November 30, 2021
De parte de ANRed
302 puntos de vista


El 21 de diciembre el proyecto de Ley de Humedales podría perder estado parlamentario, lo que implicaría empezar todo el curso legislativo desde cero. Si eso sucede, sería la tercera vez en forma consecutiva que el Congreso no trata ésta ley de protección a la vida, ya que los humedales brindan infinitos beneficios a nuestro ambiente y a otras especies. Ambientalistas sostienen la importancia de que las comisiones dictaminen y exigen al Presidente de la Nación Alberto Fernández el apoyo para que el proyecto se trate. «Estamos pidiendo una muestra de apoyo concreto del Poder Ejecutivo porque llevamos dos años respirando humo de quemas intencionales que no se detuvieron y no dijo una sola palabra sobre los humedales. Dicho por los diputados que nos recibieron en el Congreso al finalizar la travesía que hicimos en kayak en agosto fue: hasta que el presidente no apoye la ley no va a salir», expresó Ivo Peruggino, integrante de la Multisectorial Humedales. Por ANRed.


El 21 de diciembre el proyecto de Ley de Humedales podría perder estado parlamentario que implicaría empezar todo el curso legislativo desde cero. Más de 380 organizaciones ambientales, grupos y movimientos de todo el país alertaron ésta situación que lleva más de diez años y exigen a la Cámara de diputados el dictámen de comisiones para que el proyecto obtenga la media sanción.

ANRed dialogó con Ivo Peruggino, integrante de la Multisectorial Humedales quien explicó la importancia de éste proyecto: Â«la ley de humedales es una ley de presupuestos mínimos. Es decir, plantea que las provincias no pueden invertir menos de determinada cantidad de dinero en proteger éstos ecosistemas y una restauración ecológica sobre el daño que ya se haya hecho. No es una ley prohibitiva sobre las actividades productivas, sino que las regularía, porque si el Estado no regula, el mercado destruye. Claramente con la destrucción que hay sobre los humedales en el Delta del Paraná, específicamente, en los últimos dos años perdimos un millón de hectáreas, y 40% del delta arrasado por el fuego y, en ese sentido, es una ley que va a tratar de proteger éstos ecosistemas. La idea es que se regule la producción para que se adapte a las características ecológicas y no al revés, que la producción esté al servicio de la reproducción de la vida y no de la multiplicación de las ganancias de unos pocos que someten a todo el pueblo a la destrucción del ambiente, a respirar humo y demás. Es importante que salga ésta ley porque no solo va a proteger el Delta del Paraná que es el humedal que más visibilidad tuvo por el tema de los incendios sino proteger todos los humedales del país que es 21,5% del territorio argentino, que es muchísimo, casi un cuarto. Es importante protegerlos porque cumplen funciones importantes para el desarrollo de la vida: retienen nutrientes contaminantes, almacenan carbono, desaceleran el cambio climático, son una reserva de agua dulce, filtran el agua que tomamos, limpian el aire que respiramos, brindan hábitat y alimento a un montón de especies que encuentran allí refugio, retienen crecidas y evitan inundaciones, son infinitos los beneficios que nos brindan los humedales no solo a nosotros sino también a las generaciones que están por venir», explicó.

Consultado sobre la situación del proyecto en la cámara baja explicó: «si la ley pierde estado parlamentario hay que empezar todo el curso legislativo desde cero. Ya perdió estado parlamentario dos veces y si vuelve a suceder sería la tercera. Esto es lo que estamos evitando que suceda. En el 2020 ingresaron más de 10 proyectos sobre humedales al Congreso de la Nación por la Comisión de Ambiente, presidida por Leonardo Grosso, y sobre esos proyectos hicieron un texto unificado y le dieron dictamen. De ahí pasó a la comisión de Agricultura y Ganadería, presidida por José Luis Arnaldo Aragón, que es dónde está trabado el proyecto hace más de un año. Si esa comisión le da dictamen todavía falta que pase por otras dos: Presupuesto y Hacienda, y otra que se llama Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios. Estamos pidiendo a las organizaciones desde hace varios días porque ahora se extendieron las sesiones ordinarias. Es decir, que no pierde estado parlamentario el 30 sino que tenemos tiempo hasta el 21 de diciembre y lo que estamos pidiendo es una herramienta que se llama plenaria de comisiones para que éstas trabajen en simultáneo de manera unificada y que le den dictamen al proyecto de ley las tres juntas. Quienes están trabando el proyecto son Aragón, Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, y Juan Aicega, presidente de la Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios. Además, estamos pidiendo una muestra de apoyo concreto del Poder Ejecutivo, del Presidente de la Nación Alberto Fernández, porque llevamos dos años respirando humo de quemas intencionales que no se detuvieron y no dijo una sola palabra sobre los humedales. Dicho por los diputados que nos recibieron en el Congreso al finalizar la travesía que hicimos en kayak en agosto fue: ‘hasta que el presidente no apoye la ley no va a salir’. Más allá del plenario de comisiones necesitamos un apoyo concreto del presidente», remarcó.

«Acabamos de realizar el Festival Socioambiental, que fue una jornada de lucha en el Monumento a la Bandera en Rosario. Convocamos a la gente para que sepa lo que está pasando y ser cada vez más para poder visibilizar esta situación. Es una ley que tiene mucho consenso en la población. Se sigue juntando gente, pero necesitamos que ese apoyo se traslade dentro del recinto», finalizó.





Fuente: Anred.org