December 29, 2021
De parte de Confoederatio Think Tank
354 puntos de vista

Texto original publicado en DarkFi.

Corre el año 2013. El director del FBI pronuncia un discurso titulado «The Going Dark Problem». Advierte con toda solemnidad de la aparición de una crisis en el seno de las fuerzas del orden. Desde las revelaciones de Snowden, la creciente concienciación pública sobre la vigilancia ha fomentado el uso generalizado de las tecnologías de cifrado —lo que él llama la herramienta tecnológica preferida por los delincuentes.

Desafortunadamente, la ley no ha seguido el ritmo de la tecnología, y esta desconexión ha creado un importante problema de seguridad pública. Lo llamamos “ofuscamiento” (Going Dark).

James Comey, director del FBI.

El discurso puso de manifiesto un riesgo que está surgiendo en la red: la popularización masiva de la encriptación amenaza con crear una zona online permanente e impenetrable para las fuerzas del orden. Defendemos que estas zonas oscuras eliminan las barreras para que una sociedad verdaderamente democrática se realice por sí misma. Los recientes desarrollos en las DAOs (Decentralized Autonomous Organizations, Organizaciones Autónomas Descentralizadas) y las DeFi (Decentralized Finances, Finanzas Descentralizadas) representan un paso realmente excitante hacia este futuro.

Otros avances de la criptografía, como las pruebas de conocimiento cero (zero-knowledge proofs) están despertando una nueva era repleta de desafíos y agitación. Este documento ofrece una visión general de estos avances y presenta nuestro proyecto: DarkFi (Dark Finances, finanzas oscuras).

DarkFi no es una startup corporativa. Es un experimento económico democrático, un sistema operativo para la sociedad.

 La situación se ha agravado desde que en 2013 Comey documentó por primera vez el denominado «The Going Dark Problem«. La lógica de la expansión del Estado, junto a la impresión infinita de dinero y el industrialismo, han sumergido a la sociedad en un estado de guerra constante. El poder y el aparato estatal controlan, oprimen y vigilan a la sociedad mientras los gigantes tecnológicos nos encierran en una prisión digital.

 A este estado de guerra se le ha llamado «societicidio». La sociedad está cada vez más privada de su naturaleza moral y política. La gente ha sido transformada en las masas-rebaño del fascismo.

 La tecnología de Internet se centra en la extracción de beneficio a los usuarios a cambio de un trabajo de escaso valor (hacer clic en los anuncios). Esto conduce a enormes operaciones de recopilación de datos y a la construcción de una megamáquina vigilante. Todo ello fomenta la sumisión y el consumo en lugar de la individualización activa de los internautas. Es una arquitectura de la opresión estructurada sobre el control.

 Se están perfeccionando constantemente nuevas y mejores inteligencias artificiales para hacer la guerra a la resistencia y obligar a la gente restante a vivir en gigantescas megaciudades. Con la llegada de las Monedas Digitales de los Bancos Centrales (Central Bank Digital Currencies. CBDC) y la renta básica universal (Universal Basic Income, UBI), el poder centralizado está tratando a toda velocidad de cerrar cada uno de los ámbitos económicos en competencia. El Estado corporativo busca monopolizar la vida económica. El sistema de crédito social de China ha sido un experimento aleccionador que los Estados occidentales tratan de emular.

 Lo que queda en este mundo empobrecido es una nueva forma siniestra de fascismo y una sociedad muerta que ha perdido su tejido moral y político. Una sociedad muerta que es incapaz de autoorganizarse o de actuar con iniciativa. La megamáquina busca constantemente métodos innovadores para extraer petróleo de la tierra, peces de los océanos y el sustento de la sociedad, a pesar de que todos estos recursos se están agotando hasta niveles críticos.

 Durante 20 años hemos trabajado por y para el software libre. Ha sido un movimiento con una vitalidad y creatividad increíbles, que exploraba ideas mucho antes de que la industria propietaria se atreviera a tocarlas. Pero ser desarrolladora de software libre a tiempo completo no era tarea fácil. Creábamos un valor enorme, pero la mayoría de las veces no teníamos recursos. No teníamos forma de recuperar una parte del que creábamos. Esa imposibilidad hizo que nuestra expansión se viera limitada y que los recursos estuvieran continuamente constreñidos. Por ello, esos brillantes conceptos pioneros nunca pudieron hacerse realidad y la sociedad perdió todas y cada una de las ventajas de una tecnología que podía haber sido libre.

 El movimiento del software libre contaba con desarrolladoras de talla mundial y con una comunidad de firmes partidarias. Pero, simplemente, carecía de los recursos necesarios debido a que no existía un modelo económico.

 Gracias al poder de la tokenización, ahora tenemos una alternativa. El dinero programable habilita un rico conjunto de técnicas para desarrollar redes económicas.

 La ingeniería basada en fichas criptográficas (tokens) y las DAOs están desmantelando la estructura básica del viejo mundo. El viejo mundo es corporativo, jerárquico y rígido. Este nuevo mundo es rico, denso y creativo.

 En el modelo corporativo clásico, existe una dicotomía consumidora-productora. Esta distinción no existe en las criptomonedas. El énfasis está puesto en la comunidad y en la riqueza de la colectividad. En lugar de que una empresa explote a las usuarias para obtener beneficios y proteger su propiedad, las mismas comunidades son propietarias y productoras.

  El valor de un proyecto es directamente proporcional a su comunidad. Las fichas capturan el valor que ha generado y lo devuelve a la propia comunidad. En consecuencia,  la capacidad de los proyectos para fomentar la participación, el entusiasmo y el compromiso resulta crucial. Las comunidades fomentan la autonomía a través del diálogo, la negociación y la narrativa. Esto, a su vez, conduce a transformaciones democráticas en el individuo, formándolo en los valores del autogobierno y el autodesarrollo.

  En ningún lugar es más evidente esta evolución social que en las DAOs. Estas constituyen una nueva forma de gobernanza primigenia que permite a las fuerzas democráticas latentes agruparse y organizarse antes de que las fuerzas del poder y del capital puedan limitarlas ideológicamente. Esto permite la exploración de zonas libres inalcanzables hasta el momento. Las usuarias son partes interesadas que pueden participar directamente en las decisiones en materia de gobernanza. Pueden decidir sobre los objetivos y características del desarrollo, los salarios, la asignación de capital y las inversiones.

 El ideal de la política es multiplicar los espacios públicos. Por eso, la criptografía es profundamente política. La política consiste en tomar decisiones relativas a los intereses colectivos de la sociedad, como el bienestar, la seguridad y la libertad. En este sentido, política y democracia directa son sinónimas.

 El viejo modelo tecnológico es antipolítico porque arrebata la propiedad a las personas y la deja en manos de monopolios. El viejo modelo fomenta por diseño la pasividad y la indiferencia, reduciendo a las personas a meras consumidoras. Esta es esencialmente la orientación de la tecnología moderna. Su trayectoria se remonta 5.000 años atrás, hasta el origen de la propia civilización.

 La entrada de Wikipedia para civilización dice:

La civilización concentra el poder, extendiendo el control humano sobre el resto de la naturaleza, incluso sobre otros seres humanos.

 La Historia ha oscilado entre la sociedad democrática y el sistema estatal de civilización. En ocasiones esta situación ha desencadenado un conflicto abierto, mientras que en otras ha conducido a una paz incómoda. El conflicto entre las formas de civilización se ha acelerado en la era moderna. La sociedad está asediada por el armamento automatizado, los aparatos de vigilancia y las operaciones psicológicas que tratan de socavar la libertad moral y política de las personas.

 El totalitarismo no puede ser derrotado mediante el acatamiento. La conformidad sólo envalentona a los regímenes de poder. El terror totalitario se libera cuando la oposición se diluye y las gobernantes pierden el miedo. El conformismo alimenta las actitudes totalitarias y nunca conduce a la normalidad. La resistencia es esencial para contrarrestar el ascenso del totalitarismo.

 Las sociedades paralelas ofrecen reductos de libertad que nutren ideologías de resistencia y constituyen la base de una nueva sociedad. Pueden ser sociedades orientadas en torno a la tecnología, la economía, la educación o la cultura.

 Con las DAOs y las DeFi podemos dar vida a esa nación democrática en la que coexisten múltiples culturas, etnias y formaciones políticas bajo una estructura confederalista.

DAOs + DeFi = Fomaciones Políticas Autónomas.

 Con las Formaciones Políticas Autónomas pueden existir múltiples naciones paralelas en línea, libres de coerción externa. Estas naciones son de su comunidad. Las decisiones fluyen desde la base.

 Hay un relato sobre el dinero que dice así: es el amanecer de la Historia. La gente intercambia sus excedentes. Tu tienes una manzana. Ella, una naranja. El comercio necesita un medio de intercambio. Surge el dinero.

 Todos hemos oído esta narrativa. Pero es un mito. Esto nunca ocurrió en la Historia.

 En la antigua Mesopotamia ya existían sofisticadas redes bancarias mucho antes de que existiera el dinero. Estas redes ofrecían todas las operaciones modernas asociadas a un banco, como transacciones de préstamo, depósitos, mercados de divisas y liquidación de deudas. Babilonia, la cuna de la civilización humana, albergaba el floreciente centro bancario de la región y un activo mercado de futuros. El dinero surgió de este sistema de redes de crédito. Los recibos de depósitos y los contratos de futuros circulaban en forma de fichas de arcilla que podían romperse. Sólo mucho más tarde, con la aparición del imperio persa, se estandarizó el dinero bimetálico de oro y plata.

 La lección que nos enseña la Historia es la siguiente: las redes económicas son primordiales. Es la transferencia de valor dentro de las redes lo que da sentido al dinero, no el dinero en sí mismo. El dinero hereda diferentes propiedades de las redes financieras en las que existe.

En 2010, el concepto de dinero sólido universal fue fundamental para la aparición de Bitcoin. A medida que las criptomonedas han ido creciendo, hemos sido testigos de la aparición de otras clases de activos. Primero, vimos el surgimiento de blockchains con sus propias características únicas, como Monero. Ethereum fue la primera en generalizar esta arquitectura, a la que siguió el crecimiento del ERC20 y el boom inicial de las ICO. Pero la naturaleza cripto ha cambiado sustancialmente. En las DeFi se ha introducido un nuevo pensamiento ecosistémico que no ve una sola moneda de forma aislada, sino que examina las redes de forma holística.

Antes pensábamos en las criptomonedas y en su cadena de bloques. Esto es Bitcoin, esto es Monero, esto es Ethereum. La forma en que la gente imaginaba a las criptomonedas era como entidades atómicas autosuficientes. Pero las DeFi hacen posible un nuevo tipo de planteamiento. Pensamos en términos de ecosistemas y terminales, redes y flujos de liquidez.

Con las DeFi estamos asistiendo a la sofisticación de las cripto y a la aparición de un sistema financiero paralelo. Las monedas específicas de una determinada cadena de bloques están perdiendo importancia en favor de los instrumentos y las redes. La ingeniería financiera permite que estas redes interactúen, reduzcan la volatilidad y transfieran activos sin problemas. Se trata de la aparición de una capa protobancaria para las cripto. Con ella, han ganado una ventaja radical. La banca es más poderosa y fundamental que el dinero.

Actualmente el 1% de todas las bitcoins existen dentro de Ethereum y este número está creciendo rápidamente. Esperamos que esta tendencia continúe.

La criptoanarquía es la táctica de utilizar la criptografía para crear un espacio de libertad que no pueda ser penetrado por los monopolios del poder y del capital con la fuerza coercitiva.

Este espacio de libertad es la semilla naciente de una sociedad democrática. Estas estructuras sociales son resistentes al control estatal y al poder totalitario desde el principio. Están programadas con el código de la resistencia. Son espacios que contrarrestan la atomización social y promueven los lazos comunitarios voluntarios de quienes aprecian la libertad.

Son espacios oscuros utilizados por una alianza de fuerzas democráticas.

Conocimiento-Cero (Zero-Knowledge, ZK) es una tecnología poderosa que, si se utiliza de forma eficaz, abre vastas fronteras de libertad.

ZK nos permite crear contratos inteligentes anónimos. Cualquiera puede escribir un programa anónimo al que se le llama prueba. Aunque los datos de la cadena de bloques están encriptados, la prueba hace una declaración sobre lo que ocurre con esos datos. No se puede engañar y es completamente seguro.

Abre un espacio de diseño completamente nuevo de aplicaciones anónimas que antes no podíamos crear. La tecnología está madura, a la espera de que se adopte y se aplique.

Ahora puedes pensar que hay una penalización de rendimiento para el ZK, pero en realidad es rápido. Es más rápido verificar una prueba ZK que calcular la propia función no ZK. Y no importa el tamaño de los datos, la prueba siempre tiene un tamaño constante.

Por ejemplo, podemos comprimir toda una cadena de bloques en una prueba ZK. En lugar de descargar 300 Gb de datos en la sincronización inicial con la red, se puede descargar una prueba de 22 Kb de que el estado actual se ha calculado correctamente desde la génesis. Ya hay proyectos que lo ofrecen. Esta propiedad de ZK se denomina sucesión.

He aquí un programa sencillo:

def foo(s, x, y):
    if s: return x * y
    else: return x + y

Digamos que Alicia calcula

z = foo(True, 4, 110)

Para probar que z se calcula correctamente, Alicia le da a Bob los valores de z, s, x e y y luego Bob ejecuta la función para ver que obtiene el mismo resultado que Alicia. Eso no es anónimo, ya que Bob puede ver los valores que se introducen en la función. En cambio, Alicia puede utilizar una prueba ZK para demostrar que ha calculado la función correctamente sin revelar los valores de entrada.

Usando esta técnica, podemos crear mercados financieros completamente oscuros: una red económica global descentralizada que opera de forma totalmente anónima.

ZK es un poderoso espacio de diseño que se abre para las desarrolladoras. También es una nueva arquitectura computacional diferente al modelo Von Neumann que todos conocemos. Ciertos tipos de operaciones son más favorables en comparación con otros, lo que requiere acostumbrarse. Hay mucho margen de maniobra y exploración en este sentido para avanzar en las herramientas en torno a ZK, como los compiladores, que todavía son muy primitivos.

Este es el primer paso hacia un nuevo modelo económico para la tecnología que no se basa en la explotación de las usuarias.

 DarkFi es una capa base para aplicaciones anónimas y contratos inteligentes que es interoperable a través de múltiples cadenas (multi-chain).

Aquí puedes ver el código:

github.com/darkrenaissance/darkfi

 DarkFi es un entorno con un lenguaje para escribir contratos inteligentes de conocimiento-cero (ZK). La investigación es todavía incipiente, pero ya tenemos nuestra red de pruebas (testnet) operativa.

  ZK desbloquea un espacio de diseño de aplicaciones anónimas totalmente inexplorado. Antes, si querías crear una aplicación anónima tenías que pensar cómo combinar varios esquemas criptográficos existentes. Tal vez fuera lento o imposible. Pero con ZK, tenemos un esquema criptográfico genérico que cualquier persona con conocimientos de programación puede utilizar para crear aplicaciones anónimas.

Podemos crear servicios anónimos. Las usuarias pueden interactuar con DAOs y mercados en los que utilizan credenciales. Adjuntan un comprobante que dice que una operación es correcta. No se filtra nada más sobre su identidad. Los servicios funcionan con este método.

Este es un ejemplo de un contrato inteligente que acuña una credencial:

github.com/darkrenaissance/darkfi/blob/halo2-burn/proof/mint.zk

Tenemos este servidor de chat en Matrix:

element.dark.fi

 Ya disponemos de una red de prueba con las redes Bitcoin y Solana. Estamos planeando añadir en breve soporte para Ethereum y Monero. Es posible ejecutar la aplicación y enviar pagos.

Nuestro objetivo inicial serán los intercambios anónimos simples y una DAO para la gobernanza. Pretendemos centrarnos en la construcción de herramientas organizativas y ampliar rápidamente nuestro ecosistema. Acompáñanos en esta aventura para construir un mundo.

Buscamos desarrolladoras políticas y ofrecemos salarios competitivos. Esta es una oportunidad para ayudar a construir un ecosistema y habrá muchos más proyectos que se lanzarán y financiarán sobre DarkFi.

Todos los lunes a las 16:00 CET en nuestro servidor #dev, mantenemos una reunión abierta de desarrolladores a través del chat.

Somos más que creadoras de herramientas. Construimos aplicaciones y ayudamos a los equipos que las construyen. Damos la bienvenida a todas en nuestro éxodo a la tierra prometida de las oportunidades.

Bajo esta máscara hay algo más que carne. Debajo de esta máscara hay una idea. Y las ideas son a prueba de balas.

-V

Todo el mundo siente que habrá un gran acontecimiento macro político o económico en los próximos 5 años. Todo el mundo está profundamente descontento con los monopolios de poder y de capital que nos gobiernan.

¿Cuál es el próximo sistema que aparecerá? Esta es la respuesta:

No deberíamos pensar en sistemas. Los seres humanos no son objetos en un aparato matemático. Ese es el pensamiento que nos ha llevado a esta situación.

¿Qué pensamiento necesitamos?

¿Qué está sucediendo a tu alrededor? ¿Qué hace la gente? ¿Cuáles son los problemas a los que se enfrentan? ¿Qué son la verdad, la belleza y la bondad? ¿Cómo podemos potenciar esa cara de la humanidad y la naturaleza que deseamos que crezca?

Por suerte, se nos ha dotado de una contraeconomía agorista, no sólo como filosofía, sino como un poderoso agente de cambio. Ejerce ese poder, haz que las cosas sucedan.

Los entes reguladores vienen a por nosotras. Nos ven como niñas y niños con botas demasiado grandes para nuestros pies. Hay que ponernos en nuestro sitio. Lo hacen desde afuera y desde adentro. A las anarquistas locas que hay entre nosotras se las hace callar, se las mira de forma extraña, se las rechaza y regaña por agitar la olla. ¿Quiénes son estas personas y de dónde vienen? Sin duda, en sus limpias jaulas corporativas nunca se habrían arriesgado a apostar por Bitcoin en 2010. Sin embargo, aquí están apegados al éxito, asegurándose de que las cosas se hagan bien.

La narrativa ahora mismo va de preocupaciones triviales del primer mundo: GameFi, ArtFi, SocialMediaFi – el negocio del entretenimiento y las celebridades.

Pero basta con mirar lo que los monopolios del poder y del capital tratan de impedir para entender lo que es clave para liberar a la nación democrática.

Van a regular la criptografía que permite a cualquiera enviar cripto a otra persona, desde y hacia cualquier parte del planeta.  O establecer organizaciones privadas que se autogobiernen. Esto destruye todos los modelos propietarios de los monopolios del poder y del capital.

La criptoeconomía se dividirá en dos. Las RegFi serán inservibles y estarán atrancadas. Quedarán desdentadas. La otra cara serán las DarkFi subterráneas, que sí tendrán mordedura.

DarkFi no es un proyecto o una empresa. Somos una comunidad y un movimiento.

La contra-economía nos da herramientas para diseñar sistemas que potencien las comunidades libres.

La criptoanarquía es la táctica de utilizar la criptografía para la contraeconomía.

Las tecnologías de privacidad están surgiendo con más fuerza que nunca y son completamente imparables.

Si combinamos todo esto obtenemos: DarkFi.

La oscuridad está aquí y arrasará nuestro mundo digital. No se puede detener, ya que los beneficios que aporta son demasiado grandes. Todas las potencialidades latentes de la humanidad, que están siendo empujadas hacia abajo, podrán subir a la cima. Se trata de un gran poder que debe utilizarse con respeto.

Recuerda que todas las revoluciones tecnológicas de la historia tuvieron detractoras que querían volver a meter al genio en la caja de Pandora. Pero fueron arrastrados a patadas y gritos hacia el futuro en contra de su voluntad.

Aquí no se hacen juicios ni edictos. Sólo afirmaciones de la realidad.

Lo tomes o lo dejes, esto es lo que va a pasar. Bienvenidas al futuro agorista.

Que se haga la oscuridad.



on Twitter


on Facebook




Fuente: Confoederatio.noblogs.org