August 13, 2022
De parte de Briega
247 puntos de vista

AUTONOMÍA Y AUTORIDAD

Los partidos municipalistas de España sufrieron un gran revés en las elecciones de mayo: sus propias acciones e inacciones son en gran parte culpables de la pérdida de apoyo.

 

El 26 de mayo, los ciudadanos de toda España acudieron a las urnas para votar en las elecciones municipales y europeas. Los resultados se consideraron un revés para la ola municipalista que arrasó en las principales ciudades españolas cuatro años antes. Carlos Delclós publicó una explicación, centrada en el desfase entre su bombo y sus políticas y en cómo el movimiento independentista catalán ha alterado el panorama. En pocas palabras, las mayorías parlamentarias son ahora casi imposibles, dado que la división entre la izquierda y la derecha se ha dividido aún más por un eje perpendicular, el del nacionalismo español y el nacionalismo catalán.

Sin embargo, hay toda una serie de fallos que provienen de los propios programas e intervenciones de los partidos municipalistas. Semanas de forcejeo para convertir el voto dividido en coaliciones factibles nos han dado en el último mes más ejemplos de la política de siempre, y creo que estamos obligados a hacer un balance honesto de los cuatro años que llevan los gobiernos del cambio. Delclós ha mencionado algunos logros; yo me centraré en los fallos.

Es cierto que esto no es todo, pero los problemas que planteo son lo suficientemente graves como para justificar una seria reconsideración de los partidos de los que hablo, y de las estrategias electorales en general. Me centraré en las experiencias de Barcelona y, en menor medida, de València, por ser las dos ciudades que mejor conozco, así como en dos ejemplos primordiales en los que las plataformas municipalistas que tomaron el Ayuntamiento hace cuatro años fueron creaciones de activistas de base más que de políticos de carrera.

INTERPRETANDO LAS ELECCIONES

Primero, unas palabras sobre el contexto. El movimiento independentista catalán ha sacudido sin duda la política del Estado español, pero no creo que el «nacionalismo» explique el declive de la ola municipalista. Más bien, las acciones e inacciones de los propios partidos municipalistas explican su pérdida de apoyo.

En el ambiente cada vez más polarizado que acompañó a la explosión del nacionalismo español y al brutal asalto del gobierno a los votantes en el referéndum de independencia de octubre de 2017, Podemos y Barcelona en Comú salieron como burdos oportunistas.

Los partidarios de la independencia estaban lívidos con las formas en que la alcaldesa de BComú, Ada Colau, saboteó el referéndum de 2017. ¿Cómo podría un municipalista ser algo más que entusiasta en respuesta a un referéndum popular? Parecía un movimiento político calculado, dado que Podemos esperaba llegar al poder en parte posicionándose como mediadores de medio camino con respecto a Cataluña, algo que no podrían hacer si la independencia se lograba antes de las próximas elecciones. Mientras tanto, los nacionalistas españoles, desde los socialistas hasta Vox, desprecian a Podemos y BComú por no adoptar un enfoque de mano dura con el movimiento independentista.

El otro partido municipalista, la CUP, perdió todos sus escaños en Barcelona, demostrando que el apoyo inquebrantable a la independencia tampoco era una estrategia segura. La CUP es el único partido que conozco que funciona de forma internamente democrática y asamblearia y el único con una política nominalmente anticapitalista. Como tal, su destino es aún más relevante para los interesados en las estrategias municipalistas. A merced de la política parlamentaria -diseñada durante siglos con el objetivo expreso de neutralizar cualquier amenaza radical desde abajo-, tuvieron que hacer concesiones para entrar en una coalición de gobierno. Se lo jugaron todo al proceso de independencia, uniéndose a partidos centristas y nacionalistas catalanes con la esperanza de que, en un futuro pasteloso de una Cataluña independiente, pudieran lograr un gobierno progresista y antiausteridad. Para conseguirlo, tuvieron que apoyar los presupuestos proausteridad de sus aliados más grandes.

Al final, alienaron a los progresistas de habla hispana, y perdieron el interés de los progresistas de habla catalana, que pensaron que podían votar al centro-izquierda de ERC, que sí cumplía su programa. Irónicamente, las tácticas pasivas y mediáticas favorecidas por los grandes aliados de la CUP condenaron al movimiento independentista al fracaso. La CUP apostó y perdió en ambos frentes.

Pero la independencia no fue el tema principal en las elecciones municipales, al menos no para todos. Muchos votantes favorecieron a los partidos independentistas en las elecciones europeas y a los no independentistas en las municipales. Entonces, ¿qué les salió mal a los municipalistas?

Consideremos esta estadística: el 60% de los barceloneses considera que la ciudad ha empeorado en los últimos cuatro años. Esa cifra es mucho peor que con el anterior titular, que perdió las elecciones a la alcaldía, y por necesidad no cuenta el creciente número de personas que han tenido que abandonar Barcelona debido al aumento de los alquileres.

En un aparente cambio de suerte, Ada Colau ha conseguido recientemente un nuevo mandato como alcaldesa después de semanas de disputa, aunque su partido perdió la votación por poco. En lugar de ver esto como una nueva oportunidad para el movimiento municipalista, tenemos que interpretarlo como un tipo de fracaso más profundo y ominoso. Consiguió el apoyo necesario para mantenerse en el poder aliándose con los socialistas. El precio que tuvo que pagar por esa alianza fue rechazar cualquier coalición con partidos independentistas, como el izquierdista ERC, que de hecho quedó primero en las elecciones a la alcaldía.

Sin duda, el precio a pagar en el futuro será mayor, dado que los socialistas fueron el primer partido de la austeridad en España, y esa posición no ha cambiado. Sin embargo, es aún más aterrador: Colau sólo podría mantenerse en el poder aceptando el apoyo externo de la derecha de Ciudadanos, encabezada en Barcelona por el rabiosamente racista Manuel Valls.

UNA MÁQUINA QUE NO SE PUEDE DOMAR

Uno de los principales argumentos anarquistas contra la estrategia de tomar el poder político -una estrategia que vuelve una y otra vez, siempre con nuevos disfraces, siempre con resultados desastrosos- es que los mecanismos del poder político están diseñados para explotar, controlar y oprimir, y no pueden ser utilizados para otros fines, por muy buenas que sean nuestras intenciones. Se puede hacer una lectura convincente de las buenas intenciones de Ada Colau frustradas por instituciones políticas y económicas demasiado poderosas como para que cualquier elección las anule.

Sin embargo, en todos los casos, es muy difícil encontrar pruebas de un intento real de crear algún tipo de transformación revolucionaria.

Tomemos el caso del alto descontento de los votantes en Barcelona. Los medios de comunicación capitalistas y los sindicatos policiales -fuerzas poderosas en cualquier democracia- conspiraron para canalizar este descontento hacia los temores, en gran medida ilusorios, del aumento de la delincuencia. Colau no desafió este discurso frontalmente, descubriendo su subtexto racista, ni haciendo hincapié en los tipos de violencia capitalista que hacen mucho más daño. Por el contrario, se unió al coro de la mano dura contra el crimen, prometiendo añadir más de mil nuevos policías a las calles, pero prometiendo un enfoque en la «policía comunitaria», una estafa que cualquier activista vecinal sabe que está íntimamente ligada a la intensificación de la violencia policial. La CUP fue el único partido que no prometió más policías, y se hundió en las elecciones.

Esto es lo habitual. En las últimas elecciones, Colau prometió suprimir la división antidisturbios de la policía municipal, y al final lo único que hizo fue cambiarles el nombre. En efecto, cabreó a los policías y los movilizó contra su administración sin debilitarlos institucionalmente.

Una de las primeras campañas de la policía y los medios de comunicación contra el gobierno de Colau fue fabricar una crisis con los manteros, inmigrantes indocumentados procedentes principalmente del África subsahariana que se ganan la vida vendiendo productos como ropa o gafas de sol en zonas públicas sin permiso. La policía avivó el fuego mediante un mayor acoso y los medios de comunicación crearon miedos y molestias racistas en torno a estos vendedores, pero la solución de Colau fue un diálogo insustancial que acabó con una nueva represión de los inmigrantes.

Esto es especialmente significativo dado que los manteros, organizados políticamente en un sindicato, están en primera línea en la batalla contra el racismo y el régimen de fronteras. Su conclusión de la experiencia con el gobierno municipalista fue calificar a Colau de «racista».

LA PÉRDIDA DE AUTONOMÍA

Desde el principio, el feminismo ha sido uno de los principales temas de campaña de Ada Colau. Sin duda, esto ha dado a los discursos feministas básicos una mayor atención, un cambio que no debe ser menospreciado. Pero es necesario señalar que actualmente existe una especie de guerra en el seno del movimiento feminista, y también del movimiento LGBT, en relación con las creencias y estrategias básicas.

Un ala busca la integración y la igualdad dentro de las instituciones existentes, la otra identifica esas instituciones como patriarcales hasta la médula y busca una transformación más profunda de la sociedad en todos los niveles. La primera, a la que Colau representa fielmente, tiende a controlar los recursos y el acceso al discurso público.

Tomemos el ejemplo de la Vaga de totes o «Huelga de Mujeres» del 8 de marzo. Promover una crítica económica y anticapitalista del patriarcado que sea relevante para las mujeres pobres y de la clase trabajadora y anatema para las mujeres ricas o con posiciones de poder institucional, y reclamar el 8 de marzo como un día de lucha combativo similar al Primero de Mayo fue el proyecto de un pequeño grupo de feministas.

En Barcelona, eran mayoritariamente anarquistas o miembros de la izquierda independentista. Eran compañeras que se enfrentaban a frecuentes multas y acoso policial por bloquear a activistas ultracatólicos antiabortistas o por realizar marchas no permitidas contra la violencia de género. En anteriores iteraciones del 8 de marzo, cuando la Huelga de Mujeres era iniciativa exclusiva de una asamblea relativamente pequeña, bloqueaban las principales carreteras, a veces en número de sólo cincuenta, mientras los conductores furiosos se preguntaban qué demonios estaban haciendo, sin ser conscientes del significado del 8 de marzo.

El pasado 8 de marzo, varias compañeras feministas hablaron de lo confundidas que se sentían tras las protestas. Ahora que varios de los principales partidos políticos, incluido BComú, respaldaban el evento, las calles se llenaron de decenas de miles de manifestantes, y mis amigas estaban contentas con la cantidad de poder en las calles, con el hecho de que finalmente, toda la sociedad estaba escuchando. Pero al mismo tiempo, sentían que el movimiento les había sido robado y estaba siendo utilizado por quienes tenían una agenda mucho más limitada y reformista. En efecto, el 8 de marzo había sido desvirtuado y convertido en un desfile, de forma similar a lo que ya ha ocurrido con el Orgullo.

En Manresa, una pequeña ciudad a las afueras de Barcelona donde el movimiento feminista es especialmente fuerte, una marcha de mujeres celebrada a primera hora de la mañana mantuvo a una gran multitud en las calles mientras rompían los escaparates de tiendas de moda misóginas y bloqueaban una fábrica conocida por la explotación de sus trabajadoras, en su gran mayoría mujeres. Pudieron hacerlo no gracias a todo el apoyo que la corriente dominante ha dado a la protesta del 8 de marzo, sino a pesar de ello. La marcha de la mañana se organizó como un acto autónomo, separado de la protesta institucional, en el que la policía del movimiento impidió el mismo tipo de acción directa y de propaganda directa -como las pintadas- que dieron fuerza al movimiento anterior.

Otro ejemplo proviene del movimiento de la vivienda, el grupo clave de Colau desde sus días de activista. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera, la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) irrumpió en escena y comenzó a experimentar una gran transformación.

Si bien en sus inicios la organización se negó a ayudar a los inquilinos que también estaban siendo expulsados de sus viviendas, a medida que la crisis se profundizaba también lo hacían las prácticas y perspectivas de la PAH. Las familias inmigrantes que integraban cada vez más la organización aportaron su conciencia sobre el racismo y los regímenes fronterizos. También dejaron de centrarse exclusivamente en las hipotecas, abarcando a todos los que tenían problemas de vivienda, y al empezar a okupar edificios enteros para proporcionar viviendas colectivas, a menudo trabajando de la mano de grupos okupas y anarquistas que llevaban décadas promoviendo esta táctica, empezaron a abordar más problemas de los pobres, como el patriarcado y la exclusión educativa.

Las relaciones de solidaridad que se formaron en el seno de la PAH dieron lugar a algunas de las primeras asambleas feministas interraciales, intergeneracionales y de clase baja que se crearon en varias zonas, a «escuelas populares» que daban asistencia extraescolar a los hijos de las familias que sufrían las violentas exclusiones de la pobreza, la precariedad de la vivienda y el racismo, y mucho más. Algunos capítulos de la PAH incluso cambiaron su nombre a PAHC, para reflejar que también estaban afectados por la gran C, el capitalismo.

Pero a medida que la PAH crecía y se radicalizaba, se distanciaba cada vez más de su activista más famoso convertido en político. La mayoría de los capítulos son ahora incondicionalmente críticos con Podemos y los gobiernos municipalistas del cambio con los que se alía. En Barcelona, la PAH se reconoce en gran medida como un feudo de BComú, un hecho que llevó a la «Obra Social», la parte de la organización que ocupa edificios y les da un uso social, a separarse.

Mientras tanto, BComú y el resto de gobiernos del cambio se llevan el mérito de «ampliar el parque público de viviendas» cuando en realidad, éste es un logro de la PAH y otros grupos de base similares, que ocupan edificios sin uso y luchan con uñas y dientes contra los bancos para obligarles a destinar sus inmuebles embargados a la vivienda.

Centrarse en los logros del gobierno tiende a ocultar el tipo de cambios cualitativos que la gente realmente busca. Mientras la gente en la calle lucha por su calidad de vida, los políticos pregonan sus credenciales con estadísticas y campañas mediáticas. Pueden presumir de miles de nuevas viviendas públicas, pero la realidad es demasiado compleja para expresarla en estadísticas.

Vivo en un barrio en el que se prevé la demolición de los dos principales bloques de apartamentos, un plan aprobado por la CUP (los partidos afiliados a Podemos no son una parte importante del panorama en mi distrito). Hace poco celebramos un acto al que asistieron muchos miembros de la PAH local. Una de ellas, madre soltera de cinco hijos, me contó cómo, después de una larga espera, la autoridad de la vivienda le ofreció una vivienda pública que era completamente inhabitable, sin agua, sin electricidad, e incluso le faltaban partes del techo. Si rechazaba la vivienda que le ofrecían, se excluiría de la posibilidad de recibir asistencia en el futuro. No hace falta decir que esa vivienda era uno de los ejemplos escogidos que los bancos estaban entregando al gobierno para cumplir con las nuevas leyes.

Lo que no mucha gente sabe es que, como activista, Ada Colau solía socavar la autonomía de los movimientos sociales. En la década anterior, formó parte de una organización que surgió dentro del movimiento okupa de Barcelona y comenzó a impulsar una estrategia de negociación con el Ayuntamiento, ocupando espacios y luego legalizándolos, consiguiendo que el gobierno expropiara a cambio de ceder el uso del espacio.

Después de que el grupo de Colau expulsara efectivamente a los miembros de su centro social compartido, Magdalenes, que se oponían a la estrategia de legalización, la Asamblea de Okupas de Barcelona expulsó al colectivo de Magdalenes, no por venganza, sino para proteger la autonomía del movimiento. Tenían un claro recuerdo de cómo la legalización fue clave para destruir los movimientos okupas de Italia, Alemania, Suiza y Holanda, y creo que la historia ha validado esta decisión.

El movimiento okupa de Barcelona sigue disfrutando de su autonomía, sigue generando poderosas luchas, y además ha realizado una fructífera polinización cruzada con la PAH y grupos similares.

Un ejemplo más sórdido es el de Jaume Assens, «tercer teniente» de la alcaldesa y diputado de En Comú Podem, la alianza Podemos-BComú. Antes de su elección en la candidatura de Ada Colau, era conocido como uno de los principales abogados del movimiento okupa de Barcelona. En su primera semana al asumir el cargo, ya estaba firmando órdenes de desalojo contra familias que necesitaban okupar para conseguir una vivienda. La nueva administración, en ese momento, se cuidaba de no desalojar centros sociales u ocupaciones ilegales relacionadas con un movimiento político, lo que significaba que las familias inmigrantes o gitanas sin conexión eran las más vulnerables.

EL CAPITALISMO POR OTROS MEDIOS

Mi crítica más fuerte a los gobiernos del cambio se centra en la forma en que han estado realmente al frente de la expansión del capitalismo inteligente. Esto es extremadamente claro en Valencia, gobernada desde 2015 por el partido Compromís, que se formó como una coalición de partidos de izquierda y plataformas activistas para presentarse a las elecciones municipales poco después del inicio del movimiento 15M (o de los indignados).

Durante las décadas anteriores, València había sido el feudo del tradicional Partido Popular de derechas, bajo el liderazgo de la notoriamente corrupta y autoritaria Rita Barberà. Uno de sus proyectos favoritos fue la demolición total del Cabanyal, un pueblo de pescadores convertido en un barrio marítimo poblado por gitanos, gitanas y gente blanca de clase media-baja. A medida que el barrio se abandonaba progresivamente, también se convirtió en un punto focal para el movimiento anarquista de okupación en València, ahora armado con perspectiva histórica después de ser testigo de la gentrificación total de otros barrios más cercanos al centro.

La demolición planificada de Rita unió a todo el barrio, rompiendo las divisiones raciales y de clase y uniendo a anarquistas, vecinos relativamente conservadores o apolíticos y gitanos activos en la autodefensa colectiva de sus comunidades. La gente defendió viviendas okupadas, ocupó solares vacíos para crear jardines comunitarios y campos deportivos abiertos a la juventud local (en contraste con las pistas de tenis privadas y exclusivamente blancas de los alrededores), fundó nuevos centros sociales, organizó grandes eventos públicos como paellas y calçotades, y construyó solidaridad.

Rita, la alcaldesa mafiosa que gobernaba con mano de hierro, fue derrotada.

Entonces llegó al poder Joan Ribó, de Compromís. Anuló el proyecto de derribo e inmediatamente se embarcó en una inteligente campaña de aburguesamiento que combinó el embellecimiento y la inversión con los desalojos, el acoso policial y una campaña de desprestigio mediático racista y antisistema. La prensa creó una identidad propia para los okupas no gitanos y acumuló todo tipo de calumnias sobre ellos como grupo, presentándolos como parásitos privilegiados y alborotadores profesionales (¿alguien se acuerda de Alex Jones?), al tiempo que demonizaba a los vecinos racializados como delincuentes retorcidos.

Cuando los residentes de la clase media-baja -los que eran propietarios de sus casas, por muy modestas y deterioradas que fueran- se dieron cuenta de que podían ser catapultados a la clase media-alta si el valor de la propiedad aumentaba, rompieron con la coalición que había derrotado al gobierno anterior.

Mientras tanto, el agotamiento, el aumento de las formas diferenciadas de represión y el tipo de complacencia que a menudo acosa a las subculturas autónomas erosionaron la solidaridad activa y la lucha conjunta entre los okupas radicales y los gitanos. El barrio fue perforado por Airbnb’s, tiendas de tatuajes y bicicletas, y restaurantes veganos, y se desarrollaron planes para una universidad privada «internacional» dirigida a estudiantes norteamericanos.

En cuatro años, un gobierno progresista logró lo que uno de derechas había sido incapaz de hacer durante dos décadas. Por eso, cuando oigo a la gente alabar a Joan Ribó por los carriles bici y las aceras ensanchadas, me doy cuenta de que nunca han estado en la primera línea de la lucha contra el aburguesamiento, o nunca han visto con los ojos de los excluidos, y no de los acogidos, el barrio recién embellecido, porque los últimos años en el Cabanyal dejaron claro que los carriles bici van de la mano de los desahucios, las redadas policiales racistas y la expropiación al por mayor del barrio por el capital inversor y los residentes más blancos y nórdicos.

Si el gobierno embellece un barrio, es precisamente porque no pretende que los residentes más pobres puedan quedarse a disfrutar de él. Y esto es válido tanto si el gobierno es de derechas como de izquierdas.

El mandato de Ada Colau en Barcelona ofrece un ejemplo más complejo de la misma dinámica. Cuando asumió las riendas del gobierno, algunas de las principales luchas por la calidad de vida y el «derecho a la ciudad» se centraban en el turismo desbocado y en el modelo laboral hiperprecario basado en los servicios y el trabajo temporal diseñado para satisfacer tanto el turismo como las ferias que se habían convertido en una importante fuente de inversión para la ciudad.

Las asambleas de vecinos, la PAH y la CGT -sindicato anarcosindicalista y tercera organización sindical del país- denunciaron el efecto que el turismo masivo estaba teniendo sobre la disponibilidad de viviendas y la calidad de vida en los barrios. Los trabajadores del transporte organizados por la CGT, que soportan el peso de la enorme afluencia de visitantes a la ciudad, luchan por más recursos y mejores condiciones laborales. Y en el Mobile World Congress, la joya de la corona de las ferias de Barcelona, surgieron varias asambleas para denunciar las listas negras políticas y la precariedad laboral.

Desde el principio, BComú se ha posicionado como los guardianes del futuro económico de Barcelona. Como predije en el artículo que escribí al principio del mandato de Ada Colau, su partido tomaría medidas limitadas contra el turismo de masas, que entra en conflicto con el nuevo modelo de turismo de trabajo del sector tecnológico; y que lucharía por actualizar continuamente el modelo dominante de turismo y gentrificación que despliega la élite de la ciudad.

En la práctica, sus medidas contra el turismo de masas han sido decepcionantes incluso para las organizaciones reformistas que en su día constituyeron su base, y han consistido principalmente en frenar una construcción hotelera desenfrenada que amenazaba con destruir la integridad de la ciudad como un conjunto capitalista que funciona bien; básicamente, desempeñando el papel de planificación urbana que los capitalistas exigen a los gobiernos. Desde el principio promovió con entusiasmo la renovación del contrato del Mobile World Congress y protegió a esta entidad de las críticas. Se ha dedicado a romper huelgas y a calumniar a los trabajadores del transporte, como ha denunciado la CGT.

Quizá lo más preocupante es que su partido se ha convertido en la vanguardia del modelo de «ciudad inteligente», que es el futuro de la ciudad capitalista. A escala mundial, Barcelona se ha convertido en una Smart City puntera, avanzando en la integración racional y con IA de la gestión urbana, la vigilancia total y las medidas «verdes» completamente ilusorias que han engañado por completo a los sectores reformistas del movimiento ecologista, al tiempo que atraen inversiones adicionales de alta tecnología que están contribuyendo a expulsar a los residentes más pobres de la ciudad.

LOS FALLOS DE LA AUTOORGANIZACIÓN

Si he evitado hablar de los logros de los partidos municipalistas con la justificación de que por ahora sólo me centraría en la crítica, sería totalmente injusto por mi parte evitar la autocrítica.

Sin duda, este último intento de emprender una «larga marcha por las instituciones» ha sido alimentado por los fallos de los movimientos antiinstitucionales que se centran en la autoorganización. Después de todo, Podemos y muchos de los partidos municipales afiliados no nacieron como una cooptación del movimiento 15M. Muchos aspirantes a políticos lo intentaron, pero la gente estaba harta de los partidos políticos y estaba armada con la memoria histórica de cómo los partidos políticos nos habían fallado consistentemente en el pasado, por lo que fueron capaces de defender su rechazo a los partidos durante toda la duración del movimiento.

No, estos partidos nacieron en el vacío que quedó tras la muerte del movimiento 15M. Y murió porque no fuimos capaces de elaborar nuestros espacios de autoorganización hasta el punto de que pudieran asumir la autoorganización de la vida cotidiana.

Se quedaron como espacios políticos y no como espacios sociales, preocupados exclusivamente por la organización de protestas, bloqueos, huelgas y eventos. Sin duda, las protestas, los bloqueos y las huelgas son importantes, pero no son suficientes para hacer una revolución. Incluso en Barcelona, donde el movimiento 15M maduró más, dejando atrás la ocupación masiva de la plaza central -ese torpe y desilusionante experimento de democracia directa- y se transformó en un complejo versátil y rizomático de docenas de asambleas de barrio, no conseguimos ir más allá.

En esas asambleas de barrio, empezamos a construir relaciones verdaderamente sociales, pero no utilizamos esas relaciones para poner en marcha prácticas de ayuda mutua y expropiación de la riqueza social. Sólo en algunos casos las asambleas se vincularon a la lucha por la vivienda, dejándola generalmente en manos de grupos específicos y unipersonales, sólo ocasionalmente abrieron el metro para el transporte público gratuito y, que yo sepa, nunca irrumpieron alegremente en los supermercados para llenar los carros y compartir la abundancia con los vecinos que luchaban por llegar a fin de mes. Más bien, se centraron en las protestas, en la oposición a las medidas de austeridad y en sacar a la gente a la calle, una tarea dificultada por nuestras identidades políticas preexistentes.

En el ámbito de la protesta simbólica, esas identidades se afianzan, ya que cada pequeño grupo perfecciona su propio discurso y sus campañas de reclutamiento. Sólo si nos centráramos en la única cosa que todos compartimos realmente -la necesidad de sobrevivir a pesar de la brutalidad del capitalismo- podríamos haber roto con esas barreras artificiales.

Esto era un fallo general, pero preocupa específicamente a los anarquistas, marxistas autónomos y demás anticapitalistas, ya que somos los que nos pasamos todo el tiempo pensando en conceptos como la ayuda mutua y la comunalización. No me sorprenden en absoluto los numerosos fallos de los partidos municipalistas en el poder, ya que los partidos políticos no nos han dado otro ejemplo en toda su historia.

Lo que sí me sorprende es que no hayamos difundido prácticas más profundas de autoorganización, o incluso que no hayamos imaginado tales prácticas para nosotros mismos, en un momento en el que decenas de miles de personas rechazaban la política representativa y estaban abiertas a otras formas de hacer las cosas.

Aunque soy crítico con el municipalismo como estrategia, creo que es posible encontrar un terreno común dentro de esas estructuras que permiten a la gente luchar por la vivienda, defender sus barrios y proteger sus medios de vida, siempre y cuando esas estructuras preserven su autonomía respecto a las instituciones de poder y a los caprichos electorales de una política que es, por definición, burguesa.

La nuestra no puede ser una lucha política, debe ser más profunda, debe ser social, fusionando nuestras luchas económicas por una vida libre de precariedad y explotación con la reexpropiación colectiva del poder de organizar nuestras vidas por nosotros mismos, sin representantes ni gobernantes.

[Traducido por Jorge JOYA]

Original: https://roarmag.org/essays/what-went-wrong-for-the-municipalists-in-spain/




Fuente: Briega.org