November 29, 2022
De parte de Asociacion Germinal
134 puntos de vista

El proyecto capitalista se ha basado en la apuesta por el crecimiento, generando estructuras de mayor complejidad cuya matriz de crecimiento con insumos minerales y energ茅ticos 100% no renovables., cometiendo el mismo error conceptual que a todos los imperios anteriores les llevo al colapso.

Intentar un crecimiento infinito en un lugar finito basado en una cantidad finita de recursos es un modelo de reproducci贸n insostenible a largo plazo. Y en ese momento estamos: El sistema capitalista ha adquirido tal complejidad, demanda tanta cantidad de insumos y de materias primas que ha sobrepasado la capacidad de carga de la Biosfera.

El proceso capitalista ha seguido el patr贸n extractivista: aumentar la extracci贸n, gastar lo que se gana en una bonanza, dejando cada vez menos para las masas y acumulando todo para las 茅lites. Por lo tanto, cuando la extracci贸n de recursos comienza su declive lento debido a razones econ贸micas y geol贸gicas, se produce una ca铆da.

El Sistema se ha dotado de una configuraci贸n N煤cleo/Periferia. El N煤cleo es el centro donde se toman las decisiones pol铆ticas y econ贸micas, representado por EEUU y su pol铆tica econ贸mica basada en el d贸lar como moneda global. Tiene un Subn煤cleo opulento que vive de esa pol铆tica econ贸mica y es parte integral de 茅l, pero sin recursos, solamente produciendo mercanc铆as de alto valor agregado. Eso si, extrayendo las materia primas y energ茅ticas del robo a lo que ahora se denomina Sur global.

LA TRAMPA DE TUC脥DIDES*

Estamos asistiendo a un debilitamiento como potencia hegem贸nica de ese N煤cleo central que est谩 intentando desviar hacia s铆 todo el flujo de escasez real de materias primas y de energ铆a derivado del Pico del petr贸leo y del descenso extractivo de la mayor铆a de las fuentes energ茅ticas. El N煤cleo econ贸mico ahora mismo es la competencia directa de los Subnucleos que anteriormente eran aliados. Ahora mismo se ha convertido en su competencia a la hora de acceder a recursos b谩sicos para la reproducci贸n industrial, lo estamos viendo con el Di茅sel.

Europa de esta manera se ha convertido en la periferia de occidente declinando la compra de gas ruso. Se ha introducido en la crisis energ茅tica m谩s profunda de la historia y en su intento de acaparar energ铆a para mantenerse est谩 llevando hacia el colapso energ茅tico a muchos pa铆ses del sur global.

Esta acumulaci贸n de materias primas energ茅ticas no ha conseguido parar la alta inflaci贸n que viene provocada por los altos precios en el mercado global de la energ铆a. Y Europa ahora mismo se enfrenta a una desindustrializaci贸n masiva de la regi贸n. Si bien esto a煤n no es del todo visible para el ciudadano medio, la salida de capital ya ha comenzado, dejando al euro en una situaci贸n cada vez peor.

El Viejo continente se enfrenta a un d茅ficit comercial masivo (donde tiene que gastar m谩s dinero en importaciones que lo que gana con la venta de bienes y servicios). Ese es el camino hacia la quiebra. Los altos precios de la energ铆a est谩n provocando ya a d铆a de hoy graves desarreglos en el entramado industrial. Esta situaci贸n al ser estructural, aparte de ser permanente., se va a agudizar.

Es el momento de plantear transformaciones de calado, de gestionar esta crisis estructural: desde los par谩metros del mercado nos enfrentamos a una ruptura industrial y social. La econom铆a es un sistema autoadaptativo capaz de reconfigurarse antes de lo que uno podr铆a pensar, pero esta adaptaci贸n desde los par谩metros de la ideolog铆a de mercado crear谩 una brecha abrupta de desigualdad.

A medida que cierren las grandes f谩bricas industriales, fundiciones y plantas qu铆micas, cada vez m谩s personas perder谩n sus empleos, lo que reducir谩 a煤n m谩s la demanda. Los precios de los alimentos seguir谩n subiendo eliminando a煤n m谩s la demanda de productos industriales. Todo esto dar铆a como resultado un peque帽o circuito de retroalimentaci贸n que ajustar铆a el consumo de energ铆a a la realidad, a expensas de muchos y en beneficio de unos pocos. El largo descenso se ver谩 marcado por ca铆das repentinas como esta, que generaran m谩s destrucci贸n industrial seguidos de un per铆odo de relativa tranquilidad, hasta que llegue la pr贸xima crisis.

Actualmente Europa est谩 vendiendo la idea de que se han llenado las unidades de almacenamiento de gas y que de esta manera se podr谩 afrontar el invierno de manera 贸ptima. La situaci贸n real es que el almacenamiento no es equiparable al flujo continuo, que es en realidad lo que necesita la industria. Esto y un precio econ贸mico de mercado, que la acaparaci贸n no solo no lo har谩 posible, sino que lo agudizar谩 por su car谩cter especulativo.

La cantidad de flujos energ茅ticos que llega a Europa ha disminuido considerablemente. El precio del gas licuado no es competitivo a nivel industrial. De esta forma, la ca铆da de consumo no solo se debe a pr谩cticas industriales de ahorro, sino m谩s bien a que se est谩n cerrando industrias que lo m谩s seguro es que nunca se vuelvan a abrir.

La desindustrializaci贸n est谩 sucediendo en este instante. Las industrias de alta demanda de energ铆a ya est谩n trasladando permanentemente su producci贸n a lugares donde la energ铆a es m谩s barata (ya veremos durante cu谩nto tiempo, intuyo que es un viaje a ninguna parte). Y uno de estos mayores beneficiados es Estados Unidos, aunque el gigante Europeo BASF ya ha indicado que se deslocaliza con destino a China, dejando al entramado industrial europeo contra las cuerdas.

Seg煤n la Agencia Internacional de la Energ铆a la demanda europea de gas ha ca铆do un 25%. Es imposible que esto se haya producido por ganancias de eficiencia, han sido los cierres de empresas es los que han producido este descenso de consumo.

Europa est谩 cometiendo un grave error, probablemente inducido desde las elites americanas a las europeas. La grave crisis energ茅tica, producida por el descenso geol贸gico de posibilidad de extracci贸n de ellas, lleva a la econom铆a global a una disminuci贸n pareja de complejidad.

Lo l贸gico deber铆a se construir relaciones duraderas y negociar un final pacifico para el fin de la era industrial del combustible f贸sil. Estructurar el entramado industrial y social a un estado de decrecimiento forzado por la imposibilidad de acceso a insumos energ茅ticos. Adaptar a la industria y a la sociedad a la realidad termodin谩mica de los flujos de energ铆a renovable realmente posibles. Se debe abandonar la quimera imposible de que 茅stos van a sustituir a la energ铆a f贸sil para generar una realidad econ贸mica que se amolde realmente a los flujos que la energ铆a renovable puede proporcionar.

Es posible realizar un decrecimiento lento y manejable de la econom铆a global, a la par que empezamos a estructurar acciones que mitiguen los duros impactos que van a generar el cambio clim谩tico.

CRISIS ENERGETICA, CRISIS ESTRUCTURAL

La era de disposici贸n abundante de energ铆a que fue la pauta en el siglo XX, ha terminado. Hay que decir que esta abundancia fue un ejercicio de imprudencia, ya que se ha formulado un sistema hipercomplejo, productivo, distributivo, alimentario cuya matriz principal son las energ铆as finitas.

Estas poderosas fuentes energ茅ticas nos han llevado a la instalaci贸n de un sistema de reproducci贸n econ贸mica cuya base de valor es la deuda y 茅sta nos obliga a realizar un crecimiento exponencial, que a su vez demanda m谩s energ铆a para mantenerse y crecer.

El pico del petr贸leo convencional fue en 2006 y en 2008 nos llev贸 a una crisis derivada de la limitaci贸n de disposici贸n de petr贸leo. La respuesta del sistema fue la de endeudarse a煤n m谩s y comenzar la tecnolog铆a del fracking para obtener petr贸leo de esquisto bituminoso. Ahora que lo m谩s probable es que hayamos superado el pico m谩ximo de producci贸n de petr贸leo en noviembre de 2018, no habr谩 salvaci贸n para el sistema financiero acostumbrado al crecimiento a toda costa.

Figura 1. Producci贸n mundial de petr贸leo. No veo un retorno a los niveles de 2018-19, y no por los veh铆culos el茅ctricos. (Se necesita m谩s petr贸leo para su producci贸n que los convencionales, por lo que incluso si estuvieran inundando las calles de repente, ver铆amos un aumento en el consumo de petr贸leo hasta que se detenga su crecimiento en n煤mero). Sin embargo, hay una creciente evidencia de que estamos alcanzando l铆mites econ贸micos para el suministro., que se espera que empeoren en los pr贸ximos a帽os


FINANCIARIZACI脫N

Debido a una fuerte inversi贸n estatal en los EEUU, s铆 se pudo producir la extracci贸n de petr贸leos de esquisto. Los flujos generaron a la industria un continuo rescate, que no pudo disimular . Incluso estando los precios a 112 d贸lares/ barril, las empresas de extracci贸n perdieron ingentes cantidades de dinero.

Como resultado, las empresas y los gobiernos de todo el mundo han acumulado una enorme deuda con la esperanza de que reapareciera el crecimiento (perforar pozos cada vez m谩s lejos, cada vez m谩s profundos con tuber铆as cada vez m谩s largas para conectarlos).

Las energ铆as renovables tampoco revirtieron esta tendencia. Toda la deriva de deuda que se ha ocasionado por la emisi贸n continua de QE para salvar esta industria, ha terminado generando una econom铆a global que es un enorme sistema Ponzi: Originando deudas ya imposibles de pagar a empresas y sobre todo a los estados. Se ha producido una enorme brecha ya insalvable entre los deseos y las necesidades de seguir creciendo para poder devolver esa deuda contra铆da y realidad energ茅tica limitada y en descenso extractivo por razones meramente geol贸gicas.

Ahora que su disponibilidad se ha vuelto cada vez m谩s restringida, no solo en Europa y no solo a corto plazo, la clase dominante debe tomar la direcci贸n correcta o arriesgarse a hundir toda la econom铆a.

La realidad de esta escasez de energ铆a global, se est谩 manifestando por los altos precios de 茅sta y por generar por 鈥淪impat铆a鈥 una hiperinflaci贸n galopante que va a hundir a todos los sectores econ贸micos de Europa. La industria europea en un principio se ver谩 obligada a descender su productividad primero disminuyendo producci贸n, y desrelocalizando. Despu茅s, cerrando y despidiendo. 脡sto provocar谩 una ca铆da en cascada que barrer谩 con su capacidad de generar complejidad , la cual ser谩 irrecuperable.

Las empresas de mayor demanda energ茅tica son las m谩s expuestas a esta situaci贸n de altos precios de energ铆a. Especialmente en las categor铆as de metales, productos qu铆micos, pl谩sticos, papel, vidrio y alimentos, las cuales se ven obligadas a aumentar los precios, lo que reduce la demanda, o simplemente corren el riesgo de quebrar.

Se debe agregar a 茅sto el aumento de las tasas de inter茅s que hace que los pagos de la deuda sean a煤n m谩s dif铆ciles y van a comenzar a estrangular a las econom铆as de los hogares y las empresas por igual.

Esto es lo que vemos en este momento en Europa, y esto es lo que vendr谩 en poco tiempo tambi茅n para el resto de Occidente.

Muchas han sido las llamadas desde los organismos de poder para que se aumente la extracci贸n de petr贸leo y la respuesta ha sido siempre la misma. Por ejemplo, a pesar de los llamados a las empresas petroleras de EE. UU. para que aumenten la producci贸n, muchos productores se ven afectados por el aumento de los costos y los cuellos de botella en la cadena de suministro.

La realidad es que se ha acabado o queda ya muy poca cantidad de petr贸leo barato. Ya se han perforado los mejores puntos dulces, donde el petr贸leo flu铆a m谩s abundantemente. Cualquier 谩rea que quede por perforar requiere pozos m谩s profundos, m谩s tuber铆as para colocar, m谩s cemento para verter, m谩s agua para bombear por el pozo y m谩s arena para mantener esos pozos abiertos . Cada vez es m谩s caro, hasta el punto en que no vale la pena el riesgo.

Todo este trabajo de perforaci贸n, vertido, bombeo, sin mencionar la fabricaci贸n de tuber铆as y equipos, requiere mucha energ铆a. Carb贸n, petr贸leo y gas. En otras palabras, para expandir la producci贸n (y sustituir los pozos agotados por otros nuevos), las compa帽铆as petroleras necesitan gastar m谩s energ铆a que nunca, mientras devuelven cada vez menos energ铆a neta a la sociedad.

Hoy, el 15% de la energ铆a que obtenemos del petr贸leo debe reinvertirse en la perforaci贸n y en el transporte de estas fuentes de energ铆a desde donde se producen hasta donde se consumen. Lleva un coste energ茅tico del 30% de extracci贸n global.

La alternativa que se nos vendi贸 al Peak de los convencionales, el petr贸leo de esquisto, est谩 pasando por horas bajas. Muchos analistas indican que su punto m谩ximo podr铆a llegar en 2024. Arabia Saud铆 acaba de reducir su producci贸n por razones geol贸gicas fundamentalmente. Rusia ya reconoci贸 que hab铆a superado su pico de producci贸n hace a帽os. La OPEP en general ya ha reconocido que no puede llegar a las cantidades de extracci贸n que produjo antes de la llegada de la COVID. Sin un suministro adecuado de combustibles f贸siles baratos, la econom铆a no se puede reproducir. La energ铆a es la econom铆a, y toda la energ铆a se deriva de los combustibles f贸siles.

Todas las alternativas, como el hidr贸geno, son de hecho a煤n m谩s intensivas en energ铆a para producir y llevar铆an a nuestra civilizaci贸n a la bancarrota a煤n m谩s r谩pido. Lo cual no es 贸bice para que el Hidrogeno s铆 pueda utilizarse para diversos tipos de producci贸n industrial, pero nunca como sustituto del poder energ茅tico de las energ铆as f贸siles. Y esto es una realidad termodin谩mica.

La realidad es que vivimos de la transformaci贸n de la energ铆a en trabajo 煤til, no de la energ铆a en s铆. Nuestra realidad nos indica que sistema industrial actual es altamente dependiente de los combustibles f贸siles (petr贸leo, gas y carb贸n). La transici贸n lejos de los combustibles f贸siles llevar铆a unos 20 a帽os si se hiciera de manera organizada y sin interrupciones. El petr贸leo, el gas y el carb贸n tienen aplicaciones 煤nicas de las que depende el sistema industrial actual. Las tecnolog铆as de transici贸n renovable actuales no pueden abordar y reemplazar estas aplicaciones.

El gas forma un amortiguador entre la oferta y la demanda en la generaci贸n de energ铆a el茅ctrica. Se requiere un b煤fer de almacenamiento de energ铆a para reemplazarlo. La industria utiliza el carb贸n para generar calor a alta temperatura para la fabricaci贸n y la fundici贸n. Los sistemas renovables actuales no pueden ofrecer temperaturas tan altas en las cantidades necesarias para gran parte de los requisitos de fabricaci贸n existentes. En este momento, si eliminamos gradualmente los combustibles f贸siles, gran parte de la fabricaci贸n existente tambi茅n tendr谩 que eliminarse gradualmente.

El 81% de los campos petroleros actuales est谩n disminuyendo a una tasa de 5 a 7% por a帽o.

La mayor parte del petr贸leo se descubri贸 en las d茅cadas de 1960 y 1970. 2020 mostr贸 el volumen m谩s bajo de descubrimiento de petr贸leo que en los 70 a帽os anteriores. El pico del petr贸leo podr铆a estar en el pasado (noviembre de 2018).

Necesitamos el plan post-petr贸leo ahora, y debe estar operativo muy r谩pidamente. Estamos viendo cambios radicales forzados en los sistemas industriales, los sistemas econ贸micos y el contrato social para la sociedad. Estos cambios est谩n en progreso y est谩n ocurriendo en todo el mundo, de manera no lineal. Los conceptos b谩sicos de c贸mo funciona nuestro sistema global como se describe en el proyecto 鈥淟os l铆mites del crecimiento鈥 son correctos.

A medida que hacemos la transici贸n a un sistema de energ铆a m谩s bajo (las energ铆as renovables reemplazan a los combustibles f贸siles), la econom铆a basada en el crecimiento ser谩 eliminada y reemplazada por otra cosa. La tarea de eliminar gradualmente los combustibles f贸siles es mucho m谩s grande de lo que se pensaba. Los sistemas de energ铆a renovable actuales generalmente tienen una tasa de retorno de energ铆a sobre energ铆a invertida (TRE) m谩s baja que los sistemas actuales basados en combustibles f贸siles. Es posible que no sean lo suficientemente productivos para reemplazar a los combustibles f贸siles.

Figura 2. El 鈥渁cantilado de energ铆a neta鈥 con EROI expresado como el n煤mero del eje horizontal a uno, es decir, 20:1 (cifra de Lambert y Lambert (en preparaci贸n), adaptada de Murphy y Hall (2010).

La mayor铆a de las tecnolog铆as renovables tambi茅n requieren el uso de metales escasos como el litio, el cobalto y los elementos de tierras raras. Hasta ahora, hemos extra铆do estos elementos en cantidades relativamente peque帽as (en comparaci贸n con, por ejemplo, con el cobre, zinc, aluminio o hierro). La 鈥淭ransici贸n Verde鈥 planificada necesitar谩 grandes cantidades de estos metales. Mucho m谩s de lo que hemos usado antes. La demanda para la primera fase de la transici贸n a un sistema renovable requiere una ingente cantidad de estas materias primas y con tanta rapidez que es muy dudoso que tales cantidades existan y de ser as铆 imposibles de extraer en esa cantidad y rapidez.

Como la mayor parte del sistema de combustibles no f贸siles a煤n no se ha construido, no se puede reciclar. La primera generaci贸n, al menos, deber谩 fabricarse con metales procedentes de la extracci贸n de minerales. Tanto la producci贸n minera actual (2019) como las reservas minerales globales declaradas actuales (2022) no pueden proporcionar suficiente metal para fabricar solo una generaci贸n de unidades de tecnolog铆a renovable (VE, celdas H, bater铆as, turbinas e贸licas y paneles solares).

Figura 3: Producci贸n promedio de energ铆a neta de l铆quidos de petr贸leo de 1950 a 2050, en comparaci贸n con la energ铆a bruta

EUROPA SE ENFRENTA A LA DESTRUCCION DE SU ENTRAMADO INDUSTRIAL

Era sabido que la UE no ten铆a ninguna alternativa a los combustibles f贸siles y materias primas rusas. Las dem谩s alternativas colocan a la UE en una situaci贸n cr铆tica. Las exportaciones de gas licuado por barco se producir谩n con much铆sima menor posibilidad de cantidad y ser谩n enormemente m谩s caras. Despu茅s de romper con la compra de gas ruso los principales proveedores ser谩n los estadounidenses. Esto en el estadio m谩s optimista indica un desarreglo productivo: Altos precios/escasez de gas como m铆nimo hasta 2025. Obviando que la industria de extracci贸n de fracking americano est谩 en claro declive. Que ya Biden ha pedido parar exportaciones para fortalecer el mercado nacional USA. 驴C贸mo va a mantener Europa su entramado industrial estos tres a帽os?

La realidad es que la UE se enfrenta a la destrucci贸n de su estructura productiva. Es imposible rescatar durante tres a帽os a todo el enorme entramado industrial de la vieja Europa y mantenerlo rentable.

Para ser m谩s claro. Hay que asumir que la revoluci贸n de esquisto en los EEUU ha terminado y que ellos mismos reconocen que como est谩n produciendo actualmente es por una nivelaci贸n de la actividad petrol铆fera de perforaci贸n en previsi贸n de una ca铆da precipitada en la extracci贸n de aqu铆 a cinco a帽os.

Ante esta tesitura es mucho m谩s que probable que el suministro americano empiece a no poder cubrir las necesidades europeas desde ahora mismo. Saliendo de los an谩lisis hiperoptimistas de las elites pol铆ticas, nunca ha sido probable que lo hicieran.

El resto de posibles proveedores como alternativa tampoco dan muy buenas noticias. La OPEP ha reconocido cada vez que ha sido interpelada que no hay capacidad disponible.

En realidad, hace tiempo que se le demanda a la OPEP que alcance los niveles de extracci贸n anteriores a la crisis del Covid y no ha podido, Rusia tampoco lo ha podido hacer. Es muy posible que la mayor铆a de los pa铆ses productores de petr贸leo hayan superado el pico de extracci贸n y se encuentren en declive.

Y aqu铆 aparece una realidad que es la que no se quiere nombrar. No es la demanda la que disminuye, sino la oferta.

A medida que el gas se vaya abandonado por sus altos precios se sustituir谩n por Carb贸n y Petr贸leo. Pero los tres principales productores mundiales ya han anunciado que no pueden aumentar m谩s la producci贸n por razones geol贸gicas de agotamiento natural.

El descenso de disponibilidad de energ铆a no es coyuntural. Es estructural y el problema de acceso a la energ铆a se va a agudizar con el tiempo, las pol铆ticas que ha tomado la UE, obvian esta realidad y no solo resultan ineficaces sino que van a ahondar m谩s el problema.

Los altos costos de la energ铆a ya est谩n provocando m煤ltiples quiebras. Sobre todo de los sectores industriales de mayor demanda energ茅tica (metales, cemento, cer谩mica, productos qu铆micos, fertilizantes etc.).

Se est谩 produciendo desde las grandes empresas un movimiento de deslocalizaci贸n hacia zonas donde el precio de la energ铆a es m谩s bajo. El destino elegido por muchas de 茅stas es curiosamente Estados Unidos.

La alternativa renovable como ya estamos viendo se ha demostrado insuficiente para impulsar la econom铆a de la UE sin un suministro adecuado de gas natural. Los combustibles f贸siles no son m谩gicos porque nos hagan la vida tan c贸moda, sino porque fueron producidos por miles de millones de diminutas algas que recolectaron la luz solar en mares poco profundos durante millones de a帽os, y luego se cocinaron a la perfecci贸n en la corteza terrestre usando otra ronda de eones. Hacer tales combustibles densos en energ铆a consume tiempo y energ铆a. Simplemente no pueden ser reemplazados por combustibles artificiales como el hidr贸geno.

La crisis energ茅tica que, como ya hemos visto, es estructural est谩 provocando un enorme deterioro financiero, que se va a ver agravado por la subida de tipos de inter茅s. Este provoca que las subidas de deuda soberana basadas en d贸lares aumenten y que por lo tanto el Euro baje de valor con respecto al d贸lar. Esto incide en que la importaci贸n de bienes, incluidos los necesarios energ茅ticos sean m谩s costosos. Al carecer de suministros energ茅ticos propios , Europa est谩 condenada a perder su capacidad de fabricaci贸n y adem谩s amenazada por una grave crisis de deuda soberana y una hiperinflaci贸n devastadora.

Europa ha perdido la mitad de su suministro de energ铆a, puesto que no es solo gas.

Tambi茅n se ha sancionado al carb贸n, al petr贸leo y al Di茅sel, encontr谩ndose ante un mercado global hostil, cada vez m谩s limitado de fuentes energ茅ticas.

Europa tiene que reestructurar su concepci贸n industrial y adecuarla a esta realidad, defendiendo los sectores estrat茅gicos y relocalizando la producci贸n, si no lo hace la desindustrializaci贸n no se detendr谩. Es necesario que se plantee qu茅 industrias va a mantener y cuales va abandonar.

Lo que experimentamos en Europa en este momento no es m谩s que un 鈥渁delanto鈥 del futuro con menos energ铆a y menos materiales. Esto en una era de disponibilidad de energ铆a que disminuye lentamente. Tal situaci贸n, pide sobriedad.

Necesitamos planificar a largo plazo: En el largo descenso que tenemos por delante. es mucho m谩s f谩cil ahorrar energ铆a que producirla. Llevando esta idea un paso m谩s all谩, debemos saber que habr谩 a煤n menos energ铆a disponible el pr贸ximo a帽o.

Este descenso de disponibilidad energ茅tico y sobre todo el de la ca铆da desde hace tiempo del Di茅sel (autentica sangre del transporte global), nos coloca ante la realidad de la urgente necesidad de relocalizar toda la econom铆a y la producci贸n. Necesitamos volver a un estilo de vida respaldado por materiales disponibles localmente y flujos de energ铆a capturados por las plantas, en lugar de poner nuestras esperanzas en recursos que se han ido hace mucho tiempo.

Tenemos que mirar la realidad a la cara y ser consecuentes a la hora de establecer pol铆ticas que puedan parar el impacto socioecon贸mico que las disminuciones innegociables de flujos energ茅ticos van a producir, Ser conscientes de que caminar por la senda actual sin asumir este descenso nos lleva a un panorama sombr铆o: Endeudamiento insostenible para financiar la brecha de la energ铆a de los hogares y de las industrias.

Los altos precios de la energ铆a producir谩n que la fabricaci贸n europea no sea competitiva. La 煤nica respuesta posible es la subida de aranceles y de esta manera apoyar ficticiamente la fabricaci贸n europea. Si no el empeoramiento de los problemas energ茅ticos en Europa estrangular谩 a los hogares y las empresas por igual. Conducir谩 al desempleo, provocando una demanda reducida de productos, determinar谩 m谩s quiebras y a煤n m谩s desempleo. No se puede detener esta ca铆da en cascada limitando los precios de los servicios p煤blicos o tratando de brindar apoyo financiero a las familias y las empresas. El problema no es la inflaci贸n, no son los precios. Estos son los s铆ntomas de una enfermedad mucho mayor: La falta de suministro de energ铆a. El problema real es que no hay suficiente energ铆a disponible.

DONDE NOS SITUA LA RUPTURA DEL NORD STREAM

El atentado contra el Nord Stream significa que las exportaciones rusas de gas a Europa cesar谩n de inmediato. Reemplazar completamente el gas ruso requerir铆a aumentar las exportaciones de EE. UU. a Europa en un factor de 10.

Los estados de la UE importan unos 150 000 millones de m3 de gas de Rusia y s贸lo unos 15 de los Estados Unidos que tiene una exportaci贸n total de m谩s de 100 mil millones de m3, pero la mayor parte va a Canad谩 y M茅xico a trav茅s de oleoductos.

Antes de preguntarse qui茅n gana con la ruptura del Nord Stream, se debe observar que el conflicto de Ucrania es una guerra por los recursos.

Rusia abastec铆a a la industria europea por que el gas era una alternativa econ贸mica al consumo de petr贸leo. Con este bajo costo la industria europea pod铆a competir en el mercado global. Desde 2008 el mercado del fracking americano ha logrado revertir las ca铆das del petr贸leo y del gas. Hacer que Rusia desaparezca como proveedor de Europa abre nichos de mercado para las empresas americanas.

Aunque para Europa es un tiro en el pie, importar gas natural desde Estados Unidos solo es posible en forma de gas natural licuado y esto implica altos costos y al ser transportado en barco y posteriormente deslicuado una menor disposici贸n de disponibilidad de flujos energ茅ticos a帽adido a que, como sabemos, esta industria est谩 en declive. Adem谩s tenemos la incertidumbre de hasta cu谩ndo ser谩 posible este suministro.

Asistimos a la expulsi贸n de Rusia del mercado del gas de Europa. Rusia no ten铆a ninguna raz贸n para volar el Nord Stream. Con cerrar la v谩lvula desde su territorio impedir铆a el flujo. Las empresas energ茅ticas de gas licuado americanas son las 煤nicas que han ganado con esta destrucci贸n, con la ya inevitable necesidad europea de su gas licuado.

Lo cierto es que esta realidad nos indica que podr铆amos estar ante el final del ciclo industrial de la econom铆a europea.

La invasi贸n rusa de Ucrania ha desencadenado una guerra de precios de la energ铆a en Europa que est谩 obligando a niveles a煤n m谩s altos de endeudamiento del gobierno para cubrir los costos de la energ铆a. Los precios m谩s altos de la energ铆a significan que Europa debe enviar m谩s euros al extranjero para obtener energ铆a, por lo que el valor de las importaciones aumenta y estos costos de importaci贸n m谩s altos se trasladan a los consumidores a medida que las empresas intentan compensar el aumento de los costos de la energ铆a aumentando los precios. La situaci贸n ya no es remotamente sostenible.

En cuanto a los pa铆ses de econom铆as emergentes. Brics: Brasil, Rusia, India, China, Sud谩frica y Argentina, con Ir谩n, Turqu铆a, Egipto, Indonesia y Arabia Saudita, desde el comienzo de la guerra en Ucrania, los pa铆ses Brics han estado fortaleciendo los lazos comerciales y financieros y agregando nuevos miembros. En realidad, esta expansi贸n viene derivada por que el resto del planeta no occidental no puede depender ni sobrevivir en una econom铆a global fiduciaria representada por la hegemon铆a del d贸lar como moneda de compra internacional. Parece que el objetivo es que estas econom铆as se desvincul lo m谩s posible de Occidente. Si tienen 茅xito en hacer eso, y parece que pueden tenerlo, pueden evitar la depresi贸n.

El sabotaje de Nord Stream podr铆a ser el punto en el que los futuros historiadores marcar谩n el final del dominio occidental.

*La trampa de Tuc铆dides es una expresi贸n creada y popularizada por el polit贸logo estadounidense Graham T. Allison, para referirse al riesgo de guerra que genera el miedo a perder la hegemon铆a, 芦cuando un poder en ascenso rivaliza con un poder gobernante, como Atenas desafi贸 a Esparta en la antigua Grecia, o como Alemania lo hizo con Gran Breta帽a hace un siglo禄. El concepto fue acu帽ado para describir un potencial conflicto entre los Estados Unidos y China en el siglo XXI. Allison tom贸 diecis茅is casos hist贸ricos y concluy贸 que en trece de ellos las partes entraron guerra, aunque tambi茅n se帽al贸 los casos en que lograron mantener la paz y evitar la trampa: 芦cuando las partes evitaron la guerra, se requirieron enormes y dolorosos ajustes en las actitudes y acciones no solo de parte del retador sino tambi茅n del desafiado禄.

Bibliograf铆a.

https://www.euronews.com/next/2022/09/27/ukraine-crisis-gazprom-nordstream

https://www.rand.org/pubs/research_reports/RR3063.html

https://oilprice.com/Energy/Oil-Prices/US-LNG-Can-Only-Solve-A-Part-Of-Europes-Gas-Problem.html

https://www.reuters.com/markets/commodities/us-gas-producers-struggle-meet-demand-kemp-2022-09-16/

https://thehonestsorcerer.medium.com/despite-soaring-prices-the-oil-industry-stands-to-lose-2a9df1790476

https://oilprice.com/Latest-Energy-News/World-News/Oil-Executives-Prices-Dont-Reflect-Tight-Supply.html

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2666049022000524?via%3Dihub

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0306261921011673

https://markets.businessinsider.com/news/commodities/oil-price-outlook-brent-crude-100-supply-shortage-russia-jpmorgan-2022-9

https://www.themoscowtimes.com/2021/04/12/russia-may-have-passed-peak-oil-output-government-a73558

https://hal.archives-ouvertes.fr/hal-03360253/document

https://oilprice.com/Energy/Energy-General/German-Manufacturers-Struggle-As-Energy-Crisis-Persists.html

https://thehonestsorcerer.medium.com/the-road-to-ruin-part-1-b4b2e6e7312f

https://thehonestsorcerer.medium.com/the-road-to-ruin-part-2-e9b20ced21ee

https://tupa.gtk.fi/raportti/arkisto/16_2021.pdf

https://www.bp.com/content/dam/bp/business-sites/en/global/corporate/pdfs/energy-economics/statistical-review/bp-stats-review-2021-full-report.pdf

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org