December 1, 2020
De parte de Indymedia Argentina
243 puntos de vista


Más de diez comunidades de Chubut, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires se reunieron durante el fin de semana largo en territorio recuperado del Lof Lafken Winkul Mapu. Compartimos comunicado.

Relmu lafken Winkul Mapu, 24 de noviembre de 2020

Documento colectivo del Parlamento Autonómo Mapuche Tehuelche Rankulche

Mari mari pu machi, pu lonko, pu pillan kushe

Mari mari pu peñi, pu lamgen, kompuche

Las siguientes Lof, comunidades y miembros del Pueblo Mapuche y Mapuche Tehuelche: Lof Newentuaiñ Inchiñ, Lof Pillan Mawiza, Lof Cañio, Lof Pichiñan Cerro Cóndor, Lof Fentren Kimun, Puel Ko Lafken Mo, Puel Futa Lafken, Kula Leufu, Futa Trawn Ranquel La Pampa, Comunidad Los Toldos Mapuche Rankulche, miembros del Pueblo Mapuche del Depto. Cushamen y pu lamngen del Valle del Río Negro, hemos llegado a un kiñe rakizuam.
Reunidos en Trawn en el territorio recuperado del Lof Lafken Winkul Mapu los días 21, 22 y 23 de noviembre, expresamos lo siguiente:

– Nuestra lucha se sostiene con la trasmisión espiritual y política de nuestros mayores acerca de cómo relacionarnos con la naturaleza, internamente entre las lof y hacia afuera, esto es, de nuestro kuyfi nglam. Nuestra lucha se fortalece con la memoria y el permanente acompañamiento de nuestro weichafe Rafael Nawel yem, asesinado en este territorio por el Estado Argentino. Nunca acallaremos nuestra denuncia al Estado por encubrir a los autores materiales e ideológicos de su asesinato

– Reivindicamos y reconocemos las autoridades ancestrales: Lonko, Machi, Pillan Kushe, Werken, y Kona del Lof Lafken Winkul Mapu, su territorio recuperado y la legitimidad de su autodefensa.

– Reivindicamos y reconocemos las autoridades que resisten y permanecen en cada uno de los territorios. Manifestamos nuestro legítimo derecho de retornar al territorio. Repudiamos la condena mediática hacia nuestro Pueblo, la persecución judicial y el racismo social. No somos tomadores de tierras ni usurpadores, somos un pueblo milenario retornando a su ancestral territorio.

– Es preciso reconocer que la lucha por la recuperación territorial de nuestro Pueblo es política e histórica y no debe ser reducida a meros actos administrativos y a la judicialización.

– Manifestamos nuestro profundo rechazo a todo el sistema extractivista: mineras, petroleras, hidroeléctricas, forestales, robo sistemático de fósiles en nuestros territorios, turismo depredador, agrotóxicos, monocultivos, fracking, arenas silíceas, desmontes de bosques nativos, incendios intencionales y todo lo que atente contra nuestro territorio y nuestro desarrollo como Pueblo Mapuche.

– Nuestro territorio es permanentemente violentado mediante el saqueo, la contaminación, el extractivismo o la destrucción de la naturaleza como los incendios intencionales. Identificamos como operadores de este macabro plan al poder político, al poder económico, a los medios de comunicación mercenarios y al sistema judicial que allana el camino para legalizar ese violentamiento. Con la excusa de la falta de energía, el desempleo y el desarrollo turístico, el sistema extractivista Estatal-Privado propone instalar represas en los ríos, zonificar la meseta para la megaminería y el fracking, y arrasar con el bosque antiguo con los centros de Sky, negocios millonarios que vulneran el equilibrio en nuestros territorios.

– En nombre de la ciencia y la preservación del patrimonio, los museos saquean, usurpan, distorsionan y exhiben. Jamás tienen en cuenta nuestros derechos territoriales –por ejemplo cuando el Museo Egidio Feruglio se lleva fósiles que “por algo están” en territorio mapuche—ni los sentimientos y memorias colectivas de nuestro pueblo. Estos son los casos, por ejemplo, del Museo de la Plata que, como dijo una papay, aun tiene “en cautiverio” a nuestros antepasado; y de los Museos de Bariloche y de Benetton que se adjudican el relato de “más de 10 mil años”.

– Asimismo, recordamos y repudiamos la desaparición de pu peñi ka pu lamngen en los distintos territorios como los casos jamás olvidados de Lucerinda Quintupuray, Genaro y Cristian Calfullanca, Reimundo y Narciso Pino, Luciano González y tantos otros peñi ka pu lamngen desaparecidos y muertos en circunstancias dudosas y que no han sido investigadas ni esclarecidas.

– La pandemia del covid19 profundizó la política negacionista estatal. Complejizó aun más el acceso libre a nuestro sistema de salud milenario porque no pudimos atravesar las fronteras interprovinciales e internacionales que hoy mantienen dividido a nuestros Wallmapu. Nuestro sistema de salud es la conjunción de una multiplicidad de actividades colectivas, como por ejemplo: el nguillatun, el camarikun y la participación en muchas otras ceremonias; la búsqueda del lawen, visitas y encuentros con Machi y Lawentuchefe, y cuidar las fuerzas del territorio que equilibran nuestra integridad espiritual y física.

– En estos últimos años, los gobiernos han intensificado la violencia a través de las fuerzas represivas sobre la lucha de nuestro pueblo, sofisticando las metodologías de criminalización con amenazas, provocaciones, espionaje o invención de causas. Denunciamos a los grupos a gendarmería, policía federal, grupo albatros de la prefectura, las policías provinciales; y a los grupos parapoliciales privados y estatales (como la Seguridad Rural en Chubut) que operan en los territorios en resistencia, avalados por los Estados Provinciales de Chubut y Río Negro y alentados por los medios de comunicación racistas que desinforman y confunden a la sociedad en general.

– Hacemos todo lo posible para resguardar a los pichikeche (niños y niñas) cuando las fuerzas reprimen, pero sabemos que la violencia impacta de formas a veces irreversibles en la niñez. La crueldad de estos actos evidencia que el Estado racista y supremacista nada ha cambiado desde fines del siglo XIX.

El Estado debe respetar nuestra autonomía y libre determinación como pueblo preexistente en estos territorios. A su vez, manifestamos que la legislación existente en términos de reconocimientos de derechos, es limitada y restrictiva.

– Finalmente, advertimos que estamos en conocimiento de los planes de depredación y despojo. No dudaremos en tomar medidas de acción directas para impedir que se siga destruyendo nuestro territorio. Toda forma de lucha es válida en la defensa de nuestro wallmapu.

Desde la llegada del winka intentaron exterminarnos, ocuparon militarmente nuestro territorio, nos intentaron colonizar ideológicamente, nos encarcelaron… pero nunca podrán quitarnos la esencia del ser mapuche: la libertad.

La mayor venganza contra este sistema winka es seguir existiendo como mapuche.
Kompuche, ñanquilpe taiñ mapuche ñi kuifi tukulpan zungu, ñi kuifi ngulam, ñi kuifi kimun, ñi kuifi rakizuam.

Fuente: https://www.facebook.com/116006780088754/posts/199580238398074/




Fuente: Argentina.indymedia.org