June 15, 2021
De parte de ANRed
408 puntos de vista


La mayor铆a de las veces que se habla de violencias en las relaciones y buenos tratos se habla en clave heterosexual y normalmente no se incluye la perspectiva de hombres que se relacionan con otros hombres. Hace muy (muy) poco, vamos, el otro d铆a, estaba dando una formaci贸n sobre diversidad afectiva, sexual y de g茅nero al personal de un Ayuntamiento. En cierto momento hablamos de c贸mo los hombres bisexuales y gais pod铆an expresar rechazo o violentar a otros por su expresi贸n de g茅nero femenina (lo que se llama 鈥plumofobia鈥). Esta forma de discriminaci贸n, de forma general, les sorprendi贸 mucho, porque 鈥渘o se pod铆an creer que discriminaran habiendo vivido la discriminaci贸n鈥. De hecho, resulta s煤per sencillo para los hombres que se relacionan con otros hombres pasar por alto discriminaciones que realizan por el simple hecho de haberlas recibido. Por Jos茅 Yepes, para El Salto Diario.


De unos a帽os para aqu铆, el trabajo con los hombres desde una perspectiva feminista est谩 creciendo. Ya era hora, ya que pensar sobre los hombres es pensar sobre las personas que estamos en posici贸n compleja de poder (por ejemplo, somos muy mayoritariamente quienes agredemos, tanto a mujeres, como a hombres, como a personas que no encajan en estas categor铆as).

De forma comprensible, este trabajo se enfoca principalmente al fin de la violencia contra las mujeres. Sin embargo, sigue haciendo un vac铆o muy llamativo en las reflexiones: 驴D贸nde est谩n aquellas sobre los hombres que nos relacionamos con otros hombres? Aunque dentro de este colectivo haya una diversidad enorme, tienen en com煤n que son hombres y que sienten deseo hacia otros hombres y, por lo tanto, la masculinidad juega un papel importante. Junio es el mes del Orgullo, y creo que pensar sobre qu茅 lastres tiene el colectivo y qu茅 tareas pendientes nos queda por hacer es fundamental.

Violencias invisibles 

La mayor铆a de las veces que se habla de violencias en las relaciones y buenos tratos se habla en clave heterosexual y normalmente no se incluye la perspectiva de hombres que se relacionan con otros hombres. La violencia intrag茅nero sigue siendo un fen贸meno muy invisible, a煤n en conversaciones sobre la violencia en el 谩mbito de la pareja.  No se trata de desplazar del centro la violencia contra las mujeres, pero es importante arrojar luz sobre otras violencias invisibilizadas.

No sabr铆a decir a qu茅 se puede deber esta invisibilidad, aunque pienso que en cierto sentido se asume, hasta cierto punto, que ser parte de un colectivo discriminado nos hace menos 鈥渄iscriminadores鈥, cosa que ejemplificaba la an茅cdota que compart铆a al inicio.

En las relaciones entre hombres, existe el rechazo a lo femenino y la homofobia interiorizada, y hay relaciones entre moldear el cuerpo y 鈥渃orporeizar鈥 la masculinidad

Llegamos, pues, al meollo de la cuesti贸n a la que quer铆a llegar. Personalmente, la relaci贸n de los hombres que nos relacionamos sexualmente con otros hombres con la masculinidad y el g茅nero es un tema que me importa, me atraviesa y me preocupa. A ra铆z de hacer mi Trabajo Final de M谩ster, pude ver con claridad que diferentes cosas que yo hab铆a percibido en mis propias relaciones con otros hombres eran compartidas. Algunas ideas generales, tanto del TFM como de los estudios que forman parte de la base te贸rica, podr铆an resumirse as铆: hay falta de cuidados y responsabilidad afectiva en las relaciones espor谩dicas sexuales entre hombres; hay relaci贸n entre el rechazo a lo femenino y la homofobia interiorizada y hay relaciones entre moldear el cuerpo y 鈥渃orporeizar鈥 la masculinidad (es decir, muscularse y/o eliminar grasa de ciertos lugares que 鈥渇eminizan鈥 la figura).

El efecto del sistema de g茅nero en nuestras pr谩cticas relacionales no acaba ah铆, por supuesto. Pero estas pinceladas dejan ver que es un tema que puede atravesar mucho nuestras vidas y nuestras relaciones.

La plumofobia como persecuci贸n a lo femenino

En Espa帽a, una de las cuestiones que ha recibido alguna atenci贸n por parte de alg煤n medio ha sido la de la 鈥減lumofobia鈥. No es en absoluto casual que exista un rechazo hacia quienes manifiestan 鈥渇eminidad鈥, a煤n menos entre hombres. La 鈥減lumofobia鈥 encuentra su expresi贸n en una frase utilizada habitualmente en Grindr (una app de citas entre hombres) para manifestar el tipo de personas que les gustan鈥 o mejor dicho, que no les gustan: 鈥渘o fats, no femmes鈥 (no gordos, no femeninos). Se acompa帽a a veces, o se sustituye, por el 鈥渕asc x masc鈥 (o masculino por masculino).

Las conversaciones con estas personas a veces suponen leer un 鈥測o busco estar con t铆os鈥, haciendo referencia a que la pluma implica una 鈥渕enor hombritud鈥, ya sea en cantidad o calidad. Si ser femenino supone no ser 鈥渦n t铆o de verdad鈥, tal vez es que para serlo haya que evitar que nos puedan identificar como 鈥減oco hombres鈥. Pareciera que renegar, discriminar o violentar a 鈥渉ombres que son menos hombres鈥 nos hace afirmarnos como 鈥渉ombres de verdad鈥. Y eso, por desgracia, me suena mucho.

El sexo sobre todo lo dem谩s 

Otra cuesti贸n habitual que podemos encontrar en las aplicaciones de contactos es la rapidez. Cuando 鈥渜uieres sexo y ya est谩鈥 suena bien sobre el papel, pero esta rapidez difumina ciertas cuestiones. Es habitual encontrar personas que quieren ir al grano, 鈥渘o perder el tiempo鈥. Si perder el tiempo es hablar, el espacio se define una y otra vez como para 鈥渂uscar sexo y ya est谩鈥 y no tenemos pr谩cticamente ning煤n espacio m谩s en el que relacionarnos (especialmente hombres que no viven en grandes ciudades), lo que encontramos es un entorno en el que cuesta ser uno mismo, expresarse con libertad y establecer relaciones con profundidad o significativas. Y no s贸lo eso: dificulta poder establecer l铆mites y consensos y dificulta hablar de lo que nos gusta en cuanto a pr谩cticas sexuales. El bloqueo de la comunicaci贸n expl铆cita complica y deshumaniza las relaciones.

Hablando de l铆mites, me genera un tremendo malestar pensar en todas las veces que he o铆do, tanto por parte de amistades, como parejas, como 鈥渓igues de una noche鈥, que se han cuestionado o roto los l铆mites ajenos. Los l铆mites son una cuesti贸n crucial que nos hacen sentir control y seguridad sobre la situaci贸n y permiten que podamos tomar decisiones desde el deseo y el consenso. Son, en definitiva, esenciales para nuestro bienestar, y veo que se cuestionan o rompen continuamente: insistencia para contactar o tener sexo, acoso a trav茅s de redes sociales, manipulaci贸n emocional para seguir quedando, presi贸n para no utilizar el preservativo, para establecer tipos de relaci贸n que no se desean, por una parte鈥 Y lo peor es que muchas veces ni siquiera identificamos esta violencia.

Cuando no hablamos ni expresamos nuestras emociones libremente, es mucho m谩s complicado mostrarnos vulnerables, y a su vez, establecer una intimidad compartida

Cuando no hablamos ni expresamos nuestras emociones libremente, es mucho m谩s complicado mostrarnos vulnerables, y a su vez, establecer una intimidad compartida.

Para m铆, estas din谩micas se pueden describir de otras formas. Se puede describir como rehuir la vulnerabilidad y falta de cuidados y responsabilidad afectiva. Cuando no hablamos ni expresamos nuestras emociones libremente, es mucho m谩s complicado mostrarnos vulnerables, y a su vez, establecer una intimidad compartida. Cuando simplemente nos relacionamos sexualmente y hay un pacto t谩cito de que 鈥渆sto es as铆 y as铆 es como deber铆a ser鈥, tampoco es f谩cil salirse de ese marco (parece que el 煤nico que hay, no habiendo alternativas de socializaci贸n en muchos lugares) y visibilizar esa violencia que te han ejercido.

Cuando nos utilizamos sexualmente, no existe la importancia de no hacer ghosting, porque se vuelve 鈥渘ormal鈥: no me ha gustado uno, tengo montones en el mercado de carne que hay. No es nada extra帽o tampoco que el formato de las apps de contactos entre hombres tenga un formato de galer铆a de fotos y sea as铆 la foto el primer filtro para poder entrar en contacto (en un contacto que habitualmente rehuir谩 la comunicaci贸n expl铆cita).

Est茅tica y cuerpos normativos

Llegamos a otro tema importante: 鈥渜ui茅n est谩 bueno, tiene la oportunidad de llegar a hablar鈥. Esto, por supuesto, va m谩s all谩 de las apps. Cambiemos 鈥渓legar a hablar鈥 por 鈥渓legar a ser visto鈥. 驴Qu茅 cuerpos ocupan nuestro imaginario cuando pensamos en hombres que tienen sexo con hombres? 驴Qu茅 cuerpos ocupan las carrozas? 驴Qu茅 cuerpos deseamos? Pienso, por ejemplo, en los hombres gordos. 驴Por qu茅 han de ir a sitios, apps, comunidades espec铆ficas donde les aprecian sexualmente, como es la comunidad oso, para no enfrentarse a violencias cuando son visibles o se relacionan?

No se puede olvidar tampoco c贸mo dentro de cada subgrupo existe una cierta normatividad corporal, y 茅sta est谩 relacionada con la masculinidad. Si en la cultura m谩s mainstream tenemos al hombre 鈥渆n forma鈥, blanco, quiz谩s musculado, de actitud masculina, en la cultura oso tenemos a un hombre gordo pero no 鈥渄emasiado鈥 (y con una distribuci贸n 鈥渕asculina鈥 de la grasa: sin mucho pecho pero s铆 pectorales, caderas鈥), peludo, con barba, de actitud fuerte. Con algunas personas, de hecho, hago bromas de c贸mo 鈥渆xiste una cara oso鈥, de la que no sabemos diferenciar si quiere pegarnos una paliza o le atraemos sexualmente.

La importancia de los cuidados en la Comunidad

Es cierto que hay espacios donde s铆 hay comunidades de hombres donde los cuidados est谩n muy presentes y donde las normatividades corporales no tienen tanta influencia. Algunos ejemplos son las comunidades maricas (apropi谩ndose del t茅rmino), queers, las que son m谩s cercanas o comparten con espacios feministas o las que han generado algunas personas en su entorno. Pero se trata de comunidades peque帽as y alejadas de los espacios mainstream.

Creo que los hombres, en tanto que hombres, tenemos muchas conversaciones pendientes. Quiero aprovechar que estamos en el Mes del Orgullo para reivindicar que los hombres que nos relacionamos sexualmente con hombres tenemos algunas m谩s. Si nos importa la igualdad, si nos importa la garant铆a de nuestros derechos, debemos reflexionar un poco sobre nuestras pr谩cticas y no reproducir el sistema en casa.

Quiero que visibilicemos las violencias que sufrimos cuando nos relacionamos entre nosotros y les pongamos nombre; quiero que podamos tener cualquier tipo de cuerpo, sentirnos deseables y no sentir 鈥渜ue no somos gays de verdad鈥

Quiero que hablemos de la relaci贸n que tenemos con nuestra masculinidad, y qu茅 efectos genera cuando la ponemos en juego en las relaciones que tenemos. Quiero que visibilicemos las violencias que sufrimos cuando nos relacionamos entre nosotros y les pongamos nombre. Quiero que podamos tener cualquier tipo de cuerpo, sentirnos deseables y no sentir 鈥渜ue no somos gays de verdad鈥. Quiero que seamos un espacio realmente seguro para otras personas fuera de la normatividad. Quiero que nos impliquemos en conseguir la igualdad tambi茅n en lo 铆ntimo, en lo personal, porque tambi茅n es pol铆tico.

Creo que no hace falta ir hasta un an谩lisis muy profundo. 驴Qu茅 clase de espacios compartidos y compartibles estamos generando, teniendo en cuenta los poqu铆simos que tenemos y que la masculinidad se cae a trozos?





Fuente: Anred.org