April 14, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
340 puntos de vista


En la localidad de Rimêlan, en Girkê Legê, en el norte de Siria, se están construyendo invernaderos con el apoyo de los Comités de Economía y Agricultura. Este proyecto es de gran importancia, en un momento en que el gobierno de Damasco, Turquía y el Partido Democrático de Kurdistán (PDK) de Irak, imponen un bloqueo fronterizo.

El paso fronterizo de Til Kocher, muy importante para la región, está cerrado desde 2019 como resultado de una decisión de Rusia. En definitiva, los esfuerzos por ahogar la economía de la zona con embargos durante los primeros años de la revolución hacen que los proyectos de producción económica sean urgentes.

El Comité Económico abrió por primera vez nueve invernaderos en 12 dunams en Rimelan, en 2016. En esa tierra se han cultivado pepinos, tomates, berenjenas, pimientos y muchas otras verduras como parte del proyecto que se inició para satisfacer las necesidades de los ciudadanos y las ciudadanas de la región.

Con el tiempo, el número de invernaderos llegó a 32. Según los responsables del proyecto, 450 mil personas disfrutan del consumo de verduras producidas en estas tierras. Ahora se prevé cultivar perejil, judías verdes y menta en otros cinco invernaderos.

Los invernaderos tienen diferentes características. Los construidos en forma de W están diseñados para resistir el viento y la lluvia. Disponen de mecanismos de calefacción y refrigeración en invierno y verano para cultivar hortalizas en todas las estaciones.

El ingeniero agrícola Hemide Silêman habló del proyecto y dijo: “El invernadero tiene tecnología avanzada. Puede controlar el calor y el frío. Se riega con el sistema de goteo”.

Por su parte, otro ingeniero agrícola, Hesen Omer, explicó “Empecé a trabajar aquí después de graduarme en la universidad. Con estos métodos obtenemos más rendimiento de la tierra. Las hortalizas se cultivan en función de las necesidades de la gente. Los pepinos, tomates, pimientos y berenjenas son más populares”.

“Los plantones necesitan cuidados constantes. Hay que prestarles atención”, dijo también el ingeniero agrícola Şêrîn Abdulruhman.

En tanto, el Ingeniero agrónomo Zinar Hesen aseguró que “los invernaderos pueden producir continuamente, pero hay que utilizar pesticidas agrícolas para el suelo y prestar especial atención a las plagas. Cada invernadero tiene 51 metros de largo y 9,6 metros de ancho. Su altura es de 4,5 metros. Cada uno de ellos produce 50 toneladas de verduras al año. Los productos que se obtienen aquí se venden en varios lugares desde Girkê Legê hasta Dêrik”.

En estos invernaderos trabajan unas 100 personas. Pronto se construirán otros 10 invernaderos en 10 dunams en Hesekê. En Tirbespî se está llevando a cabo otro proyecto con el apoyo del Comité de Economía de la Mujer.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org