January 17, 2022
De parte de Indymedia Argentina
263 puntos de vista

Hay expectativas en la declinaci贸n de la pandemia y en el efecto de la inmunizaci贸n por vacunas, pero no tanto, especialmente por las demoras en su universalidad. Son millones los excluidos de la posibilidad de vacunaci贸n, especialmente entre los m谩s empobrecidos de la econom铆a mundial. Mientras las vacunas y la salud sean un negocio rentable, el mercantilismo dominante impone la ley de la ganancia y posterga toda soluci贸n. De hecho, Cuba se ha manifestado solvente en la investigaci贸n y producci贸n de vacunas y aun la OMS no las autoriza en funci贸n de unas condiciones de producci贸n que remite a valoraciones de l贸gica para los pa铆ses de alto desarrollo industrial. Cuanto resolver铆a, para la humanidad, la facilitaci贸n de la universalizaci贸n de las vacunas cubanas, en primer lugar, la eliminaci贸n del bloqueo genocida que impide la libre circulaci贸n de la producci贸n y el conocimiento cubano, muy en particular sus desarrollos en materia de vacunas anti covid19, que no son las 煤nicas, dicho sea de paso.

Trabajadores transportan un cargamento de la vacuna cubana Abdala contra el Covid-19 donado por el gobierno cubano a Siria, en el Aeropuerto Internacional Jos茅 Mart铆 de La Habana, el 7 de enero de 2022. Foto: AFP

Pero m谩s all谩 de la evoluci贸n de la situaci贸n sanitaria, el impacto econ贸mico social se mantiene. Aparece como novedad el fen贸meno inflacionario, especialmente en EEUU y Europa, lo que anticipa una fuerte presi贸n sobre las pol铆ticas p煤blicas para inducir austeridad, luego de la generalizaci贸n de pol铆ticas de est铆mulo al gasto social y a subsidios para sostener la econom铆a, en general favoreciendo la l贸gica capitalista. Queda claro que lo m谩s importante es la ganancia a costa de los ingresos populares (salarios, jubilaciones, beneficios sociales) y del gasto estatal de contenido social, aplicado al empleo, la salud, la educaci贸n, la vivienda, la cultura, entre otros. La inflaci贸n es un fen贸meno que explicita la lucha de clases en concreto, algo que se conoce muy bien en los elevados registros de precios, en pa铆ses como Venezuela o Argentina, por a帽os, l铆deres en inflaci贸n de estos 煤ltimos a帽os. La novedad en el 2021 es Cuba (ordenamiento monetario mediante), tambi茅n asociado a las presiones del poder global sobre la din谩mica local. No hay duda que existen fen贸menos propios y espec铆ficos a considerar por los altos precios en los pa铆ses mencionados, pero nunca olvidarse de la disputa del poder por la apropiaci贸n del excedente econ贸mico, por lo que, a no dudar, la inflaci贸n es un asunto central de la lucha de clases en el orden global.

El 煤ltimo brote mundial de alza de precios, en los 70 del siglo pasado, fue combatido con pol铆ticas que hoy se nominan como 鈥渘eoliberales鈥, que supusieron el cambio de relaciones estructurales del orden capitalista en varios 谩mbitos. El principal, la modificaci贸n en la relaci贸n entre el capital y el trabajo, con sus consecuencias en materia de ca铆da del empleo regularizado y p茅rdida de ingresos salariales, con flexibilidad salarial y aumento del desempleo, subempleo y la 鈥渋nformalidad鈥, incluso la llamada 鈥済ran dimisi贸n鈥, como novedad, manifestada en que no se consiguen empleados (de bajos salarios), pese al desempleo y la demanda de contrataci贸n. Hasta el Presidente de EEUU lleg贸 a decirles a los empresarios 鈥減aguen m谩s y conseguir谩n trabajadores鈥. Al contrario de la demanda por mejores ingresos, la presi贸n del orden capitalista es por reaccionarias reformas laborales y previsionales, en contra de los hist贸ricos derechos laborales producto de d茅cadas de lucha social y sindical del movimiento obrero, hoy debilitado por el accionar de la ofensiva del capital y la claudicaci贸n de las burocracias sindicales. Junto a las mutaciones en la relaci贸n capital trabajo, se destaca la reaccionaria reforma estatal, con las privatizaciones como bandera, en clara orientaci贸n de avanzar en la l贸gica de estimular el papel del capital privado en la apropiaci贸n del excedente econ贸mico. En ese sentido, se favoreci贸 la liberalizaci贸n de la econom铆a mundial, con variados instrumentos para el libre cambio (tratados bilaterales en defensa de las inversiones, tratados de libre comercio, etc.) para una mayor circulaci贸n internacional del capital, estimulado por los desarrollos tecnol贸gicos y el est铆mulo a las formas dinerarias de apropiaci贸n de renta, forma transfigurada de apropiaci贸n de la plusval铆a. Las formas de 鈥渇inanciarizaci贸n鈥 extendidas en el 谩mbito mundial, constituyen formas espec铆ficas de funcionamiento del orden capitalista contempor谩neo, que exacerba la ofensiva contra el trabajo, la naturaleza y la sociedad.

Durante el presente a帽o continuar谩 un debate pol铆tico, con bases te贸ricas, sobre la profundizaci贸n de la l贸gica dominante, combatiendo la 鈥渋nflaci贸n鈥 con austeridad, transfiriendo el costo sobre la poblaci贸n vulnerada, recordando que en el 煤ltimo medio siglo, lo que creci贸 es la desigualdad, o sea, la elevada concentraci贸n de la riqueza en una parte muy reducida de la poblaci贸n mundial. En contrapartida, aparece una corriente que remite al keynesianismo, en todas sus variantes, con una propuesta de 鈥渞eformas鈥 al orden vigente, incluso en algunos casos asumiendo que lo que debe vencerse es el 鈥渘eoliberalismo鈥, omitiendo que esta es la forma de gesti贸n capitalista del orden realmente existente en nuestro tiempo. Por eso se impone un rumbo diferente, alternativo, que al tiempo que confronte con las pol铆ticas de liberalizaci贸n a ultranza, pueda discutir con la ilusi贸n 鈥渞eformista鈥 del orden capitalista, sin perjuicio de luchar por mejores condiciones de vida en el presente. La pr茅dica anticapitalista, no es ilusoria y se alimenta con pr谩cticas socio econ贸micas de reproducci贸n de la vida cotidiana, tal como ofrece de manera reiterada diferentes formas autogestionarias de organizaci贸n econ贸mica, llevada a cabo por millones de personas en todo el mundo. Remito a la autogesti贸n, la producci贸n y circulaci贸n comunitaria, de cooperativas y mutuales, como de las diversas formas que asume la producci贸n y reproducci贸n de la vida, incluso anticipando el futuro deseado de un mundo organizado en contra y m谩s all谩 de la l贸gica mercantil del capital, sustentado en la explotaci贸n de la fuerza de trabajo y el saqueo de los bienes comunes. Claro que algunas de estas experiencias terminan subordinadas a la l贸gica del capital, lo que no invalida las b煤squedas de soluci贸n inmediata de problemas cotidianos, los que deben articularse con demandas pol铆ticas de construcci贸n de alternativa para el cambio social.

Por eso, discutir que esperar del 2022 nos lleva a una discusi贸n sobre pol铆tica, un asunto social por excelencia, que requiere definiciones de los colectivos sociales, por una conciencia social de cambio sist茅mico, por nuevas relaciones sociales de cooperaci贸n y superaci贸n de los problemas contempor谩neos, sea el cambio clim谩tico y la defensa del planeta y la vida, como las demandas por la econom铆a de cuidado en contra la discriminaci贸n de g茅nero, a favor de mujeres, ni帽as/os y ancianas/os. Resolver el problema de la alimentaci贸n y los diversos derechos sociales (educaci贸n, salud, energ铆a, etc.>) deben asociarse a la capacidad de producir colectivamente para satisfacer necesidades humanas con respeto al orden natural, lo que supone una amplia confrontaci贸n con el poder de quienes hegemonizan la tenencia del dinero y el capital.

Buenos Aires, 16 de enero de 2022




Fuente: Argentina.indymedia.org