September 19, 2022
De parte de Sare Antifaxista
196 puntos de vista

La mujer que se enfrentó a la tanqueta durante la huelga del Metal en Cádiz, citada a juicio el 30 de septiembre.

 â€œMe fui hacia la tanqueta y a los antidisturbios les dije que se largaran del barrio, que estaban ocupando un barrio obrero”

“No me voy a retractar de nada. Si lo que pretenden es asustarme, se están equivocando. Me están dando son más rebeldía para seguir denunciando”

“La clase obrera tiene que organizarse.  Las huelgas no se hacen de un día para otro”

“Nos tienen sumidos en la miseria y no podemos permitirlo. Habrá un momento que será inevitable el estallido social, porque la gente no podrá aguantar más”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H

Raquel Rodríguez, la mujer que se enfrentó a la tanqueta durante la huelga del Metal en Cádiz, citada a juicio el 30 de septiembre. Trabajadora gaditana represaliada, está acusada de revelación de secretos y de injurias contra las Fuerzas de Seguridad del Estado tras difundir imágenes de las cargas en la huelga del Metal de Cádiz, que se desarrolló en noviembre de 2021 en Cádiz. 

Ella, en su parada del trabajo, se encontraba desayunando en su casa de Río San Pedro (Puerto Real) y vio desde su ventana como corrían los trabajadores, salió a la calle, grabó con su móvil y decidió apoyar a la clase trabajadora. “Invadieron nuestro barrio, ocuparon con una tanqueta delante de niños que iban al colegio, nos gasearon, y ahora nos dicen que me llevan a juicio por intimidación”, pero detrás de estas acusaciones está la Ley Mordaza, esa que el autodenominado gobierno más progresista de la historia iba a derogar, pero que continúa ‘vivita y coleando’. 

“Es una vergüenza antidemocrática, típico de una dictadura, que deja al descubierto el carácter represivo del Estado y de su Gobierno”, según explica a Sare Antifaxista Raquel Rodríguez y añade “esta ley demuestra ser una auténtica heredera del franquismo, dirigida contra los trabajadores y la gente pobre”. Hablamos con ella. Nos dice que “no se retracta” y asegura que ante esta situación se producirá “un estallido social”. Por lo que llama a la clase trabajadora “a organizarse”. 

¿Qué recuerdas de aquel 23 de noviembre de 2021 que te enfrentaste a la Policía y a la tanqueta en la huelga del Metal?

Era el séptimo día de huelga. En ese período de tiempo, la huelga se iniciaba cerca de donde vivo. Cada vez que pasaba para cruzar el puente veía como los antidisturbios acorralaban para disolver a los huelguistas. Recuerdo que estuvieron resistiendo en esos siete días y les disolvían a base de golpes. En ese período, grababa todo lo que veía y podía. Y ese séptimo día precisamente hice una parada en mi trabajo, porque trabajo a cinco minutos de casa. Hicimos la parada del desayuno y escuché un revuelo y me asomé a la ventana, entonces vi a la gente como por la esquina de mi casa, claro yo no veía ni la tanqueta ni a los antidisturbios, veía la gente correr despavorida, muy asustada, a esconderse. Me asomé por la ventana y empecé a grabar en directo para denunciar públicamente lo que estaba ocurriendo. En directo, se me fue la batería y, sin pensar, bajé corriendo la escalera. Le dije a mi niño que me quitara del fuego el desayuno, lo que me faltaba era que se me quemara la casa, bajé y cuando doblé la esquina vi que estaban disparando y que dentro del barrio había una tanqueta. Entonces, me fui hacia la tanqueta y a los antidisturbios les dije que se largaran del barrio, que estaban ocupando un barrio obrero. Que se largaran y que dejaran de disparar. Hay videos que recogen como les digo que no tienen vergüenza. 

Ese día me quedé reflexionando unos minutos y dije que sé que tengo que ir al trabajo, pero no podía ir al trabajo.¿cómo voy a ir al trabajo viendo que están atentando contra mi barrio, contra la gente que aquí vivimos. Contra los huelguistas y contra la gente que estaba intentando defender el barrio. Decidí no ir a trabajar. Me quedé a enfrentar esto.

Entonces, me habían pasado con la tanqueta, más arriba hicieron barricadas de autodefensa, porque en todo momento según entra la policía. Por la mañana temprano, de hecho, hay vídeos de un camionero que graba cuando el barrio está totalmente en calma. Hay también vídeos de vecinos como la Policía empieza disparando sin haber barricadas ni nada, las barricadas se hacen a posteriori. Es autodefensa. Los medios de comunicación han lanzado y se han volcado totalmente con lo contrario de lo que había pasado, por eso desmentí en muchos medios lo que ocurrió. Porque la policía no restableció el orden, sino que fueron los antidisturbios los que habían creado los disturbios en el barrio. Fueron ellos. Lo provocaron ellos.

¿Qué hiciste?

Reflexioné y dije no puedo ir a trabajar, me quedé con el barrio en su defensa. luego ya justifiqué la ausencia en el trabajo, y punto.

Me dirigí a los medios que iban a buscar a los huelguistas, de hecho cuando los huelguistas entraron en el barrio, lo hicieron porque la misma policía les acorraló para que fueran a ese barrio. Fue un montaje planificado por la Policía para acorralar a los huelguistas y entraran en el barrio para poder criminalizarlos ante los medios.

¿Qué pasó ante la tanqueta?

Cuando hago la protesta ante la tanqueta y les digo que se vayan, que se vayan del barrio. Es un barrio obrero. Me vuelven a pasar y a un policía hago alusión y le digo qué estáis haciendo. No tenéis vergüenza, estáis disparando. Y me dice que a ellos les dan de hostias. Le digo si os parece venís disparando a un barrio y os vamos a recibir con los brazos abiertos. Evidentemente, habrá que defenderse. Seguí porque estaban buscando a los huelguistas para darles de hostias. 

Me fui por la parte de atrás del colegio, donde se habían dirigido para buscar a los huelguistas, que junto a la gente del barrio se estaban escondiendo. Me volví a enfrentar a ellos detrás del colegio y empiezan a retroceder y retroceder yo con las manos en alto diciendo que se largaran, que se largaran. Retrocedían y retrocedían, pero detrás mío salieron por detrás los chavales apoyándome. Empezaron a apoyarme los chavales para echarles del barrio. Es cuando les sacamos del barrio cuando empieza la RTVE a grabar, les digo que les graben que les  van a dar de hostias. Mi móvil había muerto, estábamos pidiendo a los vecinos que bajaran que a esa gente hay que echarla del barrio. Deberíamos haber estado más, como cuando Euskalduna que había más unidad, pero… Una vez que retrocedieron, los chavales hicieron una sentada allí, grabaron Las televisiones y salieron los vídeos. Y después se van para el Puente Carranza y hacen una bajada por la parte de la guardería de los niños siguiendo disparando y disparando. Estaban como verdaderos sicópatas. Gente que no atendía a nada y sencillamente lo que estaban buscando era criminalizar la huelga. Por eso, disparaban sin ton ni son.

¿El 30 de setiembre que te citan a juicio de qué presuntos delitos te acusan?

Me acusan de intimidación y revelación de datos fue la primera notificación que me llegó a casa. Fui a Cádiz a declarar. No me voy a retractar de nada. No he hecho nada malo, son ellos los que han venido atacando a un barrio obrero. Me pongo así porque vinieron de esa forma a mi barrio y no me voy a retractar de nada. Si lo que pretenden es asustarme, amedrentarme para escarmentar al resto del movimiento obrero, se están equivocando, porque a mi lo que me están dando son más alas y más rebeldía para seguir denunciando. No me van a callar, aunque me metan en la cárcel. No he hecho nada malo. Si me están aplicando la ley mordaza pienso que es una vergüenza antidemocrática, típico de una dictadura que deja al descubierto el carácter represivo de este Estado y de su Gobierno.

Esta ley demuestra ser una auténtica herramienta heredada del fascismo dirigida para los trabajadores, la gente pobre. Soy consecuente de mis acciones, sigo consecuente con ellas y no me arrepiento absolutamente de nada. Este barrio obrero no ha hecho nada malo, aquí los que tendrían que estar enjuiciados son los que vinieron a atacar este barrio. Esos son los que tendrían que estar enjuiciados, no yo, que salí simplemente a protestar. No soy del sector del metal, porque soy del sector de la limpieza, pero sí tengo la suficiente conciencia obrera como para saber que son mi clase y lo que defienden ello lo defiendo yo, porque es mi clase. Es una guerra contra el capital que nos tiene sumidos en esta miseria.

Hablabas de la ley mordaza, el Gobierno más progresista de la historia como se autodenomina, dijo que la iba a derogar, pero no lo hace. ¿Qué te parece?

No la derogan porque es más que evidente que forman parte del sistema  francoborbónico y es la pata izquierda…, son colaboracionistas de este régimen. No les interesa. Al revés, no solo no la van a derogar, sino que la están reforzando y siguen adiestrando a las fuerzas del orden público para la que se avecina, porque ya saben que aquí va a haber un estallido social. Ellos no son tontos, de hecho aquí en Puerto Real han aumentado los efectivos policiales. Hay más “lecheras” [furgonas policiales]. Antes estaban en el Puerto de Santa María, y ahora cerca de casa hay una jefatura de Policía Nacional y hay nueve o diez “lecheras”. Se ven en lacalle. De no haber, a ver esto, saben perfectamente que va a volver un estallido social porque Cádiz está sumido en la miseria, están desmantelado el tejido empresarial, han cerrado un montón de fábricas en la Bahía, que es lo que sostenía la zona, y ahora mismo el motor de la Bahía son los astilleros, si los cierran vamos todos detrás. Nos quieren hacer un parque temático y eso no podemos permitirlo, porque nosotros los trabajadores somos los que producimos, quienes creamos la riqueza y nosotros tenemos que controlar esos medios de producción y si se quieren ir que se larguen y expropiémoslos, quedémoslos nosotros que para eso creamos la riqueza.

¿Por eso los gobiernos, al servicio del capital y de la élite económica, reprimen a los trabajadores para que no les hagan decaer en sus planes de destrucción de empleo y ganancias?

Claro. Además, una cosa superimportante es que siempre buscan y detienen a ocho o diez cabezas de turco, en todas las huelgas, en todos los movimientos obreros para escarmentar. Si no vale, intensifican la represión. Tienen los medios, no pasa nada. Ellos van por partes. Primero hay huelga, uno de los detenidos es cuñado mío, le detuvieron delante de una sobrina mía de cinco años cuando se dirigía al colegio en hora punta para hacer eco y que todo el barrio lo viera. 

Esto me recordó a la época más oscura de España. No la he vivido, pero sí que la he conocido mediante la lectura y sé lo que ha pasado aquí. Las detenciones fueron al estilo franquista, totalmente. Fueron a sus casas para detenerla, gente que cogieron distraída, que tiraron al suelo, gente que cogieron delante de los niños en las puertas del colegio, o sea que fueron así para hacer eco y que la gente los viera para escarmentar al resto. A las 9:00 de la mañana no me digas que si hay una citación no puedes enviarla por correo, como hicieron conmigo o con Vicente el señor mayor que se defendió de la policía. Estaba allí y lo vi. Eso fue al octavo día de la huelga, cuando se convocó la manifestación estudiantil.

Rompieron el cordón ellos, la policía, lo digo porque estuve allí. El poder popular dijo legítimamente que nos queríamos dirigir al Puente, la Policía no nos permitió y lo que hicieron fue romper el cordón disparándonos y gaseándonos en todo momento. De hecho, tengo un parte de lesiones. Estuve un mes de baja y me he estado medicando siete u ocho meses, tomando inhaladores. Y uno de ellos me provocaba mareos, lo tomaba alternativamente porque era eso o no ir a trabajar. 

La segunda vez que me llegó la notificaron ponía por injurias. No sé cuáles. Evidentemente, esta ley mordaza está dando a la Policía alas para hacer estos montajes policiales, porque en su mayoría la policía es fascista y lo están demostrando día a día cuando reprimen a la gente de los movimientos obreros. Este no es un caso aislado, es generalizado. No sé que me esperará. 

Estoy diciendo la verdad, porque hay imágenes que lo demuestran y medio mundo ha visto lo que ha pasado en Cádiz. No sé a qué injurias se refieren estos señores. Está claro, tienen la sartén por el mango, de hecho dos policías me amenazaron. Uno me amenazó por ‘facebook’ e ‘instagram’ diciéndome que el conocía perfectamente la ley y que yo iba a caer, y yo sí iba a caer. No le respondí, pero este mismo policía me buscó en abierto me amenazó públicamente. Mi nuera le contestó. Tengo capturas de las amenazas, tengo los moretones de los golpes, pruebas tengo como para decir que no son injurias ni un invento. Habéis venido atacándome, atacando un barrio obrero, apaleando a la gente que se ha enfrentado. No me retracto de nada, porque para mi han sido sicarios, lo digo y repetiré a ellos porque unas personas cumpliendo un mandato sabiendo que no es correcto y atacando a personas desarmadas para mi son un sicario, porque cobran de un mandato. Nos reprimieron a nosotras, que nos defendimos de su ataque.

¿La clase obrera se tiene que organizar para este futuro que nos llega y va a continuar la crisis y los que pierden siempre son los mismos?

Por supuesto, que la clase obrera tiene que organizarse. Es importantísimo, porque la organización hay que forjarla. Las huelgas no se hacen de un día para otro. La huelga general hay que organizarla, porque no podemos permitir, evidentemente, esta miseria en la que nos tiene sumidas el capital, el sistema capitalista. Cada vez la luz por las nubes, los productos necesarios para la vida por las nubes. Nos tienen sumidos en la miseria y no podemos permitirlo. De hecho, habrá un momento que será inevitable el estallido social, porque la gente no podrá aguantar lo que nos viene. Ahora con la inflación, si nosotros somos mileuristas ese dinero vale la mitad, trabajando con contratos basuras, en la temporalidad y cada vez aumentando más a explotación, más por menos, y así no se puede vivir. Será inevitable el estallido social y como va a ser así nos tenemos que empezar a organizarnos ya. Ellos sí que se están organizando, adiestran a la Guardia Civil, a todos los efectivos que tienen para lo que se avecina. Ellos se organizan bien, nosotros todavía no hemos empezado.

Si quieres añadir algo, estás a tiempo.

El mensaje es este: ante su represión, unidad, lucha unida y organización. Y esperemos que mi puesto de trabajo no peligre.




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com