July 18, 2022
De parte de Asociacion Germinal
205 puntos de vista
Desde los a├▒os 60 la ca├şda del sindicalismo en EE UU ha sido progresiva, pero los datos muestran que cada vez hay m├ís trabajadoras que quieren formar un sindicato.
Sindicalismo Estados Unidos
17 JUL 2022 06:00

En los ├║ltimos a├▒os, hemos visto c├│mo el movimiento sindical en Estados Unidos ha ido creciendo poco a poco. Como un cuentagotas, nos van llegando cada vez m├ís noticias de trabajadoras que se van uniendo en sindicatos. Las m├ís llamativas son aquellas que se han dado en las grandes compa├▒├şas del capitalismo yanki: en las cadenas de comida r├ípida o las Big Tech. En este art├şculo, vamos a explorar, a trav├ęs de los datos, c├│mo este movimiento ha ido cogiendo forma.

Antes de nada, debemos tener claro que la organizaci├│n sindical en el sector privado de EE UU es bastante diferente a la de Espa├▒a. Primero, encontramos que la negociaci├│n colectiva no existe como tal: no tienen convenios colectivos sectoriales, con lo cual los derechos de las trabajadoras funcionan a nivel de empresa o incluso cubren determinadas categor├şas profesionales dentro de las mismas. Esto provoca que la organizaci├│n sindical sea mucho m├ís complicada, ya que se deben formar sindicatos uno a uno en cada centro de trabajo, teniendo que reinventar la rueda cada vez. Aunque s├ş encontramos organizaciones sindicales a lo largo de todo el territorio donde estos sindicatos de empresa se van federando, no contamos con un modelo con grandes centrales sindicales que sirvan de paraguas, como en el Estado espa├▒ol.

Adem├ís, a esto le tenemos que sumar el conjunto de leyes antisindicales que encontramos all├ş, como la Taft-Harley (aprobada en 1946), que poco a poco han permitido que las pr├ícticas antisindicales por parte de las empresas se hayan ido extendiendo y pongan trabas a la actividad sindical. Pero esto es algo en lo que entraremos un poco m├ís adelante.

Para empezar con los datos, observamos en la siguiente gr├ífica la variaci├│n de la tasa de afiliaci├│n sindical en EE UU desde los a├▒os 60, cuando ├ęsta se encontraba por encima del 30%, hasta el a├▒o 2020, donde vemos que ha ido descendiendo hasta casi el 10%. En la gr├ífica, esta tasa se presenta junto con la espa├▒ola y la del resto de pa├şses de la OCDE. Debemos tener en cuenta que en s├ş los valores no son del todo comparables, ya que no todos los pa├şses cuentan con las mismas legislaciones laborales. Por ejemplo, en los casos de Dinamarca, Finlandia, Islandia y Suecia la afiliaci├│n puede estar ligada al hecho de que los sindicatos ofrecen un seguro por desempleo.

Como vemos en el siguiente gr├ífico, desde los a├▒os 60 la ca├şda del sindicalismo en EE UU ha sido progresiva, mostrando una tendencia decreciente parecida a algunos de los pa├şses de la OCDE, con la diferencia de que, en estos ├║ltimos, dicho descenso comienza a partir de los a├▒os 80. Para ver mejor la ca├şda en el caso que nos ocupa, es necesario ampliar el foco y ver d├ęcadas anteriores.

Los a├▒os posteriores a la Segunda Guerra Mundial constituyen la etapa con mayor concentraci├│n de poder sindical en EEUU, y ├ęste se mantiene hasta los a├▒os 60-70.

Sin embargo, el descenso posterior del sindicalismo no fue igual en todos los grupos poblacionales, si lo analizamos distinguiendo por g├ęnero y raza: la lucha por los derechos civiles de la poblaci├│n negra tuvo un efecto tambi├ęn en el mundo del trabajo, especialmente en el caso de las mujeres.

Si miramos por edades, seguimos encontrando que la tasa de afiliaci├│n sindical ha ca├şdo en todos los rangos, aunque desde mediados de los 2000 parece que se ha llegado a cierto suelo en las personas m├ís j├│venes, que se sit├║a en torno al 5% actual, un dato bastante bajo.

Una vez que tenemos clara la situaci├│n actual de la afiliaci├│n sindical en EEUU, resulta interesante conocer cu├íl es la aprobaci├│n social de ├ęstos entre la poblaci├│n estadounidense. Para ello, utilizaremos los datos de la empresa de an├ílisis Gallup, una compilaci├│n del porcentaje de poblaci├│n que s├ş aprueba los sindicatos. Como podemos ver, desde 2009, momento en que s├│lo el 48% de las personas encuestadas aprobaba los sindicatos, suponiendo su m├şnimo de la serie hist├│rica, este dato de aprobaci├│n ha subido progresivamente hasta situarse en el 68% para el a├▒o 2021, dato que pr├ícticamente no se ve├şa desde las d├ęcadas de los 60-70.

Este aumento de la aprobaci├│n sindical en la sociedad estadounidense se puede entender mucho mejor si la analizamos seg├║n el voto de las personas encuestadas. Entre aqu├ęllas que votan al Partido Dem├│crata, la aprobaci├│n sindical ha subido en las ├║ltimas d├ęcadas hasta situarse en el 90%. Seguramente tenga mucho que ver con los movimientos de izquierdas que se han formado en este Partido, siendo las cabezas visibles Ocasio y Sanders.

Aunque si miramos los microdatos de la ├║ltima encuesta, realizada en agosto de 2021, encontramos que el voto no es el principal factor diferencial para que una persona apruebe o no a los sindicatos.

Nos llaman la atenci├│n dos datos. El primero, que existe mayor aprobaci├│n de los sindicatos entre las personas racializadas, cosa que contrasta de nuevo la t├şpica imagen de la clase obrera blanca en EE UU. El otro, se encuentra en la aprobaci├│n por edades: los j├│venes son quienes cuentan con un ├şndice de aprobaci├│n mayor mientras que, como hemos visto anteriormente, la tasa de afiliaci├│n en este grupo es muy baja, s├│lo ligeramente por encima del 5%. Cabe preguntarse si nos encontramos ante un error a la hora de elegir la muestra de la encuesta, si las dificultades a la hora de formar sindicatos hacen que esto se vaya ralentizando, o si se trata, posiblemente, de una mezcla de factores que se nos escapan ahora mismo.

Por otro lado, un dato que ha aumentado notablemente es el n├║mero de elecciones sindicales que se han realizado en los ├║ltimos tiempos, como podemos ver a continuaci├│n, seg├║n los datos que ha recopilado Kevin Reuning a partir de los publicados por la NLRB.

Además, muchas de estas elecciones han sido ganadas por parte de los sindicatos, marcando una tendencia al alza en los últimos años, aunque con una ligera baja a principios de 2022. Veremos a final de este año si esta tendencia alcista se mantiene o han surtido efecto las campañas antisindicales de las grandes empresas.

Estas empresas han invertido cuantiosas cantidades de dinero en contratar consultoras especializadas en pr├ícticas para poner trabas a la autoorganizaci├│n de las trabajadoras, seg├║n un paper publicado por EPI sobre este tipo de pr├ícticas y su efecto en las elecciones sindicales.

Obviamente, estos datos recogidos se refieren s├│lo a algunas empresas, aquellas cuyas consultoras han hecho p├║blicos, pero es una pr├íctica bastante extendida en muchas m├ís, por ejemplo en el caso de Amazon, que utiliz├│ tambi├ęn estas consultoras para intentar que las trabajadoras de Amazon Labor Union no se organizaran.

Estas prácticas, sin embargo, no han conseguido que cada vez haya más trabajadoras que quieran formar un sindicato. En este mapa podemos ver todos los casos de elecciones que están abiertos en la actualidad a la espera de las votaciones.

Con esto llegamos al final de este art├şculo, esperamos que os haya servido para haceros una idea del estado del movimiento sindical en EEUU, adem├ís de c├│mo ha crecido el apoyo a ├ęste y poco a poco va sumando nuevas organizaciones de base.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org