December 9, 2020
De parte de Asociacion Germinal
2,047 puntos de vista

La mu虂sica tambi茅n es poli虂tica y un instrumento para transmitir ideologi虂a, defiende Vi虂ctor Terrazas en el libro 鈥楶oli虂tica en escala de do鈥, donde refleja c贸mo la protesta alent贸 e impregn贸 diversos g茅neros y canciones.

Esa primera investigaci贸n fue el germen de Poli虂tica en escala de do (Libros.com), donde refleja que la m煤sica fue un arma de resistencia contra la dictadura, el sistema y la opresi贸n. Aquel adolescente de quince a帽os, cuya experiencia inici谩tica lo llev贸 a estudiar la interrelaci贸n entre ambas disciplinas, prepara ahora una tesis doctoral en la que las canciones funcionan como una vacuna, un ant铆doto o un analg茅sico para combatir los reg铆menes dictatoriales, idea que subyace en su reciente obra.

En ella se centra en el blues, el rock y el punk, aunque el colaborador de Muzikalia o Ruta 66 tambi茅n aborda la canci贸n protesta durante el franquismo, as铆 como sus fuentes, desde Francia hasta Latinoam茅rica, pasto de dictaduras en la segunda mitad del siglo pasado. 芦驴Es imposible hacer ya rock poli虂tico?禄, se pregunta en su libro tras apuntar a una 芦sobreproducci贸n musical禄 a dos velocidades.

Una, protagonizada por bandas de estadio. Otra, por grupos emergentes que apenas logran subsistir y cuyo mensaje a veces no tiene eco: 芦Un problema para la mu虂sica poli虂tica, porque puedes decir lo que quieras, pero nadie te hace caso o solo te hacen caso los ya convencidos禄, escribe V铆ctor Terrazas, quien afirma que el conservadurismo afecta tanto a los artistas como al p煤blico. Por ello, sin pretender que resulte un ejercicio de nostalgia, en Poli虂tica en escala de do echa la vista atr谩s para dar un salto adelante.

El punk, un escupitajo al sistema

芦El punk es una amenaza m谩s fuerte a nuestro estilo de vida que el comunismo ruso o la hiperinflaci贸n禄, lleg贸 a comentar un locutor de la BBC. 芦Esa frase era cierta, porque fue la respuesta de toda una generaci贸n, un grito de rabia y desprecio contra los valores, contra los 铆dolos y artistas, y tambi茅n contra la pol铆tica y los pol铆ticos. Un escepticismo total hacia la cultura burguesa, hacia el rock cl谩sico y hacia la forma de vida de aquellos a帽os禄, explica Terrazas, quien a la hora de elegir una banda y una canci贸n se queda con The Clash y su White Riot.

芦Eran diferentes. Para ellos s铆 hab铆a futuro, pero hab铆a que conquistarlo. El punk se ha reflejado de demasiadas formas, desde una visi贸n 谩crata y nihilista hasta una mucho m谩s combativa e ideologizada. Sin duda, The Clash entrar铆a en el segundo grupo禄, comenta el autor de Poli虂tica en escala de do. 芦Este conjunto londinense es uno de los padres fundadores de este g茅nero, aunque a diferencia de otros pose铆a una calidad instrumental y l铆rica digna de admirar, lo que les ha convertido en uno de los mejores de toda la historia禄.

El punk, seg煤n 茅l, represent贸 un nuevo agente revolucionario en la cultura anglosajona a finales de los setenta. 芦Se aline贸 con el anarquismo destructor, pero m谩s por simple est茅tica que por una 茅tica禄. El objetivo era provocar, v茅ase la esv谩stica nazi estampada en la camiseta de Sid Vicious, bajista de Sex Pistols. 芦Quer铆an ser escuchados por primera vez en su vida y encontraron en esa provocaci贸n la forma m谩s r谩pida para conseguirlo禄, a帽ade Terrazas, quien recuerda que aquellos combos estuvieron influenciados por el dada铆smo, el letrismo, el situacionismo y otras vanguardias.

Joe Strummer, l铆der de The Clash, en Granada. / JUAN JES脷S GARC脥A
Joe Strummer, l铆der de The Clash, en Granada. 鈥 Juan Jes煤s Garc铆a

芦Las pol铆ticas que desarroll贸 Margaret Thatcher en los ochenta 鈥攄esregulaci贸n, privatizaciones, impuestos bajos鈥 se extendieron por todo el mundo como un virus. La Dama de Hierro estableci贸 una profec铆a autocumplida que dec铆a no hay alternativa. Mientras, en el mismo pa铆s y desde el lado opuesto, el punk de los finales de los setenta nos transmit铆a que no hay futuro芦, analiza el polit贸logo madrile帽o, quien considera que The Clash estar铆an en un pelda帽o superior. 芦Su l铆der, Joe Strummer, era un afamado estudioso de la m煤sica protesta, sabiendo dotar a las canciones de una influencia pol铆tica como pocas veces antes se ha visto禄.

Seg煤n 茅l, todas las canciones de The Clash pueden identificarse con una causa pol铆tica o de justicia social. Incluso, pese a las diversas interpretaciones, Should I Stay or Should I Go. 芦Aunque no se sabe con certeza el origen de la letra y lleg贸 a relacionarse con la hipot茅tica marcha de un miembro del grupo, tambi茅n podr铆a tener una intencionalidad pol铆tica禄, cree Terrazas. 芦En realidad, es deducible que alguien se est谩 planteando: debo quedarme o debo irme, debo rendirme o debo luchar禄.

Michael Ochs inmortaliz贸 a la Creedence Clearwater Revival sobre dos ruedas.
Michael Ochs inmortaliz贸 a la Creedence Clearwater Revival sobre dos ruedas.  Michael Ochs

El rock y las ansias de libertad

芦Vuestros hijos e hijas est谩n fuera de vuestro control, vuestro viejo camino est谩 envejeciendo r谩pidamente. Por favor salir del nuevo si no pod茅is echar una mano, porque los tiempos est谩n cambiando禄. Palabra de Bob Dylan. M谩s raz贸n que un santo, seg煤n el autor de Poli虂tica en escala de do. 芦Cuando una cosa tiende a ser m谩s permanente, m谩s carece de vida. Sesenta a帽os han pasado desde aquella prodigiosa d茅cada de los sesenta, a帽os del nacimiento de la contracultura, de una juventud con ansias de libertad, de romper los moldes de una sociedad envejecida y caduca禄.

Ese 芦esp铆ritu rebelde e inconformista禄 todav铆a est谩 presente en algunos grupos actuales, seg煤n Terrazas, quien escoge como s铆mbolo de aquella 茅poca a la Creedence Clearwater Revival y su Fortunate Son. 芦Es una cr铆tica directa a las instituciones y a las personas que evitaban el alistamiento por el hecho de ser hijos de pol铆ticos y de grandes magnates禄. La canci贸n, 芦de car谩cter antiinstitucional禄, se inspir贸 en la famosa boda de David Eisenhower (nieto del presidente de Estados Unidos) y la hija de Richard Nixon, mandatario en aquel momento.

芦Los j贸venes se divid铆an en dos clases, tal y como representaba la canci贸n de John Fogerty: los privilegiados, la clase alta norteamericana, capaces de sortear de forma casual el alistamiento; y todos aquellos que eran forzosamente reclutados para combatir en el sudeste asi谩tico. Por ello, se convirti贸 en todo un himno antimilitar禄, explica Terrazas, quien traza la historia del rock en paralelo a la lucha por los derechos civiles y contra la guerra de Vietnam. Tiempos dif铆ciles, horizontes esperanzadores.

El rock como ruptura, por V铆ctor Terrazas

芦El rock es un g茅nero musical cuyo nacimiento en la d茅cada de los cincuenta fue el resultado de la fusi贸n del R&B y el country. Este g茅nero musical, como el blues, represent贸 una cierta ruptura con las tradiciones culturales y musicales de la sociedad estadounidense. Puede parecer una tonter铆a, pero cuando Elvis mov铆a las caderas, estaba haciendo pol铆tica, estaba luchando en cierto sentido contra esa cultura moralista tan presente en los EEUU.

El nacimiento del rock y su influencia en la generaci贸n posterior a la Segunda Guerra Mundial vino dada, adem谩s, por el desarrollo de una juventud que se enfoc贸 en sus emociones, as铆 como por el cuestionamiento de su identidad y su lugar dentro de la sociedad.

Ya a mediados de los sesenta, el rock se convirti贸 en un horizonte de cambio para muchos j贸venes. Concretamente en los EEUU, creo que fueron las manifestaciones en contra de la guerra de Vietnam las m谩s llamativas. La oposici贸n a la guerra se extendi贸 r谩pidamente entre la juventud estadounidense y principalmente entre el movimiento hippie, que integraba movimientos muy fuertes de car谩cter pac铆fico, as铆 como su relaci贸n con grupos que hab铆an participado en la lucha y conquista del movimiento por los derechos civiles como los Black Panthers禄.

El bluesman J.B. Lenoir, autor de la canci贸n 'Eisenhower Blues'.
El bluesman J.B. Lenoir, autor de la canci贸n 鈥楨isenhower Blues鈥.  Jan Persson

El blues: lo personal es pol铆tico

芦El blues se construy贸 a partir del encuentro intercultural surgido del conflicto 鈥攎igraci贸n forzada, trabajos de semiesclavitud, violencia鈥 y fue reinterpretado y transmitido territorialmente en diversas formas: blues de Chicago, delta del Mississippi, blues de Texas, etc茅tera禄, explica Terrazas. 芦Angela Davis declar贸 que, a trav茅s del blues, los problemas de la poblaci贸n afroamericana son sacados de la experiencia individual aislada y reorientados como problemas compartidos con la comunidad禄.

De esta manera son abordados en un contexto p煤blico y colectivo. 芦Vemos en primer lugar que lo personal es pol铆tico. Y tambi茅n que la transformaci贸n de lo personal o privado en p煤blico pasa por el relato y el encuentro social, que en este caso posibilit贸 el g茅nero del blues. Esta etapa logr贸 que ese sufrimiento se hiciera p煤blico para la mayor铆a de la sociedad norteamericana gracias a artistas de la talla de T-Bone, Walker, Big Joe, Muddy Waters, John Lee Hooker, B.B. King, Willie Dixon u Otis Spann禄, a帽ade el polit贸logo, quien se queda con el Eisenhower Blues, de J.B. Lenoir, por su 芦cr铆tica directa al sistema pol铆tico禄.

Mi dinero se ha esfumado, mi diversio虂n se ha ido.
Tal y como esta虂n las cosas, 驴co虂mo puedo estar aqui虂 mucho tiempo?

No tengo ni un duro, ni siquiera tengo un centavo.
Ni siquiera tengo dinero para pagar mi alquiler.
Mi bebe虂 necesita algo de ropa, necesita unos zapatos.
Gente, que no se虂 que虂 voy a hacer.

Paco Ib谩帽ez music贸 los versos de Rafael Alberti en 'A galopar'.
Paco Ib谩帽ez music贸 los versos de Rafael Alberti en 鈥楢 galopar鈥.  EFE

La canci贸n protesta galopa por el mundo

V铆ctor Terrazas echa el ancla a comienzos del siglo XX para bucear en la 芦misteriosa禄 figura de Joe Hill, el pecio de la canci贸n protesta estadounidense. Un inmigrante sueco, de nombre Joel Emmanuel H盲gglund, quien en 1903 trabajaba de sol a sol por tres d贸lares a la semana: la pesadilla americana. 芦Lo 煤nico que le quedaba era su guitarra, y con ella enton贸 las antiguas baladas de tradici贸n obrera del siglo XIX. Sus canciones eran sobre la resistencia, la uni贸n, la organizaci贸n y la lucha de clases芦, escribe el autor en el libro.

La banda sonora del sindicato, la huelga y la resistencia estaba compuesta por canciones como Casey Jones, la historia de un esquirol de la Southern Pacific Railroad, o Everybody鈥檚 Joining It, destinada a reclutar nuevos sindicalistas, como se帽ala Valent铆n Ladrero en Mu虂sicas contra el poder (La Oveja Roja). El mensaje se difundi贸 de arriba abajo y de izquierda a derecha, calando en la poblaci贸n. La canci贸n protesta podr铆a ser un manifiesto de denuncia o un grito de guerra, aunque a veces apelar铆a a la sutileza para burlar la censura.

芦Leonard Cohen relat贸 que en la ca铆da de los nazis la canci贸n hab铆a desempe帽ado un papel fundamental. El fin de la dictadura de Francisco Franco no hubiera sido posible sin el esfuerzo de todas aquellas personas que arriesgaron su libertad por recuperar la dignidad y la justicia. Raimon, Serrat, Paco Ib谩帽ez, Aute, Llu铆s Llach, Elisa Serna, Rosa Le贸n鈥 son algunos de los nombres que, mediante sus melod铆as armoniosas y sus met谩foras inteligentes, fueron capaces de traer la esperanza y la fuerza de un compromiso significativo de cambio, la b煤squeda de un futuro mejor禄, escribe Terrazas.

Seg煤n 茅l, los cantautores fueron uno de los veh铆culos m谩s eficaces para la transmisi贸n de la poes铆a. Como paradigma cita A galopar, los versos de Rafael Alberti musicados por Paco Ib谩帽ez con un fin propagand铆stico. Las versiones se suceder铆an con el paso del tiempo y el 煤ltimo ejemplo es la de P谩jaro, banda del m煤sico sevillano Andr茅s Herrera, guitarra y disc铆pulo de Silvio. 芦En este encuentro entre m煤sica y poes铆a surgi贸 la canci贸n social en Espa帽a y, a mediados de los sesenta, la canci贸n social se encontr贸 con la canci贸n de autor, la chanson francesa, el folk norteamericano y la canci贸n latinoamericana禄.

All铆 donde las dictaduras echaban ra铆ces, brotaban las melod铆as rabiosas. La m煤sica como arma de resistencia: de Brasil a Grecia, de Argentina a Portugal, de Chile a Espa帽a. El autor de Poli虂tica en escala de do destaca una canci贸n compuesta al otro lado del charco por su 芦car谩cter representativo禄 y porque termin贸 siendo el himno de diversos movimientos sociales en todo el mundo: El pueblo unido jama虂s sera虂 vencido, del grupo chileno Inti Illimani.

Si al principio Terrazas se preguntaba si hoy es posible 鈥攐 imposible鈥 hacer rock pol铆tico, el polit贸logo concluye que no es necesario sufrir una dictadura para hacer canci贸n protesta. Es m谩s, en ocasiones puede serlo aunque no fuese el prop贸sito inicial del artista. 芦A veces la m煤sica no se ha hecho con una intenci贸n pol铆tica, sino que son los manifestantes quienes le transfieren esa intenci贸n al cantarla en las calles禄, razona. Para ilustrarlo con un ejemplo, salta del punk, del rock y del blues al reguet贸n: 芦Te bot茅, interpretada entre otros por Bad Bunny, se cant贸 en una manifestaci贸n contra Almeida, el alcalde de Madrid禄. Ojo, te bot茅, con be.

M煤sica y pol铆tica, por Vi虂ctor Terrazas

芦Pocas cosas en esta vida podr铆amos decir que son universales. Aun as铆, la pol铆tica y la m煤sica son dos de ellas; y la relaci贸n entre ambas es un hecho innegable. Dos elementos sociales presentes all谩 donde hay seres humanos. Me atrevo a decir que no hay un solo ser humano en este planeta que no tenga alg煤n tipo de relaci贸n con la m煤sica. Incluso en nuestros d铆as, gran parte de la humanidad no lee libros, pero s铆 canta y baila.

La m煤sica subsiste como necesidad social y de ocio, pero tambi茅n como libertad expresiva y comunicativa. Las canciones pueden incluso ser discursos, y ser铆a necesario fomentar una concepci贸n sonora a la hora de interpretar la historia. La m煤sica est谩 presente en la experiencia cultural y, nos guste o no, nuestro d铆a a d铆a est谩 inmerso en un mundo de vibraciones. Las conexiones entre la m煤sica y la pol铆tica existen, aunque su relaci贸n no siempre nos agrade禄.

Fuente: P煤blico

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org