February 26, 2021
De parte de Nodo50
194 puntos de vista


El 2 de diciembre de 2010, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, anunci贸 que el Mundial de F煤tbol del a帽o 2022 se organizar铆a en Qatar, un pa铆s sin apenas tradici贸n deportiva y con temperatura prohibitivas durante los meses de verano, pero que ten铆a a su favor la capacidad de comprar voluntades gracias a una reserva inagotable de petrod贸lares.

Aquella decisi贸n desencaden贸 en una investigaci贸n judicial liderada por los Estados Unidos, Francia y Suiza que destap贸 una trama de corrupci贸n y sobornos en el seno del mayor organismo del f煤tbol internacional. Cinco a帽os despu茅s y asolado por los esc谩ndalos, Blatter se vio obligado a dimitir, al igual que Michel Platini, presidente de la UEFA, y al que los investigadores se帽alan como el art铆fice que decant贸 la balanza en favor de la teocracia fundamentalista catar铆.

Los nuevos dirigentes de la FIFA anunciaron entonces una renovaci贸n de las estructuras internas y una investigaci贸n independiente para aclarar posibles irregularidades, pero las buenas intenciones no pasaron del papel mojado, y a las evidencias de corrupci贸n econ贸mica se han unido una cascada de denuncias relacionadas con la violaci贸n de los derechos humanos.

El primero en dar la voz de alarma fue Amnist铆a Internacional en un informe donde advierte de las condiciones de extrema precariedad que sufren los trabajadores migrantes llegados a Qatar como mano de obra barata para la construcci贸n de los estadios. “Van con la esperanza de dar a sus familias una vida mejor, en lugar de eso, muchas personas regresan a casa sin un c茅ntimo despu茅s de pasar meses persiguiendo sus salarios, sin apenas ayuda de los sistemas que que supone que les protegen”, asegura Stephen Cockburn, director adjunto de Asuntos Globales de la organizaci贸n

Desde marzo de 2018, Amnist铆a Internacional ha seguido los casos de 2.000 personas empleadas por las corporaciones Hamton International, Hamad bin Khaled bin Hamad y United Cleaning, despu茅s de que dejaran de pagarles los sueldos durante varios meses y pusieran fin a sus contratos. Al menos 1.620 presentaron denuncias ante los ‘Comit茅s para la Resoluci贸n de Conflictos Laborales’, introducidos en marzo de 2018 como parte de una serie de reformas aprobadas a instancia de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo, pero que se han mostrado incapaces de encontrar soluciones.

Amnist铆a Internacional ha seguido los casos de 2.000 trabajadores a los que dejaron de pagarles los sueldos durante varios meses

Miles de obreros han regresado a sus pa铆ses sin cobrar el dinero que se les adeuda, rendidos ante la mara帽a burocr谩tica que protege al explotador. Es el caso de Bijoy, un ciudadano de la India que tuvo que esperar tres meses para conseguir una cita con uno de estos pseudo comit茅s de intermediaci贸n. Para entonces hab铆a decidido volver a casa, debido al mal estado de salud que padec铆a su padre. En lugar de recuperar los m谩s de 13.000 riyales catar铆es (3.750 d贸lares estadounidenses) que le deb铆a Hamton International, Bijoy no tuvo m谩s opci贸n que aceptar tan s贸lo 1.000 riyales (275 d贸lares) y su billete de vuelta a India: “Supliqu茅 al hermano del presidente que me diera al menos 4.000 riyales. Me dio 1.000 y el billete de avi贸n. Tuve que olvidarme del dinero e irme. Opt茅 por olvidarlo porque quer铆a ver a mi padre”.

En octubre de 2018, la administraci贸n catar铆 anunci贸 la puesta en marcha del ‘Fondo de Seguro y Apoyo a Trabajadores’ para hacer frente al pago de las indemnizaciones adeudadas, pero tres a帽os despu茅s el fondo contin煤a sin financiaci贸n y los trabajadores sin cobrar.

M谩s de 6.500 operarios procedentes de India, Pakist谩n, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka han muerto durante las obras de preparaci贸n para la Copa del Mundo de 2022

Peor suerte han corrido los m谩s de 6.500 operarios procedentes de India, Pakist谩n, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka que han muerto entre los amasijos de hierro de los grandes estadios que albergar谩n la cita mundialista, seg煤n un an谩lisis elaborado por el peri贸dico brit谩nico The Guardian en base a fuentes gubernamentales.

Los datos han sido facilitados por los pa铆ses de procedencia de los fallecidos y revelan que una media de 12 personas han perdido la vida desde aquella noche de diciembre de 2020, cuando Blatter anunci贸 con j煤bilo la sede que albergar铆a uno de los mayores eventos deportivos del planeta.




Fuente: Kamchatka.es