestantes, cargar por los dos extremos y expulsarles por un callej贸n perpendicular. Mateu recibi贸 golpes de porra, uno de los dos cuerpos de c谩mara que usa, tambi茅n. G谩lvez recibi贸 cuatro porrazos en las piernas, un quinto en las costillas. Cay贸 al suelo, cinco o seis personas tropezaron sobre 茅l y le ayudaron a levantarse antes de ir hacia el callej贸n. Gritar 鈥減rensa鈥 y llevar el brazalete distintivo no les sirvi贸 de nada. 

Desde Media.cat, el Obervatori Cr铆tic de Mitjans, alertan que al menos una decena de periodistas han sido heridos en las protestas de Barcelona, Val猫ncia y Girona. 鈥淗ay un problema, es evidente鈥, resume su coordinadora, Elisenda Rovira. Desde 2015 registran las posibles vulneraciones al derecho de informaci贸n y a la libertad de expresi贸n.

Los disparos indiscriminados de balas de foam para dispersar a manifestantes llevaron a la CUP la semana pasada a solicitar la reformulaci贸n del modelo de seguridad de Catalunya, una petici贸n a la que se sum贸 En Com煤 Podem, le sigui贸 Junts per Catalunya (partido responsable del Departament de Interior) e incluso pareci贸 acercarse ERC. 

El encapsulamiento a Gran de Gr脿cia forz贸 ayer, lunes 22 de febrero, las declaraciones del director de los Mossos d鈥橢squadra, Pere Ferrer, que achac贸 a 鈥渆rrores de comunicaci贸n鈥 la estrategia policial por la cual los antidisturbios fueron subiendo a un grupo de manifestantes por una calle estrecha mientras en el otro extremo les esperaba otro grupo de antidisturbios. Cargaron durante un minuto y medio en ambas partes. 

El presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragon茅s (ERC), por fin compareci贸 en la tarde de ayer para valorar las intervenciones policiales de la BRIMO, los antidisturbios de los Mossos. No hubo una sola cr铆tica a un cuerpo policial opaco sobre el cual los v铆deos y los resultados de sus actuaciones demuestran, a lo largo de seis noches, que los excesos no son imaginaciones, sino fotogramas. Los Mossos 鈥攈ace tres a帽os y medio h茅roes nacionales en el primero de octubre鈥 contar谩n con 鈥渆l apoyo del Govern de la Generalitat鈥 en su condici贸n de trabajadores p煤blicos. Con sus declaraciones, el presidente en funciones pretende amainar los caldeados 谩nimos de un cuerpo policial que, a trav茅s de sus nueve sindicatos, mostraron su malestar ante un futuro Gobierno que parec铆a iba a depurarles, tal y como sugiri贸 incluso el conseller de Interior, Miquel S脿mper.

鈥淓l elemento m谩s destacable de estas protestas es la extrema juventud de los participantes y que parecen muy espont谩neas, sin una cabecera ni un objetivo claro鈥, indica V铆ctor Serri, fot贸grafo de La Directa

Esquerra ha sido la formaci贸n independentista m谩s votada el pasado 14 de febrero, por lo que posiblemente espera dirigir el departamento en la pr贸xima legislatura, una cartera reservada solo para ganadores. 

鈥淪i no se pone coto a la impunidad, es imposible cambiar el modelo y el uso de la fuerza contraria a la legalidad, para ello son necesarios mecanismos de control, evaluaci贸n, investigaci贸n y sanci贸n en los Mossos d鈥橢squadra鈥, resume Andr茅s Garc铆a, abogado de la asociaci贸n Ir铆dia, el Centre per la Defensa dels Drets Humans, que conf铆a en que se produzca el debate en el pr贸ximo Parlament catal谩n. 

Tambi茅n ayer arrancaba en la Audiencia de Barcelona el juicio contra el cupaire Marcel Vivet. La Generalitat se ha personado como acusaci贸n y solicita cuatro a帽os, nueves meses y un d铆a de prisi贸n por los delitos de des贸rdenes p煤blicos, atentado a la autoridad y lesiones a un agente de los Mossos durante una manifestaci贸n contra una marcha del sindicato policial Jusapol. Otro escollo m谩s en las negociaciones para la formaci贸n de Govern; la CUP reclama que la Generalitat deje de personarse como acusaci贸n. 

Mientras los nuevos parlamentarios discuten u olvidan debatir sobre el uso de las balas de foam (solo la CUP, En Com煤 Podem y un parlamentario de ERC vot贸 en contra de su uso en 2019), el chat compartido entre fotoperiodistas y sanitarios voluntarios del grupo Sanitaris per la Rep煤blica ha vuelto a activarse. Por protocolo, los servicios de emergencias m茅dicas no pueden trabajar en primera l铆nea. Los fotoperiodistas mandan al chat la ubicaci贸n de los heridos que ven y el tipo de lesi贸n que presentan. Los enlaces de Sanitaris mandan a un grupo con al menos un m茅dico, una enfermera y un auxiliar para que realicen la primera atenci贸n y el traslado si es necesario. 

鈥淟a bala rebot贸 contra el objetivo, que sali贸 volando; la mano a煤n me duele鈥, explica el fotoperiodista Jordi Borr脿s, quien a帽ade que 鈥渓os fotoperiodistas molestamos, siempre estamos en medio, sacando lo que no quieren que saquemos鈥

De nuevo, sanitarios voluntarios

El grupo se form贸 con las protestas de la sentencia del Proc茅s y desde entonces hab铆a estado inactivo. Maria Jes煤s Flores, una de las enfermeras que cuando los golpes silban sale a la calle a prestar servicio de forma voluntaria, indica que 鈥渓as intervenciones son brutales鈥. 鈥淓stamos viendo muchas heridas por encima de la cintura, no entendemos porqu茅. Puede que empiecen a golpear demasiado pronto鈥, lanza como hip贸tesis. 

鈥淔ueron a saco鈥, concluye el fotoperiodista Jordi Borr脿s. Recibi贸 una bala de foam en la mano con la que sosten铆a la c谩mara mientras sacaba una foto. 鈥淟a bala rebot贸 contra el objetivo, que sali贸 volando; la mano a煤n me duele鈥, explica. 鈥淟os fotoperiodistas les molestamos, siempre estamos en medio, sacando lo que no quieren que saquemos鈥, a帽ade. 

Cambian los manifestantes, pero los fotoperiodistas siguen ah铆. 鈥淓sta vez las protestas no son solo por Hasel 鈥攑rosigue Borr脿s鈥, hay un trasfondo, un poso acumulado desde hace tiempo, especialmente en el 煤ltimo a帽o de pandemia, con gente relevantemente joven que lleva encerrada en casa un a帽o y sin perspectivas de futuro, creo que esa es la chispa que lo ha encendido todo鈥, considera. 

Los manifestantes encuentran las convocatorias en el grupo de telegram ACABem la partida. Son a las 19h, el punto de partida cambia pero el inicio es una jam session donde un par de chicos se arrancan a rapear. Despu茅s, sobre las 19.45 o las 20h, el ambiente se caldea 鈥渕uy pronto鈥, destaca la fotoperiodista Mireia Comas de unas manifestaciones en las que 鈥減arece que el que va delante va tirando y el resto, le sigue鈥. 鈥淓l elemento m谩s destacable de estas protestas es la extrema juventud de los participantes y que parecen muy espont谩neas, sin una cabecera ni un objetivo claro鈥, a帽ade V铆ctor Serri, fot贸grafo de La Directa. 

Una pancarta atropellada

El documentalista F猫lix Colomer explic贸 en su cuenta de Twitter que, efectivamente, el domingo acudi贸 a la protesta con una pancarta que hizo para las protestas de 2019 con el lema inspirado en las protestas de Hong Kong Nos est谩is ense帽ando que ser pac铆ficos es in煤til. La pancarta qued贸 destrozada, las furgonetas de antidisturbios la atropellaron. 鈥淓l mensaje poni茅ndonos delante suyo pretend铆a demostrar que de la manera m谩s pac铆fica del mundo, tambi茅n molestas, tambi茅n te ostian y tambi茅n te insultan, por eso es efectivo el lema鈥, explica. 

Da igual todo, no tienes futuro, parece un malestar compartido entre los manifestantes que te贸ricamente protestan contra el encarcelamiento de un rapero condenado por llamar ladr贸n a un rey sobre el que todo apunta a que ha practicado el cohecho en m谩s de una ocasi贸n, y al que se han unido j贸venes que no han dudado en saquear tiendas de marcas pr贸speras. Los j贸venes migrados no solo no tienen futuro, tampoco presente. 鈥淪i hay alguien a quienes se les ha fallado ha sido a ellos鈥, resume el antrop贸logo Jose Mansilla sobre el racismo institucional que sufren. 鈥淯na manifestaci贸n es un coro que forma una sola voz y tiene diferentes tonos, cada uno en su l铆nea, y estos chicos nos est谩n hablando鈥, valora desde las ciencias sociales.  

Hasta la tarde de ayer, en seis d铆as consecutivos de protestas, 129 personas han sido detenidas en Catalunya por los Mossos d鈥橢squadra en el marco de las movilizaciones contra el encarcelamiento del m煤sico Pablo Hasel por las letras de sus canciones y tuits. Dos han sido ingresados en prisi贸n provisional. De los 75 arrestados en Barcelona, 24 son menores de dad. Casi uno de cada tres. 

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (23/02/2021).




Fuente: Sasmadrid.org