September 14, 2021
De parte de CGT Correos Madrid
244 puntos de vista


La percepci贸n de que si considera excesivo o poco trabajo ha cambiado radicalmente. Por ejemplo en USEs hay quien dice 鈥渉ay poco trabajo鈥, y en realidad se siguen exigiendo 55 env铆os, cuando hace no tantos a帽os esa cantidad era impensable, porque se exijan muchas menos entregas. Y a m谩s env铆os exigidos por cartero, mas mengua la plantilla. En distritos y sucursales algunos jefes de sector est谩n impartiendo discursos catastr贸ficos a los trabajadores sobre el futuro inmediato, 鈥渁dvirtiendo鈥 de cambios profundos. No se nos debe pasar por alto que no ser铆a ninguna novedad porque llevamos a帽os sufriendo todo tipo de cambios profundos (a peor) en los centros de trabajo: cientos de secciones eliminadas; derivar productos urgentes y paqueter铆a a ordinaria; contratos precarios; secciones aumentando constantemente a 100, 150, 200 portales en alg煤n caso; salir por tres secciones haciendo recorridos interminables; presi贸n ilimitada con los env铆os prioritarios; considerar pecado dejar faltas de tiempo; en USEs pasar de 45 telegramas en moto, a exigir 55 paquetones en furgoneta, etc. Es decir, llevamos sufriendo cambios permanentemente, y parece que quieren seguir en esa l铆nea. Las reestructuraciones que inicialmente despertaron respuestas potentes y generalizadas en la plantilla, se han convertido en un tr谩mite rutinario y peri贸dico, sin consultar y negociar con nadie. Ya ni siquiera prometen (falsamente) como antes eso de 鈥渆sta reestructuraci贸n ser谩 la 煤ltima y ya no tendr茅is m谩s faroles鈥. Hay empresas en las que los cambios se producen en su mayor铆a cuando se negocia y pacta un convenio colectivo. Pero aqu铆, teniendo el mismo convenio que en 2011, sin necesidad de nuevo convenio, la empresa ha conseguido salirse con la suya una y otra vez, aplicando todo tipo de cambios que han afectado negativamente a nuestras condiciones de trabajo. Y tampoco olvidemos que la renovaci贸n de las jefaturas ha sido tremenda. El prototipo de jefe ha cambiado radicalmente (con honrosas excepciones) promoviendo nuevos jefes sumisos, insensibles hacia los problemas del trabajador, que consideran un pecado imperdonable dejar falta de tiempo. UGT y CCOO limitan el problema de Correos a su presidente. Por nuestra parte, creemos que es m谩s complicado. El problema es y ha sido la pol铆tica empresarial seguida por este presidente, el anterior, anterior, anterior, anterior鈥 y seguramente el siguiente.

Por tanto, y teniendo en cuenta nuestra historia reciente, es curioso que jefes de sector vayan a algunos centros predicando el apocalipsis de que sobra gente. Nada dicen (pese a que lo saben) que en septiembre hay un examen para 3.421 plazas fijas, y otro pendiente de 3.254 plazas. Nada dicen que la empresa este a帽o ha tenido beneficios, aun con la baja de correo. Los secuaces de la empresa (no sabemos a iniciativa de quien) nos intentan enga帽ar. Nos dicen que estamos en la ruina (sin argumentaci贸n o dato alguno), cuando la empresa da beneficios, nos dicen que sobra gente, cuando van a entrar 6.675 trabajador@s fij@s. Nos dicen que no hay trabajo, pero deniegan APs a diestro y siniestro. Nos dicen que la carta desaparece, perdemos dinero y no hay clientes, pero luego nos enteramos por la prensa que se firman contratos con Mapfre, Banco Santander, y de planes para comprar trenes y aviones. Nos cuentan cuentos, mentiras y medias verdades, con el 煤nico objetivo de meter miedo y paralizar a la plantilla, para que acepte y se trague con todo. Desde CGT no negamos las dificultades. Nos han dado pero bien en los 煤ltimos a帽os, La gente que se reincorpora a la empresa despu茅s de ausencias, excedencias largas, queda asombrada de c贸mo han cambiado las cosas. No existen consignas o formular m谩gicas para superar esta situaci贸n. Pero no podemos resignarnos a que cada x tiempo nos quiten x secciones, nuestra secci贸n tenga x portales m谩s, y salgamos con x paquetes m谩s. Precisamente hay que caminar en el sentido contrario al que nos empuja la empresa: la salida individual, resignaci贸n, pasividad, etc. Urge trazar nuevas l铆neas de estrategias de respuesta, resistencia e iniciativas para hacer frente a los planes empresariales y conseguir mejoras en nuestros derechos y condiciones de trabajo. Tenemos que empezar a hablar de nuestras reivindicaciones (jornada laboral de 35 horas, reconocimiento de enfermedades profesionales, aumentar derechos sobre conciliaci贸n, etc), y no hablar solo de las reivindicaciones de la empresa. Hace falta mayor implicaci贸n y participaci贸n unitaria y colectiva para conseguir batallas con 茅xito que consigan resolver problemas concretos, responder a los ataques de la empresa, y ampliar nuestros derechos laborales y salariales. No hablamos de cosas imposibles, tal y como nos demostraron l@s compa帽er@s de Siatas hace pocos meses.




Fuente: Cgt.info