May 12, 2021
De parte de SAS Madrid
312 puntos de vista


“Siento vergüenza ajena”. No puede empezar con más contundencia el viral hilo colgado el Twitter por el reportero de guerra Gervasio Sánchez, en el que reflexiona sobre las fiestas masivas y sin medidas anticovid vistas el pasado fin de semana en numerosas ciudades de España, al decaer el estado de alarma. 

Cansado de este tipo de comportamientos en mitad de una terrible pandemia, muestra su cansancio y su enfado en unos mensajes que no sólo llevan texto, sino fotografías de las que ha ido tomando durante esta crisis sanitaria, que son un auténtico mazazo. Para quien lo quiera ver, ahí está el sufrimiento de los pacientes y el esfuerzo de los sanitarios. Ni una cosa ni la otra se borran porque se cambie el marco legislativo, y por eso no está justificado el “espectáculo” del fin de semana.

Sánchez, forjado en los conflictos más duros del mundo, anhela que sus tuits sirvan para que los “irresponsables” se pregunten por su comportamiento. “Tenemos a los equipos médicos agotados. Sabemos que ha habido más de 100.000 muertos por corona virus en este país por mucho que nuestras autoridades sigan escondiéndolos. Sabemos que el virus es extremadamente contagioso. No entiendo qué tenemos que celebrar”, señala. 

″¿Qué coño celebramos como hooligans un minuto después de acabarse el toque de queda? ¿No sabemos pensar por nosotros mismos? ¿No sabemos que podemos infectarnos e infectar a personas más vulnerables? ¿Qué hemos aprendido de la vida?”, lamenta. 

Conocedor de entornos verdaderamente peligrosos, puede comparar. Por eso escribe: ”¿A alguien se le ocurriría salir a la calle a celebrarlo si cayesen bombas sobre su cabeza?”. La pandemia no es un riesgo menor, insiste, aunque parece que algunos lo olvidan. 

Gervasio Sánchez también da un toque de atención a los gobernantes. “Señores políticos: dejen de echarse los trastos a la cabeza y actúen con lógica. ¿Cómo es posible que se levante el toque de queda la noche de un viernes a un sábado? ¿No les parece una supina estupidez?”, dice. A su juicio, uno de los graves problemas es la “infantilización” que se hizo de la población, “impidiéndole que viera lo que realmente ha pasado”. “Hoy tenemos un problemas: negacionistas del virus y negacionistas de su peligrosidad. Un gran desastre”, añade con contundencia. 

“La propagación del virus es extremadamente fácil. La orgía del fin de semana costará decenas de miles de contagios dentro de dos semanas. Una nueva ola puede poner en peligro toda la temporada veraniega. Sigamos jugando y llenando los tanatorios de víctimas”, escribe al fin, en un tuit de cierre en el que, directamente, vemos la muerte.

Para quien no la quiera ver, ahí sigue, ahora mismo, al acecho. 

Enlace relacionado Huffingtonpost.es (11/05/2021).




Fuente: Sasmadrid.org