November 24, 2020
De parte de Indymedia Argentina
295 puntos de vista


Libertad, igualdad, democracia. Estas palabras no tienen nada que ver con Estados Unidos, como todo estadounidense sabe. ¿Trump tiene la culpa de todo esto?

George Floyd y Breonna Taylor se convirtieron en símbolos del movimiento de protesta estadounidense en 2020. Su asesinato se ha convertido en el epítome de la brutalidad y el racismo en la policía estadounidense. Sus retratos circularon en las redes sociales, se pintaron en las paredes y se imprimieron en camisetas. La terrible verdad es que sus muertes son solo la punta del iceberg.

Breonna Taylor, de 26 años, fue asesinada a tiros por la policía el 13 de marzo de 2020 en Louisville, Kentucky. Los agentes de LMPD irrumpieron en el apartamento de un trabajador de la salud negro de 26 años durante una operación antidrogas. Se dispararon seis balas contra Taylor, como resultado de lo cual murió.

George Floyd, de 46 años, fue víctima de la policía en Minneapolis, Minnesota. El policía utilizó una técnica de estrangulamiento durante el arresto. “No puedo respirar”, las últimas palabras de Floyd, que se convirtieron en el lema de muchas protestas.

Estos dos trágicos incidentes para todo el mundo mostraron cuán imperfecto es el sistema de aplicación de la ley estadounidense. Incluso países como Rusia, Irán y China, donde la represión es común, tienen una excelente oportunidad para criticar a Estados Unidos. Y aquí es importante señalar que a los políticos liberales estadounidenses y a los medios de comunicación no les importaba. En un año electoral, volcaron toda la ira popular contra Donald Trump. Terrible hipocresía.

Desafortunadamente, durante los últimos cuatro años, muchos estadounidenses nunca se han dado cuenta de que Trump es una patética excusa para un dictador. Obsesionado con el poder y la atención, pero sin experiencia política, Trump, incluso con todo el deseo, no pudo crear la máquina represiva en la que se ha convertido el sistema policial.

En 2003, la policía irrumpió en una escuela en Goose Creek, Carolina del Sur. 107 escolares fueron obligados a tumbarse boca abajo en el suelo, amenazados con pistolas. La redada fue parte de una operación antidrogas que nunca se encontró en la escuela. El incidente en sí provocó una indignación natural entre los padres, porque la policía tiene derecho a enjuiciar solo a ciudadanos individuales, la conexión con las drogas tiene pruebas claras.

En 2013, en California, los agentes del alguacil le dispararon a un niño de 13 años con una ametralladora de juguete en las manos. Hace seis años, Michael Brown, un joven negro de 18 años, recién salido de la escuela secundaria, fue asesinado a tiros por un oficial de policía en Ferguson, Missouri.

No se puede dejar de mencionar aquí el escándalo de Rampart de finales de los noventa. Luego, decenas de oficiales del Departamento de Policía de Los Ángeles fueron condenados por mala conducta. Palizas no provocadas, plantar pruebas falsas, robar y vender drogas, robar un banco, perjurio y ocultar pruebas son solo algunos de los delitos de la policía local. Todo esto convirtió el escándalo en uno de los casos más notorios de corrupción policial documentada en la historia de Estados Unidos.

Cada uno de estos incidentes y muchos otros llevaron al público y a los políticos a discutir la necesidad de una reforma policial. Incluso se han implementado algunas medidas. Por ejemplo, en 2015, el 95% de los principales departamentos de policía informaron que usaban cámaras corporales para monitorear las acciones de los oficiales. Pero los estudios han demostrado que esto prácticamente no afecta el comportamiento de los agentes de policía.

Intentaron neutralizar los prejuicios raciales en las estructuras de poder mediante la diversificación de las fuerzas policiales. Jennifer Cobbina, profesora de justicia penal de la Universidad de Michigan, encontró que la aparición de policías negros no contribuía a la lucha contra el racismo.

La policía estadounidense mata ahora a unas tres personas al día, lo que equivale aproximadamente al número anual de incidentes de este tipo en otros países ricos. Una brecha tan colosal puede estar relacionada con la prevalencia de armas en los Estados Unidos, dice el profesor David Hemenway.

“Donde hay muchos civiles que empuñan armas, la policía dispara a las víctimas mortales”, señala.

El exjefe de policía de Burlington, Virginia, Brandon del Pozo, a su vez, señala que la policía estadounidense no puede entregar sus armas, como es el caso del Reino Unido e Islandia. Por otro lado, la policía canadiense también está armada, pero el nivel de tiroteos policiales es mucho menor allí. Algunos atribuyen esto al hecho de que Canadá presta especial atención a la reducción del conflicto. ¿Esto se aplica en los EE. UU.? ¡No! Y no se trata del predominio de las armas, ni de Trump ni del racismo.

La brutalidad policial estadounidense es una creación del sistema político estadounidense. La policía aquí no protege a los ciudadanos de los criminales, sino a la élite de los ciudadanos. Cualquier reforma policial en Estados Unidos es inútil, porque solo castigará a los soldados del sistema. Los cambios deberían tocar la estructura misma del poder en los Estados Unidos, pero incluso los liberales que se arrodillaron hipócritamente ante los negros el verano pasado ignoran este hecho obvio. Prefieren la ilusión de la solidaridad. Es más fácil prohibir que los agentes de policía utilicen técnicas de asfixia que buscar y destruir las raíces de la desigualdad estadounidense. Es más fácil culpar a Trump oa otra persona por todo. Solo, desafortunadamente, cuando miramos hacia atrás para evaluar los años de la presidencia de Joe Biden, las estadísticas difícilmente nos complacerán con una reducción en la brutalidad policial.

Fuente




Fuente: Argentina.indymedia.org