November 29, 2020
De parte de La Haine
289 puntos de vista

La pulseada para imponer un 鈥渁porte solidario y extraordinario鈥 a las grandes fortunas personales est谩 lejos de cerrarse, ya que el privilegio rechaza siquiera un roce a sus intereses y pretende cerrar el camino a cualquier intento de reforma fiscal progresiva e integral.

En estos d铆as quedo nuevamente en evidencia la mezquindad del establishment local, virtudes y vacilaciones de un gobierno heterog茅neo y las limitaciones que enfrenta el propio movimiento nacional y popular.

El Estado busca obtener a futuro unos 300.000 millones de pesos, modesto ingreso que lejos est谩 de compensar los fuertes gastos que ya realiz贸 en medio de una abrupta ca铆da de sus recursos por la atroz pandemia mundial, la que agrav贸 la destrucci贸n econ贸mica que dejaron cuatro a帽os de neoliberalismo macrista.

A la inversi贸n en asistencia social o la destinada a recuperar y adecuar el demolido sistema de salud, se sumaron $ 490.000 millones que completaron parte del salario de los trabajadores de unas 200 mil empresas mediante los ATP ((Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producci贸n), y cubrir necesidades de los m谩s postergados con el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia).

Cuando la mentira es la verdad

La avaricia del bloque dominante es alabada sin originalidad ni verg眉enza por el coro de sus voceros medi谩ticos, adulaci贸n de la que en Diputados se hizo cargo el bloque de Juntos por el Cambio, con inusuales dosis de falsedad e hipocres铆a.

All铆, repitieron textualmente falacias aportadas por las entidades que agrupan a las grandes corporaciones, seg煤n la cual nos esperan m煤ltiples desgracias si 10 mil de los 45 millones de argentinos resignan una modesta cuota de sus riquezas.

Nada tendr谩 que aportar el 99, 88% de los argentinos, pero la exigencia al restante 0.02% provoca la indignaci贸n de la derecha pol铆tica y medi谩tica, sensibilidad ausente ante el drama de 21 millones de compatriotas sumergidos en la pobreza.

Argumentan que la contribuci贸n implica 鈥渄oble imposici贸n鈥, pese a que no se trata de un nuevo impuesto, y amenazan con frenarla por ser 鈥渃onfiscatoria鈥, aunque apenas pagar谩n entre el 2% y el 3,5% del patrimonio declarado ellos mismos.

驴Confiscatorio que lo paguen por 煤nica los diez residentes que en el pa铆s tienen fortunas que van de los 920 a los 5.400 millones de d贸lares? Confiscatorio es que a los trabajadores se le retenga el 21% de todos sus consumos, nada menos que $10.500 pesos mensuales, en el caso de que su salario llegue a $50.000.

Absurdo es que para llegar a los meritocr谩ticos 5.400 millones de d贸lares que acumula la familia Bulgheroni, deber铆a poder ahorrar el total de su salario, sin gastar un peso, durante 12.000 siglos. Si, doce mil siglos 驴Hay algo m谩s injusto e irracional?

Jam谩s podr铆an probar en tribunales la confiscaci贸n y doble imposici贸n que proh铆be nuestra Constituci贸n Nacional, mucho menos que le produzca el 鈥渄a帽o irreparable鈥 que exige el derecho. En cambio, es cierto y comprobable el desconocimiento por d茅cadas de los derechos consagrados en su art铆culo 14 bis, ese que nunca citan y que dispone la participaci贸n de los trabajadores en la ganancia de las empresas.

Al borde del delito, amenazan con una 鈥渞ebeli贸n fiscal鈥 y se escandalizan ante la 鈥渄iscriminaci贸n鈥 a los capitales en el exterior. Silencian que esos son activos financieros, mayoritariamente constituidos por ilegal plata negra que en su momento fugaron, y que solo tendr谩n una al铆cuota superior si rechazan repatriar un 30% de lo que tienen en el extranjero.

Afirman que se trata de un 鈥渃astigo a la producci贸n y al empleo鈥, que se obligar谩 a 鈥渧ender maquinarias y desprenderse de inmuebles鈥 o incluso que se 鈥渇undir谩 a las Pymes鈥, pero fue su gobierno el ya fundi贸 a 25.000 de ellas, castig贸 tanto a la producci贸n como al empleo y oblig贸 a rematar inmuebles.

Mienten a sabiendas. Este gravamen no ase aplica a ninguna empresa, ya que est谩 destinado a los magnates y no a sus compa帽铆as. Y se calcular谩 sobre el patrimonio neto, es decir del que resulta de descontar cualquier deuda, dentro del cual los inmuebles se consideran a su valuaci贸n fiscal, es decir aproximadamente el 10% de su valor real en el mercado.

Ocultan que solo el 5% del patrimonio de esta elite corresponde a inversiones en las empresas, como lo ponen en evidencia sus propias declaraciones juradas. La mayor parte del 95% restante est谩 dolarizado y nada tiene que ver con la producci贸n: est谩 invertido en bonos, sobre todo del tesoro estadounidense, acciones en compa帽铆as extranjeras que trabajan en el exterior, o depositado en cuentas off shore.

Vaticinan que se 鈥渁huyentar谩 las inversiones鈥, cuando fue durante su gobierno que las extranjeras retrocedieron a niveles del a帽o 2000. Pese a la baja de impuestos al patrimonio, la apertura a las importaciones, la desregulaci贸n del mercado de capitales y el endeudamiento externo, hubo sequ铆a en lugar de lluvia, y los capitales se fugaron masivamente.

Aducen que 鈥渘o se aplican en ninguna parte del mundo鈥 y que 鈥渟on parte de un pasado superado鈥, cuando este tipo de medidas est谩n hoy en pleno debate internacional, particularmente en los pa铆ses m谩s desarrollados; que las promueven estudiosos, grandes empresarios y organismos multilaterales, incluido el propio FMI, a cuya derecha se sit煤an c贸modamente.

Es sabido, pero silenciado, que Europa grava las rentas individuales con tasas de entre el 40 y el 55%, muy por encima de las argentinas y que los tributos extraordinarios se impusieron m谩s de una vez en su historia. Tambi茅n que se proponen en Brasil o Chile, mientras Joe Biden plante贸 que EE. UU eleve al 39,6% la al铆cuota anual en concepto de ingresos personales.

La encrucijada del gobierno

La miseria en Argentina no surge de la pobreza de millones, sino que es consecuencia de un modelo de renta y rapi帽a, que a costa del sufrimiento de muchos permite la obscena riqueza de unos pocos.

El actual rechazo del establishment excede la propuesta en an谩lisis, para convertirse en una muestra de hasta donde est谩n dispuestos a llegar si se concreta la promesa de una reforma tributaria, que recaude donde corresponde lo que hay que recaudar, y de forma regular y permanente.

El fin de la decadencia tiene como uno de sus prerrequisitos terminar con el regresivo sistema tributario actual, que lejos de diferenciar las distintas capacidades econ贸micas (y por lo tanto contributivas de individuos y empresas) esquilma a los que menos tienen: el 30,5% del total de los ingresos del fisco proviene del IVA, un impuesto al consumo, mientras menos del 1% proviene del 煤nico impuesto nacional que existe sobre el patrimonio, Bienes Personales.

Es alentador que el gobierno avance con este proyecto en medio de la crisis y los estragos de la pandemia. Y que lo haga luego que el violento desalojo de las familias que reclamaban una tierra para vivir en Guernica.

Algunos interpretaron ese d铆a como un punto de inflexi贸n en la confianza de parte de su propia militancia, preocupada ante el retroceso en la expropiaci贸n a los estafadores de Vicentin, el incremento de apenas 7% a trabajadores estatales que vienen de perder un 37, 2% con el macrismo, o una f贸rmula de movilidad jubilatoria que se aplicar谩 sin actualizar la m铆nima por encima de la l铆nea de pobreza y la posibilidad de acceder a una canasta b谩sica de subsistencia.

El maltratado concepto de solidaridad, que se aplica indistintamente a un m铆nimo aporte de los multimillonarios como a recortar beneficios de los que est谩n un poco menos mal, para compensar a los que est谩n peor, expresa algo m谩s grave: incomprensi贸n de quien, y c贸mo, debe pagar el costo de la crisis; o lo que es peor, la fortaleza del pensamiento liberal en el propio gobierno.

Es el caso de una inaceptable definici贸n del ministro de Trabajo, seg煤n el cual 鈥渟ueldo digno es el que estemos en condiciones de pagar y sostener鈥, dejando de lado la discusi贸n acerca de donde provienen los recursos para conjugar ambos verbos. Claudio Moroni elude encarar el tema desde cualquier concepto de justicia social, incluido el que sostuvo la decisi贸n de Juan Per贸n de instituir el 鈥渟alario m铆nimo, vital y m贸vil鈥, pero tambi茅n exhibe deprecio por el papel del salario como dinamizador del mercado interno, 煤nico motor virtuoso de la recuperaci贸n econ贸mica.

Sin despejar sombras, con el 鈥渁porte solidario鈥 se retoma una din谩mica y una agenda que incluye las iniciativas parlamentarias para impedir el deterioro ambiental y la especulaci贸n con la quema de campos, la prohibici贸n de endeudar al pa铆s para financiar gastos corrientes, o de legalizaci贸n de la interrupci贸n voluntaria del embarazo.

Ante esta compleja encrucijada, y en medio de una pulseada que lejos est谩 de definirse, todav铆a cabe preguntar si 驴se cree, o se conf铆a, en que la actual relaci贸n de fuerzas se puede mejorar limit谩ndose a b煤squeda de acuerdos superestructurales o de mayor铆as en las c谩maras legislativas?

La desfavorable relaci贸n de fuerzas, que pese al triunfo electoral se mantiene a favor del bloque dominante, solo puede modificarse con protagonismo y organizaci贸n del pueblo en defensa de sus derechos y la demanda un modelo de pa铆s realmente inclusivo.

CALPU




Fuente: Lahaine.org