November 25, 2021
De parte de ANRed
287 puntos de vista


Al traer a la memoria las sensaciones de aquel 25 de noviembre de 2017, parece que fuera hoy mismo. La noticia de otro pe帽i (hermano) muerto, la movilizaci贸n, la bronca, la resistencia. Nos toca recordar otro a帽o del asesinato de Rafael Nahuel en medio de la conmoci贸n por un nuevo fusilamiento, hace s贸lo 4 d铆as, que se llev贸 la vida de El铆as Garay e hiri贸 a Gonzalo Cabrera. Por Corresponsal popular para ANRed

Nuevamente el pueblo mapuche pone los muertos cuando la violencia se coloca al servicio de  defender la propiedad privada de la tierra. Y sea o no el Estado el que aprieta el gatillo, la impunidad parece garantizada.

En el caso de Rafael Nahuel el mecanismo act煤a con total fluidez: un asesinato cometido por el grupo Albatros de Prefectura Nacional, en un territorio recuperado al Parques Nacionales, y cuyo testigo clave es perseguido por la Justicia.

Se trata de Lautaro Gonz谩lez Curruhuinca, uno de los j贸venes que bajaron el cuerpo de Rafa durante esa jornada de represi贸n, y cuyo testimonio no forma parte de la investigaci贸n. Lejos de eso, mientras la causa da vueltas entre pericias contradictorias sobre cu谩l fue el prefecto que hizo el disparo letal, Lautaro se encuentra procesado por delitos de usurpaci贸n y atentado a la autoridad.

En un hecho donde nunca se comprob贸 la presencia de otras armas que no fueran las de los Albatros, la Justicia sigue sosteniendo la teor铆a del enfrentamiento. La causa avanz贸 poco y en direcciones err谩ticas, sin detenidos, buscando sin buscar, y sin siquiera la opci贸n de incorporar la voz de un testigo clave. Por el contrario, a Lautaro se lo obliga a la clandestinidad. Mucho menos queda lugar para avanzar sobre las responsabilidades pol铆ticas del gabinete de Seguridad encabezado entonces por Patricia Bullrich.

As铆 de s贸lida es la impunidad que hace posible cualquier uso de la violencia en defensa de la propiedad privada. Muestra de eso, nuevamente, fue la opacidad del comunicado oficial de la lof  Quemquemtrew: 芦En el marco de un hecho delictivo ocurrido en Cuesta del Ternero, el Gobierno de R铆o Negro informa que desde la Polic铆a de R铆o Negro no se dieron 贸rdenes de actuaciones, ni se llev贸 a cabo ning煤n tipo operativo o intervenci贸n que tenga que ver con dicha situaci贸n禄.

Siquiera nombran el 鈥渉echo delictivo鈥, que tuvo lugar en un 谩rea custodiada y a la se impidi贸 el ingreso de alimentos, abrigos o cualquier ayuda durante m谩s de 50 d铆as.

El gobierno nacional busca hacer equilibrio esquivando el costo pol铆tico de un desalojo violento, pero sin poder correrse del todo frente a los reclamos pol铆ticos provinciales y locales que piden una intervenci贸n urgente.

Pero por m谩s que el planteo de di谩logo pueda tener alg煤n cauce, el papel del Estado como garante de impunidad contin煤a igual de vigente que siempre.

Si la polarizaci贸n se acent煤a, cada vez queda menos margen para un papel conciliador de las instituciones. En estos cuatro a帽os, el 鈥渃onflicto mapuche鈥 empez贸 a ocupar las pantallas con cada vez m谩s frecuencia. Los medios financiados por el poder avivan el prejuicio racista de la opini贸n p煤blica y amplifican las expresiones de una derecha envalentonada que levanta consignas nacionalistas con una ret贸rica del siglo XIX.

Por otro lado, avanzan y se consolidan las recuperaciones territoriales protagonizadas por una nueva generaci贸n de mapuches que se levantan en todo Wallmapu.

A cuatro a帽os del crimen de Rafa, la clandestinidad obligada de Lautaro Gonz谩lez Curruhuinca, testigo perseguido como usurpador, es la muestra de una impunidad activa.

Hoy, en las tierras arrebatadas a Lucinda Quintupuray, es la rebeld铆a de sus hijxs y nietxs la que pone sobre la mesa la posibilidad de un final m谩s justo.

Fusilamiento de Rafael Nahuel

El 25 de noviembre de 2017 Rafael Nahuel, integrante de 22 a帽os de edad de la comunidad Lafken Winkul Mapu era asesinado en R铆o Negro, como consecuencia de un disparo por la espalda realizado por un integrante del grupo Albatros de la Prefectura Naval. Rafael Nahuel hac铆a changas para aportar a la casa. En el Semillero del Colectivo Al Margen aprend铆a el oficio de carpinter铆a. Las distintas intervenciones de las fuerzas federales comenzaron el 23 de noviembre cuando efectivos ingresaron a las tierras que hab铆an sido recuperadas dos meses antes por integrantes de la comunidad Lafken Winkul Mapu, cerca del lago Mascardi, en el Parque Nacional Nahuel Huapi. Con orden del juez federal Gustavo Villanueva, efectivos de la Polic铆a Federal y de Prefectura detuvieron a varias personas mapuches, entre elles mujeres y ni帽es que estuvieron precintades durante varias horas. Algunas pudieron escapar hacia las monta帽as.

En el contexto de estas persecuciones, el 25 de noviembre efectivos del grupo Albatros de la Prefectura dispararon con balas de plomo contra un grupo que se encontraba refugiado: mataron Rafael Nahuel e hirieron a otras cuatro personas.

Ese mismo d铆a en la ciudad bonaerense de 25 de mayo se realizaba el velatorio de Santiago Maldonado, el joven encontrado muerto en el r铆o Chubut 78 d铆as despu茅s de haber desaparecido tras un operativo represivo de Gendarmer铆a contra la comunidad Pu Lof en Resistencia Cushamen, en la provincia de Chubut.

Ante el fusilamiento de Rafael Nahuel, desde un comienzo el gobierno nacional opt贸 por hacer propia la versi贸n de Prefectura: intentaron instalar que los agentes fueron atacados por un grupo armado. Alimentaron la teor铆a de un supuesto enfrentamiento. A su vez, la reacci贸n oficial, similar a lo sucedido con Santiago Maldonado, fue anunciar que se abrir铆a un sumario interno sobre los integrantes de Prefectura y no separar铆an de su puesto a ninguno de los involucrados. Fausto Jones Huala, hermano del l铆der mapuche Facundo Jones Huala, y Lautaro Alejandro Gonz谩lez fueron quienes bajaron al joven moribundo hasta la base de la monta帽a. Los dos quedaron inmediatamente detenidos tras auxiliar al chico. Los prefectos quisieron incriminarlos, pero las pericias que les hicieron demostraron que ellos no ten铆an rastros de p贸lvora en las manos. La Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) e integrantes de la comunidad Lafken Winkul Mapu aseguraron, desde un comienzo, que los mapuches no estaban armados, que respondieron con piedras y que los prefectos 鈥渓os corrieron a tiros鈥.

Tras el asesinato de Rafael Nahuel se hicieron marchas en Bariloche para exigir justicia. Aunque tambi茅n hubo movilizaciones en apoyo a la Prefectura. El CELS present贸 un pedido de informes al Ministerio de Seguridad de la Naci贸n para que explicara e hiciera p煤blicos los motivos por los cuales hab铆a involucrado a este grupo Albatros, de rasgos militarizados, para intervenir en un conflicto social.El asesinato y su investigaci贸n se dieron en el medio de un contexto de estigmatizaci贸n y persecuci贸n del pueblo mapuche. En febrero de 2018 integrantes del Centro At贸mico Bariloche tuvieron que salir a desmentir rumores sobre las pericias: el diario Clar铆n lleg贸 a publicar que hab铆an encontrado restos de p贸lvora en las manos del chico asesinado.

En enero de 2019 el juez federal, Le贸nidas Moldes, proces贸 a cinco integrantes del grupo Albatros: Juan Obreg贸n, Sergio Garc铆a, Sergio Cavia, Carlos Sosa y Francisco Javier Pintos. Moldes los acus贸 del delito de 芦homicidio agravado en leg铆tima defensa禄. Replic贸, as铆, la versi贸n de los prefectos y del gobierno nacional a pesar de que no hab铆a indicios de que los mapuches tuvieran armas. Tambi茅n proces贸 a los muchachos que trasladaron el cuerpo. Los acus贸 de usurpaci贸n y atentado a la autoridad. M谩s tarde, la C谩mara de Roca proces贸 a Pintos por 鈥渉omicidio agravado鈥. Desde el comienzo de la investigaci贸n 茅l fue se帽alado como el autor material del crimen. La C谩mara tambi茅n le dict贸 prisi贸n preventiva y otorg贸 la falta de m茅rito a los dem谩s prefectos. Sin embargo, Pintos termin贸 en libertad tras la aparici贸n del peritaje de Gendarmer铆a a su favor. En febrero de 2020, la C谩mara Federal de Apelaciones de Roca determin贸 la falta de m茅rito del prefecto para Pintos. Los camaristas argumentaron su decisi贸n al se帽alar que hab铆a 芦dos pericias absolutamente contradictorias entre s铆禄.





Fuente: Anred.org