October 21, 2020
De parte de Briega
110 puntos de vista

Publicaci贸n: El fanzine de la mutualidad

Escrito en 2014 en Lyon, 鈥淓l fanzine de la mutualidad鈥 es un texto que explica un proyecto a peque帽a escala de redistribuci贸n de ingresos entre un grupo personas surgido del 谩mbito militante de dicha ciudad francesa. Desde la Editorial Doble V铆nculo nos hemos encargado de su traducci贸n al castellano y de su publicaci贸n. Vemos en este texto una buena herramienta para que otros grupos de personas se inspiren y se animen a reproducir en sus c铆rculos este experimento de apoyo mutuo y solidaridad.

驴C贸mo surgi贸 la mutualidad?

Seg煤n se explica en el texto, las personas que impulsaron el proyecto anteriormente ya llevaban a cabo formas de colectivizaci贸n de dinero, como por ejemplo a trav茅s de cajas de resistencia. Pero sintieron la necesidad de ir un paso m谩s all谩. Conscientes de las desigualdades econ贸micas que exist铆an entre ellas e inc贸modas ante el hecho de tener que afrontar los problemas de dinero siempre a nivel individual, idearon la mutualidad. Otro motivo importante fue el deseo de crear algo tangible y concreto, en vez de quedarse estancadas, como siempre, en las cuestiones te贸ricas o 鈥渞evolucionarias鈥; una puesta en pr谩ctica, en el d铆a a d铆a, de la ayuda mutua. Y eso con la aspiraci贸n de buscar el largo plazo, que el proyecto perdurase en el tiempo, frente a la provisionalidad o lo ef铆mero de otras herramientas como por ejemplo las cajas de resistencia.

Una de las cualidades de este proyecto es que su funcionamiento es relativamente sencillo. Las personas que lo integran se re煤nen una vez al mes, momento en el comunican los ingresos que han conseguido desde la 煤ltima reuni贸n (salarios, prestaciones, donaciones, etc.). Cada persona aporta entonces el 5% de sus ingresos que van destinados a un bote com煤n. Despu茅s, aquellas personas cuyos ingresos ese mes han sido menores a 100 euros, cogen dinero del bote para obtener un ingreso m铆nimo de 100 euros. El resto del bote se guarda para que, en caso de necesidad, cualquier persona del grupo, en cualquier momento, pueda coger la cantidad que quiera. Al t茅rmino de la reuni贸n se ha llevado una redistribuci贸n efectiva de ingresos, ya que quienes m谩s tienen han cedido una peque帽a parte a aquellas personas que menos tienen (o no tienen nada).

Puntos d茅biles y puntos fuertes

En el texto se insiste en que uno de los principios fundamentales para que la mutualidad funcione es la confianza. Por lo tanto, el grupo es relativamente cerrado y solo se integran en 茅l personas cercanas o conocidas, lo cual es una de las cr铆ticas que se le puede hacer a la mutualidad. Por otro lado, esa confianza implica que las personas integrantes del grupo no juzguen a las otras ni cuestionen las necesidades de cada cual. Ah铆 reside la fr谩gil separaci贸n entre caridad y solidaridad, ya que a menudo es dif铆cil separar las cuestiones del dinero de las cuestiones morales.

M谩s all谩 de la redistribuci贸n de ingresos, el texto explica c贸mo la mutualidad supone tambi茅n un punto de encuentro en el que tejer otras solidaridades y complicidades. Un espacio en el que poner en com煤n los problemas que el dinero (o la falta de 茅l) generan a nivel individual, para intentar solucionarlos o atenuarlos. Pero tambi茅n es una oportunidad para cuestionar el uso que se hace del dinero, lo que lleva, consecuentemente, a hacerse preguntas sobre el consumo, el trabajo, las deudas y, en general, el sistema en el que vivimos.

Crear 10, 100, 1000 mutualidades

El texto nos cuenta que la mutualidad en Lyon es solo un ejemplo y que existen otras muchas iniciativas similares en otras ciudades. Pero una mutualidad no necesariamente tiene porque consistir en redistribuir ingresos, sino que hay otras muchas actividades y cuestiones de la vida cotidiana que se pueden compartir y colectivizar. Otro ejemplo que se recoge en el fanzine es el de la mutualidad del fraude de la ciudad de Lille: un grupo de personas que se niega a pagar los pasajes del transporte p煤blico y que afronta colectivamente las multas que eventualmente esto les puede acarrear. Pero se nos ocurren muchos ejemplos m谩s: mutualidades de producci贸n (huertas colectivas), mutualidades de consumo (lo que conocemos como grupos de consumo), mutualidades de vivienda, mutualidades de transporte鈥 Y si cre谩ramos mutualidades en cada grupo de colegas, en cada barrio, en cada pueblo, en cada centro educativo, en cada curro, 驴qu茅 suceder铆a?

Pod茅is acceder al fanzine en formato pdf aqu铆

 




Fuente: Briega.org