February 9, 2023
De parte de Kurdistan America Latina
2,427 puntos de vista

El sismo que sacudi贸 el norte de Siria y sur de Turqu铆a ha dejado, hasta el momento, m谩s de 12.000 muertos, una cifra que aumenta a cada minuto, y alrededor de 20 millones de personas fueron afectadas, seg煤n indica la OMS (Organizaci贸n Mundial de la Salud). Este resultado no debemos explicarlo solo en las condiciones geol贸gicas de la placa de Anatolia, sino en las fallas geopol铆ticas y sociales de la regi贸n. O sea, el impacto de estas cat谩strofes est谩n atravesadas por los conflictos sociopol铆ticos y las normas del mercado. En este art铆culo haremos foco sobre esta problem谩tica.

Aunque es sabido que las ciudades est谩n sobre una zona s铆smica, anticipadamente los edificios deber铆an estar construidos para resistir los movimientos de placas tect贸nicas, evitando los impactantes derrumbes que vimos en videos llegados por redes sociales. El antecedente del terremoto de 1999, que dej贸 17,000 muertos y miles de heridos, explica por qu茅 los edificios cayeron como una torre de naipes. Desde entonces, a pesar de las leyes que imponen las construcciones especiales para el caso, hay denuncias de que el gobierno hace la vista gorda sobre el uso de materiales baratos en las obras civiles. En consecuencia, las clases populares son las primeras en sufrir una cat谩strofe de esta magnitud.

Si bien el sur de Turqu铆a ha revelado un fuerte crecimiento de la construcci贸n en los 煤ltimos a帽os bajo el mandato del presidente turco Erdogan, la mayor铆a de las constructoras est谩n vinculadas a personajes de su gobierno, como revela Politico. La situaci贸n podr铆a llevar a una posible crisis pol铆tica al Partido Justicia y Desarrollo (AKP) por no hacer cumplir normas de construcci贸n antis铆smicas. Todo esto en un momento de campa帽a electoral.

Por eso, lo vemos a Erdogan en primera l铆nea para 鈥渟alvar鈥 la situaci贸n. Este mi茅rcoles anunci贸 el estado de emergencia que durar铆a tres meses. Seg煤n 茅l, es para que el trabajo de rescate se 鈥渞ealice r谩pidamente鈥, pero sin entrar en detalles. Como plantea Foreign Policy, 鈥淓rdogan es claramente consciente de la historia; despu茅s del devastador terremoto de 1999, la lenta respuesta del gobierno conden贸 al entonces primer ministro turco, Bulent Ecevit, allanando el camino para el ascenso de Erdogan. En un esfuerzo por evitar ese destino, el presidente ha tratado de aparecer al frente de los esfuerzos de socorro鈥.

Sin embargo, la realidad de la regi贸n donde ocurri贸 el terremoto es sumamente compleja. El sur de Turqu铆a y el norte de Siria son mayoritariamente kurda, un pueblo que reclama su autodeterminaci贸n y cuya poblaci贸n est谩 separada entre Turqu铆a, Siria, Irak, Ir谩n, y en menor medida Armenia. Este reclamo hist贸rico los ha llevado a ser foco de ataques militares intensos para reprimir sus aspiraciones territoriales.

En Turqu铆a, la segregaci贸n de la gran minor铆a kurda est谩 expresada en t茅rminos territoriales y pol铆ticos, con persecuci贸n a los partidos parlamentarios como el HDP (Partido de los Pueblos del Kurdist谩n) o ataques militares a las zonas controladas por el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdist谩n), una marginaci贸n territorial que desangr贸 econ贸micamente a este pueblo durante a帽os. Esto, a lo largo del tiempo, socav贸 las capacidades de resiliencia de la regi贸n para resistir una cat谩strofe como el terremoto de este a帽o. Desde el inicio de la guerra civil en Siria, y la guerra contra el Estado Isl谩mico (con el ingreso de actores internacionales), tanto Erdogan y el presidente sirio, Bashar al-Assad, han atacado por separado a los kurdos y sus zonas que hab铆an logrado altos grados de autonom铆a.

Desde que Donald Trump y Estados Unidos dejaran de darles cobertura a茅rea y retirara sus bases militares en 2019 (aun quedan alrededor de 600 efectivos estadounidenses en la regi贸n), las ciudades del norte de Siria sufrieron una avanzada mortal de los estados sirio y turco. Hoy, toda la zona, que ya se encontraba devastada por la guerra, recibi贸 un nuevo golpe dejando a millones sin hogar, con temperaturas cercanas a cero. Como zonas del noroeste de Siria est谩 controlado por la oposici贸n denominada 鈥渞ebelde鈥 (muchos de los cuales son financiados por Turqu铆a o directamente est谩n vinculados a grupos como Al Qaeda), la 煤nica ayuda humanitaria son los 鈥淐ascos Blancos鈥 (White Helmets) que operan en el terreno de manera aut贸noma. Mar铆a Constanza Costa, polit贸loga, docente de la UBA y analista internacional experta en Medio Oriente, explica que 鈥渓as zonas de Iblid y Alepo son el 煤ltimo basti贸n de la oposici贸n en Siria. Las denuncias sobre la falta de infraestructura sanitaria para poder hacer frente a la cat谩strofe y el pedido de ayuda internacional crece a cada hora, pero a煤n la comunidad internacional no da una respuesta contundente. El gobierno sirio, por su parte, no va a enviar ayuda a las regiones que no controla鈥. Y agreg贸 que 鈥渆l impacto y la magnitud de la cat谩strofe tienen que ver con los a帽os de abandono y aislamiento del norte de Siria, una regi贸n controlada por los combatientes que se oponen a Al Assad鈥.

Mientras que Turqu铆a tambi茅n impide la entrada de ayuda humanitaria internacional a las zonas bajo control kurdo, como Rojava (famosa por la resistencia de los destacamentos de mujeres). Por si fuera poco, la artiller铆a turca ha estado bombardeando Tel Rifat contra las kurdas YPG (Unidades de Protecci贸n del Pueblo), quienes controlan la regi贸n aut贸noma del norte de Siria, golpeada por el terremoto en un acto criminal en medio del desastre.

Los l铆deres kurdos est谩n denunciando que la gran mayor铆a de las ciudades kurdas no reciben ayuda. Si bien muchos de los rescates se est谩n llevando a cabo por la autoorganizaci贸n de la poblaci贸n, el estado de emergencia dictado por Erdogan genera que las actividades de rescate, socorro y control de la informaci贸n de las cifras de muertos y heridos y la situaci贸n de da帽os en la infraestructura, sean centralizadas por el Estado para evitar cualquier voz cr铆tica en medio del a帽o electoral, sobre todo las kurdas.

Leandro Albani, periodista especializado en Medio Oriente, dice: 鈥淓s necesario recordar que el anterior estado de emergencia que dict贸 Erdogan fue luego del intento de golpe de Estado en 2016. Esa medida se extendi贸 en el tiempo y la utiliz贸 para encarcelar a miles de opositores, ya sean kurdos, turcos, periodistas, etc. Al HDP lo descabez贸 de dirigentes, encarcelando a cientos de sus militantes y diputados. No ser铆a raro que ahora haga lo mismo, teniendo en cuenta las elecciones en mayo鈥.

Este escenario muestra que los muertos, los heridos y el sufrimiento de millones que se quedaron sin hogar por el terremoto, es una cat谩strofe vinculada directamente a la desidia empresarial y a intereses nacionalistas que las clases populares pagan con sus vidas.

FUENTE: Santiago Montag / La Izquierda Diario / Edici贸n: Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org