April 4, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
219 puntos de vista


Con el t铆tulo 驴Son los 鈥渞obots asesinos鈥 el futuro de la guerra? (Are 鈥榢iller robots鈥 the future of warfare?) la periodista de la BBC (British Broadcasting Corporation) Suzanne Kianpour pregunta en este episodio radiof贸nico de la serie The Inquiry (la consulta), si la humanidad est谩 trasladando la toma de decisiones en tiempos de guerra a las m谩quinas y qu茅 consecuencias podr铆an resultar.

Cuatro expertos la responden por su parte individualmente en los 23 minutos que dura esta emisi贸n internacional.

La BBC a帽ade la siguiente presentaci贸n sobre este episodio: 鈥淟os avances de la inteligencia artificial entran sigilosamente poco a poco en casi todas las facetas del mundo, incluida la guerra. Suzanne Kianpour explora la tecnolog铆a, los miedos e incluso las ventajas potenciales de desarrollar armas aut贸nomas.鈥

Como introducci贸n al tema se presenta el asesinato del destacado cient铆fico nuclear iran铆, Mohsen Fakhrizadeh, el 27 de noviembre de 2020, en una carretera al este de Teher谩n, por medio de una ametralladora dotada de inteligencia artificial (IA) controlada v铆a sat茅lite, seg煤n las autoridades iran铆es.

La elecci贸n de este caso por parte de la BBC es tan inocente como la elecci贸n del presidente de Iraq, Sadam Husein, por parte del Tr铆o de las Azores que plane贸 y lanz贸 la guerra contra Iraq en 2003. Es una jugada t铆pica del imperialismo brit谩nico, que consiste en escoger a un malo entre los que est谩n siempre a mano y luego relatar una historia para instruir deleitando a ciudadanos y extranjeros al alim贸n, un homenaje al imperio romano.

Todo es propaganda de guerra, antes, durante y despu茅s, as铆 hasta el siguiente episodio. La historia real es la de miles y miles de v铆ctimas ejecutadas ilegalmente a bombazos, que en ese mismo acto pasan autom谩ticamente a la lista de enemigos combatientes abatidos o a la menos heroica de da帽os colaterales.

La primera experta dice que la palabra clave sobre la cuesti贸n de la IA es 鈥榓utonom铆a鈥, es decir, que se dota a la m谩quina de la capacidad de tomar decisiones por s铆 misma, es decir, sin la intervenci贸n de una persona.

Se帽ala adem谩s dos cuestiones. La primera es que esta autonom铆a no se ha de entender en blanco o negro, m谩s bien hay diversos grados, desde algo sencillo a lo m谩s complejo. La segunda es que no se refiere a un asunto del futuro, sino que ya existen armas aut贸nomas.

A continuaci贸n cita los pa铆ses m谩s adelantados en este campo y en su opini贸n China aparece como el m谩s interesado en buques y submarinos para lanzar sus armas IA, Israel se decanta en colocar las suyas en tanques, todoterrenos y artiller铆a, lo mismo que hace Rusia, mientras que Estados Unidos est谩 interesado en todos los sistemas anteriores y sobre todo en la aviaci贸n, igual que el Reino Unido, lo que incluye drones. A帽ade que Ir谩n, por su parte, como no tiene portaaviones, se especializa en potentes planeadoras que atacan en forma de enjambre contra un objetivo mayor, una modalidad de la guerra asim茅trica.

Despu茅s aclara que no todas las actuaciones en este campo se dedican a dise帽ar y fabricar robots asesinos, sino que cubren una gama que incluye fines de reconocimiento, apoyo, etc., aunque tambi茅n armas letales muy serias.

La experta tambi茅n muestra su preocupaci贸n por qui茅n dirige estos programas de desarrollo de armas dotadas de IA. Seg煤n ella los pa铆ses occidentales tienden a ser refractarios al riesgo y hacen muchas pruebas con sus sistemas. Sin embargo, dice, Rusia tiende a innovar r谩pidamente y a realizar pruebas reales sin pasar por otras iniciales que garanticen que esos sistemas son seguros.

Entonces -reflexiona en voz alta- hay un 谩rea grande que me deja perpleja: su tendencia a desplegar sus tropas en pa铆ses vecinos, su actitud ante el riesgo, su tendencia a operar en zonas civiles; todo esto hace que me preocupe m谩s, porque desplegar esos sistemas en entornos muy arriesgados sin haberlos probado adecuadamente, es un guion que conduce al desastre.

No aporta ninguna prueba sobre esa 鈥榯endencia鈥 de Rusia y desde luego ni siquiera cita el historial de EEUU, lo cual es algo m谩s que sospechoso pues adem谩s de ser estadounidense, tiene entre sus m茅ritos el haber dado testimonio ante la ONU. En este momento el oyente, harto de la propaganda, lo 煤nico que se pregunta es si la BBC escoge bien a sus invitados.

En lugar de cometer esta tropel铆a con el pretexto de una entrevista de gran inter茅s, la BBC podr铆a haber recurrido a 鈥淟os grandes inventos del TBO鈥, la secci贸n de informaci贸n tecnol贸gica m谩s 煤til a la Humanidad doliente, de la revista TBO, fundada 15 a帽os antes que la emisora brit谩nica y m谩s fiable.

Lo cierto es que incluso hasta la enciclopedia est谩ndar por Internet ha publicado que EEUU tiene algo m谩s de mil bases militares desplegadas por el planeta.

Adem谩s, la lista de sus asesinatos de combatientes enemigos, objetivos a abatir y sobre todo inocentes celebrando una boda, durmiendo en su propia cama, estudiando en el colegio, cur谩ndose en un hospital y hasta protegi茅ndose en un refugio antia茅reo para civiles, es inconmensurable.

El segundo experto es presentado as铆: ha pasado a帽os reflexionando profundamente sobre los efectos de la guerra. 脡ste lo corrobora: he estado cinco a帽os en el ej茅rcito brit谩nico, esta experiencia ha tenido un efecto formativo en m铆 personalmente y me ha hecho interesarme en cuestiones de tecnolog铆a y seguridad.

Actualmente es profesor asociado de Filosof铆a y Pol铆ticas P煤blicas en la Universidad de Oxford y manifiesta desde el principio que defiende el uso de robots para realizar tareas peligrosas que de otro modo har铆an los hombres.

As铆, de sopet贸n, no parece una escuela muy can贸nica de filosof铆a, pero ya se sabe que 鈥榣as ciencias adelantan que es una barbaridad鈥. Adem谩s hay que recordar que desde muy antiguo ya hab铆a sacerdotes en el ej茅rcito y que nueve de cada diez capellanes castrenses, guiados por las Sagradas Escrituras, a su vez inspiradas por Dios, recomiendan el ej茅rcito para hacer llegar el mensaje de amor y paz al pr贸jimo.

No hay que olvidar que tambi茅n hab铆a cocineros y que en 1894 se public贸 en Madrid un Tratado te贸rico-pr谩ctico de los productos alimenticios que son objeto del comercio y de que hace uso el Ej茅rcito en paz y en campa帽a.

Gracias a nuevos adelantos, cien a帽os despu茅s triunfan entre las huestes espa帽olas de finales del siglo XX, 鈥渓as nuevas raciones de campa帽a con sus envoltorios estancos, dan mucha m谩s garant铆a de conservaci贸n y agilidad para su distribuci贸n y consumo鈥 a los soldados.

Lo curioso de tanta mejora es que incluso con el alma elevada hacia Dios, la panza llena y una remuneraci贸n extra en el bolsillo por las 鈥榤isiones de paz鈥, el ej茅rcito hubo de ofrecer adem谩s equipos psicol贸gicos de apoyo a la soldadesca, lo que en Espa帽a tuvo su inicio en 1999, con la entrada de la Psicolog铆a en el Cuerpo Militar de Sanidad.

Seg煤n la edici贸n de diciembre de 2019 de la Revista Espa帽ola de Defensa, publicada por el Ministerio de Defensa, atender a las instrucciones dictadas por el psic贸logo militar es para la tropa 鈥渦na de las actividades que las unidades programan peri贸dicamente para ayudar a reducir la carga mental y emocional en situaciones de estr茅s鈥.

El Ministerio de Defensa afirma en 2021 que 鈥淪er militar es aspirar a tener una vida diferente, llena de emociones fuertes y experiencias inolvidables. (鈥) Es saber que trabajar谩s con orgullo al lado de los mejores expertos ayudando a los dem谩s en cualquier parte del mundo. Es descubrir cosas nuevas todos los d铆as y construirte un futuro a tu medida.鈥

La primera afirmaci贸n es la t铆pica gilipollez que se usa en cualquier promoci贸n publicitaria, desde autom贸viles a preservativos, aunque aqu铆 puede fungir como advertencia para despistados desnortados desmadrados.

La segunda es otra gilipollez similar, la diferencia est谩 en que es mentira. Si fuese verdad no har铆a falta ninguna de las nuevas 鈥榓yudas鈥 para la tropa.

La verdad es que el ej茅rcito necesita ir incorporando una tras otra desde la m谩s antigua, el saqueo, todas resultan insuficientes por razones que son evidentes e innombrables en algunos ambientes.

En el art铆culo publicado dos a帽os antes, 2017, por la revista adicciones con el t铆tulo 鈥淔actores asociados al consumo de drogas en una muestra de militares espa帽oles desplegados en 鈥淏osnia-Herzegovina鈥 y el objetivo de 鈥渆valuar el nivel de consumo de drogas en militares espa帽oles que realizaban misiones en Bosnia-Herzegovina, e identificar las posibles variables asociadas con dicho consumo鈥, se lee:

鈥淓n conclusi贸n, hay consumo de drogas en la zona de operaciones multinacionales, y este uso parece incrementarse cuando se tiene amigos consumidores de drogas ilegales y disminuye cuando se dispone de un mayor apoyo social. Por tanto, ser铆a importante aplicar medidas de prevenci贸n teniendo en cuenta que dicho consumo podr铆a afectar a un desempe帽o adecuado de las misiones encomendadas.鈥

No es extra帽o que al propio ministerio no le guste hablar de su m谩s fuerte competidor en cuanto al tratamiento de las penas asociadas a la vida militar: la adicci贸n de los uniformados a las sustancias psicotr贸picas como el alcohol y otras drogas legales e ilegales.

Seg煤n la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, 鈥淟a causa exacta del consumo de drogas se desconoce. Los genes de una persona, la acci贸n de las drogas, la presi贸n de compa帽eros, el sufrimiento emocional, la ansiedad, la depresi贸n y el estr茅s ambiental pueden ser todos factores intervinientes鈥.

Conclusi贸n: tras el cura, el cocinero, el salario y el loquero, ahora es preciso enrolar en el ej茅rcito a los padres, abuelos y bisabuelos, a los compa帽eros colgaos, a los amigotes cr谩pulas, etc.

Si adem谩s tenemos en cuenta el nivel de estr茅s del ambiente que disfrutamos 煤ltimamente, hay que llamar a filas tambi茅n al jefe de la empresa, para el que tenga empleo, al funcionario que atiende a los de la cola del subsidio de desempleo, al polic铆a que da porrazos al que se resiste a ser desahuciado de su piso, al juez que manda al talego a quien opine mal del rey鈥

Lo malo es que a esta conclusi贸n le sobra de l贸gica lo que le falta de log铆stica. No hay log铆stica que aguante este chorreo de gente trasegando Citalopram, marihuana, coca铆na y cubatas a costa del ISFAS, a su vez sufragado por los contribuyentes.

Se puede afirmar que veinte a帽os despu茅s de inaugurado este nuevo apoyo al ej茅rcito, 鈥渆ntre todos lo mataron y 茅l solo se muri贸鈥.

El segundo experto comienza diciendo que hay un argumento moral positivo: al desarrollar estos sistemas podemos salvar la vida de seres humanos y para el gobierno se trata de salvar la vida de sus propios soldados, algo que 茅ste tiene claramente la responsabilidad de hacer.

Casi dos mil a帽os despu茅s del 鈥楽i vis pacem, para bellum鈥, parece que poco ha cambiado en la filosof铆a de la guerra, como no sea la degradaci贸n de los fil贸sofos actuales. 驴No se le ha ocurrido que la mejor forma de salvar a sus soldados es no tener ninguno y tampoco armas?

El ej茅rcito no puede curar la depresi贸n de los soldados ni con todas las ayudas que les proporciona y tampoco se atreve a pensar siquiera que la causa principal es el mismo ej茅rcito. 驴C贸mo van a comprender sus fil贸sofos que las armas IA son tan in煤tiles como el resto de ayudas?

El punto de iron铆a lo ponen los medios de comunicaci贸n en Estados Unidos, desde la Radio P煤blica Nacional hasta los privados, incluidos los de la derecha, que son mucho m谩s sinceros que en Espa帽a, donde se pasa de puntillas sobre este asunto y la cobertura oficial es lamentable por decirlo piadosamente.

En referencia a los soldados que controlan drones desde bases en Estados Unidos (por ejemplo, Nevada) y otras en Alemania, etc., con los que abaten combatientes enemigos y civiles no implicados en acciones b茅licas en pa铆ses atacados en Oriente Medio y 脕frica principalmente, se pregunta el New york Times:

鈥淚ncluso los soldados que participan en la guerra desde una distancia segura se sienten traumatizados. 驴Podr铆a ser su dolor de tipo moral?鈥

Como suele decirse: No comment, o sea, 鈥渘o te digo nada y te lo digo todo鈥. Pero da igual porque 鈥渘o hay peor ciego que el que no quiere ver鈥, excepto un fil贸sofo malogrado.

Seguidamente a帽ade que el peligro que la gente l贸gicamente ve y le preocupa es que los sistemas tomen decisiones err贸neas y maten a la gente equivocada. En tanto que soldado humano mi responsabilidad consiste en determinar si un objetivo es leg铆timo o es un inocente, mientras que la preocupaci贸n es que un sistema automatizado no haga esto correctamente.

Lo siguiente entonces -se pregunta- es 驴con qu茅 nivel aceptable de riesgo hay que actuar? Algunos pensar谩n que el nivel aceptable es cero, por tanto no usar铆an estos sistemas de ninguna manera, lo cual no es mi punto de vista; yo dir铆a que estos sistemas deber铆an usarse solamente si el nivel de riesgo que supone su uso para los no combatientes es m谩s bajo que el que supone un soldado humano.

Uno puede pensar f谩cilmente en este tipo de situaci贸n: un piloto en un caza con 20 o 30 sistemas en el avi贸n y una vez que se tiene definido el teatro de operaciones, si verifica que no hay nadie en el 谩rea excepto combatientes, los sistemas pueden actuar letalmente de forma muy muy segura.

Es patente que este experto no pertenece a la escuela emp铆rica, mejor dicho, ni siquiera ha asistido a una escuela de ense帽anza primaria. Antes de colocar a las v铆ctimas como conejillos de indias, deber铆a probar de forma personal y emp铆rica su propio argumento. Es una prueba realmente f谩cil: basta con que se coloque dentro de uno de esos teatros de operaciones en los que participan pilotos de guerra de EEUU: salones de bodas, hospitales, casas鈥 y que verifiquen que no hay mucho peligro para no combatientes.

A帽ade otro argumento m谩s en su defensa del uso de robots a partir de esta entradilla de la periodista: hay una cuesti贸n clara, el genio ha salido de la botella y aunque nosotros no usemos estos sistemas, nuestros enemigos lo har谩n.

El fil贸sofo entonces dice que lo que se debe plantear a los defensores de la prohibici贸n es si dentro de 20 a帽os hay ej茅rcitos que tienen estos sistemas y nuestras fuerzas son completamente incapaces de defenderse. Si esto sucede tendremos entonces una poblaci贸n que se volver谩 hacia el gobierno y le dir谩: esto fue una mala decisi贸n, la primera obligaci贸n del gobierno es mantener la seguridad a la naci贸n.

Un gobierno responsable debe adoptar una pol铆tica y un compromiso de no ser el primero en usar esos sistemas, pero esto permite desarrollarlos con fines defensivos.

En primer lugar no hay ninguna poblaci贸n en el mundo que se vuelva contra el gobierno 20 a帽os despu茅s y lo peor es que tampoco contra los fil贸sofos.

En segundo lugar el 煤ltimo argumento sobre el gobierno responsable es propio de la escuela sofista y no necesita mucha interpretaci贸n.


Fuente de la imagen: https://paolarevilla.tumblr.com/ima…




Fuente: Grupotortuga.com